Facultad de Diseño y Comunicación
  1. Diseño y Comunicación >
  2. Catálogo de Proyectos de Graduación >
  3. Detalles del Proyecto

Diseñar para la total inclusión

El gran reto moderno

Autor: Buey Fernández, Mercedes María

Carrera: Diseño Industrial

Categoría: Proyecto Profesional

Línea Temática: Diseño y producción de objetos, espacios e imágene

Área: Diseño de Objetos y Productos

Fecha de aprobación: Mayo 2012

Antecedentes:

Palabras Clave:

Síntesis:

Este Proyecto de Graduación se presenta dentro de la categoría de Proyecto Profesional, ya que busca a niveles proyectuales y conceptuales plantear determinadas impresiones con respecto al contexto actual, que de una u otra forma influyen fuertemente en el campo profesional del diseñador.

El proyecto consta de una reflexión y una postura adquirida a partir del desarrollo teórico del tema central: el diseño social. En él se tratan diferentes problemáticas existentes en la relación sujeto-objeto, enfocadas desde un plano perceptivo hacia uno más bien funcional, viendo a su vez como estas problemáticas irrumpen en la vida cotidiana de las personas.

Desde el inicio de la era industrial a mediados del siglo XIX se generó un progresivo avance tecnológico y un gran crecimiento de la industria que derivó en un incremento acelerado de los productos seriados resultantes de una división de tareas.

Como consecuencia, se produjo un incremento acelerado de la población en las ciudades y en la producción de objetos repetitivos que buscaban satisfacer necesidades prácticas siendo utilizados de alguna u otra manera por los usuarios para resolver un problema concreto. Para lograr la consecución de un determinado fin y ser usados es su razón de ser.

Durante muchos años los hombres han diseñado objetos posando la mirada sobre la técnica y haciendo hincapié en los aspectos técnico-productivos de los objetos. Hoy sin embargo, la enorme complejidad del mundo actual, el ritmo de cambio que experimentan las sociedades, la globalización y la diversidad de información disponible y necesaria es el gran reto.

La amplitud y densidad que plantean los procesos configurativos actuales han crecido exponencialmente y los diseñadores prácticos a penas pueden orientarse en ellos. Esto hace que gran parte del diseño se oriente hoy hacia soluciones de problemas de índole social. El diseñador al ser parte de la sociedad se preocupa por las ideas y resoluciones de problemas que brinda ofreciendo soluciones en la que los objetos ya no son el centro de interés. La mirada está puesta ahora en las necesidades de la sociedad en su conjunto y del planeta en sí. Se vislumbra una mirada más responsable sobre las consecuencias de las diferentes configuraciones.

Por más masivo que sea un producto y por más repetidas que se vean sus configuraciones un mismo objeto influye de distinta manera en cada uno de los sujetos. Dependiendo de cual fuere el resultado obtenido en la relación sujeto–objeto, diferentes son las emociones y sensaciones que se producen en los usuarios. Se comprueba así que la apariencia de un producto influye tanto positiva como negativamente sobre los usuarios ocasionando sentimientos de aceptación o rechazo, y que dicha relación tiene tanta importancia como la dada entre los mismos sujetos. Frustración al fallar, miedo a repetir el error e incomprensión de las funciones son algunos de los problemas que los usuarios deben saber sortear al enfrentarse con esos objetos que el mundo ha creado y con los cuales –por diversas causas– no logra satisfacer las exigencias psíquicas del sujeto.

Los avances en la ciencia han logrado favorecer la natalidad, alargar la expectativa de vida y permitir la parcial o total recuperación de las personas accidentadas. Por esto, la persona promedio no existe y la tarea del diseñador se dificulta día a día.

La realidad de la vida cotidiana se comparte con otros y es este contacto –más o menos cercano- el que define al hombre siendo este una construcción representada y validada por la misma sociedad y un producto de lo que ésta le permita o no ser.

Ésta relación compleja e inevitable se da en un entorno físico ya objetivado, repleto de objetos destinados a dar respuesta a problemas concretos, no son simples contextos físicos asépticos, sino que están cargados de un fuerte significado emocional que condiciona y mediatiza las interacciones sociales.. El individuo de enfrenta así a un segundo tipo de interacción: sujeto-objeto.

Los objetos abren y cierran puertas, pueden potenciar o limitar la autosuficiencia e independencia de las personas. En este sentido, error muy frecuente es no considerar que no todas las personas funcionan de la misma manera y pueden requerir que el entorno se acomode a sus diversas peculiaridades. Una persona no es incapacitada porque no puede escuchar un programa de televisión, esa persona se vuelve un paria porque ese programa no lleva subtitulados.

Los diseñadores procuran reducir al mínimo la existencia de errores en el uso de su producto pero generalmente caen en lugares comunes.

Quiérase o no, todos los objetos de diseño industrial estarán provistos de cualidades expresivas constituyendo medios de comunicación de mensajes e influyendo en el comportamiento de los seres humanos a través de la percepción y el uso que cada sujeto tiene de ellos. La mirada está puesta ahora en las necesidades de la sociedad en su conjunto y del planeta en sí. Se vislumbra una mirada más responsable sobre las consecuencias de las diferentes configuraciones.

Entonces, corresponderá enmarcar el presente trabajo dentro del diseño social buscando demostrar como cada vez cobra mayor importancia la incorporación de la noción de contexto como delimitador de la forma hacia un verdadero diseño ambiental que atienda a las necesidades psíquicas del hombre de igual manera que lo hace con respecto a las físicas. (González, 1994)

A partir de dicho estudio y guiada por el profesor Hugo Salas, durante la cursada de Seminario de Integración II, se busca cerrar el Proyecto Profesional con el diseño de un producto que logre incorporar de manera orgánica y natural todas las premisas postuladas satisfaciendo necesidades tanto físicas como psíquicas de las personas. Sin caer en trabajo voluntario ni caritativo sino, se combinan de manera inteligente técnicas para desarrollar el capital humano al mismo tiempo que productos y procesos económicamente provechosos ya que existen razones éticas para crear productos que las personas con discapacidades puedan utilizar más fácilmente, pero también existen razones económicas.


descargar en PDF




VERSITIOSDC