Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64 >
  4. Los cambios en el modelo familiar y su representación en la televisión

Los cambios en el modelo familiar y su representación en la televisión

Kammerath, Martina

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición XIII br r nEscritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2014 r n

Año XI, Vol. 64, Noviembre 2014, Buenos Aires, Argentina | 98 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

El presente trabajo se propone abordar la relación entre los modelos familiares y los medios audiovisuales. La proliferación de modelos de familia heterogéneos tornó visible la desestructuración de la familia nuclear como modelo dominante. Surge entonces la problemática de la representación de la familia en los medios televisivos. En este marco se buscarán indagar las representaciones de los distintos modelos de familia que son caracterizados en los medios televisivos. Para ello se tomarán dos tipos de programas de televisión, uno más moderno, La Familia Falcón y dos programas de estilo posmoderno que son Modern Family y Guapas. Asimismo, para reforzar estos argumentos se utilizarán las concepciones de un grupo de personas recogidas por medio de entrevistas para obtener una aproximación a las experiencias sociales de los ciudadanos respecto a esta temática. La hipótesis que se sostiene en este escrito es que los medios apelan a representaciones de las familias construidas a través de una diversidad de modelos, debido a una multiplicidad de factores que se acentúan especialmente con el retorno de la democracia en Argentina en 1983. Las partes que componen este escrito son cuatro. Un primer segmento indaga en los modelos de familia antiguos y los actuales. En una segunda instancia se presentan los cambios sociales, políticos, económicos y tecnológicos que surgieron en la sociedad y se analizan los motivos del cambio en el modelo para los entrevistados. En los otros dos segmentos se investigan los medios audiovisuales, específicamente la televisión y el cine, y se analiza la representación de las familias en tres programas: La familia Falcón, Guapas y Modern Family. En el contexto de la posmodernidad, marco de actuación de los medios de comunicación de masas sostenidos sobre las tecnologías electrónicas, la interconexión, la velocidad de los cambios y la instauración del paradigma de la multitarea introdujeron transformaciones sustanciales en el concepto de familia, así como en la constitución de las relaciones interpersonales. En las últimas décadas la sociedad transitó un proceso de transformaciones que afectó de múltiples maneras la cotidianeidad de los sujetos. Es innegable que la experiencia es afectada por la interacción con los otros y con el mundo, por lo que resulta fundamental analizar la influencia de estos cambios sobre la identidad y la subjetividad.

Desarrollo

La definición de familia adquiere muchas acepciones y es susceptible hallar tantas definiciones como personas hay en el mundo. Según la Real Academia Española (2014) la familia es un grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas; es un conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje; o un conjunto de personas que tienen alguna condición, opinión o tendencia común. Es decir personas que comparten un lazo de sangre, que viven juntas y tienen alguna condición en común. Este primer acercamiento al concepto se encuentra presente en muchos de los entrevistados, para quienes “la familia es una unidad básica dentro de la sociedad (…) una célula social formada por adultos y bueno niños, adolescentes o jóvenes en edad de crecimiento (los niños depende de las edades)”. (Comunicación personal, entrevista n° 6, 2014) Según el Instituto Interamericano del niño, la familia es un conjunto de personas que conviven bajo el mismo techo, organizadas en roles fijos (padre, madre, hermanos, etc.) con vínculos consanguíneos o no, con un modo de existencia económico y social comunes, con sentimientos afectivos que los unen y aglutinan. Además aclara que la finalidad de la familia es generar nuevos individuos para la sociedad. Para poder lograr introducir a este individuo a la sociedad, éste debe contar con seguridad afectiva y económica, salud y educación desde el hogar. Esta concepción, junto con la que sostiene que los familiares se vinculan por relaciones de ayuda mutua, tanto económica como afectiva, son las predominantes entre el grupo entrevistado. Un aspecto palpable manifestado por los informantes es que el modelo tipo de familia dominante en el pasado ya ha perdido fuerza, aunque aun surgían dudas respecto a si la situación actual podía definirse por la existencia de un nuevo modelo o por la diversidad de tipos familiares. Al respecto, cabe destacar la percepción de uno de los entrevistados, quien sostuvo que “El modelo de familia que hay hoy en día, no creo que sea uno. Quizás el más ‘vendido’ por el capitalismo, es donde viven en su casa 4/5/6 personas (padres e hijos), con su auto, donde todos estudian, trabajan y son felices. Pero ninguna familia es igual a otra, cada persona y familia tiene distintas realidades”. (Comunicación personal, entrevista n° 4), 2014) Lo que comúnmente se denomina modelo único o tipo de familia es el modelo tradicional compuesto por padre, madre e hijos, una familia bien constituida donde los padres están dedicados exclusivamente a la educación de sus hijos y todos se llevan bien. Este modelo de familia tradicional se vincula con la modernidad, como se presenta en la La Familia Ingalls. Pero hoy en día la vida se ha complejizado y es casi imposible tener este tipo de modelo familiar. Actualmente predominan lo que se denominan familias ensambladas, padres divorciados que han establecido nuevas relaciones de pareja y cuyos hijos comparten distintas casas. Asimismo, existen uniones homosexuales en donde se con forman familias con dos hombres o dos mujeres. También existen situaciones en donde los hijos no son criados por los padres porque trabajan mucho y son, en cambio, criados por abuelos u otros parientes.

Según el sitio oficial del Ministerio de Educación de la Presidencia de la Nación Argentina “la diversidad de estas formas familiares producto de cambios culturales y sociales, no implica que las familias hayan modificado sus funciones centrales o hayan dejado de serlo” (2014).

Explica que estos cambios han sido muy importantes y permitieron el avance de las familias y los roles o experiencias que se viven en cada una de ellas. Cabe destacar que con los cambios también surgió el hecho de que el cuidado de los niños no es más solo responsabilidad de las madres, sino que es obligación compartida por varios adultos responsables. Antes las madres no trabajaban y se dedicaban al cuidado de la casa y de sus hijos, pero la modernidad trajo la igualdad de derechos de las mujeres y con esto ellas también empezaron a trabajar. Desde la literatura y otras disciplinas, como la psicología, se presenta a la adolescencia como una etapa en donde el odio y el amor por los padres se enfrentan muy a menudo. Corsaro (2009) explica que “En décadas pasadas la sociedad veía grandes enfrentamientos generacionales y asistía, como cosa normal, a la partida prematura de los adolescentes del hogar paternal”. Pero en su investigación descubre que hoy en día los adolescentes se van de sus casas a más tardía edad porque existen mejores relaciones entre padres-hijos y la razón por la que se independizan es por una cuestión de placer propia. La preocupación de los padres por lograr un mayor bienestar de sus hijos se advierte en el incremento de los tratamientos de psicoterapia en todo el mundo. Guerriero (1996) explica que sobre el fin de siglo diarios y revistas daban testimonios de que “los tiempos han cambiado”: en casa de mamá y papá las decisiones se toman en conjunto, la democracia arrecia y la rebeldía de huir con el paquete de ropa bajo el brazo se ahoga ante la crisis económica, pierde su sentido bajo la mirada complaciente de los nuevos padres. Para la psicoanalista Eva Giberti “hay una redistribución de autoridad dentro de la casa”. Ahora un adolescente ya no tiene tanta prisa por irse de su casa. Además las casas no son como eran antes; hoy en día un padre puede representar ambas figuras, puede que alguno no trabaje o que ambos lo hagan, o que los niños sean cuidados por otros miembros de la familia, pero de todas maneras se ocupan de que sus hijos tengan todas sus necesidades cubiertas y por esto ellos no se quieren ir. Un ejemplo de esto lo ofreció un entrevistado al hacer referencia a una película Role Models “que indirectamente muestra distintas realidades de familias que necesitan que haya un servicio de ‘hermanos mayores’ que ayuden a los chicos porque sus familias no pueden hacerlo”. (Comunicación personal, entrevista n° 5, 2014) La televisión en gran parte refleja lo que sucede a nivel social y es por ello que resulta inevitable que estos patrones culturales sean representados en series y programas. Las transformaciones sociales, ya sean políticas, económicas o tecnológicas, alteran la estructura social establecida. Los cambios más significativos en este sentido son la democratización de las relaciones sociales, la ley de divorcio y la ampliación de los derechos, especialmente de las mujeres y de los homosexuales. La posibilidad del divorcio, establecida en Argentina en 1987 con el gobierno de Alfonsín, permitió la dilución legal de uniones matrimoniales, permitiendo modificaciones a la constitución de las familias. Respecto a las uniones matrimoniales homosexuales, la reglamentación legal es un hecho desde 2010 y desde 2012 las personas transexuales pueden cambiar de nombre y sexo registral. Los mayores cambios legales en este tema surgen a partir de la década del ‘70 en los países occidentales, dentro del marco de la lucha en defensa de las libertades civiles. Según la Enciclopedia Libre (2014) la revuelta de los clientes del Stonewall Inn, en Manhattan, el 27 de junio de 1968, contra una brutal operación policial, se considera un hito fundamental de la liberación homosexual. Desde este acontecimiento se comienza a visualizar el combate de las agrupaciones homosexuales contra la homofobia, exigiendo legislaciones igualitarias, disminución de la discriminación laboral, derecho a la adopción y al matrimonio. Los derechos de las mujeres, por su parte, fueron incorporados a la Constitución Nacional recién en la reforma de 1994, mucho después de que las mujeres ya participaran de consejos, partidos políticos, legislaciones, etc., pero fue un gran avance para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. Los cambios económicos en el mundo a veces son menos notorios. Según la Enciclopedia Libre (2014) el cambio estructural de una economía se refiere a un cambio que afecta el largo plazo o en corto plazo la producción y el empleo. Puede surgir por políticas o por cambios en la sociedad, en sus recursos o en la población. La caída del comunismo es un gran ejemplo de cambio político que ha tenido implicaciones en la economía. Manejar y resolver cambios estructurales requiere de inversiones a largo plazo en educación o reformas en la movilidad laboral. La introducción de nuevas tecnologías, la automatización e Internet constituyen nuevos modos de realizar negocios a nivel mundial en cuestión de segundos, lo que implica cambios económicos sustantivos. Desde la revolución industrial los puestos de trabajo han ido desapareciendo y reemplazados por maquinarias que sistematizan las labores humanas. Los cambios tecnológicos lograron facilitar el trabajo, reemplazando la fuerza física por la inteligencia y la capacidad intelectual. Con la revolución industrial como primera impulsora de las maquinarias se pierden numerosos puestos de trabajo que antes exigían fuerza muscular reemplazándolos por sistematizaciones computarizadas. Actualmente quien no sabe manejar una computadora es casi un analfabeto. El motivo principal del cambio de un modelo único de familia a una pluralidad de modelos es que la sociedad misma fue cambiando. Se le atribuyen a este cambio razones como la llegada de la democratización, el autoritarismo de la iglesia, la revolución hippie, la incorporación de los derechos de las mujeres y los derechos de los homosexuales, las libertades, el divorcio, el individualismo, el trabajo moderno y la fecundación in vitro. La vida moderna es un motivo para tener menos hijos e incluso ni tenerlos. Lo cierto es que las guías para padres abordan las dificultades que surgen para conciliar el trabajo con los hijos. La relación con los padres y la enseñanza de determinados valores es la base para constituir la personalidad de los hijos, y la falta de tiempo hace que se sientan impotentes, frustrados y culpables por no estar para ellos. Es tan así que los hijos se acostumbran a la rutina familiar, y aunque a veces sufran no hay nada para solucionar este tipo de problemas. Fue la entrevistada número uno quien hizo surgir este tema como problemática del cambio en las conformaciones de las familias cuando surge el hecho de que ella tuvo cinco hermanos y tan solo tiene tres hijos. Sostuvo que “toda la sociedad está teniendo menos hijos por lo caro que sale mantener a un hijo y además la vida moderna hace que uno no les pueda dedicar tanto tiempo. La madre y el padre trabajan, entonces no es tan fácil”. (Comunicación personal, 2014) En la década del ‘60 surgieron en el mundo varios movimientos sociales o culturales, donde entra la cultura hippie, el movimiento skinhead, los movimientos por los derechos civiles para los afroamericanos (encabezado por Martin Luther King Jr.) y las revoluciones independentistas en Latinoamérica.

Tras las dos guerras mundiales y ante el probable comienzo de una tercera, las personas comenzaron a movilizarse para evitar que se iniciara otra contienda mundial. Empezaron a manifestar lo que pensaban y a unirse en grupos con pensamientos similares y que perseguían propósitos en común. El movimiento hippie fue uno de los mayores impulsores de la liberación sexual y de la revolución femenina. Este movimiento pacifista nacido en Estados Unidos estaba compuesto por individuos que escuchaban rock psicodélico, groove y folk contestatario, abrazaban la revolución sexual y creían en el amor libre. Se caracterizaban por el rechazo al consumismo, a la búsqueda de un equilibrio espiritual, a la protección del medio ambiente y a la liberación política. Aunque la revolución del movimiento pasó de moda hoy en día siguen encontrándose predecesores del hipismo. (Enciclopedia Libre, 2014) Básicamente la libertad es la posibilidad de pensar y obrar según la propia voluntad. Esta capacidad es de suma importancia para los informantes para que las personas tengan el tipo de familia que desean, sin dejarse llevar por ningún modelo. La libertad política es según la Enciclopedia Libre (2014) un derecho, o la capacidad y habilidad, de la libre determinación, como expresión de la voluntad del individuo, concerniente a qué tipo de organización social desee tener, desarrollar o a cuál pertenecer. Y según la Real Academia de la Lengua Española es la “facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos”. La posibilidad de elegir cómo obrar quiere decir que de un número de opciones se puede elegir una. A esto se refiere el entrevistado uno cuando sostiene que “una de las causas del cambio es esa, la gente es más libre para pensar, sentir, expresar lo que le pasa (…) Antes la sociedad era muy prejuiciosa. Ahora la gente está más libre de eso”. (Comunicación personal, 2014) Las personas en la sociedad moderna se caracterizan por su individualidad. Este tipo de personas buscan lograr sus objetivos y ejercer sus propios deseos con independencia y autosuficiencia. Los primero indicios de individualismo datan de la edad media cuando surgieron los conceptos de salvación individual en la religión y combinado con la ganancia individual del capitalismo es que hoy en día en la mayoría del mundo es la ideología más dominante, a contraposición del colectivismo. El ultimo concepto a desarrollar como motivo del cambio, que podría incluirse como un cambio social es la fecundación in vitro. Esta técnica es la forma de reproducción asistida en la que la fertilización se realiza en el exterior del cuerpo, en una placa de laboratorio. El primer bebé concebido con esta técnica nació en 1978. La entrevistada número tres hizo una alusión a un proceso parecido a este cuando inferíamos la representación de las familias en los medios audiovisuales “también se ve por ejemplo en Guapas que las mujeres hacen todo para tener un hijo, por ejemplo Isabel Macedo se insemina artificialmente sin estar en pareja porque para ella es más importante tener un hijo que tener una familia” (Comunicación personal, 2014).

Lo que diferencia la inseminación artificial de la fecundación in vitro es que la primera se realiza dentro del cuerpo femenino pero ambas son técnicas de reproducción asistida.

Medios audiovisuales: televisión y cine

Desde el surgimiento de la televisión en 1930, según Pedro Sempere (1968): la reproducción de la imagen en movimiento aportó una nueva sensación de bidimensionalidad, lo que produjo el más rápido y espectacular desarrollo de los medios de comunicación de todos los tiempos. Consideramos medios de comunicación a los instrumentos que transmiten el contenido precisado para realizar el proceso de comunicación. Estos medios son instrumentos en constante evolución y es por esto que podemos afirmar que desde su surgimiento han sufrido importantes transformaciones. Dentro de los medios de comunicación que se analizan en este trabajo se destacan los medios audiovisuales, el cine y la televisión. La presencia de los medios de comunicación en las sociedades es de suma importancia. En particular la televisión y el cine como medios masivos tienen la capacidad de afectar audiencias masivas, comunicar rápidamente y mantener a su audiencia en estado de pasividad. Se ha encontrado de este último punto que el 100% de los entrevistados miran televisión como forma de relajación y entretenimiento aunque también destacan a la computadora como un medio audiovisual importante hoy en día. En las entrevistas se ven reflejadas las dos funciones de los medios audiovisuales; informar y entretener, dependiendo de las personas y sus intereses. Como plantea Sampere (1968), los hombres tienen una preferencia muy marcada por las informaciones políticas y, sobre todo, por los deportes o películas (de acción), mientras que las mujeres prefieren los programas dramáticos, musicales, películas (románticas) y los programas de entretenimiento. Hemos encontrado esto representado en los informantes con mucha claridad. Esta elección tiene que ver con elecciones personales y psicológicas vinculadas con cada sexo. Obviamente se puede encontrar mujeres que se apasionen por el fútbol o las noticias y hombres que vean musicales o algún tipo de comedia. Pero en gran medida sucede lo contrario. Es por esto que las agencias publicitan en distintos segmentos de programación de televisión o en distintas películas en cine en función del tipo de público al que quieren apuntar. Uno de los segmentos más importantes de mercado es el hogar. Javier Echeverría (1995) plantea que si se logra aparentar que la pequeña pantalla no es sino una prolongación del hogar, resulta mucho más fácil ganarse a esta determinada audiencia, y es por esto que las cadenas televisivas cada vez producen más programas dedicados a representar la vida privada. Como la primera entrevistada aseguró “la televisión es el reflejo de la sociedad”. Todos los informantes comentaron que miran televisión. Unos más que otros, porque quizás prefieren usar la computadora o no tienen tiempo. Todos han aclarado que miran televisión por su cuenta, no en familia, porque los programas que a disfruta un miembro de la familia muchas veces no coincide con los gustos de los demás. Esto es así porque somos todos diferentes, hombres, mujeres, grandes y chicos; pero siempre se va a encontrar cuestiones en común entre personas del mismo sexo o de edades similares porque comparten gustos estereotipados. Por ejemplo, el 75% de mujeres entrevistadas afirmaron ver Guapas, una serie muy dedicada a las mujeres, y los hombres programas más cómicos y hasta ridículos.

Por ejemplo el entrevistado número cinco sostuvo que:

De programas que muestran familias suelo mirar, Los Simpsons, American Dad, Family Guy, Buena Suerte Charlie. Son familias disfuncionales, que muestran el modelo típico de la familia estadounidense pero de una forma exagerada. Sin embargo, muestran muchos problemas y valores de “Cambios en el modelo familiar y su representación en la televisión esa sociedad, es decir tratan temas conflictivos y formas de resolverlos según valores morales. (Comunicación personal, 2014)

Al preguntarle al entrevistado número cuatro sobre cómo le parece que afecta el medio audiovisual a la familia contestó: “Creo que es bastante malo, porque le saca tiempo a una persona; uno podría hacer otras cosas, como practicar un deporte, leer, descansar, estudiar o compartir momentos con la familia. Digamos que tiende a ocupar más tiempo del que debería”. (Comunicación personal, 2014) De toda forma estas aclaraciones nos ayudan a vincular el hecho de que hoy en día, como se ve reflejado en las respuestas de los informantes, la mayoría de las personas prefieren ver televisión para entretenerse y como un momento de relajación, enterarse de chismes, divertirse, reírse un rato y conversar con gente que ve lo mismo.

Programas que representan a las familias: La

familia Falcón, Guapas y Modern Family

Para comenzar con este último segmento del trabajo, cabe destacar que, como expone Javier Echeverría (1995) la televisión no sólo es una representación creadora del mundo, sino que permite una recreación de la vida cotidiana y doméstica. Esto es lo que sucedía en la antigüedad con la televisión, tanto en Argentina como en el resto del mundo, y lo que sigue sucediendo hoy en día. Para tratar el reflejo de los modelos de familias existentes se analizarán tres novelas. En orden de aparición, una más moderna, muy reconocida por los informantes (sobre todo mujeres), otra también actual y destacada por la pluralidad de familias, y una tercera que se contrapone a estas últimas dos, siendo de los años sesenta. Primero, la telenovela argentina Guapas, producida por Polka, comenzó en marzo de 2014 y sigue actualmente al aire. Es una serie original escrita por Leandro Calderone y Carolina Aguirre, dirigida por Daniel Barone y Lucas Gil y emitida por Canal 13. En la historia, cinco amigas –Mónica (Mercedes Moran), Mey (Carla Peterson), Lorena (Florencia Bertotti), Laura (Isabel Macedo) y Andrea (Araceli González)– se conocen cuando el banco en el que tenían sus ahorros quiebra y pierden todo el dinero depositado. Siete años después de ese episodio, las cinco amigas todavía intentan reponerse de aquella pérdida pero juntas y reflexionando sobre sus historias personales, su familia, sus trabajos, sus amores y sus miedos. La segunda serie televisiva es, en este caso, cómica y estadounidense. Modern Family, creada y producida por Christopher Lloyd y Steven Levitan, salió al aire en septiembre de 2009 y está actualmente por su quinta temporada. La serie está realizada en un formato de falso documental en el que los personajes hablan directamente a la cámara en determinados momentos de los episodios. La serie gira en torno de tres familias relacionadas a través de Jay Pritchett (Ed O’Neill) el patriarca casado con una mujer más joven, Gloria (Sofía Vergara) quien tiene a su vez un hijo de un matrimonio anterior, Manny (Rico Rodriguez), y juntos tienen al bebé Joe Pritchett. Los hijos de Jay, Claire (Julie Bowen) y Mitchell (Jesse Tyler Ferguson) tienen sus respectivas familias. Claire, ama de casa, está casada con Phil (Ty Burrell), agente inmobiliario, y tienen tres hijos: Haley (Sarah Hyland) la adolescente preocupada por su estatus social, Alex (Ariel Winter) la hija inteligente y Luke (Nolan Gould) el poco convencional hijo pequeño. Mitchell, abogado, está en pareja con Cameron (Eric Stonestreet) con quien ha adoptado una niña vietnamita, Lily (Aubrey Anderson-Emmons).

En tercer lugar, se analiza La Familia Falcón, una de las primeras telenovelas argentinas, escrita y dirigida por Hugo Moser y difundida por Canal 13, que se emitió durante 1962 y 1969. El elenco estaba encabezado por Pedro Quartucci, Elina Colomer, Roberto Escalada, Emilio Comte, Silvia Merlino, Alberto Fernández de Rosa, José Luis Mazza y Ovidio Fuentes. El relato se basaba en el estereotipo de lo que se esperaba debía ser la familia de clase media argentina de la década del ’60. El apellido de la familia está tomado del automóvil modelo Falcon, que lanzado por la marca Ford, patrocinaba la telenovela. Fue sucedido posteriormente por Los Campanelli (Canal 13) en la década del ’70, la Familia Benvenuto y Grande Pá! de 1991 a 1995 y más recientemente en el 2000: Costumbres Argentinas, Los Roldán y Casados con hijos. Como se ha expuesto a lo largo de este trabajo, las tres novelas televisivas reflejan los cambios producidos en las familias. Sólo el 33 % de los entrevistados pudo recordar dos programas anteriores a los años ochenta que serían La Familia Falcón y la Familia Ingalls. El 75% de las mujeres entrevistadas ven Guapas. Entre los posibles motivos por los cuales tiene tanta aceptación, pueden citarse la representación que hacen de las mujeres, los problemas que se presentan, las costumbres típicamente argentinas y la poca injerencia del machismo en sus representaciones. (Comunicación personal, entrevista n° 3, 2014) Es posible que esta identificación sea lo que llama tanto la atención de esta novela argentina. “Me gusta porque es sobre amigas, nos reímos con mis amigas sobre si seremos así en el futuro”. En efecto:

Son unas familias modernas. Ninguna de ellas tiene una familia que vos ves que se tienen que ocupar. Por ejemplo los hijos son grandes o no viven con ellas. Es raro porque se trata al tema de las familias pero nunca se ve familias en sí. (…) se habla sobre los trabajos, sobre los novios o esposos, sobre algunos hijos pero ninguna de ellas tiene lo que yo llamo familia. Ninguna vive con el esposo y los hijos, por ahora, también va cambiando porque se pelean se reconcilian y van y vienen. (Comunicación personal, entrevista n° 3, 2014)

Con esto se retoma el tema de la familia, de los conceptos tratados al principio del trabajo. La entrevistada explica claramente que en la novela las cosas van cambiando, la gente se pelea y se reconcilia, que los chicos crecen y ya no viven con sus padres o van a vivir al exterior por un tiempo. Todo esto pasa en la sociedad también, las personas crecen, se distancian, se separan, deciden no tener hijos, adoptan, etc. Entonces surge la pregunta de si estas novelas son una representación de la sociedad hoy en día o si son inventos de los escritores que se ocupan de meter líos y conflictos para seguir dando vueltas y facturar. La última serie que representa a las familias es Modern Family. El nombre mismo aclara que es una familia moderna, y tan solo está al aire hace cinco años, así que es casi posmoderna. El 33% de los entrevistados la nombró como series que hablan de familias que no representan el modelo nuclear. Respecto a este núcleo central que funda este trabajo, es posible afirmar que el 100% de los entrevistados coincide en que no hay un único modelo de familia. Uno de los testimonios más elocuentes al respecto manifestó esta postura:

No creo que la TV refleje un solo modelo, hoy en día se tiene en cuenta familias de distintas razas, religiones, creencias, gustos, etc. (…) Creo que al cambiar la sociedad, el aceptar la libre expresión, cambió la forma de tratar a la familia. Se introdujeron distintas familias fuera de lo que sería el estereotipo de una ‘familia perfecta’, donde una con problemas es más divertida, o tiene realidades más interesantes.

Cuando se les consultó si es más realista este modelo representado, hubo discrepancias. Por ejemplo, la entrevistada número dos afirmó lo siguiente:

Creo que Guapas muestra mucha disfuncionalidad junta pero si muestra lo mismo que en la sociedad. (…) La vida no es perfecta. Ni nunca lo fue. Eso sí, antes la gente pretendía que todo estaba perfecto, imagínate que ninguna mujer quería decir que su marido la engañaba o si la dejaba se sentía totalmente perdida. Hoy en día las infidelidades salen a la luz mucho más y ninguna mujer (ni hombre, sino quedo muy feminista) se banca calladita las cosas. (Comunicación personal, entrevista n° 2, 2014)

Conclusiones

Como ha sido planteado a lo largo del presente escrito, desde hace ya varias décadas coexiste una gran diversidad de modelos de familias en la sociedad, abandonándose la idea de un modelo único de familia. La hipótesis que rigió la elaboración de este escrito, que los medios representan a las familias a través de una diversidad de modelos que se instauran a partir de los procesos de democratización, puede constatarse en las representaciones de los entrevistados. Ya no puede asumirse la predominancia de un único modelo de familia. Asimismo, es también correcto sostener que los medios intentan representar los cambios sociales y culturales que transforman las sociedades. La democratización de las sociedades, si bien resultó ser un factor sustancial de estos cambios, no fue el único. En efecto, la sociedad misma fue mutando en las últimas décadas, introduciéndose cambios sociales que alteraron significativamente la estructura social preestablecida. Dentro de las transformaciones que permitieron concebir nuevos tipos familiares y derribar la hegemonía de un modelo ideal, pueden citarse desde los procesos de democratización, hasta la caída del autoritarismo de la Iglesia, así como la revolución hippie, la ampliación de los derechos hacia los mujeres y los homosexuales, el divorcio, el tipo de trabajo moderno y la fecundación in Vitro.

Bibliografía

Echeverría, J. (1995).

Cosmopolitas domésticos. Barcelona: Editorial Anagrama. Corsaro, B. M. (2009).

Adolescencia y familia en Argentina. Cambios profundos en el proceso de independización. En Psicodebate 1(1).

Pp. 27-39. Guerriero, L. (junio de 1996).

Vivir con mamá y papá. En Revista La Nación. Pp. 32-36. Kammerath, M. (2010).

Cambios en el modelo familiar y su representación en la televisión. Montevideo: Instituto Interamericano del niño. Disponible en: http://www.iin.oea.org/ Sempere, P. (1968).

La comunicación audiovisual. Madrid: Instituto Nacional de Publicidad. Sibilia, P. (2008).

La intimidad como espectáculo. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. Stevenson, N. (1998).

Culturas mediáticas. Teoría social y comunicación masiva. Buenos Aires: Amorrortu Editores.


Los cambios en el modelo familiar y su representación en la televisión fue publicado de la página 51 a página55 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

ver detalle e índice del libro