Facultad de Diseño y Comunicación
  1. Diseño y Comunicación >
  2. Catálogo de Proyectos de Graduación >
  3. Detalles del Proyecto

Una sensación, una respuesta

El espacion como experiencia perceptual y motivadora en niños con autismo. Intervención del Centro de rehabilitación Pilares de Esperanza.

Autor: Burgueño, Luciana Verónica

Carrera: Diseño de Interiores

Categoría: Proyecto Profesional

Línea Temática: Diseño y producción de objetos, espacios e imágene

Fecha de aprobación: Julio 2013

Antecedentes:

Efectos del Diseño de interiores en los pacientes y en los  trabajadores del área de la salud - La percepción de los cinco sentidos a través del diseño de interiores - Globalización, su influencia en la arquitectura - Un techo para vivir. Diseño interior para vivienda social - Atelier Design Hotel.


Palabras Clave: autismo infantil color comunicación social diseño espacio hospital institutos de rehabilitación psicología salud trastorno

Síntesis:

Este Proyecto de Graduación, que se enmarca en la categoría de Proyecto Profesional y se desarrolla en el área de Diseño de Interiores perteneciente a la línea temática Diseño y Producción de Objetos, Espacios e Imágenes, pretende abrir el panorama que compete al ámbito de la salud, aportando el conocimiento de la disciplina como lo es el Diseño de Interior.

El presente trabajo es motivado en abordar y estudiar la realidad que presenta el trastorno Autista, tanto sus características, y las respuestas que se puede brindar desde el ámbito psicológico. Además desde el panorama arquitectónico se adentrará en poder comprender el espacio, el lugar, el contexto y por donde se determinan esos límites tan cuestionados,  los cuales vienen enlazados a la evolución de la sociedad. El ser humano se encuentra ante nuevos desafíos, que en efecto tendrán que ir decantando o bien unificarse para poder resolver los problemas de cada época.

A su vez,  se identifica  los procesos de comunicación como elementos fundamentales dentro de las masas sociales. En el siglo XXI se hacen aún más presentes los trastornos autistas en niños, lo que va a requerir una mayor cobertura por parte de los centro de rehabilitación, ahora bien, ¿están adecuados estos centros? como para que sea incluido el niño autista, o sólo se limita a la sala sensorial donde es atendido...

La investigación llevada a cabo dentro del Partido de Pilar Provincia de Buenos Aires, demuestra que si bien existe un repertorio amplio de instituciones, la mayoría carece de diseño acorde en sus salas de espera.

A su vez los niños con autismo plantean un reto para sus familias, y necesitan una dedicación especial por parte de las personas de su entorno más inmediato. Los padres de estos niños, además de abordar los déficits propios de esta discapacidad deben  enfrentar otras dificultades que aparecen asociadas al trastorno.

Con el propósito de conectar la sala de espera y la sala sensorial, se propuso un proyecto de diseño de interior al Centro de Rehabilitación Pilares de Esperanza, la elección de esta institución se debe a que ante la demanda de niños que necesitan  atender las diferentes áreas del desarrollo comprometidas, se está proyectada su ampliación para dentro de cinco años.

Mediante el la propuesta profesional, la cual es de carácter inclusivo se pretende generar dentro de la sala de espera focos motivadores, que incentiven a los pequeños pacientes a asistir  y no abandonar sus terapias, ya que pasan gran parte de su tiempo en rehabilitación, dentro de estas instituciones. Del mismo modo, que sea una discapacidad no significa que no pueda rehabilitarse y progresar, es necesario interiores acordes a sus necesidades, como ser esa conducta tan particular ante la sociedad, la problemática lingüística, esa insistencia en la no identidad, que en efecto provocan un juego estereotipado y sobre todo esa resistencia al cambio. El diseñador de interior tiene las herramientas para generar un pasaje entre la realidad  circundante y la realidad perceptiva de estos infantes; en cierto modo no es ni más ni menos comprender y crear una atmósfera de sensaciones, mediante la integración de materialidad, es decir  la influencia de la luz, texturas, colores y equipamiento  que contemplen sus necesidades, algo similar sucede con los juegos debido a que no se necesitan juegos convencionales.

Jacques Lacan llama a la infancia como un período de deseo, que se interpreta en el niño como un querer continúo del contexto que nos brinda la realidad. En el autismo ese deseo se encuentra en suspenso, o quizá detrás del fantasma de la madre. En general se puede concluir  que el lugar colabore a salir de ese suspenso, aportando bienestar y deseo de ser concurrido por el niño.

descargar en PDF




VERSITIOSDC