1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº97 >
  4. Nuevas tecnologías como medio de compra y venta

Nuevas tecnologías como medio de compra y venta

Peyloubet, María

(Taller de comunicación I. Docente: Florencia Diniello)

Escritos en la Facultad Nº97

Escritos en la Facultad Nº97

ISSN: 1669-2306

Marea Digital Ensayos de estudiantes DC sobre negocios, comunicación y tendencias en el mundo digital

Año X, Vol. 97, Julio 2014, Buenos Aires, Argentina | 92 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: Es sabido que con el avance de la tecnología muchas costumbres sociales han cambiado. Una de ellas es la forma en que se comunican e interactúan los seres humanos. Otra es la metodología de compra/venta y la publicidad. Hoy en día, el principal mediador entre una marca y el consumidor es Internet y las redes sociales. 

Está estudiado también que, con el sistema global de comunicación, las personas se mueven menos, teniendo la mayoría de sus necesidades secundarias al alcance de la mano. Por este motivo, las empresas comenzaron a replantearse algunas estrategias de venta que venían utilizando con el fin de acompañar este gran cambio que se instaló en la sociedad del siglo XXI. 

Desarrollo 
Como bien dijo Aristóteles, “El hombre es un ser sociable por naturaleza”, pues para satisfacer sus exigencias físicas y espirituales necesita vivir en sociedad. Esto sirve como ejemplo al momento de darle un significado a las famosas redes sociales, las cuales producen, a través de Internet, un intercambio dinámico entre personas, grupos e instituciones que comparten gustos o preferencias entre sí. 
Primero, en el año 2000/2001, surgieron los primeros sitios que se basaban en formar grupos de amigos con un interés común. Estos eran conocidos con el nombre de Space, Friendster, Tribe, entre otros. Más tarde llega el popular y conocido Facebook, que fue creado por un alumno de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, con el objetivo de que todos los alumnos de dicho establecimiento, pudieran interactuar entre sí, mediante la red. Fue tal la popularidad y la productividad de este programa, que se expandió por todo el mundo y actualmente está en pleno auge y es la red social número uno. Otra de las redes que no hay que desmerecer es Twitter, que en poco tiempo se ha transformado en un “factor clave para hacer negocios y ganar mayor credibilidad con los consumidores”. (Gil Melchor y Méndez López, 2013). 
Ahora bien, estas nuevas redes eran al principio utilizadas como medio de comunicación personal, pero como se dijo anteriormente, las empresas comenzaron a recurrir a ellas como medio de venta o promoción. Los clientes pueden tener lo que quieren, cuando quieren, en cualquier momento y en cualquier lugar. Este es una clara consecuencia del avance tecnológico, de Internet y las redes sociales. No es ningún secreto que el teléfono móvil está revolucionando la manera en que la gente compra y paga, convirtiéndose en el nexo digital de la vida de los consumidores.

Según eBay, los consumidores gastan más dinero a través de su tableta que por la computadora. Según los datos que aporto Steve Yankovich, VP Innovación de eBay, Venden 634 US$ por segundo, lo que equivale a 54 millones de US$ por día a través de dispositivos móviles. (…) En 2012 eBay facturo mediante este medio 13.000 millones US$ y tienen como objetivo 20.000 millones de dólares para este año. (…) Se han realizado más de 130 millones de descargas entre sus 9 aplicaciones, y venden a través de ellas 10.000 vehículos cada semana, o 164 piezas de ropa, accesorios o zapatos por minuto. 
El teléfono móvil no solo es un nuevo canal de venta sino que aporta una nueva experiencia de usuario que hace mucho más atractiva la compra. (Sánchez, 2013).

Sin lugar a duda, el impacto de la tecnología móvil y el simple hecho de que los potenciales clientes estén conectados a la red con tanta frecuencia es una gran oportunidad para los comerciantes de cualquier tipo de producto, ya que pueden atraerlos mediante este medio sabiendo que de alguna forma, y desde algún lugar, el mensaje va a ser recibido. 
Las aplicaciones y las nuevas tecnologías de reconocimiento de imágenes y códigos de barras fueron indispensables para generar estas nuevas experiencias de compra y venta, que cada vez son más personalizadas. 
Un buen ejemplo es el proyecto lanzado en 2009 por la marca exclusiva Tommy Hilfiger, con una aplicación móvil que potencia el engagement y las compras en sus tiendas. Los compradores pueden navegar por la colección completa de esta marca, marcar sus artículos favoritos; a veces, el producto que buscan no está en el local pero sí en la tienda online, si un artículo está fuera de stock, los clientes pueden inscribirse para reservarlo, y pueden recibir ofertas específicas a sus teléfonos móviles. (Sánchez, 2013). 
Comprar por Internet se ha popularizado por varias razones y favorece tanto al cliente como a la empresa o entidad vendedora. 
A nivel de cliente, le abrió la posibilidad de acceder a un inmenso número de productos que antes resultaban inalcanzables por razones de distancia, visibilidad o disponibilidad. Asimismo, la compra en línea permite al usuario tener privacidad de sus compras y enviar las mismas a lugares remotos. También, la Web tiene la capacidad de comprar por categoría de productos, precios, ofertas, etc., lo que permite a su vez comparar la calidad de productos de la misma categoría al incluir comentarios de compradores y ratings de vendedores. (IAB Perú, 2013). 
Otra virtud de la tienda online, es que pueden ofrecer catálogos completos y proporcionar actualización y rotación de stock en tiempo real, que hace que las compras sean más dinámicas y a su vez, puedan proporcionar ofertas de determinados productos por tiempo limitado. 
Por último, se toma en cuenta la variedad de opciones de pago como por ejemplo, depósito en cuenta del vendedor, PayPal, SafetyPay, Tarjetas de Crédito, de Débito, pago contra entrega, etc., considerando que el cliente tiene más opciones que en el local físico. 
A nivel empresa, la misma se favorece en varios aspectos. La Web le ofrece la posibilidad de participar de un mercado interactivo, en el que los costos de distribución o ventas tienden a cero. También, pueden utilizar este medio (de hecho actualmente la mayoría de las empresas lo hacen) para informar a los clientes sobre la compañía por fuera de los que son sus productos o servicios, facilitando las relaciones comerciales y generando un vínculo más directo con el consumidor ya que están disponibles las 24 horas. El uso de Internet a nivel empresarial, reduce errores, tiempo y sobrecostos en el tratamiento de la información, facilita la creación de mercados y segmentos nuevos especialmente en los geográficamente remotos. (Wikipedia, 2013). 
Finalmente, si dicho medio es bien utilizado y se le brinda la posibilidad al cliente de plantear inquietudes, levantar requerimientos o simplemente hacer comentarios en relación a los productos o servicios, y si los mismos son debidamente procesados, se puede crear un elemento importante para lograr la fidelización de los clientes y que vuelvan a comprar. Retomando las redes sociales, las mismas se han convertido en una herramienta cada vez más importante para el comercio electrónico. Es tal la efectividad, que según Llorenc Palomas “si querés vender productos por Internet, figurar en alguna de estas redes es prácticamente una obligación”. (2013). 
La relación entre las redes sociales y el e-commerce (comercio online) no deja de afianzarse día a día. Según un estudio reciente realizado en España, el 49% de los compradores online utiliza las redes sociales para informarse antes de adquirir un producto o servicio. 
Pero como todo, comprar por Internet tiene sus desventajas: puede resultar inseguro ya que no se conoce a la persona con la cual se efectúa la compra, lo que puede ser muy negativo para el negocio. Puede haber errores en la comunicación, por ejemplo dando una cuenta bancaria incorrecta la plata del comprador nunca llega a destino y puede generar un conflicto grave. La conexión entre las dos partes al momento de efectuar la compra depende de Internet, y si por algún motivo esto falla se puede retrasar toda la operación. El producto puede no resultar como se lo esperaba ya que nunca se interactúa de forma directa con el mismo, y no se puede conocer la calidad del producto antes de comprarlo. 
Y en cuanto al uso de la red social como medio de venta: los comentarios negativos generados en la red pueden dar mala imagen al negocio. Los empleados pueden abusar de estas plataformas o usarlas con fines no profesionales. Los mensajes no pueden ser muy extensos y se tienen que abreviar demasiado. El ruido que se genera dentro de las redes puede ser excesivo por lo que es muy difícil mantener a un público fiel. Y por último, algunos usuarios se dedican a hacer SPAM. 
En Argentina, el comercio online crece pero de forma más lenta. En este país, la gente tiende a tener más miedo a ser víctima de un fraude o, peor aún, robo de identidad. No obstante, el crecimiento de las ventas vía Web es notorio en este último tiempo. 
Una encuesta realizada por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico este año dejó asentado que el 84.4% de los argentinos, mayormente menores de 49 años, realizó compras online, mientras que el 15.6% nunca lo hizo. El 28.2%, en su mayoría hombres, compra con una frecuencia mensual, el 28.6% lo hace ocasionalmente, el 13.0% quincenalmente, el 10.7% trimestralmente, el 10.1% una vez al año y el 8.8% semanalmente. 
También se les preguntó qué es lo que compran por Internet, y los resultados fueron los siguientes: el 41.6% elige productos electrónicos, el 34.7% entradas para espectáculos, el 28.2% viajes y pasajes, el 23.1% ropa/indumentaria, el 19.5% teléfonos celulares, el 15.3% libros, el 14.3% alimentos, el 13.0% electrodomésticos, el 9.4% música (CD, DVD) y el 9.1% artículos de decoración. En conclusión, el podio de las compras online en Argentina lo lideran los productos electrónicos, las entradas y los viajes. En cuanto a medios de pago, el 64.0% elige tarjeta de crédito, el 37.7% mercadopago, el 29.2% efectivo, el 9.1% transferencia bancaria y el 4.9% otro medio, siendo su gasto promedio mensual un valor de $598,2 y anual $7.174,40. (CACE, 2013). 
Se dio a conocer también, que se busca información antes de llevar a cabo una compra, y el 86.9% busca precios, el 73.0% busca datos técnicos del producto/servicio, y el 40.6% lugares de venta, entre otros. Y ¿dónde lo hacen?, el 80.4% en el website del fabricante, el 61.1% en el website del local de venta, el 37.2% en redes sociales, el 58.2% en foros y blogs. Incluyendo a las redes sociales y a otras páginas en la encuesta para saber en cuál de ellas el usuario busca más información, dio como resultado que, el 80.2% utiliza Facebook, el 55.7% Google, el 34.4% Taringa!, el 16.0% Twitter, el 8.4% Infobae, el 1.5% Pinterest y el 3.8% otras redes. Por último, se preguntó tanto a las compañías como a los usuarios, qué sitios utilizan como referente para consultar, comprar e informarse antes de realizar una compra, y MercadoLibre, Google y Facebook (en ese orden), encabezan la encuesta y son los principales referentes consultados en la Web. (CACE, 2013).

Conclusión 
El comercio online mundialmente es el principal medio de compra/venta y de interacción entre el vendedor y el consumidor. Esto gracias al avance de la tecnología, principalmente al nuevo sistema en los teléfonos celulares que permite al usuario estar conectado las 24 horas del día a las redes sociales y a las nuevas aplicaciones.
En cuanto a Argentina, está cada vez más involucrado en la nueva era del siglo XXI y de a poco se fue sacando ese prejuicio acerca de la compra por Internet. Luego de esta investigación se entiende que las redes sociales fueron un factor clave en esta evolución, dándole al consumidor una mayor confianza y seguridad. Aun así, quedó claro que las mismas no son las principales mediadoras al momento de comprar, sino que son utilizadas principalmente con el fin de comunicar e informar, pero que al momento de generar ese intercambio, el cliente elige Internet y aquellos sitios nombrados anteriormente.

Referencias bibliográficas 
Comercio electrónico. (2013) Wikipedia. Disponible en http://es.wikipedia.org/wiki/Comercio_ electr%C3%B3nico 
El impacto de las redes sociales en el e-commerce. (2012). Cámara Argentina de Comercio Electrónico. Disponible en http://www.cace.org.ar/agenda-de-eventos/eventosorganizados-por-cace/seminario-diciembre-redes-sociales-y-ecommerce/ 
El impacto de las redes sociales en el consumidor en línea: compradores sociales. IAB Perú. Disponible en http:// es.slideshare.net/IAB_PERU/iab-presentacion 
Gil Melchor y Méndez López. (2013). Redes Sociales. Disponible en http://gil-mendez-1a-2013.blogspot.com. ar/2013/11/redes-sociales.html 
Palomas, L. (2013). La importancia de las redes sociales en el comercio electrónico. http://www.trilogi.com/blog/ post/redes-sociales-comercio-electronico 
Sánchez, J. (2013). Las 6 tendencias interactivas del negocio digital. Disponible en http://www.mujeresconsejeras. com/las-6-tendencias-interactivas-digitales/2013/03/20/


Nuevas tecnologías como medio de compra y venta fue publicado de la página 39 a página41 en Escritos en la Facultad Nº97

ver detalle e índice del libro