1. Diseño y Comunicación >
  2. Proyectos de Graduación >
  3. El Arte del Estereoscopista

El Arte del Estereoscopista

(El 3D en la era digital)

Autor: Lerma Cruz, Mario Alejandro
Carrera: Licenciatura en Comunicación Audiovisual
Categoría: Ensayo
Línea Temática: Nuevos profesionales
Fecha de aprobación: Septiembre 2013


Animación 3D en Argentina - Fusión de la técnica fotográfica y la lenticular en la creación de imagines - Fotocuento estereoscópico - Animación digital 3D orientada a Pixar - La Estereoscopía como Herramienta de Comunicación Audiovisual - Desde las cuevas prehistóricas hasta Pixar Animation - El cine como arte - 35 Milímetros de Revolución - El 3D una vez más - Produciendo animados



Palabras Clave: cine digital espectador experiencia multisensorial


El estereoscopio es un invento de 1833 desarrollado por Sir Charles Wheatston, pero incluso desde muchos años atrás los grandes pensadores de la historia habían estudiado la forma en que ve el ser humano y se descubrió que la visión en tres dimensiones es posible gracias a un fenómeno llamado estereopsis, stereo significa sólido y opsis es vista o visión. Por su parte la estereoscopia consiste en cualquier sistema que implemente el uso de dos imágenes planas para obtener una tercera en profundidad.

En 1895 los hermanos Lumiere sacan al público su gran invento que va a revolucionar el entretenimiento durante los siglos posteriores, el cinematógrafo. Inicialmente este dispositivo contaba con un rollo de material sensible que iba corriendo hasta llegar a una ventana donde recibía el haz de luz durante milésimas de segundo, en el rollo quedaban plasmada una serie de imágenes que al ser pasadas a una determinada velocidad generaban el efecto de movimiento.

Para los primeros años del siglo XX ya se habían pensado que el siguiente paso del cine constaba de poder ser visto de la misma manera que lo hace el ser humano, por lo que se empezaron a desarrollar diferentes sistemas estereoscópicos como el eclipse, el anaglífico y el polarizado. Durante varias años diferentes realizadores experimentaron con estos sistemas para poder combatir uno de los grandes enemigos del 3D que era el efecto que causaba en el espectador, dolores de cabeza y fatiga visual. Este se debía a que el esfuerzo que hace la vista y el cerebro durante una proyección de cine tridimensional es mucho mayor, lo que después de varias horas va generando incomodidad en el espectador y en definitiva una mala experiencia.

Con el avance de la tecnología se fueron mejorando diferentes técnicas para disminuir al mínimo todo tipo de molestias en el espectador y el 3D tuvo diferentes épocas doradas durante la historia del cine, pero no fue hasta la llegada del digital que logró establecerse como una constante en las salas de cine, esto fue gracias a la revolución tecnológica de Avatar (2009) de James Cameron, la tecnología había conseguido que el 3D dejara de ser una experiencia poco agradable para generar una nueva herramienta de lenguaje para el realizador.

De esta manera en Hollywood se creó un nuevo rubro en la industria audiovisual llamado estereoscopista, el cual tiene como misión lograr que el 3D se acople a la película y también es el encargado de estructurar los diferentes sistemas y soportes estereoscópicos para obtener el mejor resultado en calidad. Para esto cuenta con un equipo que lo asiste calibrando las cámaras para así crear un presupuesto de profundidad adecuado para el film.

Incluso con la llegada del digital se pueden encontrar diferentes críticos que plantean al 3D como una simple herramienta de mercado para llenar las salas, sobretodo se habla del 3D logrado en postproducción. Al no usar dos cámaras en la producción de la película, el efecto tridimensional puede ser logrado de manera digital trabajando las imágenes como si fueran volúmenes, el problema radica en que la calidad estereoscópica es disminuida y se convierte en un efecto acartonado sin contenido alguno.

A consecuencia de esto varios realizadores se han dado a la tarea de realizar el 3D como se corresponde usando dos cámaras en el set que simulan los dos ojos del ser humano, además de esto se podría llegar a plantear que el efecto estereoscópico es una herramienta lo suficientemente eficaz para usar de manera consciente en el relato, sumándose a esto si se plantea la teoría del arte como mímesis de la realidad, el efecto 3D sería fundamental para denominar al cine como arte ya que la forma en que ve el ser humano es tridimensional, vemos una realidad estereoscópica y para que el cine sea reflejo de la realidad debe ser presentada tal cual la vemos.

[descargar en PDF]



Enviar a un amigo el proyecto



VERSITIOSDC

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones