Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº57 >
  4. Docente: Rony Keselman

Docente: Rony Keselman

Keselman, Rony [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº57

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº57

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2013 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2013

Año X, Vol. 57, Noviembre 2013, Buenos Aires, Argentina | 134 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract del docente

Como todos los años, este maravilloso proyecto nos permite investigar, recordar, homenajear, conocer y compartir las historias de nuestras familias. Familias singulares y universales a la vez. Llenas de gestos, de alegrías y pesares tan comunes a todos nosotros. Más allá de los objetivos teórico prácticos que aborda este trabajo final, la elaboración del mismo y su presentación por capítulos en clase nos permite participar y bucear en diferentes culturas, hábitos, ciudades, pueblos, tradiciones, personajes sumergidos en historias de vida que muchas veces parecen salidos de cuentos maravillosos o de guiones fantásticos. Así, casi sin darnos cuenta, comenzamos a intimar, a interpretar, a distinguir y diferenciar el complejo mecanismo de las relaciones humanas puestas en juego permanente debido a los vaivenes que imponen el tiempo y lugar en donde nos ha tocado en suerte nacer, crecer y desarrollarnos.

La familia como una entidad que se perpetúa y subsiste pese a los avatares y los giros sorpresivos que le depara el destino. Es emocionante ver como año tras año vuelven a surgir los arquetipos y vivencias comunes a toda la humanidad: los abuelos, los padres, primos y hermanos; las guerras, los sabores, los aromas, los colores, los juegos de la infancia, los nacimientos, las muertes y ausencias, los conjuros y las traiciones. Los oficiosos, los sueños y las decepciones. Los encuentros y las pérdidas, los secretos, las fábulas; las fotos y documentos que atestiguan antiguos hechos. El hogar que se construye y el que se abandona. Las necesidades económicas y espirituales. “La historia de la familia” se constituye gradualmente en un efectivo trabajo de comunicación oral y escrita, en un diálogo interior que cada alumno realiza con su propio pasado y su respectivo linaje histórico cultural y, paralelamente, en intercambio grupal y colectivo de usos y costumbres globales. Creo que podemos resumir su finalidad humana en la acción contundente de iluminar el fin de este camino esclareciendo en mayor o menor medida la comprensión, la visión de donde venimos y hacia donde vamos.

Producción de los estudiantes

El nacimiento

Micaela Inés Zonta

Gustavo era tornero, llevaba una vida normal y feliz junto a su mujer y sus dos hijos, hasta que una tarde del año 1999, sufrió inesperadamente un accidente cerebro vascular, conocido normalmente como ACV.

Este hecho, inesperado por cierto, causó infinitos estados en mi familia, pasando por el miedo y la desesperación de no saber que podría suceder.

Los días pasaban, y él, debido al incidente, entró en un estado de coma que duró 18 largos y duros días.

Con el paso de los mismos y el amor de su madre y sus hermanas que no lo abandonaron en ningún aspecto, Gustavo da los primeros signos vitales, comienza a moverse, causando una conmoción muy fuerte en su entorno familiar.

Con mucho esfuerzo y dedicación por parte de su madre y sus dos hermanas, luchando con los contratiempos que imponía su mujer, comienza una etapa larga de recuperación.

Aprender a leer, escribir y caminar, pasando también por un geriátrico con sólo 40 años.

Hoy, Gustavo lleva una vida normal junto a su madre, sus hermanas y su sobrina, conviviendo con el dolor de no poder comunicarse ni ver a sus hijos. Pero a pesar de todo, los médicos que lo ven consideran que su evolución y recuperación, fue un milagro.

(Ver trabajo completo en p. 91)

La vida ante todo

Solana Trybiarz

La historia que voy a contar, es acerca de mi abuelo paterno Fiszel (Felipe) Trybiarz (1918-2006), quien tuvo que emigrar a los 19 años de Byalistok, Polonia hacia la Argentina, debido a la persecución nazi contra los judíos, previo a la Segunda Guerra mundial. Arribó al país con su hermano mayor, Lázaro en marzo de 1938, y se dirigieron directamente al barrio de Villa Lynch, debido a que su familia poseía pequeñas empresas textiles en su país de origen. Intentaron luego, traer a sus padres y a su hermanita al país, pero las trabas inmigratorias lo impidieron y todos ellos fueron asesinados por los nazis.

Felipe perdió a toda la familia que quedo en Polonia y a su hermano a los pocos años de llegar a la Argentina ya que falleció de cáncer muy joven. A pesar de esto, y sin conocer absolutamente el idioma castellano, se abrió paso y consolido una familia que hoy en día cuenta con tres hijos, siete nietos y tres bisnietos, los cuales forman un grupo unido gracias a su permanente prédica.

Mi abuelo, Felipe Trybiarz poco tiempo antes de fallecer, dejo esta historia por escrito en un libro titulado: Villa Lynch en Silencio. Y es por este motivo que hoy cuento con la documentación necesaria, precisa y detallada, para realizar este trabajo práctico.

Nogarido N°6

Candela García Rico

El mundo fantástico de los niños es intocable, hasta cuando las responsabilidades y necesidades abundan.

Ésta es la historia de Carmen, una niña nacida en España durante una posguerra sumida en la más mísera pobreza y malestar social, llena de hambre y dolor, quien con tan solo 12 años debió asumir una adultez prematura y llevar a cabo actividades laborales para mantener el funcionamiento de su familia y así convertirse –según palabras de su propia madreen “el hombre de la casa”.

La historia narra el mundo interno de la niña: sus juegos, pensamientos, travesuras, caminos, como también escenas de amor, su deseo de acceder a la educación y el deseo siempre presente de marcharse de su pueblo, para poder progresar y llevar consigo a sus padres, y hermanos.

Hoy Carmen Corbelle, mi abuela, reside en Buenos Aires. Y con sus más profundos sentimientos, se dispone a expresarme todas las sensaciones vividas, los recuerdos, olores, paisajes y costumbres que constituyen su historia personal.

Logrando con su experiencia un relato histórico y atrapante.

Volver a empezar

Nadia Yael Blomberg

Esta historia nos relata lo que le sucedió a la familia Domínguez por boca de un personaje llamado Mireya. Comenzó el martes 2 de Abril por la tarde y aún no ha terminado. Como tantas historias de tantas familias, que por un sin fin de razones, más allá de las meteorológicas, sufrieron la inundación de sus hogares en la ciudad de La Plata.

La casa de los Domínguez está en el Barrio Salud, cerca de Villa Elvira. Allí viven Mireya y Juan Carlos, los dos son jubilados.

Tienen cuatro hijos varones, todos ellos casados.

Nos describe como los sorprendió el agua, lo que fueron viviendo paso a paso, mientras veían que su tranquilidad, sus bienes materiales, sus olores y hasta esa factura que no encontraban, flotaban, estando ella parada en medio de su living.

Mireya nos relata también las vivencias de sus vecinos que perdieron seres queridos y otros que hasta la fecha no han podido regresar a sus hogares. Es una historia de pérdida pero también de solidaridad comunal.

Por esto, y a pesar de que su salud se vio afectada, Mireya piensa que los Domínguez son afortunados. Sus hijos se encuentran abocados a la tarea de rearmar y repararlo todo. Y como nos dice Juan Carlos: “tratando de ponerle humor a tantas desgracias y tanta angustia: ¡Después de todo, la casa ya necesitaba una mano de pintura!” (Ver trabajo completo en p. 94)

Desde el rancho

Vanessa Orozco Giraldo

Se vivía una situación difícil en Colombia hacia 1940. La guerra entre liberales y conservadores era cada vez más ambiciosa y se cobraba un sinnúmero de vidas. Bucaramanga, al noroeste Colombiano, era una ciudad pacifica, mucho más tranquila que el resto del país que ardía a tiros y machetazos.

Ahí vivía una familia liderada por dos mujeres: Doña Dora, una viuda de unos 40 años y su hija Rosa, divorciada, hacia ya algún tiempo, y sus cinco niños.

Las dos se enfrentaban a una Colombia extremadamente conservadora y machista donde el hecho de ser madre soltera cerraba puertas e imposibilitaba cualquier opción de ascenso social y económico. Por esta razón, estas dos mujeres se vieron obligadas a recurrir a medios ilícitos de subsistencia, implicando en ello la complicidad y colaboración de toda la familia con el fin de mantener la prosperidad y la continuidad del negocio. Todos en casa terminaron involucrados en la fabricación y venta clandestina de una bebida alcohólica nacional, el guarapo, que había sido prohibida con la intensión de acabar con todos los malos hábitos indígenas y dar paso a una nueva Colombia, una que pregonaba progreso y civilización, al estilo europeo.

Volver a sonreír

María Agustina Moro

Esta es la historia de vida de mi abuela materna.

Mi bisabuelo, Sebastián llegó desde Italia y se radicó en un pueblito de Santa Fe. Formó familia con Margarita y tuvieron tres hijos, Carmén, Renato y mi abuela Ana María.

Se dedicó a la agricultura y creció mucho económicamente.

Él viajaba frecuentemente a Italia, esto llevó a su mujer a una gran depresión que terminó con su vida.

Los tres hermanos quedaron al cuidado de vecinos mientras mi bisabuelo viajó nuevamente a Italia. Pero esta vez volvió acompañado de Francisca, hermana de Margarita, con quien mantenía una relación a distancia.

Francisca y Sebastián se casaron y tuvieron cuatros hijos.

Mi abuela se encargaba de cuidar a sus hermano porque era la mayor, los ayudaba en las tareas del colegio y les lavaba la ropa. También le tocaba hacer duros trabajos en el campo. Así creció con lujos materiales pero con falta de afecto.

Después conoció a quien fue mi abuelo y aunque le impedían esa relación se escaparon juntos.

Luego comenzaron una nueva vida, se casaron y tuvieron dos hijos.

Lamentablemente, el Parkinson arrasó con su vida y no reconoce a nadie, solamente pronuncia ciertas palabras que hacen suponer la remontan a su triste infancia.

No cualquier abuelo del barrio

Francisco Longo

Héctor Longo, el padre de mi padre, mi abuelo, uno de los personajes típicos que marcaron historia en el norte de la Patagonia, más precisamente en la Comarca, compuesta por el pueblo de Viedma y Patagones, separados por el Río Negro y unidos en aquel entonces, por el único puente llamado Villarino.

Fue el dueño de anécdotas muy curiosas y divertidas, que con el paso del tiempo, se encargo de hacer partícipes de ellas, a cada uno de sus nietos, dejándonos maravillados y orgullosos de que él sea nuestro abuelo.

Plasmaré algunas de esas historias, dejando en claro el valor de la humildad y del esfuerzo de mi abuelo por superarse pese a la condición social y económica, con la que desembarco de aquel barco proveniente de Europa, con sus padres y hermanos, cuando era tan solo un niño.

Este cuento habla de sus raíces, el compañerismo que tuvo con su padre, y la ayuda que le brindó de pequeño. Y también narraré su historia con el ejército. Como fue que a causa de un sorteo, inició una etapa muy importante de su vida, la cual lo condujo a un cargo ejemplar, como así también ser coronado como un verdadero héroe. El primer encuentro con Fanny, mi abuela. Y la gran compañía que le brindó mi padre, su único hijo varón.

Un amor, un dolor y una esperanza

María Juliana Blanc

Fue el 7 de diciembre de 2008, en la Ciudad de San Salvador, Entre Ríos, cuando un trágico suceso marcó un antes y un después en la historia de la familia Luros, integrada por Camila, Sebastián y su hijo Manuel, quienes poseían un pequeño campo, con un ganado reducido pero suficiente como para vivir cómodamente.

Una mañana, Manuel despertó y encontró a su padre preparándose para ir al campo. Al verlo insistió en acompañarlo. El padre, gustoso, decidió llevarlo.

Llegaron a destino y se dirigieron al tractor para poder recorrer la siembra. Todo trascurría con normalidad cuando inesperadamente una turbulencia en el andar del tractor provoca la desestabilización del niño que cae de frente, contra el suelo y es arrollado por el mismo.

Sebastián descendió rápidamente tratando de socorrerlo pero al percibir que lo inesperado estaba sucediendo, solo pudo gritar desesperadamente. José, un veterinario, fue en su auxilio y al instante supo que nada podría hacerse para cambiar la dura realidad, sólo quedaba llamar a una ambulancia para que trasladaran al pequeño.

El velatorio fue breve pero no por eso menos doloroso, concurrió prácticamente toda la ciudad, la que no solo acompañó a la familia en ese duro momento sino también en el camino al entierro.


Docente: Rony Keselman fue publicado de la página 48 a página50 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº57

ver detalle e índice del libro