Existen dos tipos de libros dentro del mundo de la comunicación visual; en primer término están los que muestran trabajos, selecciones de los mejores proyectos desarrollados por artistas de renombre de todo el mundo, de amplio espectro como folletería, posters, envases, etiquetas y material POP.

El otro tipo de libros se trata de nobles volúmenes de textos, ejemplares con base y fundamento teórico con algunas breves imágenes a modo de descripción del tema. Son estos libros los que generan mayor caudal de aprendizaje en los alumnos, aunque en ocasiones son vistos por ellos como “burocráticos y aburridos”, y de seguro poseen muchos menos adeptos que los referidos en primer término.

Pero sucede que aquí, en “Expandir la Marca” ocurre una simbiosis más que interesante, en donde los trabajos presentados no solo lucen bien en calidad y cantidad de imágenes sino que gracias a una acertada descripción de cada proyecto el lector puede conocer las herramientas gráficas que llevaron esos proyectos al éxito, o al menos a la condición de ser expuestos.

Así al observar una etiqueta en una botella y percibir cierto brillo podemos comprender que es producto de una “laca sectorizada”, o que el metalizado que expone un folleto no es tinta sini que se trata de una impresión por “Hot Stamping”.

Como diseñador gráfico valoro este tipo de publicaciones en donde se definen los procesos y materiales en que se resuelven las piezas, pero como docente de carreras de Comunicación Visual considero de vital importancia para el desarrollo intelectual del alumno, futuro profesional quien tal vez sin experiencia previa difícilmente consiga reconocer el alcance de los procesos técnicos como acabados de impresión.

Un ejemplar valioso desde el concepto más ajustado del término. Un libro para aprender disfrutando de una cuidada edición, tanto conceptual como física.

 

Compartir en: