Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67 >
  4. Docente: Rony Keselman

Docente: Rony Keselman

Keselman, Rony [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación. Proyectos Ganadores

Año XII, Vol. 67, Julio 2015, Buenos Aires, Argentina | 178 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract

Como todos los años, este maravilloso proyecto nos permite investigar, recordar, homenajear, conocer y compartir las historias de nuestras familias. Familias singulares y universales a la vez. Llenas de gestos, de alegrías y pesares tan comunes a todos nosotros. Más allá de los objetivos teórico prácticos que aborda este trabajo final, la elaboración del mismo y su presentación por capítulos en clase nos permite participar y bucear en diferentes culturas, hábitos, ciudades, pueblos, tradiciones, personajes sumergidos en historias de vida que muchas veces parecen salidos de cuentos maravillosos o de guiones fantásticos. Así, casi sin darnos cuenta, comenzamos a intimar, a interpretar, a distinguir y diferenciar el complejo mecanismo de las relaciones humanas puestas en juego permanente debido a los vaivenes que imponen el tiempo y lugar en donde nos ha tocado en suerte nacer, crecer y desarrollarnos. La familia como una entidad que se perpetúa y subsiste pese a los avatares y los giros sorpresivos que le depara el destino. Es emocionante ver cómo año tras año vuelven a surgir los arquetipos y vivencias comunes a toda la humanidad: los abuelos, los padres, primos y hermanos; las guerras, las sabores, los aromas, los colores, los juegos de la infancia, los nacimientos, las muertes y ausencias, los conjuros y las traiciones. Los oficiosos, los sueños y las decepciones. Los encuentros y las pérdidas, los secretos, las fábulas; las fotos y documentos que atestiguan antiguos hechos. El hogar que se construye y el que se abandona. Las necesidades económicas y espirituales. La Historia de la Familia se constituye gradualmente en un efectivo trabajo de comunicación oral y escrita, en un diálogo interior que cada alumno realiza con su propio pasado y su respectivo linaje histórico cultural y, paralelamente, en intercambio grupal y colectivo de usos y costumbres globales. Creo que podemos resumir su finalidad humana en la acción contundente de iluminar el fin de este camino esclareciendo en mayor o menor medida la comprensión, la visión de donde venimos y hacia donde vamos.

Producción de los estudiantes

Juan Cayetano Molina María Agustina Molina

El tatarabuelo de mi abuelo se llamaba Juan Cayetano Sanchez de Molina, más conocido como Juan Cayetano Molina. Oriundo de Castellar de Santiago, un pequeño pueblo situando en Castilla, La Mancha, España. Con él comienza nuestra rama en América. Juan Cayetano arribó al Río de la Plata el 25 de febrero de 1777, más precisamente a Montevideo, Uruguay. Formó parte de la expedición que efectuó Don Pedro de Cevallos, con el grado de segundo Cirujano de Marina. También iba en la misma expedición un recién egresado de tan sólo 23 años que 30 años después tendría un importantísimo papel en la historia latinoamericana: Santiago Liniers. En los primeros años del siglo XIX tuvieron lugar en le Río de la Plata singulares acontecimientos de orden sanitario y político en los que Juan Cayetano tuvo participación activa. En una de las invasiones de los ingleses, fue tomado prisionero y llevado a la fuerza a Buenos Aires por orden del General Whitelocke, en donde se desempeñó como encargado de la asistencia y curación de los heridos que resultaron de las guerrillas y de los ataques. Una vez liberado, volvió a Montevideo. En 1815 se trasladó a Buenos Aires donde se casó con María Feliciana Duarte con quien tuvo 12 hijos. Fabián Miguel, el décimo de ellos, fue el bisabuelo de mi abuelo.

Un amor prohibido Josefina Pediconi

Esta es una historia relatada por mi abuela paterna Elena Rysavy y trata del amor entre sus padres: María Hudek y Cirilo Rysavy, mis bisabuelos. Ellos eran inmigrantes que llegaron a Argentina por problemas económicos después de la Primera Guerra Mundial, en el año 1929. Vinieron aquí en busca de trabajo y ambos atravesaron la difícil situación de tener que abandonar a sus familias. Vinieron de diferentes países y se conocieron aquí poco después de llegar. Se enamoraron profundamente a primera vista. El problema es que se trató de un romance prohibido por varias razones. Mi bisabuela era oriunda de Eslovaquia y él de Checoslovaquia. Estos países limítrofes se encontraban en guerra y tenían grandes conflictos entre sí. Es por eso que sus respectivas familias no aceptaron dicha relación. El segundo problema: Cirilo era bígamo, tenía una esposa y una hija, las cuales había abandonado para poder venir a Argentina. Pero al final de esta historia vemos cómo el amor vence todas las barreras.

A.R.A Santa Fe Lucila Victoria Martínez

En este trabajo se contará uno de los acontecimientos más importantes de la vida de mi abuelo paterno, Juan Carlos Martínez. El acontecimiento trata del momento en el que Juan Carlos trajo a Argentina uno de los primeros submarinos, uno

de los más importantes en la historia de nuestro país, ya que fue usado en la Guerra de las Malvinas que comenzó en abril de 1982. El submarino A.R.A Santa Fe nombrado así en homenaje a la provincia de Santa Fe, partió de San Diego, California, con destino a Argentina en 1971 comandado por mi abuelo Juan Carlos, quien era Vicealmirante de la Armada y estaba capacitado, luego de realizar una intensiva instrucción en California, para traer al país este excepcional sumergible. Mi abuelo nació el 26 de abril de 1927 en La Rioja, fue un hombre de carácter fuerte y desde joven creía que su deber era defender y luchar por su país. Debido a esto decidió empezar sus estudios de marino a los 18 años de edad en la Escuela Naval Militar ubicada en Río Santiago, provincia de Buenos Aires.

Búsqueda para encontrarse Sofía Suhanek

Esta es la historia de mi tío, hermano mayor de mi padre. Su nombre era Alberto Eduardo Suhanek. No pude tener el gusto de conocerlo pero supe de su trayectoria de vida desde muy pequeña. El motivo por el cual decidí convertirlo en el protagonista de mi relato fue el alto impacto que me causó su filosofía de vida. Su mentalidad era diferente a la del resto de las personas. Él dejó todo, sus estudios, su trabajo y lo más importante, su familia, para viajar y poder encontrarse a sí mismo. Era un hombre al cual no le importaba el materialismo y el consumismo. Sus creencias se basaban en vivir de lo que le entregaba la madre naturaleza y básicamente intentaba, mediante sus creencias, encontrar y desarrollar una mejor calidad de vida. Sus emprendimientos y aventuras tuvieron lugar primero en América Latina, en donde recorrió absolutamente todo rincón hasta llegar a Canadá. Luego se trasladó a Europa y vivió durante mucho tiempo en Suiza. Allí encontró su lugar en el mundo. En todos estos viajes, además de ser un hombre completamente libre y feliz, pudo encontrar personas con su misma mentalidad con las cuales compartió experiencias inolvidables.

Un dulce encuentro Carolina Mariana Rossi

Valentina nunca se hubiera imaginado que en su primer trabajo encontraría al amor que la marcaría para siempre. En el año 2011 con tan sólo 20 años y una vida llena de aventuras, inocencia, diversión y viajes, un giro inesperado hace que deba adentrarse en el círculo de los adultos y tener que comenzar a colaborar económicamente con la manutención del hogar familiar. Aún así, el amor la salvó de perder su esencia en ese mundo estructurado y sobrio.

Un suceso. Un cambio de vida Natalia Eugenia Muraco

Esta es la historia de Gregorio Hugo Muraco, mi abuelo por parte paterna. El 1930, un período en el que se produjeron importantes transformaciones en la estructura social y económica argentina, un tiempo en que la realidad no era la de hoy en día. No todo era fácil, los recursos escaseaban. Y él, un hombre que podría haber sido una estrella futbolística como el legendario Diego Maradona en la década de los 80 o el famosísimo Leonel Messi en la actualidad, tuvo que abandonar su sueño sin lamento alguno para comenzar a trabajar y obtener dinero, llevar el pan a la mesa y poder mantener a su familia y lograr, con esfuerzo y esmero, salir adelante, dándoles una vida digna como la que todo ser humano tiene derecho a poseer. Un ejemplo enriquecedor que me enorgullece. Gregorio Hugo Muraco, mi abuelo, alguien que amó a su familia por sobre todas las cosas dejando completamente de lado su ilusión, sus proyectos y sus aspiraciones futuras.

Primero los ideales Camila Pereyra

Podría ser una historia más de las tantas que hay sobre lucha, amor y familia, donde todo tiene un final feliz, pero este no es el caso. Corría el año 1893 y Pablo Busch, mi bisabuelo, nacía en una isla del Tigre, en ese momento conocido como el partido de Las Conchas. Proveniente de una familia que había llegado hacía ya unos años de Alsacia, ubicado en el este de Francia, límite con Alemania y Suiza. Hijo menor de cuatro hermanos, su familia tenía un buen pasar económico y eran muy conservadores y tradicionalistas. Su padre era dueño de un aserradero en el Delta el cual abastecía a gran parte del Tigre. Este buen negocio le facilitó enviar a sus hijos a un reconocido colegio francés de la zona. Una vez terminado quiso independizarse; aprendió y trabajó de pintor, profesión que llevaría hasta sus últimos años. A diferencia de sus tres hermanos, decidió emprender un camino alejado de la familia. Un estilo de vida muy diferente al que estaba acostumbrado lo cual lo llevó a ser catalogado de rebelde para su entorno familiar y un héroe para sus allegados.

Una historia empedrada Sofía Casco

Tras unos días de reflexión con respecto al tema a elegir, decidí optar por profundizar en la vida de mi abuelo materno, Carlos. Un hombre con el cual no llegué a tener una relación muy estrecha. Poco tiempo antes de su muerte, en el año 2012, logramos compartir algunos momentos, en los cuales me surgió un fuerte interés con respecto a él, su historia, su existencia. Nunca antes había tenido la posibilidad de reconstruir para mí lo que habría sido de él. En este momento me veo completamente gratificada al tener que ahondar en su vida. Es así como comienza esta historia, una historia que trata de la supervivencia de un hombre trabajador. Un hombre que con honor trató de adaptarse, como pudo, a la realidad que le tocó vivir. A lo largo de estas líneas se explorará una vida llena de aventuras. Una constante búsqueda de nuevos rumbos y un destino que reescribir. Este relato transcurre en los escenarios más variados, en los cuales mencionaré algunos eventos de su juventud rodeada de pobreza y luego del éxito económico.

Casa Mario Luciana Czikk

Una familia conocida como los Czikk estaba decidida a venir a Argentina, a comenzar nuevos proyectos. Después de mucho sacrificio y esfuerzo, en el año 1965 consiguen fundar Casa Mario, un negocio familiar. En el mismo trabajaban Simón, mi bisabuelo, con Mario, uno de sus hijos. El emprendimiento avanzó y prosperó hasta que años más tarde sucede una tragedia, el fallecimiento de su fundador. Fue entonces que mi abuelo quedó a cargo del mismo. El local comenzó a funcionar mejor. Llegan las buenas épocas y buscaron tiendas más grandes para ampliar el negocio. Ocurrieron mudanzas. El viernes 9 de agosto de 1985 recibieron la triste noticia de que mi abuelo había fallecido jugando al tenis. Mi papá, con 22 años, estudiante de Ciencias Económicas se tenía que hacer cargo no sólo de su vida, sino también de este emprendimiento familiar del cual no tenía ni idea de cómo funcionaba. Dejó su carrera atrás para poder mantenerse él y su madre. Mi tío, ya casado, se había distanciado de ellos por conflictos familiares con su esposa.

Mikaela Agustina O´Kon

En abril del año pasado iba a tener una hermana de parte de mi papá y su mujer llamada Gimare. Contando con un hermano pero sin hermanas y amando a los nenes, esto era un hecho que me emocionaba mucho. Por una de esas cuestiones no muy explicables de la vida, el bebé murió el día en que iba a nacer. Está de más decir que la situación fue espantosa para mí. Algo muy fuerte. Mi primer encuentro cercano con una pérdida. Más allá de haber perdido a mis dos abuelos, nunca viví una experiencia similar a esta. Una muerte que se tornó difícil de afrontar ya que lloraba a una hermana que nunca conocí y mi papá y Gimare lloraba a una hija a la cual no conocieron, pero eso no aliviaba el dolor de ninguna forma. Sí, haberla conocido pudo haber dolido más, pero cuando uno está atravesando un momento de sufrimiento no piensa. Sufre. Por algún motivo, consciente o no, este fue el tiempo en el cual cambié mis amistades. Afiancé vínculos, perdí otros, cambié mi imagen y mi forma de pensar. Ahora es cuando me doy cuenta que todos estos cambios surgieron en este período de mi vida, no estoy segura si fueron consecuencias de la pérdida de mi hermana, pero sé con claridad que este fue un tiempo de cambios para mí.

Don Cesáreo Naredo, un hombre de beneficencia María Sofía Dialeva Aduriz

Mi tatarabuelo, José Cesáreo Naredo, llegó a América desde España para asentarse como comerciante en Argentina. Dueño de su propio negocio, trabajador incansable y hombre de bien, realizó una gran obra de beneficencia, colaborando con escuelas, bibliotecas, hospitales, el INTA y la Sociedad Española de Socorros Mutuos de Guaminí. Su salud se deterioraba por su enfermedad y por las condiciones de vida en la frontera con el indio, sin embargo a lo largo de su vida siempre pensando en ayudar a los demás por último, en él. El 19 de enero de 1938 falleció dejando una vida de trabajo, honradez y bondad.

Un único Juliana Castro

En mi trabajo práctico final hablaré sobre la historia de mis bisabuelos, a quienes afortunadamente llegué a conocer. Los padres del papá de mi mamá nacieron en Italia, específicamente en Gualdo Cattaneo, pueblo de Perugia y vivieron la Segunda Guerra Mundial en carne propia. Para cuando mi bisabuelo decidió venir a vivir a Argentina mi abuelo tenía 9 años y su hermana tenía 14. Su adaptación al nuevo país, nuevo idioma y nueva cultura no fue nada fácil. Ni siquiera lo fue para Gino y para Placidia, los padres de mi abuelo; ya que tuvieron que instalarse en un país que no estaba para nada desarrollado. De hecho mi bisabuela falleció no sabiendo ni leer ni escribir en castellano. Mi abuelo, Único Cerquini creció y formó su propia familia. Laboral y financieramente tuvo una época de crisis importante, pero salió adelante y ahora es uno de los dueños de una fábrica metalúrgica construida por él y su socio, que fue creciendo con el correr de los años. Estamos hablando de un hombre con mucho humor, muy trabajador y muy dedicado a su familia y amigos. Con su mejor amigo comparte un hobby que los apasiona y al cual le dedican su tiempo libre y que consiste en comprar, armar, fabricar y coleccionar autos antiguos.

Navegando Celina Carlisle

Todos navegamos por la vida, pensando que estamos en un barco a motor, pero en realidad vamos a vela. Creemos que tenemos el control de la dirección, sin embargo dependemos del viento. Este es el relato de un marino que no es el capitán de su propio barco. Está a merced de las mareas, estrellas y temporales. Diego no sólo es arrebatado de sus planes, sino que está constantemente indeciso sobre su futuro. Le toca emprender su viaje por la vida de manera muy intensa e inesperada.

El taller Luana Saglietti Fernández

Desde muy chica me crié entre metro y metro de textiles. Los enormes rollos de tela que estaban debajo de la mesa de corte muchas veces nos servían de lugar en donde dormir la siesta en las calurosas tardes de verano que solían ser el momento del año en el que nos encontrábamos en familia para vacacionar. El placer que nos generaba jugar con los materiales de trabajo de mi abuelo era inmenso, daba la sensación de estar en una juguetería gigante de modo constante, lo que no teníamos claro era que mediante la libertad de acción que nos brindaban estaban incentivando nuestro costado artístico de la forma más directa e ingenua que les era posible. Podríamos decir que soy una víctima de la moda literalmente, pero no con una connotación negativa, sino que sin quererlo siempre formamos parte de ella, desde el momento en que mi abuelo nos usaba como sus modelitos, hasta la influencia femenina que representaba mi madre, mi padre que siguió con la profesión del suyo, hasta que finalmente todo me guió a que también terminara siguiendo los pasos de los hombres de mi familia. A pesar de haberme mantenido durante muchos años al margen de esta actividad, creo que la causalidad de los estímulos que recibí desde muy pequeña me trajo al lugar en donde hoy estoy.

Estigmas Paula Andrea Scarso

Narrada en primera persona, la historia de mi familia comienza en el año 1935 con mi bisabuelo italiano Valentín Scarso, en aquel momento de 18 años de edad, como protagonista. Siendo el hijo menor de un matrimonio de psiquiatras católicos, que al mismo tiempo pertenecía a una clase socioeconómica alta, formaliza una relación con una humilde joven de origen judío. El amor que sentían uno por el otro hizo que decidieran casarse e irse a vivir a un Kibutz en Israel, pero terminando todo de la peor manera. Con alteraciones psicológicas, los hechos de su vida cambian paulatinamente: ciertas situaciones agradables del pasado terminan siendo afectadas por actos inesperados en su vida personal. Esta es una historia de amor y desamor, de emprendimientos y desesperanzas, que transcurre en Argentina e Israel y con una fuerte enseñanza de cómo las cosas más importantes de la vida se pueden escapar fácilmente de tus manos.

El fundador de Venado Tuerto Florencia Iparraguirre

En este trabajo práctico final voy a describir la ciudad de Venado Tuerto y de su fundador, Eduardo Casey, que forma parte de mi árbol genealógico. Hablaré sobre las actividades culturales que se realizan en dicha ciudad. Venado Tuerto está situada en la provincia de Santa Fe a 370km de la provincia de Buenos Aires. Allí fue donde vivió mi abuelo durante toda su infancia plagada de bellos recuerdos. Todos los años junto a su familia comparte allí una reunión llamada El asado de los Casey. Para él, el 12 de octubre es una fecha que espera con ansias ya que vuelve, junto a su numerosa familia, a su lugar de nacimiento. Año a año la visita se torna más emotiva ya que él está más grande y disfruta, entre otras actividades del Certamen Coral de música popular Argentina y Latinoamericana, al que concurren coros de todo el país e internacionales. Venado Tuerto es una ciudad que transmite paz por la tranquilidad en la que se encuentran los pobladores, la limpieza que hay en las calles y el respeto de la gente en todo sentido. Cada año es más atractiva gracias a sus avances a nivel tecnológico y de infraestructura.

Cuaderno de recuerdos Mónica Bernal Hernández

El cuaderno de recuerdos es una recopilación de frases y recuerdos sobre Margarita Acevedo de Bernal, una mujer paisa, fuerte de carácter, que con sus conocimientos sobre la vida y su forma particular de hablar, enseñó, y aún lo hace, a su familia y a quienes la rodearon a disfrutar la vida. La historia es narrada a través de objetos que significan un momento en la historia y que muestran el carácter del personaje principal alrededor del significado que les dio.

Juan Ramón Natalia Ayelen Marandino

El relato cuenta la vida y obra del presbítero filósofo Juan Ramón Sepich Lange. Desde sus primeros días podemos verlo como un joven lleno de miedos, pero llamado por la vocación a la vida consagrada. Nos cuenta su primer viaje a Roma y su formación en el país. Cada etapa de su vida es una oportunidad para crecer profesionalmente, no sólo en la filosofía (su campo de estudio), sino también en su cargo de representante de dios. Juan Ramón nos guía a lo largo de toda su formación hasta sus primeros trabajos en los que formaba jóvenes. Muestra, también, sus miedos, las cosas que lo hacen feliz y aquellas que lo entristecen. Así, logra admitirse como profesional en su área y logra ver su talento innato en los campos en los cuales había sido formado. Sus trabajos son siempre con jóvenes y niños, quienes, según él, son los que más lo necesitan. Durante sus viajes como representante argentino en España, nos cuenta su pasión por la lectura y cómo logra ser publicado por primera vez, cómo es que había creído viajar por sólo unos meses y termina por quedarse varios años. En su último llamado desde Alemania, ya en el ocaso de su vida, se embarca en su misión más importante y se despide del mundo para encomendarse por última vez a Dios.

Una vida basada en la elección

Rolando Cardona Valencia

Rutina. La guía de mis quehaceres diarios. Lo que me levanta a las 5:30hs de la mañana a tomar una ducha, un desayuno rápido y me lleva a la estación de transporte. La misma que me dirige a la Universidad a recibir cátedra de temas ingenieriles obsoletos. La misma que me regresa a casa para un breve descanso, otro plato de comida y el cambio de mi ropa por un uniforme de trabajo. Esa misma que te invita a divagar en un mundo de ilusiones que quizá no exista. Salirme de la rutina significa estar con mis amigos en un bar, fumando cigarrillos como adultos sin causa y con los ojos puestos en quines merodean el lugar para posar un registro falso de nuestra personalidad. La única forma de salir de ella es al encuentro de lo que llega siempre pero nunca esperamos, esa que nos negamos concebir pero es la más evidente de todas: morir. La descontextualización más contextualizada de la vida. El hecho más sensible y más retante. De eso escribiré aquí, un poco de cómo la vida te da sacudidas, te lanza al vacío y pone en frío tu mente, te aparta del imaginario y te lleva a la tierra más firme de todas, el presente, tu presente, hoy, ya mismo. Ese era yo. O bueno, soy, pero muy cambiado.

Los instrumentos de la vida Jorge Sarmiento Tucker

Esta es la historia de Jorge Sarmiento, mi papá, quien de muy joven, junto a su familia formaba parte de un circo ambulante, en donde todos, desde su madre hasta sus hermanos cumplían un papel. Un día mi padre decide dejar de ensayar su número musical, lo que complicaba todo el acto y lo arruinaba. Mi abuelo se sintió tan molesto que decidió echarlo del circo. Mi padre contaba tan sólo con 15 años. Fue entonces que se vio obligado a ganarse la vida de otro modo. Por casualidad conoce a unos negros americanos en el muelle de Puerto Rico. Eran músicos y realizaban una rutina en un barco. Se unió a ellos y comenzó a viajar por los mares tocando la marimba y descubriendo un nuevo género: el jazz. También por pura casualidad volvió a encontrarse con su familia. Estaba cambiando. Había aprendido un sinfín de lecciones y tenía renovadas ambiciones.

Un niño lleno de obstáculos Hugo Nicolás Chamula

El siguiente trabajo trata sobre la historia de vida de un niño llamado Nicolás, nacido en una ciudad chica de Misiones. Esta historia será narrada por su madre Rossana, la que nos va a contar todo acerca de su vida cotidiana. Nicolás, un niño que desde su nacimiento hasta su adolescencia fue aprendiendo todo sobre la vida a pasos agigantados, atravesó por muchísimas pruebas, experiencias complicadas, poco normales para un niño de su edad. Sufriendo desde la discriminación de sus compañeros del jardín de infantes, varias separaciones y peleas de sus padres hasta la enfermedad terminal y fallecimiento de sus abuelos maternos, a los que consideraba sus segundos padres. Se apreciará el gran esfuerzo y sacrificio realizado por este joven que siempre ha tenido la suficiente fuerza como para salir adelante venciendo los diferentes obstáculos que se cruzaron por su camino.

Caminos sinuosos Manuel Calvo

Esta es la historia de Sergio Daniel Szir, un hombre que vivió su infancia alejado de su padre pero rodeado del amor y la sobreprotección de su madre y abuela. Educado bajo los preceptos de la religión judía, eligió iniciar una nueva etapa de su vida a la edad de 17 años, emprendiendo un viaje que lo llevó a descubrirse a sí mismo. Siendo un adolescente decidió dejar de lado el servicio militar en Argentina para cumplir con el servicio militar israelí, hecho que lo llevó a tener que vivir experiencias en situaciones de guerra. Esta difícil decisión cambió por completo el curso de su vida, dejando atrás todo lo conocido, su hogar, para iniciar una nueva etapa en una comuna agrícola, mejor conocida como Kibutz. Una vida plena que lo llevó a formar una familia y a convertirse en el hombre que es hoy.

Mi historia Micaela Rébora

En estos tres capítulos cuento nada más ni nada menos que mi breve y a la vez larga historia. Llena de anécdotas buenas y no tan buenas, aunque algunas tranquilamente se podrían catalogar como pesadillas. Diversas personas que se convirtieron en familia pasaron por mi vida sorpresivamente. Me costó mucho tener que compartir mis cosas y digo tener ya que nunca quise hacerlo porque que era hija única y consideraba y asumía que todo era para mí. Pero gracias a compartir aprendí lo lindo que es tener hermanos aunque no sean de sangre y aprendí a quererlos como si lo fueran. Mi vida se basa en eso: en la cantidad de hermanos que tengo. Más allá de las complicaciones que acarrean las familias ensambladas, fui y soy feliz por todas las vivencias por las cuales tuve que pasar. Agradezco a las personas que formaron y forman parte de mi vida ya que me enseñaron a crecer día a día, aunque no todas las relaciones fueron agradables.


Docente: Rony Keselman fue publicado de la página 47 a página52 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67

ver detalle e índice del libro