Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

“La inspiración uno la encuentra trabajando”

Aseguró Gabriel Rolón, psicoanalista, escritor y músico argentino

El 29 de mayo, el profesional visitó la Facultad de Diseño y Comunicación en el marco de Diálogo con Artistas 2017.

13/6/2017

“La inspiración uno la encuentra trabajando”

El evento comenzó con la tradicional pregunta sobre los juegos de la infancia, respecto a los cuales Rolón contestó que eran “las conversaciones, en la bicicleta compartida” y los destacó como “momentos interesantes para comunicarse”. Además, contó que su niñez fue bastante multitudinaria, ya que todos los fines de semana comían pastas “en la casa de la Nona”.

“Me acuerdo que la primera vez que leí un libro fue Los miserables de Víctor Hugo”, contó el psicólogo y destacó “el valor, la injusticia y el derecho”. “Empezaba una lectura asombrada de Borges y Sábato y en esa construcción literaria estoy pensando en una familiaridad de afectos. Cuando vos te peleás, cuando tenés 14 años, lo dejas pasar; el arte empieza con una cosa muy mágica que piensa como vos y de pronto los afectos se empiezan a cerrar de a poco”, agregó Rolón.

Frente a la consulta de si uno es más libre cuando lee, el profesional contestó: “Uno tiene la posibilidad de convertirse en una persona mejor. El ser humano piensa en palabras y cuantas más ideas y lenguaje, se abren más puertas de pensamiento”.

Hay un montón de literatura, el docente está visto como un enemigo. Sin embargo, si los maestros no ponemos algo distinto de nosotros, no va a cambiar esta situación”, expresó Rolón y recomendó luego la serie Merlí, en donde un profesor realiza muchas cosas interesantes frente a los alumnos.

Ante la pregunta de qué sumar para no dejar a la docencia en un lugar pasivo dentro del campo de construcción de ese rol, el psicólogo opinó: “Cuantos más conocimientos tenemos, más la gente se enoja. ¿Por qué tengo que creerme de modo pasivo algo que ustedes dicen o repiten? Les aseguro que cuando en 4 programas se dice la misma mentira, termina siendo verdad. No podemos caer en una tranquilidad pasiva, es parte del poder la manipulación, la única forma de defenderse es la inteligencia”.

Y agregó: “La opinión mató al pensamiento, por cómo trabajan los medios, hacen encuestas y se basan los hechos, en opiniones y no en la veracidad. La opinión se tornó más importante que el pensamiento, hay que tener cuidado, a mi me parece más interesante fortalecer el pensamiento crítico”.

Respecto a las herramientas que brinda la educación, dijo: “Fui el primero en mi familia en ser universitario y me dio más herramientas frente al resto, no crean que descubrimos la rueda todo el tiempo, porque hay cosas que ya existen. No pude elegir estudiar o no, se me inculcó el mandato familiar que tenía que hacerlo. Como nací con una cardiopatía congénita, mis padres me fomentaron el estudio”.

“El mundo intenta distraernos de lo que nos proponemos estudiar. Tenés que contar con el beneplácito de la gente que te quiere. La tentación es, por ejemplo, ir a comer con amigos antes que quedarse escribiendo, pero la inspiración uno la encuentra trabajando, no lo vivo como un sacrificio”, agregó Rolón.

En cuanto a su interés por la psicología, declaró: “Sabía que para tener el titulo habilitante debía ser psicólogo o médico, lo único que quería hacer era ser psicoanalista. A los 16 años, me dieron un libro muy raro, mis amigos eran todos de Liniers, los sábados y domingos se volvían muy solitarios para mi. Se volvió hábito cuando terminaba de almorzar, sacaba una ficha de subte, leía en el viaje en tren, salía para saber dónde estaba en alguna estación, regresaba a casa y pasaba mis tardes leyendo, me dieron la biografía de Freud, por el temor en la angustia y las ansiedades, fue un mundo interesante. Me di cuenta cuenta cuando era docente que en vez de darle clases, me ponía a escuchar que les pasaba a los chicos”.

El moderador consultó acerca de la comprensión del dolor ajeno, sobre lo cual Rolón expresó: “Para entender, uno tiene que ceder y estar dispuesto. Hay una vorágine individualista muy grande actualmente. Nadie está dispuesto al entendimiento, siempre antes la reacción es querer justificarse. Para comprender, uno tiene que alejar una parte de uno mismo, del ego, y escuchar; renunciar a ser quien soy. Es su dolor, su sentimiento, por eso agradezco espacios como estos. Cuando vos te conectás con el otro, duele, no podés trabajar así todo el tiempo, pero cuando un paciente te cuenta algo terrible, uno no ayuda desde una pulcritud de sufrimiento, tenés que embarrarte un poco para salvarlo. Entre un paciente y otro, me despejo tocando el piano”.

A continuación, se profundizó sobre la temática de la ficción en la vida y carrera del especialista. “Uno jamás logra lo que desea, pero el desafío está en acercarse lo más que pueda. Todo lo que hago de manera pública es relacionado con el psicoanálisis, te cambia la vida, sos otra persona. Creo en eso y busco la manera de promocionarlo de manera interesante, para que la gente se acerque al psicoanálisis. Si lo que hago genera ese acercamiento, ya está, considero mi misión cumplida”, manifestó Rolón.

El público que asistió al evento tuvo la instancia de realizar preguntas. La primera fue si el lenguaje es la prisión del ser humano, a lo cual Rolón contestó que estamos sujetados al lenguaje, después viene el pensamiento que luego forma parte de la vida y del cuerpo. “El ser humano no es un ente natural, lo es solo al nacer, y llega a un mundo que espera cosas de él, responde a un lenguaje porque todo en la vida lo tenemos que pedir. Las palabras son maravillosas y raras porque generan confusión, por un lado pacífica pero al mismo tiempo genera malentendidos. En el ser humano todo es cultural, estamos mediatizados con la ley, que dice qué está bien y qué está mal”.

En torno al amor, explicó: “Es una emoción. Algunos humanos están sanos y otros enfermos. El amor no cura, sino que es un encuentro entre dos soledades que forman en espacio en común y se vuelve menos solas”. Además, diferenció que cuando en una relación se lastima y no se respeta, se asesina o “se dan 20 puñaladas”, no es amor.

Otro de los asistentes consultó al invitado cómo hace para no quedarse atado a las emociones de sus pacientes. Rolón contestó: “Antes de sentarte frente a un paciente, tenés que analizarte mucho vos. Si no pasaste por un análisis ningún título te capacita para entender cosas que muchas veces son injustas, porque la vida lo es; tenés que aprender a vivir y convivir con las injusticias que te rodean. Por ejemplo, atendí a una mujer muy joven que murió de cáncer, estuvo mal diagnosticada y ya era tarde cuando se lo detectaron; tenía un 50% de probabilidades de vivir, ella estaba en el 50 equivocado. Cuando los pacientes se van, tenés que volver a tus preocupaciones, angustias, problemas, la vida y tu ego, ese que habíamos dejado de lado frente al paciente, dicen ‘ahora me toca a mí’”.

“Si hay un sueño que no he cumplido es dar clases dentro de una universidad. Es la 1era vez que estoy en un ámbito académico y no estoy rodeado de psicólogos. Se los agradezco de verdad porque no son espacios comunes”, concluyó Rolón.

+ Agenda del evento

+ Galería de imágenes
+ Área de Teatro y Espectáculo


Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

Gabriel Rolón en UP

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones