30 de noviembre

ver nota completa

18 de mayo

ver nota completa

Erwin Panofsky (1995). El significado en las artes visuales. -Alianza Forma-. Madrid

El autor introduce una exploración del término humanidad y su evolución, que ha arrojado diversos significados a la luz de la filosofía y la historia. Sin embargo, considera que un historiador de arte es también un humanista porque su "material primario" está compuesto por testimonios y huellas del hombre que ha dejado a la humanidad o hacen parte de ella a través de obras de arte. Asimismo define el concepto de obra de arte entre los cuales considera que las mismas son un vehículo de comunicación y sugiere a su vez que no tienen como propósito exclusivo suministrar un placer o emplear una expresión culta como experiencia estética. 

El capítulo 1 denominado "Iconografía e iconología: introducción al estudio del arte del Renacimiento" presenta una amplia definición de la iconografía a partir del concepto formal, como una rama de la historia del arte y su significación de las obras de arte en contraposición a la forma. En este sentido, desglosa la definición de significación en primaria o natural, secundaria o convencional e intrínseca o de contenido. A través de diversos ejemplos que muestran la diferencia entre iconografía e iconología, define esta última como un método de interpretación, es decir procedente de una síntesis más que de un análisis.

Por otra parte, el autor resalta que en los tiempos modernos el interés por el estudio o análisis de la teoría de las proporciones en el arte ha sido abandonada. El tercer capítulo titulado "La historia de la teoría de las proporciones humanas como reflejo de la historia de los estilos", Panofsky explica y analiza algunas diferencias y características en los métodos de proporción utilizados entre el arte egipcio, griego, edad media, renacimiento, refiriendo a su vez que en el arte bizantino y romántico por ejemplo, los procedimientos que definieron las proporciones para tales obras, el artista estaba más "condicionado por la tradición y el estilo general de su tiempo"(p. 102). En este sentido el autor rescata que la teoría de las proporciones corresponde a la evolución general del arte mismo. 

Diseño de Información: la visualización como estrategia cognitiva

El seminario consiste en delimitar la especificidad del Diseño de Información (DI) dentro de las prácticas generales del Diseño y cartografiar crítica y funcionalmente sus producciones. Para tal objetivo, será necesario discutir sobre las particularidades epistemológicas del infodiseño y su constitución histórica como campo diferenciado. Asimismo, se precisarán las operaciones cognitivas, formales y discursivas de esta dinámica proyectual y se reflexionará sobre la información en la vida social. Para ello, la clase reflexionará sobre los géneros del infodiseño y se trabajarán distintas aproximaciones al DI, desde el enfoque pragmático del análisis de casos a la reflexión de la investigación académica. 

Costa, J. La esquemática. Barcelona: Paidós: 1998.

 

La esquemática es la disciplina que le permite al autor señalar el funcionamiento de la visualización como estrategia cognitiva. Un esquema es una dinámica que facilita la comprensión  a través de los lenguajes gráficos. Éstos nos ayudan a percibir más allá de la inmediatez y el alcance de la visión, y a conocer en otros niveles distintos del visual. Desde ahora tendremos que hablar de la Imagen, el Texto y el Esquema. Y esto lo legitima como el “tercer lenguaje”: no son propiamente ni discurso verbal ni visual, son procesos de abstracción lógica que dinamizan la relación de aprendizaje y la producción de conocimiento.  

Holmes, N. Designer’s Guide to Creating Charts & Diagrams. Waptson-Guptill: New York, 1984.

Desde el punto de vista de la solución de diseño puntual y pragmática, Holmes aporta su experiencia como infodiseñador de medios periodísticos influyentes estadounidenses. El texto compila gran parte de su trayectoria profesional.

Frascara, Jorge & Stan Ruecker. “Comunicaciones médicas y diseño de información”. Rev.

              Tipográfica,N°72. Buenos Aires, 2006.

 

En este texto, el diseñador argentino narra cómo se detectan problemas y se aportan soluciones de diseño para generar mejor eficacia comunicacional. Es parte de un panorama que despierta mucho interés: cómo se informa sobre salud. Aquí se comenta una operación de rediseño que Frascara llevó a cabo en Canadá.

Horn, R. “Connecting the Smudges: How Analytic Info-Murals May Be of Help in Dealing With Social Messes”. Center for the Study of Language and Information: Stanford, 2005.

 

El texto propone los info-murales, una dinámica que se presenta como instrumento mediador entre diferentes agentes sociales. La preocupación de Horn es cómo el Diseño de Información puede crear “una mente común” con relación a problemáticas sociales complejas, como las problemáticas raciales, la pobreza, etcetera. Al ser temas muy sensibles, es difícil encontrar información relevante y objetiva y los murales informativos permitirían el acercamiento a la población de los debates vigentes.

Shedroff, N. Experience Design 1.New Riders: Indianapolis, 2003.

 

El enfoque de Shedroff es más amplio, no habla de información sino de experiencia. Su trabajo se centra en la creación de un diseño de experiencias, donde la información es relevante, pero también lo es el contexto, el vínculo relacional de los actores y las expectativas que se tienen sobre el intercambio. La creación de lo común, los afectos, las motivaciones son factores centrales para la generación de experiencias, algo que debe tenerse en cuenta en la planificación de las interfaces.

Tufte, E. Envisioning information. Cheshire: Graphic Press, 1990.

 

Exponente de la crítica a los sistemas de representación masivos, Tufte es defensor del minimalismo en la representación gráfica de datos y de la eliminación de todo tipo de atributo que estorbe su comprensión. Propugna un estilo sobrio en el que prime la información sobre el adorno. Así, ha acuñado términos como "chartjunk" ("tablasura") para referirse a aquellos elementos no esenciales de una gráfica que complican su lectura y del ratio tinta-información, que mide la cantidad de la primera que es preciso utilizar para representar efectivamente un determinado conjunto de datos.