ARTE Y TÉCNICA DE LA ANIMACIÓN
AUTOR: RODOLFO SAENZ VALIENTE


Este es el libro sobre animación visual más completo y actualizado, y el primero escrito en castellano. La enorme experiencia de su autor como animador visual y como docente está volcada íntegramente en esta obra imprescindible para aprender el arte de animar. Todas las modalidades están presentes aquí: animación clásica, corpórea, computada, para juegos o interactiva. Los temas técnicos: composición, guión visual, formato, sonido, diseño de personajes, layout y rodaje, están profusamente ilustrados y explicados. Se incluyen también tácticas y estrategias referidas a los aspectos comerciales y a las maneras de trabajar según se trate de productos para el cine o para la televisión.

 


Asignatura: Animación I; Animación II

Loomis, Andrew (1983). El ojo del pintor y los elementos de la belleza. Buenos Aires: Hachette.

 

Desde la autoridad moral que le concede su obra, Andrew Loomis ejerce la docencia a través de sus libros con total maestría y resistiendo los embates del tiempo. En particular El ojo del pintor y los elementos de la belleza condensa los conceptos que todo ilustrador y dibujante debe tener en cuenta al momento de encarar una nueva obra.

Loomis, partiendo siempre desde las fundacionales bases de la teoría pictórica clásica, disecciona a la ilustración en doce elementos primordiales, a saber: unidad, claridad, plan, proporción, color, ritmo, forma, textura, valores, calidad de la luz, elección del  tema y técnica. Remarcándonos, constantemente, que esta división no es más que a fines dotar a la materia de estudio de mayor aprehensión, ya que, como bien reza el primer elemento, lo fundamental siempre será la unidad.

La importancia del libro radica en la claridad conceptual para explicar las diferentes unidades; los ejemplos de propia mano del autor, cuyas imágenes a color y blanco y negro acompañan al texto; los ejemplos de otros grandes referentes de la pintura y la ilustración como N. Rockwell, Van Gogh o Rubens, por nombrar algunos; y la capacidad del propio libro de resistir la relectura, pudiéndose convertir en una herramienta de consulta habitual para quien desee hacer del dibujo y la ilustración su medio de vida o bien su herramienta principal, tal es el caso del animador.

Asignatura: Animación I

McCloud, Scott (1995) Cómo se hace un cómic. El arte invisible.  España: Ediciones B.

El ensayista, teórico y autor de historietas norteaméricano Scott McCloud se embarca en una empresa compleja y poco abordada: la interpretación, en todas sus acepciones, de la historieta como medio y como lenguaje.

Descompone sus elementos hasta definir su quintaesencia, su gen identificativo, y nos propone compartir sus conclusiones sobre dichos elementos. La lectura nos llevará, entonces, a analizar desde la iconicidad y los diferentes grados de abstracción a los que podemos someter al dibujo, hasta la noción de tiempo en el plano bidimensional y la composición pictórica con fines narrativos, entre otras cuestiones.

El autor hace uso del propio medio para este ensayo: las 215 páginas son historieta. De manera que la lectura se torna dinámica y altamente permeable. Los conceptos se van definiendo a sí mismos a través del recorrido.

Se destaca, para la asignatura citada, el capítulo II: Iconografía Visual y sus efectos. Ya que, valiéndose en parte de la semiología, nos ayuda a comprender cómo interpretamos los diferentes estilos de dibujo. Estilos de los que se hace imposible prescindir al momento de diseñar personajes de historieta y/o animación.

Asignatura: Animación II

Halas, Jhon y Manvell, Robert. (1980) La técnica de los dibujos animados. Barcelona: Ediciones Omega S.A.

 

El director de la firma británica Halas & Batchelor Animation Ltd., John Halas une esfuerzos con el Dr. Roger Manvell, director de la British Fil Academy para dar lugar a este libro, considerado uno de los estándares a la hora de abordar la teoría del cine de animación. Y decimos cine sólo para otorgar un marco referencial, pero aquí la animación está comprendida y, a su vez, explicada como un medio integral que abarca no sólo el cine, sino la televisión, sus relaciones y diferencias, y hasta se anima a proyectar sobre lo que será la animación computarizada, siendo que se encuentran escribiendo en 1976.

Esta diferencia entre aquel momento de análisis y escritura y el actual, de abordaje y lectura, es totalmente salvable porque el ensayo hace un recorrido que no se agota en aspectos técnicos, sino que profundiza sobre la esencia de las piezas animadas. Teoriza sobre su relación con las otras artes de las que hace uso (como la música); nos hace reflexionar sobre nuestra inevitablemente indirecta y metódica manera de producir animación; y ejemplifica los cambios de paradigma de un mercado siempre cambiante.

La importancia del libro para la materia radica en la claridad para explayarse sobre los conceptos; la profundidad a la que lleva analizando un medio que puede cambiar de técnicas pero no de espíritu; y la gran cantidad de fotogramas colocados como ejemplos, ilustrando varios pasajes de la historia de la animación con una visión realmente amplia del mapa de actores.