Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

“Para triunfar hay que tener inteligencia y mucha voluntad”

Declaró Carlos Spadone, Productor de teatro

El 9 de mayo, el productor brindó una charla en el ciclo Diálogo con Artistas, organizado por la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.

22/6/2016

“Para triunfar hay que tener inteligencia y mucha voluntad”
A modo de apertura de la charla, Spadone se remontó a sus inicios en su ciudad natal, Mendoza: "Nací en septiembre de 1935, mi padre llegó a la Argentina en 1910, se trasladó unos días a Santa Fe y eligió instalarse en Mendoza. Comenzó a desarrollar sus actividades como empresario, llegó a tener una casa en la calle principal de Carlos Pellegrini, del rubro ramos generales, que incluía gomera, ferretería, de todo, era multirubros", comentó y continuó: "Cuando nací, mi papá tenía 60 anos, siempre fue un hombre muy trabajador y emprendedor. Todo lo que tengo en mi vida, es el ejemplo que recibí de él. Mi padre llevó a Mendoza la producción de tomates peritas, trajo esa idea de su pueblo en Italia y se desarrollo una industria muy importante en esa zona, sobre todo con estos productos envasados".

Miguel Miranda, que en aquel momento trabajaba en el Gobierno de Juan Domingo Perón, era amigo de mi padre, y lo invitó a Buenos Aires a trabajar con él”, recordó y prosiguió: “Mi padre le delegó el negocio a sus empleados en una especie de cooperativa", describió al respecto y continuó: "Tuve una niñez muy linda, hasta que vinimos a Buenos Aires cuando tenía 11 años. Era el hijo del hombre más rico del pueblo".

"Le mandé una carta a Eva Perón para que me diera un puesto de mensajero en el correo. En ese momento era muy importante”, dijo. “Hice un curso en el correo y me recibí", reflexionó y profundizó sobre su nueva afición: "Mientras trabajaba en el correo, comencé a hacer virulana y ahí empezó mi vida profesional en Argentina. En 15 años, compré todas las fábricas de lana y acero que había en Argentina, que eran 7, entre ellas Virulana".

A continuación, se refirió a sus emprendimientos teatrales: "En 1976 conocí a Ricardo Gangeme, Director del Diario Crónica, y me ofreció hacer obras. A los 18 años, me anoté a estudiar locución en una Academia de Teatro y Locución, porque me habían dicho que tenía buena voz". 

"Luego del curso de locución, me quedaba a escuchar las clases de teatro. Hugo Ferrer, quien dirigía una obra, me convocó a leer unos fragmentos ya que uno de sus actores había faltado”, describió y desarrolló esa primera experiencia en el escenario: "Debutamos en el Teatro Globo, en la calle Charcas, hice del personaje principal de la obra Un cigarrillo para el culpable".

En 1977, decidió comprar, en sociedad con su hermano, el tradicional Teatro Cómico, que pertenecía a los hijos de Lola Membrives: 'Los Spadone' inauguraron así una exitosa trayectoria en la producción de espectáculos teatrales”, expresó.

El Teatro Cómico posee nueve salas de teatro con una capacidad de 8400 localidades, la más grande de la Argentina en manos de un mismo grupo empresario: "Nuestra idea inicial era hacer un teatro arriba, con menor capacidad, de 150 personas, dejar 750 localidades abajo, pero no les gustó".

"En el teatro hay tantos éxitos como fracasos, porque uno no conoce realmente lo que va funcionar bien", y agregó: "Nosotros hemos hecho muchas producciones y nos ha ido muy bien, recuerdo la producción de la obra dramática que fue un éxito Trampa mortal".

"También hicimos Annie, compré los derechos en Estados Unidos, elegimos actrices fuertes para los personajes, y se lo propusimos a Pinky" enfatizó y comenzó a promover su obra: “Fui a proponer levantar el rating de un programa de Canal 13, con la condición de que me permitieran difundir mis obras”.

"Lola Membrives, además de haber sido una enorme actriz dramática, fue una gran empresaria. El teatro que lleva su nombre comenzó en 1915, como teatro Smart, duró 2 años y se cerró. La gente que lo organizaba era la familia Podestá. Luego, Lola con su marido, comenzaron a trabajar en teatro y a comprar acciones", dijo y prosiguió: "Transcurridos 5 años pasaron a ser mayoría y se convirtieron en los dueños del teatro". 

"Nosotros construimos teatros en este país, no los destruimos. El teatro es cultura, es como la vida misma y desde el escenario se puede hacer mucho hacia la comunidad", profundizó. 

El productor aconsejó tener en cuenta algunas cuestiones al trabajar con compañías internacionales: "Hay exigencias mayores, el teatro tiene que ser de tal manera, el maquinista no puede andar subiendo y bajando cosas con cuerdas sino que tiene que ser todo el mecanismo electrónico, tiene que haber más seguridad, todo se tiene más en cuenta, desde la luz hasta el sonido", dijo.

Entre sus más recientes éxitos mencionó La cena de los tontos, protagonizada por Adrián Suar y Guillermo Francella; Romeo y Julieta; La celebración; Sweet Charity y Los productores; Lo que vio el mayordomo; Camila; El placard; Piel de Judas; y la comedia que está en cartel, El quilombero.

"Vivo haciendo cosas y eso me mantiene bien", recordó y reflexionó: "En la vida, para triunfar y salir adelante hay que tener inteligencia y mucha voluntad para conseguirlo". "Me hubiese gustado poder estudiar cuando tenía su edad. Lo más importante es instruirse y realizar sus estudios", declaró. “En mi caso, siempre pensaba en los demás, debería haber pensando más en mi", asumió.

+ Agenda del evento
+ Galería de imágenes
+ Área de Teatro y Espectáculo


Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

Carlos Spadone en UP

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones