1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº19 >
  4. Lab-ller_va: Transformando la arquitectura desde las Proposiciones proyectuales

Lab-ller_va: Transformando la arquitectura desde las Proposiciones proyectuales

Machado, María V.

Actas de Diseño Nº19

Actas de Diseño Nº19

ISSN: 1850-2032

X Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” VI Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño

Año X, Vol. 19, Julio 2015, Buenos Aires, Argentina | 256 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Contenido

  El lab-ller_VA (laboratorio + taller del VERBO arquitectura). El taller, definido según la Real Academia Española (RAE, 2012), como: “1. m. Lugar en que se trabaja una obra de manos. 2. m. Escuela o seminario de ciencias o de artes. 3. m. Conjunto de colaboradores de un maestro”. De estas tres acepciones, las tres son utilizadas en la Docencia de la arquitectura pero la que impone el rigor de como se debería practicar la arquitectura es la tercera, que en otras palabras, el Maestro es el que enseña a sus discípulos como entiende y materializa él el mundo.

Con respecto a la primera acepción de la RAE, ésta, se inclina más hacia aquellas actividades que fundamentan su hacer en lo artesanal y en las Artes, es decir, establece condiciones más artísticas que científicas, y es que la arquitectura no es sólo Arte, es también Diseño, Ciencia, Filosofía, etc. De la segunda acepción se podría extraer el carácter reflexivo visto en las otras disciplinas distintas a las Artes, como Sociología, Psicología, Antropología, Filosofía y otras Ciencias Sociales. Pero es desde la tercera acepción que se genera la inquietud de que el Taller de Diseño Arquitectónico, no debería seguir siendo solo Taller, sino que debería transformarse o asociarse hacia otros modos, que continuarán integrando el taller desde sus beneficios, pero que también aborden el campo experimental y la investigación arquitectónica, de allí aparece la idea de que también el aprender a proyectar arquitectura se hiciese desde el laboratorio.

El laboratorio, proviene etimológicamente del latín labor que significa trabajo y -torio que se define como lugar (Gómez de Silva, G., 2001:406), es decir lugar para el trabajo. Según la real academia española, el laboratorio se define como: “1. m. Lugar dotado de los medios necesarios para realizar investigaciones, experimentos y trabajos de carácter científico o técnico. 2. m. Realidad en la cual se experimenta o se elabora algo”. Desde estas dos acepciones concuerdan en parte con la búsqueda del Verbo Arquitectura, contribuyendo con la incorporación del conocimiento científico, experimental y como adopción de una condición para percibir y experienciar el mundo. Es entonces que el laboratorio conforma el complemento al taller y viceversa, es desde allí que surge el neologismo, lab-ller, una contracción que integra laboratorio y taller, que se acompaña por las iniciales VA, verbo arquitectura y conforman lo que se ha denominado el lab-ller_VA.

El lab-ller_VA, es el medio propicio que conjuga la experimentación del laboratorio con el lugar para la fusión del arte, la teoría y la práctica, conformando una atmosfera para el intercambio de in-formación que podría conducir hacia una re-in-formación del arte, el diseño y la arquitectura. Es el lugar de la labor del arquitecto, diseñador, artista que conjuga desde una práctica reflexiva nociones desde diferentes áreas temáticas, desde la casa que imparte la disciplina para in-disciplinar la arquitectura, desobedeciendo a las formas preestablecidas por su enseñanza y la creación, de esta manera nos apoderamos del prefijo IN mediante si triple significado, 1) entrar en otros modos de actuar, 2) poner el valor en el otro, y 3) derribar lo tradicional…

Desde la in-disciplina el propósito fundamental es transformar, es momento de mirar las cosas de lo más que medianamente vacío, y al mirar lo vacío nos encontramos ante el reto de la crisis, es decir al peligro y la oportunidad conjugadas, mezcladas, imbricadas y como bien dice Edgar Morin en su artículo el Elogio de la Metamorfosis:

“Allá donde crece el peligro, crece también lo que nos salva”. Comenzar a trans-formar induce a apropiarse de una posición como ancla de la acción. Esta posición, va siendo el verbo arquitectura, el verbo arquitectura no es, sino que, va siendo habitar en trans-acción. Va siendo medio de trans-acción ante el espacio; va siendo atmósferas ante el vacío; va siendo dinámicas ante la forma; va siendo procedimiento operacional ante el programa; va siendo configuración ante la figura; va siendo trans-currir ante el espacio, tiempo, espacio-tiempo, acción, acontecimiento, situación; va siendo con-texto, contexto y con texto ante el contexto; va asumiendo al SER ante el hombre, sujeto o usuario; va siendo con posición, ante la composición; va siendo emergente ante la crisis; va siendo formación de una posición abierta y ética ante la educación regida por una tradición que se aleja gradualmente de las dinámicas complejas del mundo contemporáneo. ¿Por qué el verbo?, en principio, como reacción a la concepción de la arquitectura actual, que en su mayoría es sustantivada, se conforma desde una concepción como sujeto que la hace receptora de atributos de baja o alta tecnología, de gran o menor belleza, que le impiden responder desde su esencia, a las dinámicas múltiples en las que se sume nuestra realidad abismática.

Desde la posición del verbo Arquitectura, para la transformación, se proponen acciones mediante proposiciones, planteadas como invitaciones para incursionar en proyecciones que impulsan, incitan y estimulan la génesis de otras proposiciones que re-in-formaran la arquitectura, conciliando el antagonismo, rivalidad y oposición sustancial en los que se desarrollan nuestras dinámicas; evidenciando el potencial hacia el conocimiento que existe en: lo negado, lo lúdico y lo residual; instaurando procesos reflexivos, re-activos, pro-activos con un plus de sentido, expresados mediante propuestas creativas, ideadas, que prevén y proveen la arquitectura desde la emergencia, improvisación, provisión y visión. Se denominan pro-posiciones, ya que para la trans-formación para la trans-formación constituyen una tétrada, cuyo significado involucra: 1) Enunciados a partir de un juicio; 2) las consecuencias a partir de ese juicio, que puede materializarse en un hecho sensible o latente; 3) la apropiación subjetiva que hace el sujeto al asumirla; y 4) la acción ejecutada a favor de la posición de la arquitectura como verbo..

Así, las pro-posiciones como invitaciones proactivas: exploran, incursionan, analizan, re-conocen, re-crean, experimentan, sintetizan, abstraen, conciben y proyectan a través de los ocho modos que se han desarrollado y ensayado hasta hoy: proposiciones recreativas, experimentales, experienciales, colectivas, performativas, prácticas y proyectuales. De estas ochos, la Pro-posición que aborda la proyectación arquitectónica en la formación del arquitecto lo constituyen las Peo-posiciones proyectuales, que mediante un método basado en el texto.

Pro-posiciones proyectuales

  Las Proposiciones proyectuales constituyen la fase donde se conjugan el mayor número de posibilidades de observación, experimentación, investigación, críticas, y creación, que concierne a la proyectación de una medio arquitectónico, dentro del proceso de trans-formación; se inicia con una actividad netamente creadora y artística. Es la creación la que toma el protagonismo, pero no una creación proveniente de la nada, ni fundada básicamente en lo existente, tal como lo explica Alfred Linares I Soler (2006), sino como la creación que hace de la nada y el contexto circundante un todo, que toma de ellos su potencial para trans-formarlos, que coliga la arquitectura, el arte, la filosofía, la técnica, la ciencia con otros conocimientos para materializarlo en arquitectura.

La formación para la proyectación arquitectónica, como medio de creación, basa su proceso en la idea de singularidad y la diferencia, no se forma para un conocimiento común, sino que se educa para resaltar la diferencia y la originalidad entre los modos de proyectación y sus productos (Linares i Soler, A., 2006). Para ello se estimula tanto la abstracción como la concienciación de la intuición; se provoca el sentido de la síntesis; se invita al conocimiento mediante la critica, la investigación y la lectura; se motiva la expresión gráfica atractiva; se incita a conformar distintas opciones de modelos físicos o virtuales; y se conduce a la conformación de piezas técnicas para la materialización arquitectónica.

La abstracción entendida como el proceso mediante el cual se separa las características circunstanciales de su sustancia dejando sólo la esencia, se entrena al estudiante en la búsqueda de ella. La intuición como una percepción inmediata de algo, que al hacerla consciente conduce al cuestionamiento del proceso de pensamiento para extraer sus lógicas inherentes. La síntesis como la composición y recomposición de la partes en un todo con significado, fundamental para la construcción de conceptos. Estos tres elementos son primordiales para el desarrollo de lo proyectual, porque amplían las posibilidades de gestar objetos o fenómenos singulares.

Lo proyectual proviene etimológicamente de pro- “hacia delante” e -icere, -jicere “echar” es el modo que activa el proceso de creación de proyectos y anteproyectos de concretar una visión de futuro, cualquiera que sea el ámbito. Engloba el proyectar como proceso y el proyecto como propósito y manifestación del verbo. Proyectar involucra las acciones de idear, proponer y disponer, permite hacer visible y exponer la creación como interpretación individual sobre un tema (entendido como un texto argumentado, no como la función a resolver ) o problema que se aborde. El proyecto tiene para este caso una doble acepción; es el pensamiento que se tiene sobre una idea, cosa o creación; y la consecuencia tangible, palpable del acto de proyectar, constituye en concreto una propuesta que contiene la información detallada para ejecutar acciones.

En filosofía el proyecto es un deseo presente que se dirige al futuro (Comte-Sponville, A., 2003), es ese algo intrínseco que forma parte del ser y que mueve las posibilidades del pensamiento; es la filosofía como disciplina, que incursiona en la posibilidades del pensar, ya que “toda ella constituye una teoría de proyecto”. Para Heidegger (Ferrater Mora, J., 1999) el proyecto es una anticipación de si mismo, es planearse a si mismo y por eso el Dasein refiere un “ser como proyecto”, no es un vago anticiparse, aparece dentro de lo que él llama la “comprensión”, la constituye un paso previo a la posibilidad, evidenciando que si hay proyecto entonces hay posibilidad.

Para Ortega y Gasset el proyecto como “programa vital” según Ferrater Mora (1999) es manifestación de la “autodecisión” es “lo que hay que hacer” condicionado por una situación concreta, donde el ser se proyecta a si mismo. La posición de Sartre se acerca mucho a la posición de Heidegger según lo explica Ferrater Mora (1999), ya que hay un proyecto inicial que puede ser modificado tantas veces se desee o se amerite, eso si, de acuerdo a situaciones concretas y como dice Ortega y Gasset (Ferrater Mora, J., 1999) “a lo que hay que hacer”.

Si un proyecto, desde la filosofía, involucra la esencia del ser, como producción de existencia, un proyecto arquitectónico entonces constituye una exterioridad de quien la crea, por ello se debe hacer tanto hincapié en exteriorizar las posibilidades del "pensamiento responsable" (Pallasmaa, J., 2008) inherentes en cada individuo; no se trata de formar arquitectos que creen la arquitectura como un sello o una marca que los identifique, o como una imagen superficial y banal que cumpla con los patrones de la moda; se busca desde esta perspectiva enseñar las posibilidades creativas comprometidas a proyectar atmósferas (Zumthor, P., 2006) sensibles al hombre y al contexto desde una posición particular, no desde un punto de vista narcisistas, sino desde una visión comprometida, que actuará bajo una misma esencia, pero movida tras una acción distinta de acuerdo al propósito y lugar que compete acometer.

Las Proposiciones proyectuales revelan las singularidades y especificidad en el pensamiento de quienes lo accionaron. Se anclan en el conocimiento de la arquitectura a través de la búsqueda del verbo, como la posición desde la que surgen los planteamientos a partir de los cuales se conformarán las propuestas; que estas nacerán en la relación de aprendizaje indagatorio de los procesos inherentes a la creatividad de cada estudiante; es trascendental que de cada uno surjan rasgos particulares que lo identifiquen y consoliden a medida que vaya cursando los lab-lleres. Cada lab-ller (laboratorio + taller), constituyen espacios de conjugación.

Así, la arquitectura como verbo marca el inicio y las pautas genéricas en las cuales se mueven los modos de proyectación, cristalizados en las propuestas, el verbo es quien moldea desde un modo infinitivo cada una de las peculiaridades que emerge a través del proceso proyectual.

El verbo arquitectura en infinitivo presenta la acción, en este caso, de apre(he)nder y de enseñar a crear propuestas arquitectónicas, en su tensión máxima, en su dinamismo total, implicando aspectos progresivo de acción hacia el futuro.

La activación del infinitivo se crea en una atmósfera cuya lógica operativa se basa en el texto y vertebra, de una manera flexible, el conocimiento que no se encuentra estructurado. Para Piaget (Linares i Soler, A., 2006) el conocimiento no es mas que ordenar un ruido, ruido en el sentido de percepción de un mundo sin estructura.

Entonces, dotar a una experiencia “desordenada” de la arquitectura de un orden, en eso estriba el aprendizaje de arquitectura (Linares I Soler, A., 2006).

Partiendo de estas reflexiones, las Proposiciones proyectuales tienen el propósito de generar mediante la formulación de un tema y un método, una propuesta arquitectónica. El tema constituye un enunciado que promueve la crítica hacia preceptos preestablecidos en la arquitectura y a determinadas situaciones impuestas en e contexto, desde el cuál tácitamente se gestará dicha propuesta de arquitectura. El método, que constituye la consecución de un procedimiento, que ancla su conceptualización en el texto, para definir sus formas de acción en la gestación de la arquitectura. Tanto el tema y el método desde estas perspectivas contribuyen a la formación de posiciones y a la consolidación del verbo arquitectura, lo que corresponde a un aprendizaje cuya fundamento, ancla y origen y finalidad es lo proyectual.

Los temas en estas proposiciones surgen de reflexiones que buscan abordar temas contemporáneos en la arquitectura, los cuales son  estructurados desde el método en base al sentido del texto y sus derivaciones a partir de los prefijos y sufijos: pre-texto, texto, subtexto, hiper-texto, con-texto y textura, cada uno de los cuales va definiendo en las distintos ámbitos en los que incursiona el tema propuesto de la arqu8itectura hasta desembocar en la propuesta de arquitectura que surge desde las reflexiones y juicios emitidos a partir del tema enunciado. Se evidencia de esta manera, la inherencia de la reflexión, crítica, observación, investigación y experimentación en la práctica de la proyectación arquitectónica.

El texto, que etimológicamente deriva de textus “tejido construido”, participio pasado de texere “tejer, construir”, se puede definir como una unidad formada por un conjunto de significados con una intención y estructura bien definidas. Constituye la esencia y la sustancia que por su peso específico organiza el proceso de proyectación arquitectónica. Pretende difundir la trascendencia del significado de la arquitectura.

Texto como contenido que toca el fondo de los asuntos arquitectónicos que aborda, y a través de la coherencia y cohesión entretejen las aristas del proceso que consolidan la TRANSformación hacia el aprendizaje para la creación arquitectónica.

Esta visión ordenadora de la enseñanza y aprendizaje del proyecto arquitectónico se aborda bajo los siguientes aspectos: pre-texto (Como excusa y como un texto previo a resolver ), texto, sub-texto (Como lo que esconde y vela el texto), híper-texto (Como texto e hipertexto, cuyo orden se establece de acuerdo a la singularidad de la mirada), contexto (Como el argumento de la síntesis que corresponde al contexto ), y textura (Que como parte del significante indica la construcción del proyecto arquitectónico ).

En términos metodológicos, en el interior de cada una de estas etapas se desarrollan implícitamente, procesos propios de la metodología proyectual, como los métodos fenomenológicos, analítico, dialéctico, hermenéutico y difrutista (Archilla, D., 2008).

Cada una de estas fases será configurada por una serie de experimentos que se proponen para lograr la finalidad de cada una de ellas, estos propósitos variarán de acuerdo a los alcances de cada Taller.

El pre-texto, como inicio del proceso de proyectación arquitectónica puede entenderse, como la etapa que se utiliza como excusa para emprender la arquitectura. Una parte de la posición como VERBO, constituye el experimento inicial de entrenamiento, para preparar a los estudiantes en la apre(he)nsión de los modos de abordar la creación arquitectónica. Se activa mediante la teoría o la práctica. Desde la teoría se idean experimentos de comparación y en la práctica se hacen ensayos para entrenar, solamente, la etapa conceptual.

En esta fase se articulan una suma de propiedades inherente a la proyectación arquitectónica: la comprensión, la crítica, la investigación, la relación de elementos, la síntesis, la concienciación de la intuición, la abstracción, la iniciativa, la expresión gráfica y la redacción.

El texto, constituye la vértebra sustancial más profunda de las acciones a seguir, el configura y representa el principio bajo el cual se impulsan las ideas para el desarrollo de los proyectos. Constituye exposición argumentada de la idea genérica, sobre la cual se trabaja; discutiéndola, reinterpretándola, enriqueciéndola y rehaciéndola; se va conformando un texto re-elaborado desde múltiples perspectivas, producto de la interacción in-co-herente (Como inherente, coherente y aparentemente incoherente) de participación activa y libre de cada integrante.

El texto como el fundamento, la teoría, la lógica que mueve el origen del acontecimiento, hecho o dimensión. El texto como idea. “Las ideas que dan origen a la arquitectura son conceptos complejos. La complejidad en arquitectura es propia de la idea. Idea que parece como síntesis de factores concretos que concurren en el complejo hecho arquitectónico” (Campo Baeza, A., 1999) como lo son el acontecimiento, las dimensiones, las lógicas, las acciones y el fundamento o argumento.

Esta etapa se fija en: la comprensión, la crítica, la concienciación de la intuición y redacción de texto necesarios para reseñar y entender más a profundidad la arquitectura.

El sub-texto como el contenido subyacente que guarda el enunciado o título del texto, que no se anuncia explícitamente, se encuentra implícito en el enunciado o título del texto, y puede inducirse o deducirse tras la consecución de cada uno de los procedimientos del método o en el desarrollo del ensayo del texto. El sub-texto aquí propuesto, es postextual (Porras Collantes, E., 1981:94), ya que constituye la conclusión y el resultado de una operación inductiva en el que intervienen como premisas el significado o la metáfora de una texto y como su deducción puede realizarse a través de los procedimientos del método se le dice que es mediador y mediatizado, ya que median las premisas con el argumento para llegar a la conclusión que en este caso es la propuesta de arquitectura (Porras Collantes, E., 1981:94).

El término subtexto se origina en el teatro durante el siglo XIX que se desarrolla cuando la psicología freudiana se ha establecido y penetra en las vanguardias artísticas, para enriquecer el contenido en distintos planos y dimensiones de la ficción que el contenido aparente del diálogo no aporta directamente. Desde esta perspectiva es el sub-texto el que aporta la especificidad en la posturas de quienes elaboran el proyecto de arquitectura, constituye entonces, el medio de desarrollo de la singularidad arquitectónica, el procedimiento desde el cual puede expresarse y evidenciarse la postura de quien crea.

El con-texto como modo, acción y sustantivo circunstancial de la arquitectura, como: 1) “enunciado o conjunto de enunciados coherentes” (RAE, 2012) conjuntamente con; en contraposición de; a pesar de; expresando las circunstancias de su ejecución; denotando el medio, modo o instrumento; 2) el “entorno físico o de situación, ya sea político, histórico, cultural o de cualquier otra índole, en el cual se considera un hecho” (RAE, 2012); 3) “enredo o unión” (RAE, 2012) de circunstancias, dimensiones, acontecimientos, modos, maneras y formas que se “enlazan y entretejen” (RAE, 2012); 4) el “conjunto de elementos que condicionan, de cualquier modo, el significado” (Martínez L. y Martínez H., 2001) de un acontecimiento, dimensión, objeto, sujeto o acción, son las circunstancia de la sustancia; 5) aquella circunstancia fundada en el texto que interviene modificando su apariencia pero no su esencia.

En este paso del proceso se activan varios componentes propios para la creación y proyectación como: la investigación, la crítica, la lectura de planos, la síntesis, la concienciación de la intuición, la abstracción, la iniciativa, la expresión gráfica y la redacción; nutriendo de ideas a cada uno de los participantes.

El híper-texto se basa en la apre(he)nsión de ideas, pensamientos, teorías y posiciones que autores de cualquier época y disciplina, pero sobre todo autores y actores contemporáneos, tengan sobre la idea que se maneja en el texto, expresados en documentos que aquí se denominarán lecturas. Rafael Moneo (2004) en su libro “Inquietud teórica y estrategia proyectual en la obra de ocho arquitectos contemporáneos” corrobora parcialmente esta idea cuando afirma “siempre he creído que las escuelas de arquitectura deberían prestar atención a la escena contemporánea, a aquellos arquitectos que todavía no han pasado al olimpo de los manuales”. Éste se apoya parcialmente en la idea de Moneo, porque no solo nos fijamos en la arquitectura, sino en disciplinas como la filosofía, literatura, sociología, urbanismo y otras que aborden el tema desde una perspectiva relacionada con la esencia de la arquitectura.

La dinámica a seguir en el híper-texto se acciona por medio de varios mecanismos participativos: el primero define la lógica de interacción entre la serie de lecturas y el orden en el cual se realizarán; el segundo es asignarle a cada estudiante, de acuerdo a su comportamiento e inclinación hacia la arquitectura, que se ha observado en el breve espacio del semestre, la lectura, se busca que sea lo más afín posible al lector, con la idea de despertar el interés espontáneo; el tercero constituye la discusión y lectura colectiva de los textos; y el cuarto consiste en la elaboración de una síntesis de las lecturas particulares nutridas por las ideas expuestas en las discusiones. Los textos que se leen tocan de manera tangencia y directa el tema tratado durante el semestre desde distintas disciplinas como: arte. Arquitectura, filosofía, urbanismo, sociología, etc.

En esta etapa se ejercitan varios aspectos del aprendizaje que son: la lectura, la crítica, la participación, la iniciativa, la redacción, la concienciación de la intuición, la síntesis y la abstracción; todo ellos alimenta el proceso creativo y estimulan la generación de ideas.

La textura entendida como la estructura, disposición de las partes de un cuerpo, de una obra (RAE, 2012) y de una acción, dimensión, acontecimiento, sustancia, circunstancia y texto; y como la operación de tejer originado del indoeuropeo teks- y del latín texere que significa “tejer, construir” (Gómez de Silva, G., 2001), la textura para la proyectación, corresponde entonces a la generación del concepto, la construcción de la lógica operativa, la definición de sus relaciones, su materialización y su presentación.

La textura conforma el espacio de gestación y desarrollo de la idea arquitectónica, es donde convergen y se transforman todos los conocimientos manejados y experimentos realizados durante el curso. En ella se establece una dinámica colectiva de discusión de ideas, en la que todos los estudiantes interactúan, de manera participativa aportando insumos que fortalezcan las ideas iniciales de quien las exponga, desde el inicio hasta la expresión final de la propuesta.

Cinco etapas configuran el medio genérico de la proyectación del verbo arquitectura, en el que se mueven la gestación de tantas posiciones en arquitectura como integrantes haya; ya que en la conjugación de las distintas acciones que estimulan el pensamiento, la crítica y la creatividad perfilan las singularidades y los modos de crear la arquitectura.

Estas cinco fases constituyen la construcción del conocimiento basado en la investigación en arquitectura, estimulando una “interacción visual” (Piñon, H., 1999) como percepción sensible e intelectual del arte y la arquitectura, que diluye fronteras entre mirar y proyectar, perfeccionando la capacidad crítica (Gastón, C. y Rovira, T., 2007) del estudiante; invitando a relacionar teoría y práctica mediante la crítica de lo investigado, así como lo expone Carles Martí (1999) “la crítica evita que la teoría y la práctica se desarrollen por separado”, es así como la construcción de la propuesta arquitectónica, como argumento, permite la relación intima de aquellos, a mismo tiempo que estimula las emociones del individuo, sin las cuales sería capaz de evolucionar. (Archilla, D., 2008) Es así como la arquitectura se desarrolla como si de una trama textual o hipertextual se tratase, nacida desde la investigación crítica como la construcción de argumentos que se sustentan en la esencia conceptual que se ha derivado gracias a la síntesis, abstracción y/o intuición del texto propuesto. A esto se refiere Alfred Linares I Soler (2006) como el usos de la tragedia en la pedagogía arquitectónica, cuando afirma que la arquitectura desde el sentido de la poética Aristotélica, se estructura como una tragedia construida por el estudiante y cuya guía de construcción es conformada por el profesor, reforzando así la organización del proceso proyectual como se ha detallado anteriormente.

Al tratarse la estructura del proceso arquitectónico como una trama textual o hípertextual, los órdenes en la consecución de estas 5 fases pueden alterarse, romperse y transgredirse, pudiendo comenzar desde el último; pero la conversión de estos procesos en conocimiento requieren de una expresión estructurada ordenada o no, pero que manifieste su procedencia de un modo tangible. La formulación de las Proposiciones proyectuales según textos propuestos, asegura la singularidad del caso a abordar, garantizando un acto creativo nuevo, afianzando un proceso de aprendizaje constante que le es tácito. Los textos iniciales que representan el punto de partida para la creación de argumentos mediante el proyecto arquitectónico, difieren de la mera resolución de problemas o temas funcionales que se han propuesto tradicionalmente en la fadluz, ya que presentan, desde una idea estructurada, la explicación acerca de posiciones desde el verbo sobre la visión de ciertos fenómenos que pueden generarse desde cualquier situación que se presente, que se entrelace con la finalidad última de la Proposición proyectual a activar.

Para llevar a cabo el desarrollo de los temas y estimular, aún más, las posibilidades de pensamiento, la crítica, la creación y el disfrute del aprendizaje en la arquitectura, se busca combinar los niveles de talleres de arquitectura que no tengan prelación en una sola sección.

Las dinámicas que esto implica son múltiples e indeterminadas, pero por ahora se han previsto las siguientes:

1) el intercambio de experiencia cognoscitiva y de valores éticos y morales; 2) la visión de distintas escalas de las propuestas para configurar diferentes niveles de complejidad que aborda el texto propuesto; 3) involucra los diferentes niveles del conocimientos que alimenta a unos mientras los consolida en otros; 4) la generación de arquitectura que constantemente se sensibiliza; 5) prepara a los estudiantes de los más altos niveles para que se comporten como los asesores de los niveles inferiores, no solo para ayudar a los otros, sino que mediante la exteriorización del conocimiento existe una mayor concienciación del mismo; 6) la aportación de ideas frescas, acertadas o erróneas, de quienes van iniciando, siempre amplían las posibilidades de las propuestas; 7) la cooperación co-lectiva para conformar un conocimiento integral de conformación heterogénea; 8) ver a través de las propuestas de otros las posibilidades de la arquitectura en distintos ámbitos; 9) busca la cohesión en transversal de los estudiantes de arquitectura.

Se han planteado los siguientes temas como fuentes para abordar la proyectación arquitectónica:

1. El origen ahora es principio de impermanencia: basado en la localización costera de los posibles orígenes de fundación de Maracaibo, para abordar la intervención de una arquitectura de contenido impermanente que reactive las posibilidades espaciales de la costa. Este texto fue desarrollado combinando Diseño 2 y 4. La finalidad de este tema fue proponer arquitecturas pertinentes al ámbito urbano local e intermedio, apropiado según los requerimientos del Pensum para los estudiantes de estos niveles

2. Diferencias, referencias e inferencias como formas de sustentación en el paisaje: se fundamenta en la idea de crear un territorio transitivo sustentable, adversando la concepción de ciudad compacta que se ha planteado hasta ahora como sostenible. Un territorio marcado por la diferencias que induzca a una inferencia mediante la referencia. Este concepto fue desarrollado combinando Diseño 3 y 5.

3. A través de la periferia: Trans-hitos y multi-medios: en él se desarrollan, a fondo, los componentes que se han derivado del texto anterior. Los Trans-hitos como las referencias, inferencias y diferencias del territorio transitivo que se materializan como equipamientos transurbanos y los Multi-medios como las viviendas que median entre los trans-hitos y cobijan otras actividades compatibles. Este tema se desarrolló combinando Diseño 2 y 4.

4. El margen es ahora una interfase re-(in)-formada con tacto, se aborda la temática urbana desde el residuo desde lo que siempre ha sido marginado, tomándose en este caso, como punto focal para el desarrollo del planteamiento urbano de áreas precarias. Solo se desarrolló con estudiantes de Diseño 5.

5. 1/n: razón de la inter-façe. Una interfase tiene la capacidad de relacionar componentes que pueden ser de diferente índole, y desde este punto de vista se tomo como elemento fundamental, para abordar la fragmentación de la ciudad de Maracaibo, la fracción 1/n, que representa cada uno de los componentes que forman parte de un todo, que sin ser igualitarios se corresponden. En este se emprende la definición de los diversos componentes de carácter urbano y local que se bosquejaron y delinearon en el texto anterior. Este fue la última edición que se realizó de manera combinada involucrando los estudiantes de Diseño 2, 4 y 6.

6. Naturalezas compatibles. La idea fundamental que propone esta idea es sensibilizar la arquitectura respecto al ecosistema natural y al medio histórico. Se plantearon dos lugares el Parque Nacional Cienaga de Juan Manuel y Cartagena de Indias, Colombia. La naturaleza compatible explora las posibilidades que pueden materializar la arquitectura desde su sensibilización con el contexto. Este tema se desarrolló con los estudiantes del Diseño 6.

7. Paisajes infiltrados en territorios públicos-colectivos. La inquietud a cristalizar, desde esta temática, era la de multiplicar las prestaciones que ofrece un espacio público, cómo se le puede insertar arquitectura sin perturbar las posibilidades que este ofrezca, atribuyéndole un valor agregado que asegura el uso y disfrute de estos espacios. La infiltración de las arquitecturas se perciben desde el paisaje ya que se pretende abordar una postura de campo sobre el territorio más que de objeto (Allen, S., 1997), por ser este su medio de acción. Esta temática está inserta en la proposición teorética “Paisajes polisémicos desde la Arquitectura”. Fue realizado con los estudiantes de Diseño 3.

8. Paisajes ambiguos. Esta proposición busca la ejercitación de los estudiantes, que inician el ciclo formativo de la carrera, en la concepción de una arquitectura que más que hacerse presente para imponerse, se confunde con las características del paisaje en el que se posiciona. Este concepto está inmerso en la Proposición teorética “Paisajes polisémicas desde la Arquitectura”. Se llevó a cabo con los estudiantes de Diseño 1.

9. Sobre las sobras. Persigue arquitecturar considerando como aliado lo que siempre se ha tenido rezagado y marginado a la hora de emplazar una edificación. Busca el lado positivo de lo que hasta ahora se conoce como negativo, incursiona en los modos de infiltración y consideración por el valor de lo existente. Se experimento junto a estudiantes de Diseño 3.

10. Paisajes otros. Es aquí donde se aborda desde la proyectación arquitectónica, la integración con el otro marginado, donde se concilian los paisajes en disputa para crear un medio sinérgico que concilie el paisaje formal con el paisaje informal, rescate las dimensiones que cada uno pueda aportar a una situación de transito peatonal y operación comercial en un mismo espacio. Mira y actúa sobre lo negado y marginado. Se lleva a cabo con estudiantes de Diseño 1.

11. La casa de Alicia en el país de las maravillas. Mediante este texto se busca ahondar en dos temas fundamentales de la Arquitectura, las características de sus habitantes y el contexto en el que se emplaza, esta metáfora donde Alicia encuentra su mundo, se utiliza para proponer la casa (Casa como ese espacio domestico que alberga un hogar, que va más allá de la vivienda y de la morada) del ser latinoamericano (venezolano, marabino) en su contexto. Esta proposición se ha efectuado desde el 2010 y se está llevando a cabo con el Diseño 2.

12. Derivaciones. Desde el acento de las cualidades singulares de cada uno de los modos de proyectación que se han desencadenado desde la teoría y práctica de la arquitectura a partir del verbo, se designa al Trabajo Especial de Grado como derivaciones. Ciclo profesional

La temática creada para cada uno de los semestres se asigna de acuerdo a las temáticas que se manejan en el lab-ller en la investigación y extensión, también se seleccionan temas libremente y se adecuan de acuerdo a la complejidad requerida por el semestre Esta posición como estrategia para proyectar arquitectura persigue ampliar el espectro de Proposiciones en la arquitectura para obtener productos que trans-formen el paisaje en el que se insertan así como la experiencia de quien lo desarrolla, presentando de esta manera otra posibilidad de afrontar una problemática.

El sentido de las Proposiciones proyectuales

enb el lab-ller_VA

  El aporte de esta Proposición tanto para la formación, como para la trans-posición y la trans-formación de la posición, lo constituyen: la formulación del tema alejado explícitamente del contenido programático y el método utilizado, comprobado y mejorado por un período de 5 años, método que como ya se ha expresado, obtiene del texto su forma y configuración y que a través del procedimiento, ayuda a conformar y consolidad progresivamente el conocimiento la preparación para abordar el tema de manera que se busca generar otras formas distintas a los modos tradicionales de proyectar.

Desde el texto o tema como punto de partida de la proposición, conduce a una práctica arquitectónica que es más reflexiva, crítica e investigativa, que conduce en su desarrollo a la formulación de la posición del verbo arquitectura y en la formación de otras posiciones mediante esta búsqueda del verbo. Esta forma de concebir el desarrollo del proyecto arquitectónico, permite desde el procedimiento concebir el programa específico a desarrollar, en general no existe una preconcepción explicita de contenido o de las operaciones que abarcará dicha arquitectura a proponer como finalidad de la proposición proyectual.

El establecimiento de un método explícito, basado en el concepto de texto y sus morfemas derivados, que han engranado conformar procedimientos que pueden ir por el orden preestablecido o generar otros órdenes, pero en cuyos componentes (pre-texto, texto, sub-texto, hiper-texto, con-texto, textura), son los primordiales para el desarrollo de una propuesta arquitectónica que pueda aportar tanto en la concepción y materialización de la arquitectura y en el contexto en que se inscribe, ya que como se ha explicado, cada uno de estos “componentes” incursiona en aspectos que toda práctica arquitectónica debe contemplar, pero que lo hace de una manera crítica reflexiva, buscando extraer otras posibilidades de cada uno.

El pre-texto, se lleva a cabo mediante acciones prácticas proyectuales instantáneas o prácticas experimentales, se realiza para expandir la mirada y la experiencia hacia otros modos. El texto, que mediante un ensayo incursiona en los modos de ver el tema de cada uno participantes, busca resaltar el valor de cada visión, busca la singularidad de la posición. El sub-texto, que es lo implícito en el texto, ahonda en el entresijo de las apariencias, en el significado de las cosas de acuerdo a las diferentes perspectivas o a la perspectiva propuesta. El hipertexto, donde se hacen lecturas interpretativas y revisión de ejemplos de otras arquitecturas que se relacionan directa o indirectamente sobre el tema, se hacen críticas antes las posturas teóricas revisadas y las posturas prácticas estudiadas mediante superposiciones, suposiciones, interpretaciones, inferencias y deducciones. El con-texto se analiza y sintetiza el entorno físico desde la escala urbana hasta el lugar a intervenir, incluyendo dimensiones sociales políticas, culturales, económicas, entre otras. Y la textura, donde des una concepción razonada, derivada e intuitiva se construye un discurso arquitectónico que es llevado hasta el detalle constructivo.

Es en la textura donde se comprueba, en primera instancia si la consecución de las etapas produjo frutos al proyecto, y donde se corrobora, que desde el principio sin saberlo el participante ya desde la presentación del ensayo, solicitado en la etapa del texto vislumbra aspectos fundamentales de la arquitectura. Principio y fin están intrínsicamente ligados, evidenciando que es el contexto de quien hace la práctica arquitectónica, la que determina sus características, pero que mediante las etapas críticas reflexivas y experimentales pueden alterar sus configuraciones manteniendo sus aspectos esenciales. Tema y método se han conjugado para construir una pro-posición que mira, indaga, experimenta y práctica la proyectación arquitectónica hacia la trascendencia de las ideas, no se conforma con es estatus quo de la arquitectura en el contexto que la desarrolla, sino que trabaja arduamente por transponer sus modos de concepción y práctica en una más acorde al contexto en el que se inscribe, al tiempo al que pertenece, y a la disciplina o indisciplina desde la que surge.

Referencias Bibliográficas

  Allen, S. (1997). From object to field. Architectural Design. Vol.67. Nº.5/6. May/June.

Archilla Pérez, D. (2008). Metodología del disfrute: Cinco habilidades a desarrollar en el proceso. Proyectos Arquitectónicos / E.T.S. Arquitectura (UPM).

Campo Baeza, A. (1999). La Idea construida. La arquitectura a la luz de las palabras. Buenos Aires: Universidad de Palermo.

Comte-Sponville, A. (2003). Diccionario Filosófico. Barcelona: Editorial Paidos. Serie Contextos.

Ferrater Mora, J. (1999). Diccionario de Filosofía. Ariel referencia. Barcelona: Editorial Ariel.

Gastón, C. y Rovira, T. (2007). El proyecto moderno. Pautas de nvestigación.

Barcelona: Ediciones UPC. Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona.

Gómez de Silva, G. (2001). Breve diccionario etimológico de la lengua española. México: Fondo de Cultura Económica.

Linares I Soler, A. (2006). La enseñanza de la arquitectura como poética.

Barcelona: Edicions UPC. Universidad Politécnica de Cataluña.

Martí Aris, C. (1999). Silencios elocuentes. Primera edición. Barcelona: Edicions UPC.

Martínez Echeverri, L. y Martínez Echeverri, H. (1997). Diccionario de Filosofía ilustrado. Primera edición. Bogotá: Editorial Panamericana.

Moneo R. (2004). Inquietud teórica y estrategia proyectual en la obra de ocho arquitectos contemporáneos. Barcelona: Editorial Actar.

Pallasmaa, J. (2008). Entre la tradición y la singularidad. En: JAE.

Jóvenes Arquitectos de España. Madrid: Editorial Centro de Publicaciones del Ministerio de la Vivienda.

Piñón, H. (1999). Miradas intensivas. Barcelona: Edicions UPC.

Barcelona.

Porras Collantes, E. (1981). Texto y subtexto de “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius” de Jorge Luis Borges. Thesaurus: Boletín del instituto Caro y Cuervo, ISSN 0040-604X, Tomo 36, Nº 3, 1981, págs. 82-117. Disponible en: http://cvc.cervantes.es/lengua/thesaurus/pdf/38/ TH_38_001_082_0.pdf 15/12/2012

RAE (2012). Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.

Madrid. Disponible en: http://www.rae.es/rae.html

Zumthor, P. (2004). Pensar la arquitectura. Colección Arquitectura ConTextos. Barcelona: Editorial Gustavo Gili.

Abstract:

The lab-ller_VA, is the favorable environment computing laboratory experimentation with place for fusion of art, theory and practice, forming an atmosphere for the exchange of in-training that could lead to a re-in-training art, design and architecture. Their training courses in art, design and architecture, run through eight pro-positions, but are projective Pro-positions, using a text-based method displays a series of stages that seek to address such complex architectural project development and can be extrapolated to Design and Art.

Key words:

Architecture - Laboratory - Design - Art - Proyectual.

Resumo:

O lab-ller_VA, é o médio propício que conjuga a experimentação do laboratório com o lugar para a fusão da arte, a teoria e a prática, conformando uma atmosfera para o intercâmbio de informação que poderia conduzir para uma re-in-formação da arte, o design e a arquitectura. Suas acções de formação na arte, o design e a arquitectura, discurren através de oito pró-posições, mas são as Pró-posições proyectuales, que mediante um método baseado no texto, despliega uma série de etapas que procuram abordar de maneira complexa o desenvolvimento do projecto arquitectónico podendo-se extrapolar ao Design e à Arte.

Palavras chave:

Arquitectura - Laboratório - Design - Arte - Proyectual.

(*) María V. Machado. Arq. MSc. Profesora de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia.


Lab-ller_va: Transformando la arquitectura desde las Proposiciones proyectuales fue publicado de la página 72 a página78 en Actas de Diseño Nº19

ver detalle e índice del libro