Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

“La música no está separada del acto sagrado”

mencionó, Schuberth Ganchozo, músico, investigador y creador de instrumentos de bambú.

El 25 de agosto del 2017 la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo organizó la charla – concierto al artista.

8/9/2017

“La música no está separada del acto sagrado”

Para dar inició al evento, Andrea Pontoriero, coordinadora del área de Teatro y Espectáculo de la facultad de Diseño y Comunicación, agradeció al público por la concurrencia y dio la bienvenida a los estudiantes de la materia Música I.

Fernando Tomasenia, docente de la cátedra, expresó, “para mí es un honor ser parte de esta materia y empezar así el cuatrimestre” e invitó a Ganchozo al escenario.

Luego, el  músico agradeció a la Universidad por abrirle las puertas y expresó: “Vengo acá a hablarles de mi país, un país declarado por la Unesco como el de mayor biodiversidad del mundo”, también relató con gran sorpresa, cómo la posición solar en Argentina le causaba una gran extrañeza por las sombras que se generan y enunció: “Para mí que mi sombra me siga es muy raro, en ecuador la sombra se va al medio día”.

Además, Ganchozo añadió que hay mucha diversidad cultural en Ecuador y que la música es algo que lo transmite, remarcó lo importante que es el equinoccio allá y todos los rituales de fuego que hay alrededor de este acontecimiento como la celebración de “el día del sol recto, o el día de la no sombra”.

“Cada país y cada cultura generan sus propios relojes porque para todas ellas es muy importante tener un sistemas de medición temporal, la geometría sagrada ecuatoriana sintetiza el recorrido del sol”, asimismo, remarcó la diferencia que existe entre la cruz ecuatoriana y la andina, “Es distinta la chacana andina a la cruz ecuatoriana, por el hecho que están construidas con respecto a la posición solar, y su ubicación geográfica en el mundo, todas nuestras músicas ancestrales tienen un desarrollo astrobiológico, es una geometría sagrada viva y la música no está separada del acto sagrado” expresó.

Para concluir la presentación, Ganchozo expresó  “la música, a diferencia de lo que se acostumbra en el occidente, debe durar lo suficiente para entrar en trance sin necesidad de estupefacientes, es música llamada alucinógena y eso se da por el tiempo de duración mucho más largo y la repetición que tiene”. 

+ Agenda del evento
+ Galería de imágenes
+ Área





Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

Ecuador: La música de sus cuatro mundos

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones