Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº60 >
  4. Docente: Rony Keselman

Docente: Rony Keselman

Keselman, Rony [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº60

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº60

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2013 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2013

Año X, Vol. 60, Junio 2014, Buenos Aires, Argentina | 124 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract del docente

Como todos los años, este maravilloso proyecto nos permite investigar, recordar, homenajear, conocer y compartir las historias de nuestras familias. Familias singulares y universales a la vez. Llenas de gestos, de alegrías y pesares tan comunes a todos nosotros. Más allá de los objetivos teórico prácticos que aborda este trabajo final, la elaboración del mismo y su presentación por capítulos en clase nos permite participar y bucear en diferentes culturas, hábitos, ciudades, pueblos, tradiciones, personajes sumergidos en historias de vida que muchas veces parecen salidos de cuentos maravillosos o de guiones fantásticos. Así, casi sin darnos cuenta, comenzamos a intimar, a interpretar, a distinguir y diferenciar el complejo mecanismo de las relaciones humanas puestas en juego permanente debido a los vaivenes que imponen el tiempo y lugar en donde nos ha tocado en suerte nacer, crecer y desarrollarnos. La familia como una entidad que se perpetúa y subsiste pese a los avatares y los giros sorpresivos que le depara el destino. Es emocionante ver cómo año tras año vuelven a surgir los arquetipos y vivencias comunes a toda la humanidad: los abuelos, los padres, primos y hermanos; las guerras, las sabores, los aromas, los colores, los juegos de la infancia, los nacimientos, las muertes y ausencias, los conjuros y las traiciones. Los oficiosos, los sueños y las decepciones. Los encuentros y las pérdidas, los secretos, las fábulas; las fotos y documentos que atestiguan antiguos hechos. El hogar que se construye y el que se abandona. Las necesidades económicas y espirituales. “La historia de la familia” se constituye gradualmente en un efectivo trabajo de comunicación oral y escrita, en un diálogo interior que cada alumno realiza con su propio pasado y su respectivo linaje histórico cultural y, paralelamente, en intercambio grupal y colectivo de usos y costumbres globales. Creo que podemos resumir su finalidad humana en la acción contundente de iluminar el fin de este camino esclareciendo en mayor o menor medida la comprensión, la visión de donde venimos y hacia donde vamos.  

Producción de los estudiantes

 

Los violentos

Fabricio Orellano   José Ignacio nació en Santo Tomé, Santa Fe. Pasados sus 20 años vino a vivir a Buenos Aires donde conoció a su esposa italiana. Tuvieron cuatro hijos. En 1950 recibieron del gobierno de Perón una casa en el barrio de Saavedra. Por esta y otras razones abrazó la causa peronista. Cedió parte de su comedor para reuniones de partidiarios políticos, pero nunca estuvo de acuerdo con la violencia. En 1954 regresó del trabajo y escuchó que en su propia casa los participantes de la reunión planificaban juntar armas para defender al gobierno que ya estaba a punto de caer. José Ignacio, indignado, dijo que no participaría de tales hechos. No volvió a permitir que se realicen reuniones en su hogar, aunque siguió apoyando la causa peronista. El General Perón murió en 1974. Dos años más tarde comenzó la dictadura militar en Argentina. Durante esos años un grupo de tareas paramilitares fue a buscarlo a su casa, siendo que ya era un hombre 65 años, y se lo llevaron por la fuerza. Los hijos, desesperados, llamaron a un comisario amigo de la familia que se movió rápidamente y lo ubicó. Se encontraba detenido en una comisaría. Realizó gestiones para liberarlo ya que sabía que él era un hombre pacífico. Finalmente logró su objetivo.  

Una beca de amor

Josefina María Saravi Dussaut   En 1949, Susana Sánchez Ceschi gana una beca a Francia para estudiar en la Universidad de la Sorbona, París. Había sido premiada por su elevado promedio en la Alianza Francesa. La ilusión de la joven duró bien poco. Su padre no aceptaba que a sus 19 años partiera sola a Europa. Finalmente Susana logra convencer a sus padres. En 1950 zarpó su barco. Fue un día de despedidas, padres preocupados y de un novio triste por la partida de su amor. Tras días de navegación llega a destino. En la Universidad conoce a Jorge Dussaut, un médico argentino que se encontraba allí perfeccionando sus estudios. El amor por Jorge fue creciendo e incrementándose día a día. Al tiempo, Susana decide enviar una carta a su novio en Argentina para confesarle lo que estaba ocurriendo, sabiendo que el acto implicaba la ruptura de la relación. El día de su regreso fue muy duro. París había pasado como un abrir y cerrar de ojos. Dussaut se quedaba. La joven despedía a su gran amor. Llegando al puerto Argentino Susana divisa a su antiguo novio esperándola con un ramo de flores en sus manos. La carta nunca había llegado a su destinatario. Finalmente, luego de centenares de cartas, Dussaut y Susana contraen matrimonio.   

Melissa

Julián Obeid   Poco antes de empezar la secundaria, a los 13 años, conocí a Melissa a través del chat. Ella era amiga de los primos de un amigo mío y vivía en Lincoln, a más de 200 kilómetros de Capital Federal. Aunque yo era tímido, el hecho de no estar cara a cara con ella facilitaba las conversaciones y con el pasar de los día chateábamos más y más. Las conversaciones pasaron a ser mensajes de texto y luego llamados telefónicos. Lentamente, comenzaba una relación a distancia. Luego de un tiempo nos conocimos personalmente en Pinamar. Fue allí donde nos dimos nuestro primer beso. Ella se quedó unos días y luego partió a Mar de las Pampas con su familia. Pensé que no la vería más, al menos por un tiempo. Par mi sorpresa, poco después me invitó a pasar una semana con su familia allí. Fueron días en los que estuve conviviendo con ellos, una familia totalmente desconocida para mí. Terminada la semana mis padres me pasaron a buscar. Llevamos a Melissa a cenar a Pinamar, la trajimos de vuelta a Mar de las Pampas y nos despedimos por última vez. Unos meses después, debido a que la lejanía complicaba nuestra relación decidimos terminar. Después de todos estos años, seguimos en contacto y solemos recordar esta maravillosa experiencia. (Ver trabajo completo en p. 136)   

Mi abuelo, Ël

Camila Passerotti   La historia narra la infancia de Héctor Pedro Martínez, un señor, jefe de máquinas, mi abuelo. En 1928 mi abuelo, el papá de mi mamá, nació en Capital Federal. El relato da cuenta de cómo se convirtió en maquinista naval, las experiencias que tuvo desde niño para poder darse cuenta de lo que realmente quería y cómo luego de contraer matrimonio, con tres hijos, sostuvo su vocación con gran esfuerzo y a gran distancia. Su primer trabajo fue de pequeño, arreglando bicicletas y caños para luego terminar estudiando en la Escuela de Mecánica de la Armada, lo que llamaba en ese entonces “su sueño”. Trabajó en el laboratorio Squibb, y participó en construcciones de máquinas claves en su momento. A los 23 años se casó con mi abuela Gladis, hija única de padres que fueron de suma impotancia en la vida de ambos y aún más en la crianza de sus hijos: Héctor, Silvia y Nora. Sus esfuerzos por seguir estudiando mientras mantenía a su familia y las numerosas aventuras que le tocó vivir estarán plasmadas en los capítulos de esta historia.   

Dejar todo en la cancha

Melisa Elias   La historia narra un momento muy importante en la vida de mi papá, Norberto Elias, mejor conocido como Pato. Papá era un niño como cualquiera. Sus padres eran dueños de una famosa tienda de Mar del Plata y además su padre era el presidente del club River de esa misma ciudad. Desde muy chiquito y con la influencia de su familia, su vida se vio ligada al fútbol. Su padre, al igual que su tío, habían sido reconocidos arqueros. Debutó en primera división a temprana edad luego de haber jugado en numerosos clubes y desde ese momento se dio cuenta que quería dedicarse exclusivamente a jugar a la pelota. Pero la vida siempre te pone obstáculos que muchas veces no podemos superar. Cuando Pato se encontraba en pleno auge de su carrera futbolística, su esposa Mercedes queda embarazada y se lo cuenta, nada más y nada menos que un día antes de la final de un importantísimo torneo. Esta noticia hace que su vida cambie para siempre y su mayor aspiración, dedicar su vida al fútbol, quede en el olvido.   

Un mes en casa

Agustina De los Reyes   En el año 2012, a mis 17 años, participé del programa llamado Mercy Ambassadors Program. Un intercambio que organiza mi colegio, el Santa Ethnea con tres colegios de Estados Unidos. Este intercambio comenzó a realizarse hace algunos años atrás y consistía en vivir todo el mes de febrero en una casa de familia, respetando la rutina del que te alojaba. En junio se invertía la situación, un norteamericano vivía en tu casa por un mes. Mi hermana más grande, Josefina, formó parte de dicho intercambio en 2007. En el invierno de ese mismo año alojamos a Marie Britt en casa. Hacíamos todo juntas, por lo que yo ya sabía de qué se trataba y deseaba con ansias tener la edad suficiente para poder participar por mi cuenta de dicha experiencia. En febrero finalmente concreté mi viajé junto a cinco amigas con las que pasé el mes más increíble de mi vida. El destino asignado fue Little Rock, Arkansas, un Estado del sur. Allí viví en la casa de los Kane, una familia chica pero con muchos valores. Iba al colegio Mount Saint Mary High School todos los días con Claire Kane, quien en ese mes se convirtió en una hermana para mí.   

15 casas y yo sin leer

María Victoria Pais   Todo comenzó en 1994. Cuando faltaban tres meses para mi nacimiento, Juan, mi papá, empieza a trabajar en una nueva empresa. Y, sin saberlo yo, también se iniciaba de esta manera mi peregrinaje por 15 hogares diferentes. Nací a principios de septiembre, pero me esperaban para octubre. Según cuenta mi mamá ese fue el primer cambio en los planes familiares. A mis seis meses, papá comenzó a viajar mucho y vivir a más de 230 kilómetros de casa. El segundo cambió llegó cuando mamá dejó su trabajo y fuimos a San Nicolás apenas cumplí un año. De este lugar conservo mis primeros recuerdos. Allí aprendí a hablar y a caminar. Pero no duró mucho tiempo. A los cinco meses tuvimos que volver a mudarnos otra vez. A esta mudanza le siguieron muchas más. Casa y casas. Despedidas tras despedidas. Así fue como comencé el jardín maternal en una provincia, preescolar en otra y primer grado en un lugar totalmente diferente. La llegada a mi casa actual trajo muchos cambios, pero hoy en día es mi hogar.   

Antonio: 15 cartas, una historia

Nadia Julieta Anfolisi   Antonio, mi bisabuelo, nació en Lituania en 1901. A sus 28 años decidió dejar su país natal y venir a Argentina en busca de un futuro mejor. Aquí vivió distintas experiencias que le cambiarían la vida. Una de ellas, conocer al amor de su vida con quien luego tendría dos hijas. Años más tarde, separado y siendo sus hijas mayores, toma la decisión de irse del país hacia Canadá en donde se encontraba uno de sus hermanos. A pesar de la insistencia de parte de mi abuela y su hermana para que volviese, Antonio murió en Canadá. Es por eso que hoy decidí contar su vida a través de las cartas que intercambió con mi abuela.   

Volver a empezar

María Victoria Buscaglia   Daniel Vuoso, mi abuelo, nacido en Mar del Plata en 1940 fue pescador desde pequeño. Siendo hijo de inmigrantes italianos, junto con sus siete hermanos, con gran esfuerzo y dedicación, ayudaban a sus padre en la actividad para poder así mantener a su numerosa familia. A los 28 años se casó y a los 37 años decidió dejar la actividad pesquera con la que había mantenido a su esposa y sus dos hijas durante años. Los riesgos de la pesca hicieron que mi abuelo juntara todos sus ahorros y los invirtiera en un rubro desconocido para él. Sin embargo, no se alejó del mar. En cuanto consiguió el dinero necesario compró un Balneario en Punta Mogotes. Allí pasaron tres veranos viviendo en la playa junto a sus hijas. Desafortunadamente la suerte no duró mucho. En 1979, cambia el intendente de la ciudad de Mar del Plata. Mario Russak fue designado y decidió no renovar las concesiones de las playas, sino derrumbar todas las construcciones que ya había para realizar una nueva Punta Mogotes. En consecuencia Daniel se quedó sin capital y sin trabajo. Perder todo el dinero y el tiempo invertido lo hundieron en un pozo depresivo. Transcurridos seis meses, Marta, su esposa, consigue asociarse con cuatro ex concesionarios de balnearios y compran la playa Horizonte. Lo que parecía ser un negocio descabellado terminó siendo un absoluto éxito. Al estar Punta Mogotes paralizada por su inmensa obra, Horizonte pasó a ser la playa más visitada.   

No hay mal que por bien no venga

María Florencia Monge   Isidro Pedro Monge nació un 28 de junio de 1922 en Ituzaingó, Provincia de Buenos Aires. Fue hijo de inmigrantes provenientes de Castilla, España. Comenzó a trabajar desde muy joven junto a su padre en un almacén llamado El comunero de Castilla. Allí por el año 1940, tras un gran desempeño en el almacén, Isidro compró otro más grande en Flores, llamado Despensas Mariño”. Durante la presidencia de Juan Domingo Perón, su esposa Eva Duarte crea una institución llamada Fundación Eva Perón. En el año 1950 la fundación expropia el negocio de Isidro y su padre. A pesar de todo, Isidro comienza un nuevo emprendimiento. Decide alquilar un predio en el barrio donde vivía consiguiendo la distribución de la cerveza Quilmes, Bilz y la fabricación de los auténticos sifones de soda. En 1968, luego de años de gran sacrificio, inaugura una nueva planta de distribución en Castelar a la cual luego de unos años se incorpora su segundo hijo.   

Principio sin final

María Ghio   Todo comienza en la provincia de La Pampa, Argentina. En un pueblo llamado Victoria. La historia narra la vida de mi prima, llamada Sofía. Mi tía, Cristina, es otra gran protagonista de este relato. Nacida en Victoria siempre soñó con llegar a ser madre pero por problemas tuvo que adoptar a Sofía. Ella se caracterizaba de pequeña por ser muy dulce y tranquila. Transmitía paz a toda la familia, todo lo contrario a mí. Pero todo cambia al comienzo de su adolescencia. Su carácter sufre drásticos cambios. Se convierte en un ser antisocial con graves problemas de integración. A los 14 años la vida familiar y en especial la relación con mi tía también entran en crisis. Queda libre en numerosos colegios ya que no asistía a los mismos debido a que se sentía discriminada por sus compañeros. Luego de varios intentos y esfuerzos consigue adaptarse en un nuevo colegio para niños especiales y decide conocer a su madre biológica mientras su rebeldía, tristeza y sus sentimientos encontrados aún persisten.   

Dr. Barreiro

Lucila Barreiro   Corría el año 1964 y el joven Maximiliano José Barreiro recibe una carta donde le informaban que él, junto a 179 soldados más, había sido seleccionado para cursar el programa de aspirante a oficial de reserva durante su servicio militar. Tras 90 días de vivir las vicisitudes de la conscripción, el soldado contrae un ataque al hígado, el cual lo conduce hasta la enfermería del cuartel en donde se le ofrece enviarlo al Hospital Militar de Campo de Mayo como supuesta víctima de apendicitis. Allí, Maximiliano es forzado a valerse únicamente de su ingenio y carisma para poder acabar quedándose allí durante un año encubierto como asistente de cirugía del Vicepresidente del Hospital, el Teniente Coronel Benitez. Así comenzaría un nuevo camino para el soldado Barreiro, camino a través del cual acabó conociendo personas que le marcarían la vida y viviendo experiencias que construyeron al hombre que es hoy.   

Un año y una oportunidad

Agostina Lucía Krahl   Este relato tiene su inicio en los primeros días de agosto de 2004, cuando mi papá, Juan Carlos, nos comunicó que a raíz de su trabajo deberíamos mudarnos a Lima, Perú. El momento de la despedida había llegado. El 4 de enero de 2005, acompañados de lágrimas y eternos abrazos con nuestros familiares partimos hacia un futuro que nos atemorizaba. Llegamos y nos encontramos de frente con nuestra nueva realidad, en parte similar a la nuestra pero a la vez muy diferente. Aunque con el tiempo nos fuimos amoldando a las nuevas costumbres, en el camino atravesamos diferentes etapas y desafíos, lo cual a la distancia pudimos interpretar como nuevas oportunidades. El miedo a ingresar a un nuevo colegio como también conocer nuevos compañeros y profesores. Adaptarnos como familia a una nueva vida, sin contar con nuestras amistades de siempre, sumado a la presión que sentía mi papá por tener a su cargo nuevas responsabilidades, tanto a nivel laboral como familiar. El viaje que en un principio iba a ser por tres años terminó durando sólo uno. Esto generó en nosotros una mezcla de sentimientos, en parte alegría, en parte desazón.  Finalmente regresamos, diferentes a como nos habíamos ido por primera vez porque contábamos con las vivencias de aquel año que, sin duda, no olvidaremos jamás.   

Fin de un gobierno en crisis

Ailen Battiato   Nuestro país atravesaba una situación gubernamental muy difícil. Era el año 1974, dos alumnos habían ingresado en el cuarto y quinto año del Colegio Nacional Número 10, José de San Martín. Les gustaba incursionar en política, hablaban con todos los alumnos de la institución para que juntos lucharan por el boleto estudiantil y poder usar jeans y zapatillas. Mi papá, Alberto Antonio Battitato, contaba entonces con 17 años y fue víctima, insistentemente, de varios intentos para que formara parte de dicha organización. Pasaban los días y cada vez eran más los alumnos que se sumaban al grupo que los dos nuevos habían formado. Consecuentemente, directivos y rectores tomaron el asunto con seriedad y decidieron echarlos ya que el verdadero objetivo de los muchachos no era cambiar las normas sino sumar gente a la guerrilla. Todos los alumnos se manifestaron en contra del colegio tomándolo al enterarse de dicha situación. Asunto que culminó el mismo día luego de que la institución informara el propósito oculto.   

Familia santacruzeña

Camila Lapidoth   En el siglo XX, William Carr Rollitt junto a su esposa Cecile Carter dejaron Nueva Zelanda con destino a Puerto Santa Cruz, Argentina. En esos momentos el campo era una gran oportunidad. Así construyeron la estancia La Luchita y pronto llegaron sus hijos: Jim, Bill, Alan, Reggie, Dennis, Leslie (mi bisabuelo) y Elena. Con el tiempo mi bisabuelo abrió la oficina contable ganadera W.H. Carr Rollitt y más tarde también trabajó para la agencia Ford Motors. La familia participó de numerosas inquietudes que hicieron progresar a la comunidad y fue parte de la historia lugareña. Una vez que sus hijos crecieron y se casaron, William enviudó y volvió a contraer matrimonio con Blanche Ridley. Decidieron afincarse en Buenos Aires. Leslie estudió en Buenos Aires en el Colegio San Andrés, luego conoció a Lauda Bedatou y se casaron en la Iglesia de San Salvador. Los padres de Lauda eran dueños del Hotel Miramar en Puerto San Julián. Un día Leslie se hospedó en dicho hotel y quedó tan impactado con Lauda que olvidó su sombrero a propósito para así tener una excusa y volver a verla. Fue así como comenzó su relación.   

Mercado San Telmo

Antonella Bergamini   Millones de italianos emigraron a Argentina, entre ellos mis bisabuelos. Volcán en erupción, falta de trabajo y el comienzo de una familia a la cual cuidar fueron los principales motivos que lo llevaron a Juan a vivir en este país. El comienzo no fue fácil. Trabajar en el puerto y estar alejado de su mujer y su hijo durante cinco años hacían su día a día muy difícil. Vivir con sus hermanos y primos en la misma habitación que alquilaban en Parque Patricios, acrecentaba su nostalgia por Italia. Pero las ganas de vivir en mejores condiciones que las de antes eran más fuertes. La llegada de su mujer a Argentina motivó a Juan a invertir en dos puestos en el mercado de San Telmo. Con Perón al mando del país, comenzó a tener serios problemas que aumentaron luego de la muerte de Evita. Nada fue fácil en esos tiempos y más se complicaban debido a las reacciones que manifestaba Juan frente a las autoridades. Si logró o no resolverlos es algo que sabrán al leer mi historia.   

Una aventura desafortunada

Déborah Camila Caputo   Una familia compuesta por cuatro personas decide irse de vacaciones a Córdoba. Eligen la Ciudad de Mina Clavero ya que la habían visitado con anterioridad. Los primeros días en el complejo de cabañas fueron muy tranquilos, siguiendo la rutina del desayuno, pileta y largas caminatas por la ciudad. Un día, la hija menor y el padre deciden dar una vuelta por el complejo. Caminaron un rato hasta que encontraron una senda que los conducía al río a orillas de las sierras. Esa tarde volvieron al río pero esta vez se sumó el resto de la familia. Se encontraban muy relajados hasta que el padre notó una particularidad en el agua: ahora había mucha espuma. Salieron corriendo de la orilla y subieron la sierra como pudieron. Se encontraban en esos momentos al otro lado del complejo, muy alejados de la ciudad. La madre era la más asustada. Se lastimó las piernas al subir la sierra y no paraba de llorar. El padre era el más valiente y mantenía su espíritu positivo. Confiaba en que la situación no podría empeorar. Caminaron varias horas sin saber si el rumbo era el correcto. Después de varios kilómetros finalmente encontraron el puente que cruzaba a la ciudad.   

Dos mil uno

Constanza Meller   Esta historia comienza en el año 2001. Con tan sólo seis años de edad mi vida dio un giro radical cambiándola para siempre. Tuve que adaptarme a una nueva cultura, un idioma casi desconocido, una nueva casa, un colegio y un país en menos de un año. Argentina estaba pasando por una de sus peores crisis económicas, conocida como El corralito, y fue en ese momento que una oportunidad de trabajo en el exterior se presentó para mi familia. Mis padres tomaron entonces la difícil decisión de abandonar el país y trasladarse a los Estados Unidos por tiempo indefinido. Miami era una ciudad atractiva, más allá de los beneficios laborales y el clima, con temperaturas tropicales durante todo el año, resultaba espectacular. Las playas eran paradisíacas y se veía por todos lados gran diversidad cultural e interesantes oportunidades educativas que ofrecían un elevado standard de vida. Ya para septiembre de ese polémico año la mudanza comenzó y a principios de noviembre mis padres, mis hermanos mayores y yo nos encontrábamos instalados.   

Cuerpo adentro

Mercedes Viola   Esta es la historia de mi abuela Norah Copello de Ríos. Mumi para la familia. De dónde vino, a dónde fue y dónde se encuentra hoy física y emocionalmente constituyen los ejes de mi relato. Quinta hija y nacida en reemplazo de Quetita, a diferencia de sus hermanos, Norah fue la única que nació en Buenos Aires, lugar en donde conoce al gran y único amor de su vida: Jorge. Es aquí donde comienza esta historia de amor incondicional, colmada de altos y bajos. Una historia con un final doloroso ya que Jorge muere y Norah cambia por completo. Un dolor imposible de expresar que queda todo cuerpo adentro.   

Avistamientos en la Antártida

Rocío Da Ré   Daniel Alberto Perissé, el hermano de mi abuela, tío de mi madre, fue Comandante del Destacamento Naval Decepción en la Antártida. El 3 de julio de 1965, presencian el desplazamiento de un objeto no identificado que irradia colores verdes, rojos y amarillos durante 62 minutos, deteniéndose, oscilando, fulgurando, desapareciendo y reapareciendo. Fue visto también por gente de la base chilena. Este múltiple avistamiento de OVNIS en los cielos antárticos fue inmediatamente refrendado por varios comunicados oficiales y tuvo alta difusión en la prensa mundial de la época. Aunque luego se accedió a investigarlo como un caso OVNI en un principio se pensaba que podría explicarse como un fenómeno astronómico. Esto incentivó a Daniel a sumergirse a fondo en el tema. Y fue así que en el ámbito ufológico desarrolló numerosos estudios de gabinete y tareas de investigación de campo. Publicó sus trabajos en revistas conocidas de ufología y pronunció conferencias en distintos puntos de la República Argentina. En 1993 contrajo una severa hemiplejia producto de un accidente cerebrovascular, que acabó con su vida en la Ciudad de Buenos Aires en el año 2008.   

Dos vidas en una

Julieta Feldman   La historia de Moisés Rakover presenta características similares a las de numerosos inmigrantes que llegaron a Argentina en busca de una nueva vida. Una historia común y al mismo tiempo singular y única. Desde la apacible vida europea, el drama, el desarraigo, la destrucción de la familia, hasta la voluntad por continuar viviendo y la fortaleza para encontrar nuevas motivaciones, desafíos y proyectos. Una vida dura, marcada por situaciones traumáticas no provocadas y una renovada esperanza originada en lo más profundo de su ser. El arribo a un país desconocido, la solidaridad de un puñado de personas, la inquebrantable unión de dos hermanos y la aparición de una mujer y junto a ella la posibilidad de volver a creer. Luego, una decisión arriesgada, la de abandonar el confort y la tranquilidad en busca de una nueva aventura con gran incertidumbre. Una vez más alejarse de los seres queridos buscando un mejor destino.  En síntesis, una vida fuera de lo común con aspectos positivos y negativos a la vez. Una vida que le brindó una nueva oportunidad cuando todo parecía perdido.   

Simpatía conquistadora

Santiago Manuel Lolago   Esta es la historia de mis bisabuelos. De cómo se conocieron, de cómo las hermanas de mi bisabuela hicieron lo posible para que no estuviesen juntos y sin embargo llegaron a casarse. Los protagonistas son José y Luisa y a lo largo de la historia van apareciendo otros personajes, como Antonia, la madre de José y Raúl, el dueño del almacén. Relato el día a día de ellos. Cómo se conocieron en el almacén de la esquina. También describo los bailes de salón que se organizaban en el barrio. Finalizando con el casamiento, la llegada de los hijos y el alejamiento de la familia de Luisa. La mudanza de Parque Patricios a Olivos, sitio al que en ese entonces se llegaba en carreta. Luisa le contó esta historia a mi madre y luego ella me la transmitió a mí. Ella fue quien me impulsó a escribirla. (Ver trabajo completo en p. 134) 

  Sueños de una inmigrante

Lucía Harguintegui   Esta es la historia de una mujer luchadora llamada Erundina Pérez, de nacionalidad española. Fue enviada por sus padres a Argentina a la edad de 16 años ya que su país atravesaba un difícil momento debido a la posguerra civil y la segunda guerra mundial. Fue difícil para ella y para sus afectos el desarraigo, pero pese al sufrimiento y a la desunión llegó a nuestro país con esperanzas y sueños. Trabajó en el hotel de sus tíos y mientras tanto pudo continuar sus estudios de corte y confección que era lo que ella amaba hacer. Se enamoró de un hombre muy apuesto y simpático llamado Víctor. Se casó y al año tuvo su primer hijo. Sus sueños ya se estaban volviendo realidad. Años más tarde nació su segunda hija y luego su hija menor. La familia Reyes estaba consolidada y a pesar de las situaciones difíciles que se les presentaban siempre consiguieron superarlas. Erundina encontró finalmente la felicidad, formó una familia y disfrutó el día a día haciendo lo que realmente quería. Lo que no sabía era que la vida le iba a jugar una mala pasada y que iba a tener que ser fuerte para superar el mal trago.   

Emigrando al amor

Melina Montes Fernández   Esta historia comienza en el pintoresco pueblo de Ponteareas, Galicia, al norte de España, donde dos familias nativas de allí deciden emigrar hacia Argentina por diferentes razones. Por un lado se encuentra la familia de María, compuesta por su madre y su padre, quienes por razones poco favorables debido a la guerra civil, deciden mudarse con el fin de conquistar un mejor pasar, cuando María contaba tan sólo con diez años. Por otro lado, se encuentra la familia de Cándido que a diferencia de la familia de María, contaba con un mejor pasar y decide viajar a Argentina por placer a sus 17 años.  Ambas familias, una vez instaladas comenzaron a frecuentarse, ya que se conocían de antes, y Cándido y María pasaban cada vez más tiempo juntos. A pesar de sus cuatro años de diferencia, una vez que María cumplió la mayoría de edad, decidieron formalizar la relación, para lo que Cándido le pide la mano al padre de María quien con gusto se la otorga. Luego de dos años dan a luz al primero de sus dos hijos: Daniel.   

Un gran cambio de vida

Carolina Slovediansky   Mi nombre es Carolina Slovediansky y junto a mi familia pertenecemos a la colectividad judía. Mantenemos las tradiciones pero no somos muy ortodoxos. Hace cuatro años mi hermana Luciana, de 19 años en ese entonces, junto a su novio Brian, comenzaron a asistir a eventos que realizan organizaciones religiosas con el fin de acercar a los miembros de la comunidad a la religión. Ellos comenzaron a concurrir a las reuniones con mucho entusiasmo, frecuencia e interés. Después de unos meses decidieron cambiar algunas de sus costumbres y comenzaron a respetar aún más las normativas religiosas. Estos cambios no los afectaban sólo a ellos sino también a su entorno, sus familias. En mi casa tuvimos que adaptarnos a los cambios de Lucy y respetarla, incluso aunque no estuviéramos de acuerdo. En el proceso se produjeron algunas discusiones con mi mamá acerca de su nueva forma de vida pero de a poco todos nos fuimos acostumbrando. En 2012, Lucy y Brian se casaron y tuvieron una hija. Actualmente siguen llevando una vida con costumbres ortodoxas. (Ver trabajo completo en p. 138)   

El juicio

Érika Foretic   Esta historia cuenta los conflictos que ocurrieron dentro de una familia a raíz del quiebre de la empresa familiar. Los problemas que atravesaba el país influyeron mucho sobre el cierre de la misma. Federico tiene cuatro hijos de los cuales dos de ellos terminan en Tribunales debido a que uno de ellos exige algo que no le corresponde. La fuente de este trabajo, básicamente, fue Fernando Mario Foretic, hermano de Carlos Alberto Foretic quien le inicia acciones legales por una empresa fundada en forma paralela a la fábrica familiar. Incluyo a modo de documentación la sentencia que dictaminó el juez durante las tres instancias del juicio. Los personajes de esta historia son: Federico Fernando Foretic, padre de cuatro hijos, Fernando Mario Foretic, Carlos Alberto Foretic, Irina Foretic y Mariel Foretic.   

Lazos de familia

Camila Fernández   Esta historia trata de un romance prohibido entre dos jóvenes que son primos lejanos. Nos cuenta cómo comenzó el gran amor entre ellos y lo difícil que se les hace poder llevar a cabo esta relación. Con 11 años de edad me vi en una situación inesperada. Descubrí una relación imposible y al vivir en una sociedad que juzga mucho, lo que estaba sucediendo se tornó realmente grave. Pasaron muchas situaciones a lo largo de esta historia hasta que finalmente lograron estar juntos. Él se fue a vivir a Mendoza y el traslado no funcionó. Ella se fue a vivir a Buenos Aires y finalmente optó por partir a otro país. La vida no quiso que siguieran juntos. En la actualidad ella tiene un nuevo novio y se encuentra muy bien nuevamente en su Mendoza natal. Él no está en pareja pero tiene un hijo al que todos amamos. A pesar del tiempo y las circunstancias, el amor que se profesan el uno hacia el otro sigue intacto. Espero que el destino los cruce nuevamente.   

Un arrebato en mi familia

Luna Podolsky   Comienzo presentando a los personajes principales: Cecilia Podolsky y su hijo José Bronzel junto a su mujer Susana Pedrini. En el siguiente capítulo cuento cómo los tres son detenidos y desaparecidos. La información no es mucha ya que el único testigo de este hecho es el portero del departamento de Cecilia. El tercer capítulo trata sobre la búsqueda desesperada de Mario Bronzel, el hermano de José e hijo de Chola que cuentan con la ayuda de su tío Mauricio Podolsky. Un hombre les informa que los tres ya habían sido asesinados en lo que se dio a llamar La masacre de Fátima. En el último capítulo cuento cómo y cuándo fueron encontrados los restos de José, Susana y Chola. La fuente de este trabajo fue mi papá Aldo Podolsky y mi abuela Liliana Brodesky, viuda de Mauricio Podolsky. En un principio entrevisté a mi papá quien me relato los hechos. De todas maneras había detalles que no sabía, por tal motivo recurrí a mi abuela que me ayudó a completar el relato. Los documentos que adjunto son fotos de ellos antes de ser desaparecidos. Asimismo también obtuve otro tipo de documentación: algunos artículos periodísticos y bibliográficos que se encuentran en Internet.   

Un camino a la Haute Couture

Patricia Cecilia Lomuto   La historia de mi familia trata sobre la vida de mi abuela Higinia Labianca. Higinia fue criada en una familia en la que siempre valoraron la costura y la confección propia de prendas. Desde pequeña le llamó la atención ese oficio, aunque las vueltas de la vida la pusieron en otro lugar por varios años. Ya adulta, se dedicó a trabajar desde su casa, ayudando a su esposo y también se ocupó del cuidado de sus hijas. Pospuso y dejó en suspenso su pasión por la alta costura. Pero su paciente espera dio buenos frutos. Fue con 43 años que decidió comenzar la carrera de Corte y Alta Costura en la Escuela de Luisa Koler, que contaba con un sistema único de cinta creado por Juan Manuel Fontana. La profesora se dedicó con esmero a ella, y orgullosa de los resultados le delegó sus mejores clientas y la recomendó a un sinfín de lugares, tanto en el interior como en el exterior del país. Así, rápidamente se abrió para ella un nuevo y extraordinario camino. Con un sello sofisticado, personal y delicado alcanzó distinción y reconocimiento. Confeccionó vestidos de novias y madrinas. Su producción no implicaba sólo un atuendo, era la encargada de vestir a todas las damas de los eventos en los cuales participaba. Encajes, tafeta, sedas, brodery, dipiur, bordados y desfiles, comenzaron a formar parte de su nueva vida.   

En busca de la familia

Victoria Sily   Camille Chamoun, hermano de mi bisabuela, llegó a ejercer la presidencia del Líbano en 1952. Luego de dos años en el cargo visita Argentina en la época de la presidencia de Juan Domingo Perón. Llega a estas tierras con el objetivo de encontrar personal técnico para llevarse a su país con el fin de mejorar el crecimiento económico e infraestructural del mismo. En esta visita, en el marco de una cena familiar alguien deslizó un comentario que dejó un poco asustados a todos: “a veces tenemos miedo por encontronazos entre las distintas religiones, pero es algo que estamos intentando solucionar”. Finalmente, como fue predicho, en 1963 Camille Chamoun y toda su familia fueron asesinados por una horda de musulmanes como actor de rebeldía. La familia Sily, muy angustiada y asustada por la situación, prefirió mantenerse al margen de todo. Exceptuando Mario (mi abuelo) que no se quedó de brazos cruzados y movió cielo y tierra para encontrar algún familiar que hubiese sobrevivido a la masacre. Fue así que encontró a un primo de mi abuelo que había conseguido esconderse. Mario esperó tres años para verlo y escuchar su terrible historia de vida y ayudarlo todo lo posible. Es así como hoy en día mantienen una relación muy cercana.   

Toda la vida juntos

María de la Paz Tirone   Este relato cuenta la historia de mis abuelos maternos. Se trata de una historia de amor maravillosa en la que se combinan diferentes culturas. Sabina y Benjamín, dos personas con mundos completamente diferentes. Un millonario argentino dueño de una empresa que se enamora de su secretaria, una italiana que huyó de la guerra con su madre y lucha por mejorar su condición económica. Comienzan una vida juntos y a pesar de los conflictos habidos nunca se separan, logrando hacer realidad todos sus sueños. La familia, como núcleo, ocupa un lugar muy importante en el relato, al igual que la dura infancia de Sabina. El trabajo se divide en cuatro capítulos que contienen anécdotas y momentos de la pareja reflejados en fotos y cartas que forman parte importante de la documentación. Por ejemplo, una carta que le envía Sabina a su madre en su luna de miel desde Bariloche. Toda una vida juntos destaca la manera en que el amor, cuando es verdadero, todo lo puede y la manera en que esta historia perdura en el tiempo hasta hoy en día.   

Mi casa, mis reglas

María Belén Casanovas   En esta historia relataré como es mi familia. La personalidad de cada uno de ellos y las actividades que más les gusta hacer. Entre los personajes encontramos a mamá Mónica; papá Luis Javier; Sofía, mi hermana; el hermano menor llamado Joaquín y yo, Belén. Específicamente hablaré sobre un tema que nos afecta profundamente: el desorden en casa que provoca irritación y discusiones. Según palabras textuales de mi madre: “Una casa ordenada es una casa sin vida”. Por tal motivo nunca nos ponemos de acuerdo. La narración se divide en tres capítulos: en el primero describo a mi familia, incluyendo también a las mascotas. Cuento sobre la ciudad en que vivimos y cuales son las actividades que cada uno de nosotros realiza. En los siguientes capítulos me centro en cómo ve mamá la cosas y la visión personal del resto de la familia. Finalizando con lo que significó para mí irme del hogar y de la ciudad en donde siempre viví para sí poder comenzar con los estudios universitarios.   

82

Mariana Parodi   Mi abuela Olga Jeusluk nació el 12 de abril de 1931 en Makowieze, Kowel, Ucrania. Vivía junto a sus padres, Demetrio y Anastasia, su hermana Antonia, tres años mayor que ella y su abuelos maternos en una casa muy amplia, con una vista bellísima al campo y a un lugar en el que cosechaban frutas y verduras para uso propio. También tenían muchos animales. En un momento dado, Demetrio, decide abandonar el país ya que la relación con sus suegros no era satisfactoria. Esta decisión se acrecienta por los rumores de una posible guerra. Junto a su familia emprende el viaje con destino a Argentina. Una travesía en barco en la que pasan primero por África en donde dos hombres casi secuestran a su abuela y que finaliza luego de un tiempo en el Chaco argentino. Allí vivieron durante varios meses alojados en un galpón, dedicándose a la recolección de algodón. Luego de recaudar el dinero necesario se trasladan a Buenos Aires y alquilan una casa en el barrio de Villa Crespo. Demetrio comienza a trabajar como parquetista y Anastasia lavando ropa.   

Logro de una pasión

Sharon Dessal   La historia de mi familia se centra en la figura de mi padre, Daniel Dessal. En este trabajo narro sobre cómo él comenzó a introducirse en el mundo del espectáculo, más específicamente en la actuación y producción de televisión, radio y cine, desde sus comienzos hasta el día de hoy. Explico su desarrollo a través de los años y cómo fue evolucionando paso a paso gracias a los diferentes cursos, obras y talleres en los cuales participó. También cómo continuó con su verdadera pasión en forma paralela a su trabajo oficial y la manera en que su llamado hobbie lo ayudó a interactuar en la vida real. La historia se divide en cuatro capítulos que se suceden cronológicamente y develan de qué manera los hechos fueron cambiando en el transcurso de su carrera. Con respecto a la documentación, incluyo imágenes de mi padre actuando en obras de teatro y de su participación en televisión y cine, los posters de cada película en las que realizó intervenciones y las que produjo, y noticias y artículos de periódicos.   

Primeros dobles miedos

Melisa Andrade d´Ascencao   El relato cuenta la historia de cómo es vivir en Salazar, un pueblo que cuenta con muy poca cantidad de habitantes. Un pueblo sin salida a la ruta, lo cual dificulta muchísimas situaciones. Mis padres, Mabel y Juan Carlos deciden vivir allí y realizar el proyecto familiar en su lugar de origen. Sus primeros hijos, mellizos, Manuela y Emiliano nacieron en 1989 en una ciudad cercana ya que el pueblo no contaba con la infraestructura ni el personal necesario para esta clase de eventos. Antes de cumplir un año Manuela se descompuso. Los miedos de mi mamá comenzaron a aparecer debido a su falta de experiencia con los niños. Y así también llegaron los primeros viajes, visitas médicas, traslados y diferentes estudios. En cuanto el estado de salud de Manuela comenzó a mejorar, mis padres volvieron al pueblo y retomaron su vida cotidiana aunque jamás olvidarán esos momentos de incertidumbre, miedo y desesperación provocados por el incidente de su primera hija.   

Un viaje iniciático

Ian Sabanes Martínez   La familia Sabanes se embarca en un nuevo viaje hacia una ciudad desconocida, Edimburgo. Julio y Nélida, una pareja de pastores sumamente trabajadores llevan a sus hijos, Ricardo, Daphe y Guillermo con ellos para compartir esta experiencia, a la cual tendrán que adaptarse en la medida en que las nuevas situaciones se vayan presentando. La historia se centra principalmente en Ricardo, quien contando con 13 años, comienza a transitar la adolescencia experimentando nuevos cambios y gustos bajo la influencia de esta ciudad. Comienza un período de experimentación y su mente se abre de una forma que ni él mismo se imaginaba. Despierta nuevos sueños, posibilidades y se proyecta a futuro. Descubre que sus gustos musicales y su madurez mental no son los típicos de un joven de 13 años. El amor por Edimburgo es inexplicable. Un afecto tan grande que en su interior siente haber nacido allí al punto de no poder imaginarse en otro lugar más que en éste. Si bien la estadía en esta ciudad llega a su fin en el momento más inesperado, Ricardo no baja los brazos. Sigue guardando esperanzas porque sabe que en algún momento de su vida volverá a esa tierra que tanto lo marcó y que lo llenó de un sinfín de experiencias gratificantes.   

Acto fallido

Antonella Ghisimberti   Blanca Dávila vivía en el barrio de Barracas. Al fallecer su madre se vio obligada a comenzar a trabajar. Fue así como comenzó a realizar diversas labores en una casona del barrio de Caballito en donde vivía una familia que contaba con un buen pasar económico conformada por un hombre y sus dos hijos. Con el pasar del tiempo, Blanca inició una relación amorosa con el dueño de casa y años más tarde la familia se agrandó. Tiempo después, Enrique, el hombre de la casa, falleció, por lo tanto, Blanca quedó a cargo de todo. Pasados dos años del trágico suceso, ella conoce a Ricardo, un abogado del cual se enamoró y con el que luego se casó, descuidando por completo tanto a los niños como a su casa. Ricardo pierde el empleo y se enferma gravemente pero logra salir de ese desdichado suceso y retoma su trabajo en un nuevo estudio jurídico. Blanca comienza a intuir infidelidades por lo que decide seguirlo día y noche, hasta que lo descubre saliendo de su estudio acompañado de otra mujer. Fue así como llegó el final de la relación. Un buen día Blanca le propone un encuentro en un café. Ambos acudieron a la cita y comenzaron a discutir. En medio de la situación, su ex esposa saca un arma y le dispara. Lo hiere pero no consigue matarlo. Como consecuencia fue condenada a 20 años de prisión dejando en quiebra a su familia.   

Vínculos de familia

Ana Paula Marín   Matías Rigali nació en Fabbriche di Vallico, Lucca, Italia en 1864. Viajó hacia Argentina en barco con su primo y llegó a Entre Ríos en el año 1988. Allí conoció a Gabriela Goycochea y se casaron en Uruguay por civil y por iglesia. Tuvieron cuatro hijos: Antonio, Julián, Bernardino y Mario. Bernardino conoce a María Germena en la ciudad de Ceres. María contaba con una posición social alta y profesores particulares la instruían en su casa. Sus padres se encontraban muy bien económicamente. En cambio, los recursos económicos de Bernardino eran escasos. Él se recibe de profesor de música a los 14 años. Como es habitual en estos casos, la familia de María le prohíbe casarse con Bernardino debido a sus diferencias sociales. Ella espera hasta obtener la mayoría de edad para consumar el matrimonio. Se marcha definitivamente de su hogar. A modo de represalia, la familia la deja sin herencia. María y Bernardino comienzan una nueva vida. Tienen seis hijos: tres varones (Bernardino, Roberto y Polo) y tres mujeres (Isabel, Irene y Rosa). Los hijos se dedicaron a la aviación y construcción de aeroplanos y las hijas se dedicaron a la medicina y a la docencia. 


Docente: Rony Keselman fue publicado de la página 49 a página56 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº60

ver detalle e índice del libro