Ensayo que explora el trabajo de Orson Welles, un creador cuyas obras fueron destruidas, un escritor que constantemente retiraba sus palabras, una persona que tomaba decenas de proyectos a la vez y veía cómo estos colapsaban bajo las mismas estructuras repetidas veces y, sin embargo, este ser con una cartelera compuesta por más fracasos que éxitos es considerado un pionero del cine moderno sin siquiera intentar serlo.