Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

“Mi sueño hoy es que Pani me trascienda”

Eliana Trotta, más conocida como Pani, estuvo en la Universidad de Palermo en el ciclo de entrevistas a Líderes Emprendedores para hablar del emprendimiento que comenzó a sus 24 años y que no cesa de expandirse.

El jueves 26 de septiembre el Espacio Cabrera se colmó de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación, que tuvieron la oportunidad de escuchar un rico intercambio entre la docente Elena Onofre y Eliana Trotta, quien hizo un recorrido por su historia como joven emprendedora y fundadora de Pani, la marca que transformó su apodo en un sinónimo de delicias.

15/11/2019

“Mi sueño hoy es que Pani me trascienda”

Nacida en una familia mixta, de madre judía y padre católico, fue la menor y la única mujer de tres hermanos. Para ella, su familia fue quien la impulsó e inspiró, al mostrarle tantos “colores y olores diferentes”. Su apodo la acompaña desde muy chica, y dice que la idea de Pani como local y marca también nació con ella: “Mi primer sueño fue tener una casa de té. Yo decía eso cuando me preguntaban qué quería ser cuando fuera grande”.

Al terminar el secundario, se inclinó por estudiar Publicidad pero para ella su motivación estaba en otro lado: “esperaba el fin de semana para tener alguna excusa para invitar gente a casa y cocinarles. Un día dije basta y me tiré a la pileta y empecé a hacer tortas y venderlas”. “Las recetas que yo hacía eran basadas en inventos y lo que había en la heladera, pero después estudié pastelería, para darle un marco más profesional”.

Con el boca a boca y tarjetitas que dejaba siempre junto a sus tortas, fue generando una clientela y animándose a emprender en la gastronomía. Empezó cocinando tortas en su departamento, primero encargos particulares, después también eventos, hasta que se dio cuenta que ya no podía hacer todo sola. Cuando entrevistó gente para sumarla a su cocina, se dio cuenta que convenía alquilar un lugar donde cocinar y vender a la calle. Con 24 años, buscaba un pequeño lugar con una ventana para despachar y su intuición le decía que tenía que ser en Palermo, en la calle Nicaragua, porque quería una calle sin tanta circulación, para que la gente tuviera que ir especialmente: “soy tan rebuscada en mis sueños que parte de él era que la gente tuviera que descubrirme especialmente”.

El empujón lo recibió de su madre, Nora Trotta, reconocida economista y emprendedora: “Mi mamá me dijo ‘si yo creo en vos, cómo vos no vas a creer en vos’ y tengo esas palabras conmigo todos los días”. Con la idea de que tenía que ser exactamente en esa calle, más el empuje de su mamá, terminó con un local de alrededor de 200 metros cuadrados: “Empecé entonces a construir ese local y con ese local a construir el sueño. Quería que cada espacio sorprenda, así como también la comida”.

Su primera inspiración fue la casa de pastelería francesa La Durée, porque era un mundo “que se mostraba dulce más allá del dulce que vendía. En cuanto los colores, el mundito, que todo fuera consistente con la marca”. “Hoy la inspiración la encuentro en cualquier cosa, y llevo todo a la categoría torta. Si me gusta un vestido, pienso cómo sería si fuera una torta”.

Así, creciendo y aprendiendo a la vez, fue alcanzando el éxito. “Como dice mi lema emprendedor, ‘caminante no hay camino, se hace camino al andar’. Si uno tiene el objetivo claro, la meta presente, las respuestas se le van a ir dando”. Después de dos años en Nicaragua, la marca había explotado y ella se vio superada: “Le pongo tanta pasión y entrega a la marca que en ese momento que estaba las 24 horas ahí, haciendo todo, cualquier queja mínima me la tomaba personal y me desbordaba. Entonces tuve la necesidad de buscar a alguien más que me ayudara y entendí que tenía que separar a Pani de mí”.

Un día, cuando ese primer local ya les quedaba chico, un cliente le ofreció una oportunidad de abrir un segundo local en el nuevo Recoleta Mall. “Ahí encontré una nueva motivación. Le puse Pani y abajo Buenos Aires, para que se vea más internacional, por su ubicación tan turística, y que la gente no supiese de dónde era la marca. Al poco tiempo vinieron a buscarme de Galerías Pacifico. Después surgió Palermo, mi cuarto local propio”.

En ese momento cada local funcionaba independientemente, y se dio cuenta que necesitaba “un gobierno general”. Así fue sumando gerentes y especialistas, mientras que ella se alejaba de la cocina para enfocarse en la parte de la creatividad, “el alma de la marca”, que es lo que más disfruta, que incluye el diseño del menú y el trabajo con el equipo creativo. Hoy tiene una oficina, un centro de producción, locales propios y franquicias: “Voy a la oficina y no puedo creer que haya tanta gente respondiendo a un sueño”. El capital humano actual de Pani es de 150 personas, pero con las franquicias el total es de alrededor de 350 empleados.

Hoy Pani tiene locales propios y franquiciados en Buenos Aires, pero también franquicias en Rosario, Lima y Asunción. “Cada uno responde a una estética diferente pero uno entra y sabe que es Pani, y haber logrado eso para mí es el valor más grande”, aseguró esta joven emprendedora que dice que la clave fue darle personalidad a la marca, cuyo slogan, “La vida es rica”, surge de saber ver lo positivo de la vida más allá de las dificultades. “Uno no puede vivir comiendo tortas pero cuando quiere darse un gustito, ahí tiene que estar Pani”.

Próximamente abrirá un local propio en el Aventura Mall de Miami, con el objetivo de que sea el primero de muchos en Estados Unidos y Latinoamérica: “Para mí abrir un local en EEUU es emprender de vuelta. No hay que tener miedo a soñar, por más que el sueño sea grande. Mi sueño empezó por tener una marca y, a medida que lo fui armando y lo fui haciendo, el sueño fue creciendo”. Emocionada con este nuevo logro, sentenció: “Hoy quiero que Pani sea una marca internacional porque quiero sacar a Argentina al mundo”.

+Galería de imágenes

+Agenda del evento

+Área 


Categorías a las que pertenece esta nota:

Eventos

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones