Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº21 >
  4. Proyecto Maestría en Diseño.

Proyecto Maestría en Diseño.

Echevarría, Oscar [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Proyecto Maestría en Diseño.

Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº21

Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº21

ISSN Impresión 1668-0227
ISSN Online: 1853-3523
DOI: https://doi.org/

Proyecto Maestría en Diseño

Año VI, Vol. 21, Julio 2006, Buenos Aires, Argentina | 65 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Alcances de un posgrado en diseño

De acuerdo a lo desarrollado en las páginas anteriores se plantea una Maestría en diseño que se propone:

a. Ofrecer una capacitación específica en estrategia y gestión del diseño en las organizaciones.

b. Orientar la formación en el enriquecimiento del profesional del diseño para la intervención en realidades organizacionales complejas.

c. Incorporar aportes teóricos y metodológicos de otros campos considerados determinantes para la capacitación buscada.

d. Estimular la pluralidad de enfoques, la diversidad de aprendizajes y la heterogeneidad de recursos.

e. Consolidar un equipo de docentes provenientes de diferentes disciplinas y con experiencias profesionales y académicas convergentes al campo del diseño, que estimule al intercambio desde una actitud crítica y abierta al debate.

f. Procurar la consolidación disciplinar del diseño a la par de su jerarquización profesional.

g. Contribuir con la investigación y la docencia universitaria en diseño.

h. Superar las parcialidades para considerar el diseño un campo único y abarcador de las tempranas especializaciones observadas en las carreras de nivel de grado.

El campo laboral en el que se plantea ubicar la Maestría: Estrategia y Gestión de proyectos de diseño de mediana y gran complejidad, es cubierto en forma parcial e incompleta, en las organizaciones por pro- Desarrollo de la propuesta curricular fesionales provenientes de diversas disciplinas y experiencias. Si bien la producción de los proyectos de diseño quedan en manos de profesionales de este campo, la planificación estratégica y la gestión de los mismos en las organizaciones queda bajo diferentes sectores, áreas y responsables.

Es posible observar en esta actividad, a profesionales con formación empresaria, de comunicaciones o de ciencias sociales que ocupan este lugar por ausencia de un especialista en el tema. Por esta razón el eje curricular central de la Maestría, que es cursado por todos los participantes, se complementa con una orientación que tiene dos opciones, una para los diseñadores y otra para los no diseñadores que actúan en el campo del diseño.

La demanda de capacitación de quienes actúan en el diseño con o sin formación específica es estimuladas por las políticas oficiales de desarrollo que llevaron a la creación del Centro Metropolitano de Diseño: “Posicionar a Buenos Aires como referente del diseño con proyección internacional en el marco del Mercosur, potenciando y promoviendo la incorporación del diseño en sus diferentes variantes al sector productivo y de servicios. Promover el desarrollo, revalorización de las empresas facilitando su posicionamiento en mercados nacionales e internacionales. Estimular la real y duradera generación de empleo apoyando fuertemente el desarrollo de los jóvenes, estimulando su formación y capacitación permanente.” (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 2000:12) Alcances de un posgrado en diseño De acuerdo a lo desarrollado en las páginas anteriores se plantea una Maestría en diseño que se propone:

a. Ofrecer una capacitación específica en estrategia y gestión del diseño en las organizaciones.

b. Orientar la formación en el enriquecimiento del profesional del diseño para la intervención en realidades organizacionales complejas.

c. Incorporar aportes teóricos y metodológicos de otros campos considerados determinantes para la capacitación buscada.

d. Estimular la pluralidad de enfoques, la diversidad de aprendizajes y la heterogeneidad de recursos.

e. Consolidar un equipo de docentes provenientes de diferentes disciplinas y con experiencias profesionales y académicas convergentes al campo del diseño, que estimule al intercambio desde una actitud crítica y abierta al debate.

f. Procurar la consolidación disciplinar del diseño a la par de su jerarquización profesional.

g. Contribuir con la investigación y la docencia universitaria en diseño.

h. Superar las parcialidades para considerar el diseño un campo único y abarcador de las tempranas especializaciones observadas en las carreras de nivel de grado.

El campo laboral en el que se plantea ubicar la Maestría: Estrategia y Gestión de proyectos de diseño de mediana y gran complejidad, es cubierto en forma parcial e incompleta, en las organizaciones por pro-Desarrollo de la propuesta curricular fesionales provenientes de diversas disciplinas y experiencias. Si bien la producción de los proyectos de diseño quedan en manos de profesionales de este campo, la planificación estratégica y la gestión de los mismos en las organizaciones queda bajo diferentes sectores, áreas y responsables.

Es posible observar en esta actividad, a profesionales con formación empresaria, de comunicaciones o de ciencias sociales que ocupan este lugar por ausencia de un especialista en el tema. Por esta razón el eje curricular central de la Maestría, que es cursado por todos los participantes, se complementa con una orientación que tiene dos opciones, una para los diseñadores y otra para los no diseñadores que actúan en el campo del diseño.

La demanda de capacitación de quienes actúan en el diseño con o sin formación específica es estimuladas por las políticas oficiales de desarrollo que llevaron a la creación del Centro Metropolitano de Diseño: “Posicionar a Buenos Aires como referente del diseño con proyección internacional en el marco del Mercosur, potenciando y promoviendo la incorporación del diseño en sus diferentes variantes al sector productivo y de servicios. Promover el desarrollo, revalorización de las empresas facilitando su posicionamiento en mercados nacionales e internacionales. Estimular la real y duradera generación de empleo apoyando fuertemente el desarrollo de los jóvenes, estimulando su formación y capacitación permanente.” (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires,2000:12) de un cuatrimestre cada uno. En cada uno de ellos se analizan casos de diversa complejidad, sistematizando el diagnóstico y generando propuestas de intervención. El énfasis de estos cursos se desarrolla en los siguientes ejes:

1. El diseño en la cultura empresarial y organizacional 2. De los datos a la estrategia en los emprendimientos de diseño 3. El gerenciamiento del diseño El maestrando, según el campo de sus estudios de grado, deberá optar por el Núcleo de Orientación que le corresponda: Diseño, Comunicación y Organización o Diseño, Teoría y Crítica.

b. Diseño, Comunicación y Organización Esta orientación debe ser cursada por profesionales que provienen del campo del diseño, cualquiera sea su área de especialización, en la perspectiva de “la comunicación como elemento de gestión.” (Weil, 1992:223) Está compuesta por cuatro módulos cuatrimestrales específicos y dos cursos electivos, a seleccionar entre una amplia oferta con el asesoramiento de un profesor-tutor. El objetivo de esta orientación es posibilitar al maestrando proveniente de las disciplinas del diseño, avanzar en el conocimiento y en el dominio de aquellos aspectos teóricos y metodológicos no cubiertos por las carreras de grado del diseño.

Se trabaja desde una perspectiva interdisciplinaria, con los nuevos enfoques de análisis de mercados, el conocimiento organizacional, las comunicaciones integradas, los medios y sus discursos en la conformación de un sistema de identidad corporativa. Los cursos de esta orientación siguen cuatro ejes: 1. El diseño como discurso 2. Análisis de las organizaciones 3. Investigación de mercado 4. Las comunicaciones estratégicas

c. Diseño, teoría y crítica Esta orientación debe ser cursada únicamente por profesionales que provienen de campos no proyectuales, fuera del ámbito del diseño. Está compuesta por cuatro módulos cuatrimestrales específicos y dos cursos electivos de carácter obligatorio, seleccionadas entre una amplia oferta con el asesoramiento de un profesor-tutor. El objetivo de esta orientación es establecer un acercamiento teórico y crítico al campo del diseño a quienes no tienen una formación en la disciplina, pero trabajan en la gestión de proyectos de comunicación y están interesados en la problemática del diseño en las organizaciones.

Se desarrollan todos los aspectos que sostienen el discurso de una organización y que configuran, juntamente con otros componentes, la imagen corporativa de la misma. Los cursos de esta orientación siguen tres ejes:

1. El diseño como objeto de análisis 2. Los campos de aplicación del discurso visual 3. Las especializaciones del diseño Tesis

La Tesis tiene como objetivo integrar los estudios y enfrentar al maestrando con un trabajo concreto que puede adoptar como forma: Desarrollar con detenimiento un caso profesional, una investigación, o la realización de un proyecto que deben demostrar destreza en el manejo conceptual y metodológico, correspondiente al estado actual del conocimiento en la disciplina.” (Secretaría de Políticas Universitarias, 1999:9) En esta tarea es guiado por un profesor-tutor, y su resultado debe ser plasmado en un informe final, a presentar y defender en una disertación ante un tribunal académico y profesional. En el proceso de elaboración de la Tesis cada estudiante deberá realizar dos seminarios de metodología de investigación.

Diseño curricular de la Maestría

El diseño curricular de la Maestría se plantea en tres ejes.

Uno central e integrador vinculado al campo de acción profesional en las organizaciones y los otros dos organizados en torno a las características de las carreras de grado de cada maestrando. Coincidiendo con van Onck “la enseñanza del diseño puede tener sentido si, partiendo de las conocidas insuficiencias disciplinarias, se orienta hacia la formulación de conceptos por áreas de pertinencia (...). La escuela como investigación que construya de forma progresiva el tejido profesional que hasta ahora permanecía escondido en el obrador cotidiano del diseñador y la observación de la realidad como sistema de signos.” (1991:113)

Uno de los recursos de la Maestría para adecuarse a este lineamiento es eliminar el concepto de asignatura en su doble vertiente, como fragmentación del campo de estudio y como organización curricular e institucional. Se establecen grandes líneas o ejes que actúan como organizadores curriculares conformadas por diferentes acciones en los que se plantean y desarrollan los problemas de diseño. El núcleo central, Estrategia y Gestión común para todos los maestrandos articula acciones en el campo profesional y las otras orientaciones lo hacen en el campo disciplinar. Así la Maestría se despliega en espacios de aprendizaje en torno a los problemas de diseño desde diferentes y complementarias perspectivas.

De acuerdo a las características de dichos problemas y a los docentes intervinientes las actividades curriculares podrán adquirir la forma de seminarios, talleres, conferencias, tutorías o pasantías. Las acciones de cada eje deben desarrollarse en paralelo, a condición de un enriquecimiento recíproco.

Como la simultaneidad no es condición de integración es necesario organizar actividades, a las que denominaremos transversales que permitan articular las problemáticas, los enfoques y los equipos docentes que actúan en el núcleo principal y en los núcleos de orientaciones. Esta separación, necesaria a efectos de organizar los procesos de aprendizaje se compensa con la articulación a través de acciones y momentos transversales en las que se integren las vertientes profesional y teórica.

La organización en núcleos es cuestión de énfasis, no de exclusión. Así el énfasis de uno reside en la resolución de problemas del accionar profesional y el énfasis de los otros en el enriquecimiento y la consolidación disciplinar, para poder superar los señalamientos críticos de Winkler respecto a la enseñanza del diseño en Estados Unidos: “De manera destructiva para el desarrollo profesional, sostienen que es adecuado que en los estudios de posgrado se continúe la concentración en la habilidad manual y en las técnicas de visualización.

Esta posición sanciona el bajo porcentaje de cursos académicos en la enseñanza de posgrado y la falta institucional de respeto del diseño por la investigación. Con esta estrechez la práctica del diseño no puede sustentar sus ambiciones profesionales, puede apenas sostenerse como una artesanía vocacional.” (1997:251) Dentro del proyecto es necesario atender a las necesidades personales y profesionales de cada maestrando.

Este proceso que comienza en la orientación y admisión, continúa a lo largo del desarrollo de la Maestría e incluye, un menú de posibilidades que se le abren a cada maestrando: Asignaturas electivas, pasantías, tutorías y culmina con la tesis como trabajo final integrador del posgrado que vértebra el proceso de confluencia de todas las actividades de la Maestría como último requisito académico.

Para implementar estas actividades que se apoyan en el reconocimiento e identificación de las necesidades de cada maestrando, en los distintos momentos del recorrido curricular, se requiere organizar un equipo de tutores.

Lo individual y lo colectivo

La organización curricular se despliega en diferentes actividades. Desde una perspectiva flexible permite que cada participante de la Maestría pueda elegir, de acuerdo con su formación e intereses, alguna de las actividades que se ofrecen. La propuesta curricular de la Maestría se desarrolla a lo largo de dos años para aquellos que desean cursarla regularmente, aunque permite adaptar los tiempos y ritmos de acuerdo a las posibilidades y necesidades de cada maestrando.

La articulación de lo propio y lo ajeno respecto al diseño como profesión y como disciplina tal como se entiende hoy en el marco de la Maestría, se resuelve con un curriculum que se desarrolla a través de un eje común denominado Estrategia y Gestión y una orientación que tiene dos opciones: Comunicación y Organización para los diseñadores y Teoría y Crítica del Diseño para los no diseñadores. El eje central Estrategia y Gestión se organiza sobre los problemas del diseño en tanto profesión. El otro eje articula las contribuciones de otros campos para el enriquecimiento del diseño como disciplina.

En el eje Estrategia y Gestión cada uno de los cuatro cursos se estructura en niveles crecientes de complejidad, en torno a la intervención del diseñador en una organización a través de operaciones de análisis, diagnóstico y diseño de estrategia y planificación para luego encargarse de la producción, implementación, gestión y evaluación. En este eje confluyen los seminarios, talleres y pasantías que desarrollan problemas que presentan las dificultades que en el ejercicio profesional encuentran los graduados universitarios y que no pueden resolver con su formación tal como se detectó en el cuestionario de diagnóstico.

Esta situación habla, no sólo de las limitaciones de la formación actual de los diseñadores, sino de la complejidad que está adquiriendo el campo profesional. En este núcleo de actividades se presentan, analizan y elaboran propuestas de intervención de diseñadores frente a nuevos problemas y a diferentes y renovadas áreas de aplicación del diseño.

Estos nuevos problemas no pueden abarcarse, analizarse y entenderse, contando únicamente con los recursos específicos de la profesión. Es imprescindible recurrir al aporte de herramientas teóricas y metodológicas de otras disciplinas que se desarrollan en las dos orientaciones que complementen la Maestría. El núcleo central Estrategia y Gestión requiere ser cursado por todos, porque trabaja en torno a situaciones problematizadoras que con la intervención de los participantes se convierten en problemas.

Estas situaciones problematizadoras son las que hoy encuentran los profesionales del diseño y que permiten detectar las nuevas posibilidades laborales y profesionales que se generan en torno al diseño, “no es posible solucionar la desocupación educando para empleos inexistentes.” (Puiggrós, 1997:17)

A partir de la tensión enriquecedora, del intercambio y la vinculación que cada maestrando realice entre los problemas y las contribuciones de todos los miembros que colaboran en se propone la dinámica curricular.

Para que esta dinámica se enriquezca, la formación de cada participante no puede ser desarrollada en un diseño curricular rígido, cerrado, inmodificable, como sucede con la formación de grado en nuestro país, sino que debe posibilitar que cada maestrando, más allá de las actividades comunes, pueda realizar un recorrido personal, a través de la organización curricular, que se adecue a sus posibilidades y necesidades.

Coincidiendo con lo sugerido por la Comisión Nacional de Educación y Acreditación Universitaria en el informe final de la Evaluación Externa de la Universidad de Palermo “insistir en la apropiación, por parte de todo el personal académico, de un modelo centrado en el sujeto que aprende, con las consecuencias que esto implica en las prácticas educativas y con la madurez pedagógica necesaria como para llevar adelante procesos innovadores.” (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria, 2000:192)

Este diseño curricular permite sostener un equilibrio entre el desarrollo individual y la producción colectiva. Las nuevas situaciones problematizadoras que surgen en el campo del diseño ponen en crisis la práctica de los diseñadores que asientan su profesionalidad exclusivamente en el desempeño técnico y la actividad laboral individual. La metodología que se propone la Maestría es la de trabajo en equipo, con exposición, debate y alta participación en la elaboración grupal de las complejas realidades organizacionales en las que el diseñador interviene.

Es necesario señalar que en la actividad profesional hoy, la práctica dominante es individual, herencia de la ubicación del diseño como profesión liberal que se labraron algunos profesionales y que aún hoy persiste. Para colaborar en revertir esta situación la Maestría requiere una alta participación e intercambio grupal con la certeza que sólo un adecuado trabajo en equipo permitirá a los diseñadores abordar y resolver adecuadamente las realidades en las que debe intervenir.

El maestrando

El maestrando en el marco de este proyecto curricular debe superar tanto su experiencia como estudiante universitario como la de profesional del diseño para instalarse en una renovada condición de sujeto que aprende y que contribuye activamente en la construcción de los conocimientos.

El diseño curricular de la Maestría le exige a quienes se incorporan a la misma, que el lugar a ocupar no sea el de simple estudiante universitario ni el de profesional que desea sólo avanzar en una capacitación instrumental o técnica. Propone desde una perspectiva innovadora un mayor compromiso, una superación, un salto cualitativo respecto a las experiencias académicas e institucionales del diseño en Argentina. En ella el maestrando enriquecerá su formación para el ejercicio profesional a la par de la reflexión sobre el presente del campo profesional y académico del diseño y sus perspectivas.

Este es un proceso de alto compromiso, por la calidad de la participación que requiere en las actividades de aprendizaje, por su vinculación con los otros participantes, por su producción y por las elecciones y decisiones que deberá tomar a medida que avanza.

La organización de la Maestría reconoce, de acuerdo al análisis crítico sobre la enseñanza universitaria del diseño en Argentina, la heterogeneidad de formación de sus participantes. Si “diseñar es el encuentro entre lo deseado y lo sabido” (Zatonyi, 1993:166) el reconocimiento de la historia y las necesidades de cada maestrando es básico para este proyecto.

Este reconocimiento implica aceptar que, una parte del trayecto curricular debe ser individualizado, considerando tanto los intereses y necesidades personales como el proceso que desarrollará, en tanto sujeto que aprende, cada participante en la Maestría. Así, se revierte aquello que Tony Rusell señala críticamente sobre la actividad educativa en el diseño: “El producto, más que el proceso, es lo que tiende a influir en la elaboración de muchos programas de diseño actuales”(Rusell, 1991:30) Un emprendimiento de estas características no puede desarrollarse en una institución sin una sólida experiencia en programas educativos flexibles.

La estructura curricular propuesta permite que los diseñadores se abran a otras disciplinas, áreas y experiencias para ennriquecer el análisis y poder resolver los problemas que encara el eje Estrategia y Gestión “No se podrá enfrentar globalmente el cambio, a menos que se comprenda su naturaleza. Esto significa que hay que comprenderlo globalmente, y no solo algunos de sus aspectos.” (Ackof,1990:18)

La formación para un pensamiento estratégico en los diseñadores desarrolla la capacidad de analizar y elegir entre una diversidad de líneas de acción posibles las más apropiadas a los objetivos buscados. Una estrategia no está vinculada a una solución sino a criterios de abordaje y resolución de problemas. Zimmermann (1998a) en el análisis que realiza de la batalla de Maratón expone la importancia del pensamiento estratégico en el diseñador a través de cuatro conceptos rectores:

El fin o designio, el proyecto o diseño, los medios y la acción. “Esta perspectiva sobre la relación diseño-estrategia permite formular que es diseñador estratega todo aquel que, con independencia de la clase de designio que desea realizar, sigue un proceso de pensamiento orientado a configurar un proyecto que, valiéndose de los medios disponibles y adecuados, hace realizable dicho designio.” (1998, p.163) En el proceso de aprendizaje el momento de incorporación del diseñador a la Maestría es necesariamente individual porque reconoce el carácter diferenciado de la formación previa de cada participante.

En una estrategia de curriculum flexible, se respetan estas características individuales y con la colaboración de un tutor se diseña el trayecto personal que realizará cada maestrando a través de la elección de las actividades correspondientes al en las que participará: Cursos, seminarios, pasantías y otras ofertas curriculares que pueden ser elegidas en forma personal.

A un momento de apertura individual le corresponde otro de confluencia grupal. Es en este movimiento de aperturas y convergencias, de búsquedas individuales y producciones grupales que se asienta el diseño curricular propuesto para la Maestría.

La producción en el núcleo común Estrategia y Gestión estructura el enriquecimiento profesional de los participantes en línea con el perfil buscado: Que además de los aportes profesionales que domina a partir de su formación de grado, esté capacitado para entender las necesidades a mediano y largo plazo de una organización y crear sus diseños específicos, claramente enmarcados en objetivos estratégicos y gestionar dicha producción en el marco, interno y externo, de la organización a efectos de concretarlos para solucionar, total o parcialmente, las necesidades que dieron origen a su intervención.

La Maestría se organiza en torno a las competencias profesionales que los diseñadores deben resolver, jerarquizando el diseño como disciplina y respetando al maestrando como sujeto de aprendizaje. El ciclo completo de este proceso se puede plantear esquemáticamente en seis grandes momentos inseparables: 1. Detección de necesidades, 2. Elaboración de diagnóstico, 3. Planteo de estrategia, 4. Producción del diseño, 5. Implementación y gestión del mismo y 6. Evaluación del proceso.

A este ciclo, que excede largamente, en extensión y complejidad, el concepto de diseño - proyecto que sostiene la formación de grado, se denomina intervención, porque el diseñador interviene, para modificar con su producción, problemas. Son realidades que le anteceden y, seguramente, la sucederán después de su desempeño profesional.

En el marco de la Maestría se organizan los diseñadores en equipos de intervención, en una metodología de simulacro profesional para comprender y actuar en realidades organizacionales de mediana y alta complejidad, transformando soluciones problematizadoras en problemas. Este diseño procura la integración entre las diversas experiencias de aprendizaje que se desarrollan en la Maestría, respetando el proceso de cada uno de los maestrados a través de una propuesta curricular que permite un alto grado de individualización y acepta la diversidad de intereses y tiempos de los mismos, respetando su libertad y autonomía.

El núcleo curricular Estrategia y Gestión es un espacio de producción profesional y académica, que estimula la búsqueda de perspectivas innovadoras en el diseño. Por lo tanto no hay en el lugar para programas rígidos, soluciones dogmáticas y aplicación de normas que caracterizan el estado actual del ejercicio profesional cuya superación, como parte del proceso de aprendizaje, es uno de los objetivos de este proyecto.

En los núcleos curriculares se entremezclan la reflexión teórica, el análisis de casos, la elaboración de estrategias y la producción profesional. El estímulo a la formación teórica es sustancial, porque el enriquecimiento disciplinar, a través del aporte de otros campos, es condición del enriquecimiento de la práctica profesional.

Foro de intercambio

La Maestría organiza espacios de reflexión que, planteados en la confluencia de los núcleos curriculares se abren estimulando el intercambio entre teóricos, profesionales y profesores provenientes de diferentes disciplinas. Este espacio académico se denomina Foro y en él confluyen los diferentes actividades que se desarrollan en la Maestría.

El Foro, se constituye un espacio de convergencia y reflexión académica-profesional que estimula la participación y el debate como sucede en otros campos profesionales como las clínicas médicas. Permite evaluar la producción de los maestrados durante el ciclo académico y articular las diversas experiencias realizadas por cada maestrando. En el Foro participan simultáneamente los docentes, investigadores y profesionales que han dictado clases o coordinado talleres durante ese ciclo académico. Se estimula la reflexión y el análisis crítico de la producción, integrando la pluralidad de enfoques que coexistieron, articulando la diversidad de experiencias y estimulando la construcción de nuevos conocimientos y herramientas profesionales. Por eso los foros se realizarán al finalizar cada ciclo académico cuatrimestral.

El Foro es un espacio en el que también deben participar los responsables de la conducción del posgrado porque permite evaluar nuevas necesidades, monitorear el avance de cada cohorte e incorporar nuevas acciones que den cuenta de los conocimientos y oportunidades emergentes que surjan o se detecten durante el desarrollo de la actividad de cada ciclo académico. Así este espacio posibilitará “establecer una relación de crítica y confrontación, que evite el establecimiento de un paralizante clima de autosatisfacción y rutina, el trabajo sobre supuestos inexistentes o, por el contrario, excesivamente pragmáticos.” (Bricall, 1991:301)

Alineado con la estrategia de ubicar la enseñanza del diseño en los nuevos contextos económicos, sociales y culturales en que actuarán los profesionales que realizan la Maestría algunas de las actividades, básicamente aquellas que son de carácter electivo, trascienden el ámbito de la facultad y la universidad y se incorporan curricularmente bajo la forma de pasantías en empresas e instituciones, cursado de asignaturas en otras Universidades y realización de trabajos de investigación. Se estimulará la participación en los eventos temporalmente efímeros como congresos, muestras y conferencias de importancia para la formación de los maestrandos.

Cada maestrando, como sujeto que aprende, confluye en el Foro que concentra como cierre de cada ciclo académico, aquello que sucede en todo el trayecto curricular como el momento de explicitación de situaciones novedosas, conflictivas y de incertidumbre, que permiten reflexionar críticamente sobre el diseño como profesión y disciplina en forma integral. El Foro, momento curricular de encuentro, reflexión compartida e intercambio, se enriquece gracias al aporte simultáneo de profesionales de diversos campos que, garantizan una composición heterogénea del claustro académico.

La estructura curricular flexible, que permite talleres, seminarios, pasantías, tutorías y foros es la adecuada para integrar productivamente formaciones diversas, condición necesaria para el enriquecimiento profesional y disciplinar de los maestrandos, objetivo central de este emprendimiento. Esta organización curricular abierta puede parecer, para los maestrandos, en un primer momento dispersa y dificultosa para transitar, por su experiencia previa en universidades argentinas que no ofrecen currículas flexibles a nivel de grado.

Están formados en una cultura curricular rígida, organizada en torno a asignaturas, anuales o cuatrimestrales, con un equipo docente fijo desde el principio al fin del dictado de las mismas. Esto es muy significativo en el desarrollo curricular de la carrera de Diseño Gráfico en la UBA, que como ya se observó, reúne la mayor cantidad de estudiantes de diseño de nuestro país. En esta carrera cuando el estudiante al ingresar, elige una cátedra troncal que cursará con el mismo docente titular a lo largo de toda la carrera, cerrando la posibilidad de enriquecer su formación a través de la participación en diferentes cátedras y diversas experiencias formativas.

Previendo el impacto que en cada maestrando producirá el cambio de una cultura curricular rígida a otra flexible es necesario organizar un equipo de tutores y que trabaje con los maestrandos desde su acercamiento a la Maestría, durante su tránsito por la misma y hasta su egreso. La figura del tutor en la estructura de la Maestría es muy necesaria para evaluar los antecedentes académicos-profesionales de cada postulante, su nivel de reflexión sobre las problemáticas del diseño, sus aspiraciones y su compromiso para incorporarse activamente al proyecto respetando sus características.

Para un adecuado contacto previo se requiere elaborar las herramientas adecuadas: Guías de entrevista, cuestionarios, evaluación y análisis de portfolio. Este último es un recurso de gran valor, escasamente empleado en el país pero de gran utilidad para el acceso a Maestrías en este campo en Universidades del exterior.

El portfolio reúne, a criterio de su autor, los mejores trabajos realizados en su vida académica y/o profesional y permite evaluar en forma documentada el nivel de desarrollo alcanzado por el aspirante a la Maestría.

El portfolio, como los otros elementos que intervienen en el proceso de orientación, admisión e incorporación permite, además, delinear la composición del grupo de maestrandos de cada cohorte. El análisis del portfolio no debe ser realizado por un solo tutor, debe convocarse a otros miembros del claustro académico a efectos de poder evaluarlo en su totalidad, complejidad y riqueza. El objetivo del análisis del portfolio es observar el nivel de trabajos alcanzado y, simultáneamente, la secuencia de los mismos a través de los que se pueda analizar la madurez profesional del maestrando para analizar si la orientación de la Maestría es la adecuada para sus intereses y formación.

Al instalarse la Maestría como una propuesta innovadora en nuestro país, desconocida por todos -o la mayoría- de los aspirantes, la orientación es más que un momento, es un proceso de profundo compromiso entre el equipo de tutores y los maestrandos.

Es tarea del equipo de tutores informar y explicar las características, los alcances y la metodología de la Maestría, porque los aspirantes que provienen de trayectos universitarios en el país no tienen una experiencia y formación académica para comprender inmediatamente los alcances de este diseño curricular y, por sobre todo, el rol y el compromiso que, como maestrandos, se espera de ellos, durante el desarrollo del mismo.

En esta propuesta curricular, de carácter polifónico, que plantea una amplia incorporación de docentes y profesionales con diversa formación y en diferentes acciones adquiere importancia el rol de los tutores que con formación de posgrado, conocimiento de la institución y profundo compromiso con el proyecto tendrán una actividad estable y permanente, que se diferencia y se complementa con la presencia episódica de quienes dicten los seminarios, talleres y demás actividades curriculares.

Con la organización propuesta de la Maestría se requiere construir un equipo académico que coordine el desarrollo de todas y cada una de las actividades que se realicen dentro de las mismas. Los coordinadores, presentes siempre en el aula, acompañan el proceso de formación de los maestrandos y desarrollan algunos temas en línea con los objetivos de la Maestría, colaboran con el trabajo bibliográfico, presentan los profesionales y académicos invitados y analizan el aporte de cada uno de ellos, detectando necesidades grupales e individuales y proponiendo actividades para resolverlas adecuadamente. Así se conforma un equipo de coordinación académica de la Maestría que depende de la dirección de la misma y está integrado por los tutores y los coordinadores de área.

Como la Maestría se instala en un campo de desarrollo y exploración profesional no cubierto, los docentes, académicos y profesionales convocados para realizar actividades de enseñanza, tratarán necesariamente parcialidades, dado que la problemática donde se instala no reconoce la existencia de profesionales y docentes que la puedan cubrir en su totalidad. Esta es precisamente una de las razones de creación de la misma.

Así, el riesgo de la fragmentación y dispersión se soluciona con el aporte integrador de los coordinadores de área. El trabajo conjunto de tutores y coordinadores, resuelve la atención personalizada que requiere una currícula flexible de estas características para enriquecer el proceso de aprendizaje en sus aspectos individuales y grupales.


Proyecto Maestría en Diseño. fue publicado de la página 46 a página53 en Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº21

ver detalle e índice del libro