1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI >
  4. Nuevas competencias digitales.

Nuevas competencias digitales.

Caragliano, Ernesto [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ISSN: 1668-1673

II Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVI, Vol. 26, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 270 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

A poco de introducidas en los entornos educativos, las TIC se manifiestan al menos cambiantes. No permanecen como un conocimiento estable y duradero para el aprendizaje de estas tecnologías: su obsolescencia se revela en tiempos de cambio muy acelerados que son difíciles de asumir por muchos usuarios.

Se necesita estar continuamente actualizado en las novedades que estas tecnologías nos ofrecen. Es decir, se es un principiante, un inexperto continuo. Asimismo, el conjunto de conocimientos digitales no suelen tener un procedimiento absolutamente sólido, muchas de las veces fruto de sus continuos cambios y evoluciones, convirtiéndose así en un producto inacabado, siempre por perfeccionar y refinar, susceptible de ser variado para cumplimentar nuevas demandas. Sin dudar, esto trae como consecuencia ineludible una afectación de la calidad y obliga al docente y al estudiante a desenvolverse en espacios nada cómodos, como lo son el de la imprecisión, la dificultad y el cambio frecuente de tecnología. Y esto para docentes y alumnos es apenas asumible y admisible en una cátedra, que naturalmente es un espacio de aprendizaje previsible y rutinario.

Por otra parte, el funcionamiento interno de la mayoría de las tecnologías digitales son nebulosas para quienes las utilizan. Esta cualidad hace que la interacción con la computadora sea figurada y, asiduamente, parcial.

“El hecho de que la mayoría del software esté diseñado para contextos no educativos contribuye aún más a esta opacidad. Adaptar software de propósito general del entorno laboral (por ejemplo las hojas de cálculo) a la práctica escolar requiere trabajar a través de esta opacidad para re-configurar y modificar sus propósitos iniciales a las necesidades educativas” (Koehler & Mishra, 2008, s.p.).

La sociedad del conocimiento y las competencias digitales La introducción de las TIC en la educación originó un auténtico tsunami. Los sistemas educativos están aún hoy reaccionando con lentitud a las necesidades y exigencias de una nueva sociedad digital que se caracteriza por ser participativa, proactiva y comunicativa. Mientras que el cambio y la innovación educativa tienen lugar, con mayor asiduidad y energía, en el aprendizaje informal y en contextos extraescolares. “Un sistema educativo adaptado a una Sociedad del Conocimiento, debe orientarse hacia la alfabetización digital del alumnado, que pone en juego un conjunto de competencias culturales y habilidades sociales.” (Pablos et al., 2010).

La nueva cultura cree que la alfabetización ya dejó de ser una cuestión individual y personal. Por lo contrario, atraviesa a toda la comunidad y consiguientemente, requiere habilidades sociales que se desarrollan a través de la colaboración y el uso de las redes, tan usual y cotidiano para la nueva generación digital.

Allí se encuentran las primeras competencias y se ponen de manifiesto cuáles son los aprendizajes que se consideran imprescindibles para incorporarse a la vida madura de forma satisfactoria y ser apto de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de la vida.

Se destaca así la competencia digital, que reside en poseer habilidades para buscar, lograr, procesar y comunicar información, y para poder así luego convertirla en conocimiento. Incorpora diferentes destrezas, que van desde el acceso a la información hasta su transmisión en distintos soportes una vez tratada, incluyendo la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación como elemento esencial para informarse, aprender y comunicarse.