1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº17 >
  4. Construir argumentos como estrategia educativa

Construir argumentos como estrategia educativa

Peñaranda, Lourdes; Rodriguez, Laura

Actas de Diseño Nº17

Actas de Diseño Nº17

ISSN: 1850-2032

IX Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” V Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Comunicaciones Académicas

Año IX, Vol. 17, Julio 2014, Buenos Aires, Argentina | 256 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El objetivo de este trabajo es el de comunicar los resultados de una estrategia pedagógica implementada en el proceso de diseño de arquitectura, que busca consolidar el posicionamiento del estudiante ante su propuesta mientras encuentra la especificidad de su pensamiento al construir argumentos que se transforman en su proyecto, al tiempo que permite establecer el diálogo y pensamiento crítico entre los estudiantes y profesores.

Debe quedar claramente establecido que el objetivo no es simplemente establecer argumentos por el puro hecho de fundar opiniones de una forma nueva o de establecer una disputa o discusión infructífera, definiciones con la que usualmente se asocia el termino argumentar. Se trata en este caso de entender que, como lo señala Anthony Weston (2001-6): “un argumento es un medio para indagar”.

1. Argumentar como forma de investigación

La disciplina de la arquitectura ha estado siempre suspendida entre métodos científicos y humanísticos, entre la práctica y la teoría. El taller de diseño en la mayoría de los casos es visto como el lugar para ejercer los conocimientos prácticos, para ejecutar; sin embargo, en lugar de facilitar el camino a través de la sistematización del proceso de diseño, proponemos estrategias educacionales que obliguen al estudiante a reflexionar y reaccionar positiva y emergentemente para así determinar su propio proceso a través de la construcción de argumentos ejecutando la práctica a partir de un pensamiento razonado. Así, la metodología propuesta se basa en, aprehender más que en aprender, tratando de: a) destacar nuevas posibilidades de los métodos de diseño, b) desarrollar habilidades para comunicar el proceso de diseño y no sólo el resultado final, c) establecer la investigación como la fuente básica de generación de expresiones formales basadas en un concepto de diseño completamente justificado. Vale esclarecer la diferencia de los términos, utilizamos aprehender en lugar de aprender ya que el último de los vocablos simplemente alude a la adquisición de conocimientos, mientras que el primero implica asirse de esos conocimientos.

2. Explorar la cuestión: búsqueda de argumentos

Antes de proyectar a través de argumentos es necesario examinar el estado de la cuestión para poder determinar diferentes posiciones sobre un tema específico. El objetivo principal del ejercicio preparatorio es iniciar a los estudiantes sobre el tema a desarrollar a través del estudio de referentes, generalmente maestros de la arquitectura moderna y contemporánea, para que rápidamente amplíen su bagaje arquitectónico y desarrollen un contexto base que posibilitará a los estudiantes implementar posteriormente diferentes estrategias de diseño a partir de la construcción de sus propios argumentos.

Al explorar la cuestión, haciendo uso de silogismos hipotéticos que le permitan establecer argumentos deductivos, el estudiante encontrará diferentes posiciones a favor y en contra del arquitecto y la obra de arquitectura estudiada, igualmente encontrará relaciones y diferencias entre su obra de estudio y las de los otros estudiantes. Como señala Weston (2006: 43) “… el silogismo hipotético puede ser usado de esta manera para explicar las conexiones entre causas y efectos. También puede ser usado para examinar las posibles conexiones que puede haber en los casos donde no está seguro que haya una conexión”.

En esta fase los estudiantes recopilan, registran y descubren teorías y testimonios en imágenes y textos de autoridades reconocidas sobre el tema y casos o ejemplos relevantes a la cuestión. Al final de este proceso inicial de análisis el estudiante debe presentar su opinión argumentada donde concluye explicando y calificando al arquitecto y la obra estudiada, estableciendo lo que considera las virtudes y debilidades de un determinado pensamiento y quehacer arquitectónico.

3. Explicar el compromiso: fortalecimiento del argumento

El estudiante debe ejercitar el proceso de argumentación y persuasión comenzando por aclarar la importancia del tema que está tratando, para luego concentrarse en el desarrollo del argumento que sostiene su propuesta, debe demostrar que su argumento podría llegar a convertirse en proyecto. Así, y siguiendo el modelo de argumento de Stephen Toulmin cuyas categorías son: tesis, evidencia, garantías, soportes, objeción y calificativo (2003), se induce al estudiante a que comience con el planteamiento de su tema, tesis o un argumento que se propone para ser aceptado por los demás. Seguidamente el estudiante debe presentar la evidencia que recolectó en el ejercicio preparatorio que sustentan su argumento a través de hechos y datos, para posteriormente justificar la relevancia de la evidencia a través de garantías que ilegitimicen la información con soportes que aseguren que estas garantías sean fidedignas. Se promueve con esta estrategia la iniciación en la disciplina de la investigación, al requerir que el estudiante presente la fuente y localización de la información.

Finalmente llegamos al calificativo modal a través del cual el estudiante especifica la fuerza de su argumento y el convencimiento de su aseveración, que posteriormente se convertirá en proyecto.

4. Desarrollar el proyecto: construir con argumentos

Luego de haber explorado la cuestión y de haber explicado el compromiso, ahora sólo queda terminar el proyecto. Lo que se busca en esta fase es, materializar de la manera más precisa posible la propuesta de diseño de acuerdo con los planteamientos previamente establecidos y posibilitados por el calificativo modal.

Desde la implantación en el sitio, la concepción del espacio hasta el más mínimo de los detalles, deben materializarse de manera acorde con las ideas establecidas por el argumento. El estudiante debe explicar con la mayor claridad posible como estos se relacionan entre si y como fundamentan el resultado final, es decir, el estudiante debe esclarecer qué está construyendo y cómo lo está haciendo, y ese cómo debe estar en total concordancia con su argumento inicial.

En el caso del ejemplo del taller de diseño MGL+PR1 realizado en el segundo año que mostramos, Casa cómplice corresponde a ese calificativo modal que se comprueba en el desarrollo del proyecto, esto es cuando el argumento o tesis inicial se materializa arquitectónicamente. Así, la propuesta se propone ser cómplice del entorno asumiendo sus colores, para categorizar sus componentes en planos proyectores horizontales en amarillo y planos detentores verticales en rojo. Es a partir de estos planos que la nueva vivienda encuentra sentido, los espacios y el programa se disponen a partir de espacios recíprocos a merced de la intencional complicidad entre sus planos. La vivienda se hace cómplice no solo de su contexto sino que también plantea esa complicidad desde su propio espacio interior.

Conclusiones

“El objetivo de estos estudios es traer problemas, no solucionarlos; para llamar la atención hacia un campo de cuestionamientos, más que sólo contemplarlo; y para provocar la discusión, más que servir como un tratado sistemático” (Stephen Toulmin).

Uno de los mayores logros que hemos obtenido bajo esta metodología de enseñanza-aprendizaje es el desarrollo de la capacidad de entendimiento y empleo del razonamiento lógico que los estudiantes alcanzan en referencia al proceso de diseño, así como la concienciación sobre las particularidades de sus propios procesos. Un proceso de diseño que surge a partir de la organización de las ideas, obteniendo resultados que demuestran que los estudiantes logran: evitar ser dispersos, demuestran conocimiento y credibilidad al desarrollar el pensamiento crítico y la capacidad de ofrecer una clara explicación de cada componente de su propuesta. De esta manera, los futuros arquitectos pueden explorar nuevas posibilidades arquitectónicas que se producen desde el principio de sus carreras.

Sin embargo, dentro de los inconvenientes en este tipo de metodologías, en las que la atención para con el alumno es completamente individualizada, encontramos que se requiere trabajar con una ratio reducida, además de ser mucho más exigente con el docente, ya que no se desarrolla un solo ejercicio, sino tantos ejercicios como alumnos atiendan al taller. Asimismo, la evaluación de cada estudiante es igualmente individualizada y se pondera según la fidelidad y firmeza con la que éste desarrolló y proyectó su argumento.

Esta aproximación metodológica, por muy básica que parezca, introduce cambios cualitativos considerables a la profesión arquitectónica, y por consiguiente en nuestro ambiente construido también. Se trata de una aproximación que se complejiza y adquiere personalidad propia en manos de cada uno de los docentes en conjunción con los estudiantes, y es en la relación entre ambos que esta aproximación se fortalece. La aplicación del método no es predecible, por el contrario, su desarrollo es completamente inesperado, como sucede con la arquitectura, la cual no deja de sorprendernos a diario, por tanto su proceso de diseño debe permitir el espacio de la sorpresa, de la misma manera como el proceso de enseñanza-aprendizaje de la arquitectura debe permitir sorprendernos.

Notas

1. Es necesario hacer un paréntesis para aclarar que el taller MGL+PR fue creado en 1995 como unidad docente en la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Zulia (LUZ, Venezuela), en una época donde los profesores se agrupaban de acuerdo a su afinidad con respecto a la manera de hacer arquitectura escudándose en diferentes corrientes o ideologías arquitectónicas específicas. En este caso el nombre MGL+PR responde a las iniciales de sus integrantes, de esta manera se evitaba ser reconocido bajo una tendencia específica, porque lo que se buscaba era reafirmar las particularidades y especificidades de pensamiento de cada uno de los integrantes donde el diálogo argumental se convierte en su fuerza motora.

Referencias bibliográficas

Toulmin, S. (2003). The Uses of Arguments, New York: Cambridge University Press.

Weston, A. (2001). Las claves de la argumentación, Barcelona: Ariel.

Abstract:

This paper presents the experience of an experimental teaching strategy based on the construction of arguments as architectural design process. The methodology is based on, rather than learning apprehend, to establish research as the source of formal expressions based on a justified design argument.

Key words:

Process Design - Research - Plot - Pedagogical strategy - Architecture - Research.

Resumo:

Este trabalho apresenta a experiência de uma estratégia pedagógica experimental baseada na construção de argumentos como processo de design de arquitetura. A metodologia se baseia em compreender mais que em aprender, para estabelecer a pesquisa como a fonte geradora de expressões formais baseadas num argumento de design justificado.

Palavras chave:

Processo de design - Pesquisa - Argumento - Arquitetura - Estrategia pedagógica.

(*) Lourdes Peñaranda.

Profesora e Investigadora de la Universidad del Zulia. Arquitecto en 1990 de la Universidad del Zulia, Venezuela y Magíster en Arquitectura del Paisaje en 1993 en RISD, recibiendo el Merit Award por la ASLA en Providence, USA. Especialización en Gestión Urbana en la Universidad del Zulia (2000). Master La cultura de la Metrópolis en la UPC, Barcelona, España (1999) ºobteniendo en 2011 el Titulo de Doctor en Arquitectura en la misma Universidad. Su tesis doctoral fue premiada en la VIII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo 2012 en Cádiz, España. Laura Rodríguez. Profesora Agregado de la Universidad del Zulia, adscrita al Departamento de Teoría y Práctica del Diseño desde 2000. Obtuvo el título de arquitecto en 1998 y en el 2007 culmina la Maestría en Arquitectura, Mención Computación en la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia.

(**) El presente escrito fue presentado como conferencia dentro del Tercer Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño (2012). Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo, Buenos Aires, Argentina.


Construir argumentos como estrategia educativa fue publicado de la página 212 a página214 en Actas de Diseño Nº17

ver detalle e índice del libro