Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº21 >
  4. Problemas y temas actuales del Diseño

Problemas y temas actuales del Diseño

Echevarría, Oscar [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Proyecto Maestría en Diseño

Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº21

Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº21

ISSN Impresión 1668-0227
ISSN Online: 1853-3523
DOI: https://doi.org/

Proyecto Maestría en Diseño

Año VI, Vol. 21, Julio 2006, Buenos Aires, Argentina | 65 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Consulta a profesionales docentes.

Luego de analizar la creciente oferta universitaria en carreras de diseño y de comprobar la importancia que adquiere el diseño como valor agregado en los establecimientos industriales en nuestro país, se organizó una consulta a profesionales sobre los problemas y temas actuales del diseño en la perspectiva de ir delimitando el campo de acción de la Maestría propuesta.

El cuestionario fue aplicado a una muestra de 66 profesionales, 33 diseñadores y 33 no diseñadores. Se consultó por un lado a aquellos que tienen una formación en diseño, trabajan profesionalmente en este campo y dictan asignaturas específicas en diferentes carreras de diseño -gráfico, industrial, interiores, indumentaria-, pertenecientes a varias instituciones educativas. Por otro lado se consultó a profesionales de diferentes campos de las comunicaciones que en su práctica laboral se vinculan con diseñadores y que también dictan clases en carreras de diseño en distintas instituciones universitarias.

Esta población es la que mejor puede entender los problemasy temas actuales del diseño. Del total de los consultados 35 son hombres (53%) y 31 son mujeres (47%). Esta presencia mayoritaria de los hombres se conserva en el grupo de los diseñadores con 20 hombres (61%) y 13 mujeres (39%) mientras que se invierte en el grupo de los no diseñadores con 15 hombres (45%) y 18 mujeres (55%). (Tabla 7 - Figura 5).

Las edades del total de los consultados se concentran en la franja de 30 a 50 años con la mayoría entre 36 y 40 años (15 consultados) pocos con menos de 30 años y pocos mayores de 50 años. Dividiendo los consultados en dos grandes grupos tenemos 30 consultados hasta 40 años y 36 consultados mayores de 41 años. El criterio de organizar por edades en dos grandes grupos será útil al analizar la dependencia entre inclinación a las respuestas y edad de los consultados. (Figura 6)

Observamos que los diseñadores consultados son más jóvenes. Hasta 40 años se consultó a 19 diseñadores y mayores de 41 años se consultó a 14 diseñadores. Más adelante se señalará que los profesionales de diseño son más jóvenes, porque las carreras de las que egresaron han sido creadas recientemente. En cambio como se observa en la Figura 8 los no diseñadores de la muestra son egresados de carreras creadas anteriormente.

Los no diseñadores consultados de la muestra son mayores que los diseñadores. Hasta 40 años se consultó a 11 no diseñadores mientras que mayores de 40 años participaron 22 no diseñadores. Los diseñadores consultados son más jóvenes y se concentran en la franja de 31 a 40 años (Figura 7).

Esto sin duda se debe al impacto que significó el comienzo de la carrera de diseño en la Universidad de Buenos Aires en el año 1986, seguido por la Universidad de Palermo en el año 1990 y posteriormentepor otras universidades; resulta difícil contar con diseñadores con títulos profesionales de mayor edad. Solamente aquellos egresados de las Universidades Nacionales de La Plata y Cuyo que dictan la carrera desde comienzos de los años sesenta. Los no diseñadores consultados son de mayor edad que los diseñadores y se concentran en la franja de 41 a 50 años. (Figura 8)

Así se relevaron las opiniones de quienes actúan en el campo profesional del diseño desde una perspectiva amplia, al consultar a diseñadores y comunicadores que además son docentes involucrados en actividades de formación universitaria. ( Tabla 8 - Figura 9) El cuestionario de respuesta abierta se organizó con dos preguntas.

La primer pregunta ¿Qué problemas de la práctica profesional el diseñador no puede resolver con su formación universitaria? está orientada a delimitar el campo de análisis en la relación formación universitaria y práctica profesional partiendo del conocimiento de la existencia de una significativa brecha entre formación y demanda laborales.

Se orientó la pregunta a diseñadores y a otros profesionales que actúan, laboral y académicamente con diseñadores, porque en la práctica cotidiana el diseñador se involucra con otros profesionales en el ejercicio de su actividad y todos ellos pueden realizar aportes complementarios para esta exploración. Se limitó la consulta a quienes, además de su actividad profesional, están involucrados en la formación universitaria, porque el indagar sobre la relación entre formación y práctica requiere que quienes respondan tengan un adecuado conocimiento de ambas cuestiones. A partir de detectar estas dificultades en el espacio laboral se realiza la segunda pregunta del cuestionario

¿Qué temas considera que debe abordar una Maestría en diseño? Se trata de establecer, a través de la opinión de los consultados, que áreas de la actividad profesional no cubiertas con la formación de grado y que requiere el campo profesional actual, pueden ser incorporadas y desarrollas formalmente en una maestría.

Problemas actuales del diseño.

La lectura y análisis de los cuestionarios permite extraer señalamientos sobre los temas significativos que expresan necesidades profesionales que los diseñadores no pueden resolver adecuadamente apoyándose solo en la formación que brindan las universidades actualmente y que a juicio de los consultados pueden desarrollarse en una maestría en diseño. A continuación se transcriben, como primer acercamiento a los cuestionarios, las respuestas que se destacan señalando facetas del ejercicio profesional actual de los diseñadores observados por el conjunto de los entrevistados. Las respuestas y propuestas se agrupan en grandes áreas diferenciando los aportes de diseñadores y no diseñadores. Sin plantear categorías a priori y a partir de su lectura y análisis, las respuestas a la primer pregunta del cuestionario se pueden organizar en grandes categorías que agrupan los problemas que un diseñador no puede resolver con su profesión:

a- Nuevas tecnologías. Nuevos campos laborales.

b- Articulación teórica-práctica.

c- Cuestiones económicas y presupuestarias.

d- Ubicación en el mercado laboral.

e- Gestión profesional.

f- Recursos comunicacionales.

a.Nuevas tecnologías. Nuevos campos laborales. La formación en tecnologías informáticas está muy presente en los cuestionarios respondidos por los profesionales jóvenes de Diseño Gráfico. Para los diseñadores gráficos el dominio de estas herramientas se vincula directamente con las posibilidades de su primera ubicación laboral “la informática como manera de trabajar”, “el diseño de páginas web”, “el manejo de los programas de diseño fundamentales para conseguir trabajo”. Asimismo desde una perspectiva más amplia se señala la necesidad de abrirse a las “tendencias del diseño en el mundo”, “las diversas aplicaciones que van surgiendo según nuevas necesidades” y “como será el diseño en la década 2000 - 2010” buscan una apertura que prepare para los desafíos de la profesión en el futuro. Otra línea significativa en las respuestas está vinculada a los nuevos campos en que el diseñador puede actuar, aquellos “que necesita nuestro entorno”, “insertar el diseño en la vida cotidiana”, “diseño para la educación”, “la función social del diseño” “hacia un diseño diferencial relacionado con la salud”.

b.Articulación teórica - práctica. Aporte de otras disciplinas.

Se le requiere al diseñador el dominio y ejercicio de un “pensamiento estratégico y comunicación estratégica” que a través de “relacionar los campos teóricos y prácticos pueda contribuir a repensar el perfil de la profesión en un contexto dramáticamente inestable” a través de la “planificación y desarrollo de diseño en equipos transdisciplinarios”. Este aspecto de “trabajo con otras disciplinas”, procurando una “visión integradora” es particularmente señalada por profesionales que provienen de campos no proyectuales procurando “su integración -la de los diseñadores- a un plan de comunicación integral, reconociendo que es un eslabón importante, pero no el único”. Se requiere a la Maestría la “profundización en otras disciplinas”, así se abre el campo del diseño a la incorporación de otros saberes que contribuyan a conformar “una lectura crítica de la comunicación actual a través de disciplinas como la semiología y la lingüística”, para “ampliar la perspectiva teórica del profesional.”

Se reconoce el lugar de la reflexión teórica para el enriquecimiento del ejercicio profesional: “Brindar un aparato teórico acorde a la necesidad de analizar, controlar y evaluar procesos de diseños -para unaarticulación entre teoría y práctica junto a la elaboración de una lectura crítica de su trabajo y del de sus pares” enmarcando el alcance profesional del diseñador en el campo comunicacional “no sólo trabajo de diseño de marca, sino comunicación de la marca” con el “conocimiento de audiencias, públicos y opinión pública”, “falta una visión global de la diversidad de medios existentes y la diversidad de posibilidades en el campo de acción”, “la falta de conocimiento histórico acerca del diseño y sus principales referentes impiden una evolución formal de su propia producción”.

“Salirse del lugar del diseñador para poder ver desde afuera”. Se señala la necesidad de formación en “estrategias relacionadas con el manejo de grupos de trabajo”, “formación de grupos interdisciplinarios para la realización de trabajos”, y “trabajo en equipo para grandes emprendimientos”. Se vincula el trabajo en equipos a la necesaria “transformación del discurso proyectual -hacia la- ampliación del concepto de diseño”, proponiéndose un mayor énfasis en la teoría y crítica, “indagación sobre el recorte del campo investigación y sobre las características del proceso proyectual.”

En los cuestionarios surgen otros temas que es importante considerarlos para el diseño curricular de la Maestría. Entre ellos la demanda de la incorporación de “metodología de investigación” (68) que permita conocer las nuevas realidades para encarar los nuevos desafíos profesionales de los diseñadores de nuestra época.

c.Cuestiones económicas y presupuestarias.

Se demanda una formación que permita contextualizar la producción del diseñador en los “problemas del mercado”, para instalar el “concepto de diseño como valor y bien económico”. El diseño ya no puede sobrevivir en forma aislada, hoy se requiere una “síntesis entre diseño, economía y rentabilidad” ampliando el área de incumbencia de los diseñadores, que hoy no pueden abordar adecuadamente con su formación actual, para ampliar su campo profesional “conocer las herramientas financieras y de gestión sin que estén disociadas del proceso de diseño”. Los requerimientos que en este campo se ejerce sobre los diseñadores y para los que no capacita la formación actual, son una adecuada “inserción en el ambito productivo” con conocimientos de “confección y planificación de presupuestos” para poder “generar y desarrollar negocios.”

d.Ubicación en el mercado laboral.

El “encuentro con el cliente”, y la “preparación para el mercado actual” está presente en casi todos los encuestados. Se plantea casi como una constante el pedido de “más intercambio con empresas” que enmarca el vínculo del diseñador con el comitentecliente que solicita el proyecto de diseño. Las respuestas a este punto deben tomarse como una especie de advertencia por parte de los consultados para que un proyecto de posgrado no se instale en el campo académico olvidando los requerimientos profesionales. Por lo tanto y en línea con lo desarrollado en las páginas anteriores no debe olvidarse la necesidad del mejoramiento profesional como objetivo central a partir de la consolidación del diseño como disciplina.

e.Gestión profesional.

En algunos se orientan hacia la cuestión de la gestión “debido a su desconocimiento y falta de comprensión de la especialidad gestión organizacional inhabilita -al diseñador- para puestos gerenciales”, se solicita que la maestría encare la formación respecto a todos los aspectos del “gerenciamiento de diseño, desde la organización empresaria hasta el concepto de diseño como valor y bien económico”.

A partir de entender y atender las demandas del mercado, que en muchos cuestionarios se identifica como mejoramiento del vínculo con el cliente se explicita la necesidad de satisfacer carencias de la práctica profesional: “Gestión, planificación y administración” “herramientas para mejorar la relación profesional con el cliente: gestión y marketing” “desarrollo del planeamiento” “el manejo organizacional” “fortalecer el criterio de management de la profesión” y “la gestión del diseño como preparación del diseñador para las nuevas responsabilidades de una empresa”.

f.Recursos comunicacionales Se señala, asimismo, la necesidad de un adecuado trabajo en equipo con profesionales provenientes de diferentes campos para encarar “aspectos económicos, no tanto los de pequeña escala, sino aquellos que comprometen la intervención combinada de profesionales”.

Se presenta así como la única posibilidad de desarrollar proyectos de envergadura que los profesionales del diseño se capaciten en el trabajo en equipo. Significa reconocer que los trabajos de diseño se enmarcan en proyectos y estrategias organizacionales y comunicacionales que los integran. “Desarrollo de la capacidad de gestión en el campo comunicacional”,“integración con otras áreas de gestión de la comunicación institucional” para poder intervenir activamente en la “planificación y realización de proyectos de comunicación institucional”.

Coincidiendo con Chaves “El diseño formará parte de la cultura de la gestión en todo tipo de organización y la gestión de la comunicación formará parte de la cultura del diseño.” (1997:132)

Se trabajó sobre 71 respuestas del total de consultados, 40 de ellas corresponden a diseñadores y 31 a no diseñadores. La articulación teórico-práctica señalada por el 30% de los consultados, acompañado de la problemática de las nuevas tecnologías, con el 25%, son los principales dificultades detectadas en la formación universitaria de los diseñadores que no los prepara para resolver los trabajos actuales. Ambas cuestiones ubican la problemática del diseñador universitario en el marco de las dificultades señaladas reiteradamente en la desarticulación de la formación universitaria con el campo productivo. (Tabla 9)

El total de los consultados, diseñadores y no diseñadores, destacan los dos principales aspectos: Nuevas tecnologías y articulación teórica-práctica -con el 25% y 30% del total de respuestas- como los grandes problemas de formación que se evidencian en el momento de actuar profesionalmente. (Tabla 10) Los otros cuatro factores señalados tienen una consideración similar, ubicados en un segundo plano respecto a los primeros.

Las respuestas A y B de este subgrupo concentran el 55% del total, igual comportamiento de las mismas respuestas en el total de la muestra (Figura 10). La mayoría de las respuestas de los diseñadores destacan, al igual que el total de los consultados, la desarticulación teórica práctica con 12 respuestas (30%) y la deficiente formación en el manejo de las nuevas tecnologías con 10 respuestas (25%). A diferencia del otro subgrupo los otros tres aspectos señalados tienen alta respuesta y la importancia que le otorgan a los mismos no está muy distante de la que otorgan a los aspectos principales.

Las cuestiones económicas presupuestarias reciben 7 respuestas, la ubicación en el mercado laboral 5 y la gestión profesional con 6, conforman un conjunto de falencias en la formación universitaria de los diseñadores. Estas respuestas, de ahí su importancia, expresan reflexiones basadas en las experiencias vividas dentro del ejercicio profesional del diseño por diseñadores que han experimentado ellos mismos el tránsito de la universidad al trabajo.

A través de sus respuestas los no diseñadores señalan, al igual que los diseñadores, que las dificultades en el quehacer profesional radican básicamente en la articulación teórica práctica y la cuestión tecnológica. Pero al observar las respuestas de este grupo se destacan dos aspectos.

Por un lado las económicas presupuestarias, la ubicación en el campo laboral y la gestión profesional son apenas considerados en las respuestas. Son, sin duda, preocupaciones específicas de los diseñadores. Son necesidades que se evidencian en el ejercicio profesional cuando los diseñadores deben resolver trabajos de cierta magnitud y complejidad y sienten que, con la formación universitaria no saben elaborar un presupuesto, ubicarse adecuadamente en el medio laboral y gestionar proyectos de mediana o gran escala.

Estos aspectos, desde otros profesionales, no son evaluados con la misma intensidad. Sin embargo, aparece un aspecto novedoso, totalmente ignorado por los diseñadores: Los recursos comunicacionales con siete respuestas y un 23%, se ubica como el tercer factor en importancia para el grupo de los no diseñadores. Este aspecto señala, desde fuera de la profesión, la dificultad que tienen los diseñadores en la práctica profesional, para comunicarse con los contextos con los que interactúan. (Tabla 11 - Figura 11)

En base al análisis descriptivo de datos surge una gran preponderancia de las respuestas A y B respecto de los problemas profesionales que los diseñadoresno pueden resolver son su formación de grado tanto en el grupo de los diseñadores como en el de los no diseñadores como puede observarse en los cuadros y figuras de las páginas anteriores.

A través de la teoría de las probabilidades se tratará de verificar si existe relación de dependencia entre inclinación hacia respuesta B, respecto a la articulación entre teoría y práctica, que fue la que tuvo mayor cantidad de respuestas y el campo profesional del consultado.

Se analizará si existe dependencia entre inclinación a respuesta B sobre la articulación teórico-práctica como un problema profesional que los diseñadores no pueden resolver con su formación de grado y la edad de los consultados.

Agrupando las respuestas por edades en dos grandes grupos tenemos 11 respuestas de consultados hasta 40 años y 10 respuestas de consultados mayores de 41 años.

Se observa que hay dependencia entre inclinación hacia respuesta B y edad de los consultados de la muestra. El grupo de hasta 40 años expresa con mayor claridad que la relación teoría-práctica es un problema profesional que los diseñadores no pueden resolver con su formación de grado. Se analizará si existe dependencia entre inclinación a la respuesta A sobre las nuevas tecnologías como problema profesional que los diseñadores no pueden resolver con su título de grado y la edad de los consultados.

Si se agrupan las respuestas por edades de los consultados en dos grandes grupos tenemos 6 respuestas de consultados hasta 40 años y 12 de consultados mayores de 41 años. (Tabla 14) Se observa que hay dependencia entre inclinación a respuesta A y edad de los consultados de la muestra.

El grupo mayor a 41 años ubica decididamente la cuestión de las nuevas tecnologías como un problema profesional. No así el grupo de hasta 40 años que, probablemente haya tenido una mayor capacitación en el dominio de las nuevas tecnologías en su formación universitaria o en un proceso de educación contínua. Del total de la muestra se observa que hay una dependencia entre inclinación hasta respuesta B y campo profesional de los consultados. (Tabla 15) Los diseñadores expresan con mayor claridad que la relación teórica-práctica es un problema del ejercicio profesional.

Continuando el análisis de las respuestas a la primera pregunta del cuestionario se tratará de verificar si existe relación de dependencia entre inclinación hacia respuesta A, respecto a las nuevas tecnologías y el campo profesional del consultado.

Del total de la muestra se observa que hay dependencia entre inclinación hacia respuesta B y campo profesional de los consultados. Los diseñadores consultados jerarquizan la problemática de las nuevas tecnologías en el ejercicio profesional. (Tabla 16)

Los temas actuales del diseño.

La segunda parte del cuestionario se abre a los consultados para que propongan temas que debería incorporar una Maestría para la formación de los actuales profesionales del diseño. Para estas cuestiones, como en el caso de la detección de problemas, no se plantearon categorías a priori sino que se generaron a partir de las respuestas que se organizaron en los siguientes categorías: 

a- Creatividad.

b- Teoría y crítica del diseño. Aporte de otras disciplinas.

c- Gestión profesional.

d- Recursos comunicacionales.

e- Nuevos campos de aplicación del diseño.

f- Nuevas tecnologías.

g- Cuestiones económica y presupuestarias.

En el listado de las categorías temáticas a incluir en la Maestría se observa una casi total coincidencia respecto a las categorías de los problemas que los diseñadores no pueden resolver con su actual formación de grado. Así las respuestas de los temas a incluir en la maestría, de acuerdo a los consultados, tienen que ver con la solución de los problemas profesionales detectados. Surge, sin embargo una nueva categoría con un significativo 14% del total de respuestas y es la de creatividad.

A pesar que la creatividad de los diseñadores argentinos no es señalada como un problema en el ejercicio profesional actual, se observa la necesidad de sostener su desarrollo y ejercicio, en el marco de la maestría, a efectos de “adaptar la creatividad a la sociedad en que se desarrolla”. “Estimular la creatividad” es una solicitud que nos recuerda que el diseño por más que avance hacia nuevos campos del conocimiento y enriquezca su ejercicio profesional no debe renegar de sus orígenes, estrechamente vinculados a la práctica artística, que en los cuestionarios esta presente bajo el concepto de creatividad. “Generar propuestas realmente originales e innovadoras” sin olvidar el concepto de diseño como función de “adaptación de lo creativo a las necesidades emergentes”. (Tabla 17)

Del total de respuestas 48 pertenecen a diseñadores y 31 a no diseñadores. Analizando los totales se destaca con el 24% de las respuestas la necesidad de incluir en la Maestría cuestiones teóricas sobre el diseño desde una perspectiva crítica. Esta respuesta es muy importante, porque señala que la superación de las dificultades profesionales puede encontrarse en la consolidación de la disciplina a través de la reflexión teórica. Este señalamiento se complementa con el 20% de las respuestas que corresponden al tema planificación y gestión con 16 respuestas. En un segundo nivel se ubican las cuestiones vinculadas al desarrollo de la creatividad, las nuevas tecnologías y las cuestiones económicas presupuestarias con 14 y 13% de respuestas. En un tercer nivel, de los temas a incluir en la Maestría, se encuentran los recursos comunicacionales y nuevos campos de aplicación con menos del 10% de las respuestas cada uno.

Las respuestas B y C del total de la muestra concentran el 44% de las respuestas. (Figua 13) Se observará al analizar por grupo profesional (Figuras 14 y 15) que este comportamiento es diferente. Es interesante observar algunos aspectos clave en la práctica profesional del diseñador como las nuevas tecnologías que fue considerado con el 25% de las respuestas pasa a tener sólo un 13% en el momento de considerar la Maestría como el ámbito adecuado para lograr la capacitación que necesitan los diseñadores en este tema.

El caso inverso es el tema de gestión que solo es considerado con un 11% de las respuestas como problema. Sin embargo en el momento de considerarlo para incluir en la Maestría recibe un 20% de las propuestas. Los consultados (Tabla 19) consideran que en en una propuesta de posgrado se pueden incluir para trabajar y resolver solo algunas de las dificultades profesionales del diseño actual.

Para este grupo teoría y crítica del diseño es el principal tema que debe incluirse en una Maestría con un 29%, en algún aspecto entienden que así se puede solucionar los señalamientos de los problemas profesionales que el diseñador no puede resolver con su formación de grado, destacándose la articulación teórico-práctica con el 30% de las respuestas de este mismo grupo. Gestión profesional es valorizada en esta segunda pregunta con un 21%de las respuestas frente al 15% que lo señaló como un problema.

Son los diseñadores consultados los que consideran que los temas centrales a incluir en la Maestría son teoría y crítica del diseño, con 14 respuestas y gestión profesional con 10. Entre ambos acumulan el 50% de las respuestas. (Tabla 20) Se observa que gestión profesional con el 20% de las respuestas es considerado como uno de los temas a incluir en la Maestría a pesar que este grupo solamente lo señaló con un 6% en el momento de diagnosticar problemas.

Teoría y crítica es, para este grupo, el tercer tema en importancia a incluir en una Maestría con el 16% a diferencia del 29% de las respuestas que obtuvo esta cuestión entre los diseñadores.

Entre los no diseñadores las respuestas están más distribuidas. Se destaca la cuestión de la creatividad, con 7 respuestas (23%), que apenas fue considerada por el grupo de diseñadores (8%). Con respuestas similares aparecen teoría y crítica y gestión profesional coincidiendo en este aspecto con las respuestas de los diseñadores. Los recursos comunicacionales continúan con la importancia señalada en la detección de problemas por este mismo grupo, aquí es considerado un aspecto importante por el 16% de las respuestas mientras que los diseñadores la consideran solo con un 4% .

En base al análisis descriptivo de datos de total de las respuestas a la pregunta áreas y temas para ser desarrollados en una maestría, surge una preponderancia de las respuestas B y C como puede observarse en los cuadros, figuras de las páginas anteriores. Se tratará de verificar la relación de dependencia entre inclinación hacia respuesta B, que expresa la necesidad de jerarquizar en una Maestría a teoría y crítica del diseño y el campo profesional del consultado.

Se observa que hay una clara dependencia entre Todos los consultados Diseñadores consultados No diseñadores consultados

A Creatividad 11 14 4 8 7 23.

B Teoría y crítitica 19 24 14 29 5 16 del Diseño.

C Gestión profesional 16 20 10 21 6 20.

D Recursos 7 9 2 4 5 16 comunicacionales.

E Nuevos campos 6 7 4 8 2 6 de aplicación.

F Nuevas Tecnologías 10 13 6 13 4 13.

G Cuestiones económicas- 10 13 8 17 2 6 presupuestarias.

79 100 48 100 31 100

Tabla 17. Areas y temas propuestos para ser desarrollados en una Maestría en Diseño.

Cantidad respuestas.

% inclinación hacia respuesta B y campo profesional de los consultados. Los diseñadores son el grupo que expresa con mayor claridad la necesidad de incluir una formación teórica, y a la vez crítica del diseño en la Maestría.

Continuando el análisis de las respuestas a la segunda pregunta del cuestionario se tratará de verificar si existe relación de dependencia entre inclinación hacia la respuesta C, sobre gestión profesional y el campo profesional de los consultados.

Del total de la muestra se observa dependencia entre inclinación hacia respuesta C y campo profesional de los consultados. Los diseñadores consultados jerarquizan la capacitación en gestión profesional para incluir en una Maestría en diseño. (Tablas 21, 22, 23)

Se analizará si existe dependencia entre inclinación a respuesta B, sobre la necesidad de incluir como temática teoría y crítica del diseño en la Maestría y edad de los consultados. (Tabla 24) Agrupando las respuestas por edades en dos grandes grupos tenemos 11 respuestas de consultados hasta 40 años y 8 respuestas de consultados mayores de 41 años.

Se observa con claridad la dependencia entre inclinación a pregunta B y edad de los consultados de la muestra. Los consultados hasta 40 años expresan , más que el otro grupo, la necesidad de incluir la temática teoría y crítica del diseño en la Maestría. Se puede suponer que en las carreras de grado de diseño, orientadas hacia una formación técnica ha descuidado la formación teórica y el desarrollo de una mirada crítica en los jóvenes profesionales -ver capítulo IV-.

Es probable que sean los profesionales jóvenes, tal como se observa en el comportamiento de la muestra, quienes requieren una mayor formación teórica que le permita comprender los cambios que se producen en el campo profesional para poder intervenir adecuadamente en ellos. Se analizará si existe dependencia entre inclinación a respuesa C, sobre la necesidad de incorporara en la Maestría la temática de gestión profesional y edad de los consultados.

Agrupando las respuestas por edades en dos grandes grupos tenemos 10 respuestas de consultados hasta 40 años y 6 respuestas de consultados mayores de 40 años. Se observa una clara dependencia entre inclinación a pregunta C y edad de los consultados de la muestra. Los consultados hasta 40 años expresan la necesidad de incorporar la formación en gestión profesional en la Maestría.

Las conclusiones en la aplicación de la teoría de las probabilidades, desarrollada en las páginas anteriores nos lleva a suponer que hay dependencia entre la orientación a las respuestas y el campo profesional de los consultados. Se trató de probar estadísticamente si estas dependencias eran significativas a nivel poblacional en base a un proceso inductivo que en inferencia estadística se trata a través de las pruebas de hipótesis.

En este caso se utilizó un test de comparación de proporciones entre la proporción de las respuestas A y B de la pregunta sobre los problemas profesionales que los diseñadores no pueden resolver con su formación de grado y la formación profesional de los consultados. En ambos casos a un nivel de significación del 10% se concluye que no puede rechazarse la hipótesis nula de igualdad de proporciones con lo cual se infiere que tanto la problemática de las nuevas tecnologías, respuesta A y la articulación teórico-práctica, respuesta B son comunes a ambos grupos. En base al mismo proceso inductivo se intentó probar si existía diferencia significativa entre la profesión de los consultados y la inclinación hacia las respuestas B y C de la pregunta sobre áreas y temas a incluir en una Maestría en diseño.

Se encontró que ambos grupos destacan sin diferenciarse la necesidad de incluir el tema gestión profesional en la Maestría a un nivel de significación del 10%. Respecto a la respuesta B sobre la inclusión de teoría y crítica del diseño en la Maestría se encontró una diferencia notable en el grupo de diseñadores, a diferencia del otro grupo, que destaca la importancia de incorporar esta temática.

Aportes sobre metodología

Un aspecto muy importante detectado en la lectura y análisis de los cuestionarios es el referido a las propuestas y sugerencias sobre cuestiones metodológicas a incorporar en un proyecto curricular de posgrado en diseño. A pesar de no haber sido incluido como pregunta surgen, con gran énfasis, algunas cuestiones que a juicio de los consultados, respecto a la organización curricular de las carreras de grado, trascienden los contenidos y afectan y perjudican la práctica profesional del diseñador.

En ésta línea surge la necesidad de “conformar equipos interdisciplinarios” para “desarrollar trabajos interdisciplinarios”, no limitando exclusivamente la responsabilidad de la formación de los diseñadores a sus docentes sino “tener visiones y opiniones interdisciplinarias de expertos en diseño, ya sea desde la teoría como desde la práctica” bajo formas curriculares novedosas en diseño como “clínicas con la mayor cantidad de personalidades del medio, de forma tal de abordar trabajos diversos” y otras “actividades que encaren el diseño desde otras disciplinas para integrar conocimientos” en línea con Munari “adaptar el programa a los individuos y no a la inversa.”

Se señala la necesidad que, dentro del ámbito educativo, se trabaje en “ situaciones concretas frente a demandas complejas” en “estrategias relacionadas con el manejo de grupos de trabajo” y en “la presentación y defensa de proyectos”, en una contínua “articulación entre teoría y práctica, junto a la elaboración de una lectura crítica de su trabajo y el de sus pares”.

Está presente acompañando el proceso de consolidación del diseño, la demanda de un perfil profesional. Se requiere “un posicionamiento. A veces no se le otorga el reconocimiento que merece al profesional universitario. Se subestima la profesión y al diseñador se lo compara con otras personas que hacen cursos de diseño”, la Maestría aparece asi como una posibilidad de “salirse del lugar del diseñador y poder verse desde afuera” para “contribuir a repensar el perfil del profesional en un contexto dramáticamente inestable.”


Problemas y temas actuales del Diseño fue publicado de la página 31 a página41 en Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº21

ver detalle e índice del libro