1. Diseño y Comunicación >
  2. Proyectos de Graduación >
  3. ¿Es la moda el espejo de los fenómenos sociales?

¿Es la moda el espejo de los fenómenos sociales?

(La transformación de la falda a través de cinco décadas.)

Autor: Rodríguez, María Constanza
Carrera: CCC en Negocios de Diseño y Comunicación
Categoría: Ensayo
Línea Temática: Historia y Tendencias
Fecha de aprobación: Julio 2013




Palabras Clave: análisis sociológico contexto diseñador diseño falda indumentaria moda sociedad tendencias tipología


En este proyecto de graduación se ha buscado a través del análisis de cinco décadas, encontrar si existe una conexión entre los fenómenos sociales y la moda y como una tipología en particular, “la falda”, se ha transformado alrededor de ese periodo de tiempo. Las décadas que forman parte de este proyecto son desde la década del cincuenta hasta la década del noventa inclusive. La elección de las cinco décadas elegidas no fue azarosa, si no que representan algunas de las décadas mas significativas del siglo veinte. Cada una de ellas, absolutamente diferente  a las otras, permite observar con claridad los cambios que fue sufriendo la indumentaria a medida que el contexto social se transformaba.

A lo largo de este estudio, la historia evidenciara como el entorno social en el que se vivía en ese momento en particular había ido afectando década a década a la moda, modificando las reglas del juego y como consecuencia, a las tipologías.

En la década del cincuenta, momento histórico en el que la mujer vivía inmersa en una sociedad que la limitaba y la ubicaba en el rol de “ama de casa perfecta”, se puede observar claramente lo dicho por la socióloga Susana Saulquin “cuanto mayores son las diferencias entre la indumentaria femenina frente a la indumentaria masculina, menor lugar tenía la mujer en la sociedad”. Y a medida que la mujer fue conquistando nuevos derechos sociales, la moda se fue transformando y la iba “liberando” de características estéticas impuestas que la oprimían y la obligaban a cumplir ciertos requisitos para formar parte del modelo que le imponía la sociedad.

En la década del sesenta con la aparición de la minifalda, se produjo el cambio donde el referente estético pasa a ser la juventud. La mujer comenzó a vivir de a poco sus primeros pasos hacia las libertades igualitarias, y como consecuencia, la moda sufrió una importante transformación en una década que se caracterizo por el auge de los movimientos artísticos, culturales y vanguardistas. La minifalda fue mucho más que una moda, significo la libertades que empezaba a experimentar la mujer representadas en una mínima prenda textil.

En la década del setenta estas libertades que habían comenzado a gestarse en la década anterior se acentúan, y tras la propuesta de Yves Saint Laurent del primer pantalón para la mujer, la falda es desplazada a un costado por las mujeres quienes,  caen rendidas ante la posibilidad de usar pantalones por primera vez. La mujer vivió intensamente la oportunidad de poder elegir una prenda que era solo patrimonio masculino en el pasado, pero que ahora tenia la posibilidad de incluir en su guardarropas. La falda no fue desplazada azarosamente del reinado que había vivido en la década del 60, si no ante la posibilidad de “un pantalón”, prenda que antes la excluía pero que por primera vez se le permitía usar, y la mujer no pudo resistirse ante esta posibilidad y cayo rendida a sus pies.

En esta década hubo tres movimientos significativos seguidos por los jóvenes, en un momento social donde reinaban la guerra, la opresión y la represión en gran parte de los países del mundo. Los hippies clamaron “paz, amor y libertad” en repudio a la violencia que se vivía., y aquellos que no se sentían identificados con el movimiento pacifista, se revelaban al sistema con el trasgresor movimiento punk, o bailaban al ritmo de la música disco.

La década del ochenta fue la consagración de la lucha femenina por igualar sus derechos y libertades frente al hombre, y es aquí cuando finalmente lo logra. Frente a la posibilidad de salir a trabajar y competir en el mercado laboral con el hombre, la falda resurge de las cenizas en las cuales había agonizado en la década anterior y acompaña a la mujer en este especial momento de nuevos derechos y libertades.

La tipología femenina revive y se manifiesta de todas las maneras posibles: recta, tubo, minifalda, tipo tutu al estilo Madonna o con tablas. La falda recupera la importancia perdida y vuelve a ser la prenda favorita para la mujer, especialmente en la vida de las nuevas y emergentes “yuppies” que salen airosas y con la frente en alto a conquistar el mercado laboral.

La década del 90 aparece con el minimalismo como tendencia reinante y la vieja frase de Coco’ Chanel “menos es mas” se pone a la orden del día.

Habiendo dejando atrás la exageración de la estética pasada y la súper producción que se requería para estar a la moda, en los 90 los jóvenes buscaron sentirse libres de la presión de la moda y marcar su propio ritmo y estilo. En los noventa aparece la diversidad como tendencia, donde cada persona comienza a buscar e ir encontrando su propio y singular estilo. Como consecuencia de estas características sociales que se vivían, la falda estaría muy presente en el mercado de la indumentaria, pero esto no significaba que volvía a tener un lugar de privilegio en el mundo de la moda, si no que respondía a las demandas del mercado que pedía “la variedad como tendencia”.

La indumentaria se fue transformando y adaptando a las reglas del juego que le toco vivir década tras década, y el estudio de este proyecto de graduación evidencia la relevancia que tuvo el entorno social en la moda con la observación de una sola tipología como es la falda en un periodo determinado de tiempo.

La moda no surgió solamente de la inspiración del artista que la creo, la moda fue la consecuencia de cómo el diseñador logro bajar a la realidad las tendencias que emergían en ese momento en particular. Si se piensa en otra rama artística como puede ser el genero musical, y se observa su evolución en este mismo periodo de tiempo, se ven reflejados también los cambios que fue viviendo el mismo, como consecuencia del entorno en el cual era creada.

Y ante estas pruebas surge la respuesta al interrogante: ¿es la moda el espejo de los fenómenos sociales?. Claro que si, la moda es el espejo que si se observa detenidamente el entorno en el cual nace, se puede entender el porque de sus características. La moda es una manifestación más del entorno social al cual pertenece. Las tendencias de moda no surgen como un hecho aislado, si no como una realidad estética que acompaña los cambios que se están gestando en ese momento en la sociedad. Las grandes tendencias de moda surgen como consecuencia de las macro tendencias que se viven en el mundo y se van transformando “ o van transformando” a las prendas textiles.

[descargar en PDF]



Enviar a un amigo el proyecto



VERSITIOSDC

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones