Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

“El teatro se fue cargando de vida a partir de construir un teatro que vibraba colectivamente”

Dijo Manuel Santos

El 3 de septiembre se llevó a cabo una jornada sobre la puesta en escenadentro del ciclo 3 Días de Teatro y Espectáculo. La primera charla fue sobre “Teatro, modo de producción y lenguaje”, a cargo de Manuel Santos Iñurrieta. A continuación, los apuntes tomados por la organizadora Andrea Marrazzi.

26/9/2012

“El teatro se fue cargando de vida a partir de construir un teatro que vibraba colectivamente”

¿Qué quiere decir teatro independiente? Implica un modo de producción y un lenguaje. Hablamos de un teatro independiente, NO OFF, independiente, un teatro sin patrón, que pueda elegir su repertorio, sentir el teatro desde una voluntad colectiva de los protagonistas que integran ese colectivo teatral. Se va construyendo una subjetividad colectiva y logra una identidad si se quiere. De esta manera nosotros venimos trabajando con el Bachin Teatro que se relaciona con estas circunstancias, con esta forma de hacer y sentir el teatro.

Nosotros no podemos disociar el modo de producción del lenguaje. No sólo en términos económicos, sino también vínculo entre los actores, código de actuación, entre otras cosas que pueden verse reflejadas en nuestro teatro. Trabajar de manera independiente, largo plazo, nos permite conocernos y establecer un vinculo con el otro que permite unificar ese lenguaje. A la hora de jugar juntos necesitamos tener un código. Hace 12 años estamos trabajando juntos, buscando ese lenguaje, parándonos desde ese lugar del teatro independiente. Nacimos durante la última dictadura militar, vivimos la democracia del 80 y la “democracia” del 90, la falta de debate. Sentíamos que éramos una generación perdida. Esta situación se corona trágicamente con el 2001. Nosotros estábamos haciendo teatro, recitando los bellos poemas que queríamos sin saber porqué. Estábamos tratando de producir algo que sentíamos que no podíamos disociar lo que estábamos viviendo social e individualmente. Nuestro teatro tenía que cargarse del otro, la idea del teatro como práctica colectiva, tenía que ver con contar una historia que nos estaba atravesando, con un espectador activo que pensaba, dialogaba.

Estas ideas se contraponían con las ideas que años antes estaban en auge. El Neoliberalismo salvaje también produjo una forma de ser, sentir y hacer teatro. Si hago lindas metáforas pero nadie las entiende mi teatro no tiene llegada, solo me conecto con mi genialidad.

Asimismo, con esa vocación de románticos, porque vemos eso y nos conmueve. Veíamos a los piqueteros y queríamos ser piqueteros, ahí estaba la épica, ahí había un sentido que no encontrábamos en otro lado. Y nos fuimos a hacer teatro a un movimiento piquetero. Pero no éramos piqueteros, volvíamos a casa a dormir con una cama calentita. Igualmente aprendimos, nos dio una carnadura, nos conectamos con la realidad. Todo eso nos sirve para decir que creemos en el teatro como una herramienta de transformación social.

Sin ningún lugar a dudas, el teatro se fue cargando de vida a partir de construir un teatro que vibraba colectivamente, que intentara recoger lo que el otro tiene para decir, nosotros intentamos producir espectáculos y puestas en escena que dialoguen con otro. Nosotros nos paramos a dialogar y a aprender con el otro que esta ahí sentado, no decimos la verdad, pero si tenemos una mirada. Pero esto no resuelve la puesta en escena ni la propuesta estética, le da un sentido, una aparente dirección. Todos nuestros ensayos estaban abocados a la experimentación, a equivocarnos, a ir probando, con el silencio, los espacios, las palabras… Todo a partir del gusto. Nos dimos cuenta, que a través del gusto, nos gustaba Bertolt Brecht. Empezamos copiando las cosas que nos podían llegar a interesar, desde los recursos formales propuestos por Brecht para un teatro épico hasta un sentido del arte.

Empezamos a incorporar en nuestro teatro esas formas. Buscando que el público no se vaya del teatro igual, sino que piense, reflexione, se enoje, etc.Y nos fuimos alejando de Brecht y acercándonos a nuestra realidad. Un teatro latinoamericano, de nuestra generación, que pueda dialogar con el otro, con el sentido de transformación. “Si uno no se ocupa de la política, la política se ocupa de uno.” Es importante entrar en los espacios de discusión para opinar sobre que teatro queremos y perderle miedo al tema de la política. No hay formas buenas y malas de producciones, son distintas. Es muy feo ceder nuestros a sueños a lo que los demás dicen que somos o esperar la crítica en La Nación.


Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Galerías Relacionadas a la nota:

3 Días de Teatro y Espectáculo 2012

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones