Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

“Para ser emprendedor, hay que ser autocrítico”

Opinó Roma Renom, Diseñadora de Indumentaria

El miércoles 13 de abril arrancó la 2º edición del Palermo Fashion Showroom, organizado por la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.

25/4/2016

“Para ser emprendedor, hay que ser autocrítico”
El evento contó con la participación de las diseñadoras Roma Renom y Anushka Elliot. La finalidad del evento es compartir con los diseñadores más destacados de Argentina sus experiencias, su identidad, su trayectoria y su palabra. 

Dora Becher, Editora del Suplemento Mujer de Clarín y merecedora del Premio Mujeres Creativas 2014, fue la moderadora del encuentro y presentó a las protagonistas. Contó que cada emprendimiento tiene su propia identidad y que han crecido muy rápido en el mercado. En cuanto a diseño, ambas tienen un estilo chic – elegante.

Roma Renom recordó sus inicios: “Estudié y quería ser bailarina de ballet, por eso soy tan rigurosa y organizada. Soy muy autocrítica. Tuve el impulso de generar mi marca”.  También contó que su madre la define como un torbellino. En cuanto al foco de su marca, se dirige a una mujer despojada. Asume que no le gustan los diseños estampados y su prenda favorita es el Trench. Propone un estilo minimalista y se considera fanática de la sastrería.

Por su parte, Anushka Elliot, lleva su nombre de origen ruso, nacida en Venezuela y reside en Buenos Aires desde los 15 años, habló de su marca: “Me gusta lo vintage y el toque oriental. Mis creaciones tienen que ver con lo colorido. Mis prendas favoritas son las túnicas, kimonos y camisas de organza”.

 “Una mujer tiene que saber en qué rol y en qué situación está, que la ropa la acompañe, que esté cómoda”, expresó Renom. Por su parte, Elliot coincidió y opinó: “La mujer elegante es cuando va de adentro hacia fuera. Cada uno encuentra su elegancia a su manera”.

Las profesionales expresaron la importancia del apoyo y asesoramiento familiar en su proyecto: “No todo es intuición. Se planea mucho, desde el estilo hasta la marca. Mi hermano es mi socio y me asesora en el área contable. El primer lanzamiento fue a mi entorno en 2012 y mi madre hizo la primera inversión de mi marca. El producto se divulgó muy rápido en las redes sociales y la prensa”, dijo Roma y continuó: “Siempre tuve claro la identidad que quería, pero era consciente que llevaría un proceso. La sastrería ya estaba, aunque más urbana y menos arriesgada. De a poco fui incorporando más productos y animándome”.

Por otra parte, el crecimiento personal fue acompañando el de su propia marca: “Tengo 29 años y este crecimiento como mujer ayuda también a que la identidad de la marca crezca y se fortalezca”, expresó Roma. La diseñadora se identificó con la personalidad de una bailarina, definiéndose autocrítica: “La bailarina no repite las piruetas que le salen bien, también intenta las que no le han salido bien”.

Por su parte, Elliot recordó sus primeros pasos profesionales en marzo de 2013, inspirada en un viaje a India: “Me fui sola, en la búsqueda de armar un proyecto mío. Ahí me contacté con talleres y regresé a la Argentina en junio del mismo año. Las primeras muestras que me llegaron estaban mal, entonces volví a arrancar, y lancé en José Ignacio (Uruguay) una nueva colección, aprovechando que mis padres tienen una tienda de accesorios”. Prosiguió: “Recién este año nos vinimos a Buenos Aires. Estoy haciendo una colección de vestidos de noche, un rubro que me encanta”.

“Busco los detalles. Mis prendas no son para hacer en cantidad y me encanta mantenerlo así. A India, por ejemplo, no le gusta agarrar pocas cantidades, por eso pagué un precio un poco mayor, pero lo logro y así puedo hacer prendas únicas”, confesó Elliot y agregó: “Estoy siempre conectada con el cliente. Soy venezolana, pero mis padres son argentinos. De Venezuela me inspira la alegría de la gente”.

“Gracias al apoyo de mi familia es que hice tantas actividades y eso me incentivó a crear y a querer diseñar para todas las edades”, aseguró y continuó: “Cada diseño lo arranco conmigo, y de ahí progresiono, es un collage. Un día, tengo una inspiración con unas ramas y luego tengo que bajarlo a lo comercial”, confesó Elliot. Otro aspecto a destacar, según Renom, es la importancia de tener una persona que cura su colección: “Planteo la idea y las primeras muestras. Eugenia es mi curadora, quién me guía para dónde tengo que ir con la colección”. “Me gusta más el invierno por la sastrería, porque la presentación de un desfile tiene más estructura, hay que poder defenderse con la sastrería y con los productos que armas.”, aseguró.

Las panelistas dieron su punto de vista del Shopping Online y desde su experiencia contaron las ventajas y desafíos de esta nueva forma de comercializar sus productos: “En nuestro caso, abrimos en Enero, con el Sale del Verano. La gente ya sabe el precio de la prenda antes de venir al Showroom. Empezamos de 3 a 6 diseños por día y tuvimos días de vender hasta 10 prendas”, comentó Renom. En el caso de Elliot, no tienen actualmente su propio e-commerce, por la exclusividad de las prendas, aunque les interesa que la gente vea el producto. Por este motivo, utilizan las redes sociales o van directamente al local en José Ignacio. 

“No hay muchas marcas con identidad. Tenés que estar mirando todo el tiempo cosas que querés. Nuestro siguiente desafío es la apertura del local”, expresó Roma y agregó: “Focalizarte en lo que querés. Hay que dedicarle el 100% para que las cosas salgan bien y también juntarse con la gente correcta y ver con quién te rodeas. Elegir con quien estar. Para ser emprendedor, hay que ser autocrítico”. Al finalizar, las diseñadoras realizaron algunas recomendaciones generales, y mostraron sus diseños al público. 

+ Agenda del evento
+ Galería de imágenes
+ Área de Teatro y Espectáculo




Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

Roma Renom y Anushka Elliot presentan sus productos al público

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones