Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67 >
  4. Docente: Claudia Kricun

Docente: Claudia Kricun

Kricun, Claudia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación. Proyectos Ganadores

Año XII, Vol. 67, Julio 2015, Buenos Aires, Argentina | 178 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract

Cuando deseamos indagar en nuestra familia las historias que nos cuentan nos llevan hacia atrás, hacia el pasado; muchas veces incierto, otras plagado de certezas que están detenidas en imágenes fotográficas, las mas de las veces con momentos transmitidos de boca en boca y cada una de estas bocas y sus respectivos recuerdos impregnando los hechos con las miradas propias. No importa..... Nosotros también impregnamos los sucesos del pasado con nuestra singularidad y no por eso aquello y aquellos que encontramos en nuestras raíces estén menos presentes en nuestra vida.

Producción de los estudiantes

Mio Nonno: un ejemplo de vida Michela Testa

El tema que he elegido es la historia de mi abuelo Ilario, nacido el 13 de febrero de 1925 en Italia, en un pueblo llamado Mariano al Brembo, cerca de la ciudad de Bergamo. Hijo de Andrea, un obrero de la fábrica de tubos Dalmine, y de Piera, ama de casa, conoció a mi abuela Eugenia desde muy joven y fue su gran amor y esposa durante toda su vida. Vivió la segunda guerra mundial a pleno ya que la fábrica donde trabajaban, tanto él como su padre, era objetivo militar de parte de los aliados y fue bombardeada varias veces. A partir de la década del 50 empezó a viajar a Argentina donde se radicó de forma definitiva con su familia en 1963. En el año 1980 volvió a Italia para tomar la dirección de la fábrica Dalmine, donde había iniciado a los 14 años a trabajar como cadete y en el año 1993 tomó la presidencia del aeropuerto de Orio al Serio (BG), que era en ese momento un pequeño aeropuerto, llevándolo a ser hoy el tercero en movimiento de pasajeros en Italia. Para mí es un ejemplo de vida y por eso he decidido contar su historia.

Mi abuela Magda Mercedes Martinez Oliver

Apenas la recuerdo. A mi bisabuela la conocí personalmente muy poco; murió cuando yo tenía apenas ocho años. La nombro como lo oí nombrar por mi madre, su nieta. Son mis recuerdos personales poco más que imágenes fijas, casi como viejas fotos. Sentada en una mecedora, allá en Salta, donde vivió sus últimos años, me miraba con ternura, y me decía: “ya estoy muy viejita para contarte cuentos”. Y aún recuerdo su perfume tan especial y que formaba parte de su identidad. Pero en cambio he sabido por mis mayores de su recia personalidad. Basta contar que cuando cinco de sus nietos quedaron sin madre, ella se hizo cargo de esos huérfanos. Tenía 84 años, y afrontó la responsabilidad y la tarea de criar a cinco niños. Supo sacar adelante a esos hijos, sobreponerse al peso de su edad, porque se había jubilado diez años antes de inspectora de colegios secundario. Cinco años estuvo a cargo de esos nietos que hoy la veneran como madre.

Ojos de cristal Melani Klaein

Era un día más en el calendario del año 1947, el frío se asomaba sutilmente por las ventanas de los hogares en un pequeño pueblo llamado Jaime Prats, ubicado en la provincia de Mendoza, esto se debía a que era un 21 de junio, día con el que se inicia la temporada de invierno. Sin embargo además de esto, surge un acontecimiento el cual lo convierte en un día muy importante para mí, ya que dentro de una humilde familia de campo, nace una pequeña y hermosa joven con ojos de tonalidad azul esmeralda tan particulares como una piedra preciosa. Esta niña de la cual hablamos, es mi abuela paterna a quien llamaron Nelida Páez, más conocida como Ñata actualmente, y es la protagonista de la historia que les voy a contar, acerca de cómo una niña tan frágil, pasó por tantos obstáculos hasta convertirse en una mujer de hierro, madre de dos hombres y abuela de tres nietos.

Biografía de los 103 años de la Nonna María Betsabé Micaela González

María Antonia Favazzi, nació el 08 de julio 1908 en San Salvatore de Fitalia, en un pueblo chico de Campagna. Hija de Calogero Favazzi y Genoefa Favazzi, su padre fallece luego de viajar a Estados Unidos en un derrumbe de tierra trabajando en maquinarias. Su madre queda a cargo de ella y su hermano mayor Rosario Favazzi, éste último, a sus 22 años, viaja hacia Argentina para radicarse. María Antonia, se casa con Vicente Baggiano a los 22 años, tuvieron cinco hijos llamados Franciso, Salvador, Rosalía, María e Italia. El más grande y el segundo, trabajaban en el campo donde tuvieron que resguardarse mientras trabajaban debido a la última Guerra Mundial de 1940 a 1945. María Antonia, el 13 de febrero de 1949 sufre la partida de su hijo mayor Francisco hacia Argentina en barco durante 22 días con 18 años de edad.

Poesías escondidas Bernardo Jimenez Mesa

Ella esconde los poemas para preservarlos. Ella guarda los secretos por lealtad. Ella calla por prudencia y por respeto. Y allí mismo donde desperté yo a la vida, ella lleva en el silencio mil historias, hermosos recuerdos, suspiros y dolores. (Será que los poemas pude yo leer…antes….antes…de nacer?)

Del pueblo al cielo Camila Bailat

Néstor José Echeverría, para nosotros, el Nenu. Pilar fundamental de mi familia, hombre que supo despertar una pasión en todos los que lo rodean. Enseñando, formando y transmitiendo amor por una profesión, sorteando obstáculos económicos, sociales y físicos, logrando instalar su apodo más alto que su propio nombre, el cual llevamos con orgullo como estandarte de esta familia. Piloto no se nace, se hace. Y él así lo hizo: tocando el contrabajo, vendiendo por las calles, durmiendo poco, eligiendo volar por sobre salir, soñando con imposibles hasta hacerlos realidad, armando un lazo entre cielo y tierra en el cual minuto a minuto veía cómo se acercaba a su ambiciosa meta. Así comienza su historia.

Un personaje inolvidable Julieta Dayan

Sandra, hija de Raquel y Saúl Rubinstein se casó con Isaac, hijo de Celia y Jacobo Dayan han sido él legado de sus padres y abuelos. Junto a ellos también participaron de este legado, sus hermanos. Sandra tiene dos hermanos, Marta y Sergio, e Isaac tres hermanos, Moisés, Amelia y Raquel. Es muy curioso mencionar a sus hermanos ya que ellos son el motivo por el cual se conocieron. Se vieron varias veces pero nunca tuvieron contacto más que por sus hermanos, pero esto cambió en el casamiento de Amelia con Sergio. Cuando decidieron casarse resulta que Raquel también se casó en esa época por lo que Celia cuando se enteró que Isaac se casaba, su hijo más pequeño, se puso bastante nervioso y celoso por los que siempre le decía a Sandra: “¡Me robaste a mi bebe!”

De Brasil a Argentina María Paz Vivona

Leonarda María Teresa Infantino nació el 26 de junio de 1902 en tierras brasileras debido a que el barco en el que viajaban sus padres hizo escala en un puerto de Brasil. Continuaron su viaje a Argentina dos años después y toda su vida transcurrió en este país. Leonarda fue hija de los italianos José Infantino y Gerónima Gerardi y sus hermanos fueron Nicolás y José Infantino. Se casó con José María Folgueira y fue madre de José María y Héctor Enrique Folgueira. Enviudó siendo muy joven y gracias a su trabajo y a su dedicación maternal crió a sus dos hijos. Se educó como docente y trabajó toda su vida siguiendo su vocación por enseñar. Se desempeñó como maestra, secretaria y directora en distintos colegios pertenecientes al Estado y a la Fe Católica. En sus primeros años desarrolló su trabajo en escuelas muy humildes y luego junto con una congregación religiosa fundó en 1960 la escuela parroquial San Carlos Borromeo de la localidad de Haedo. Falleció el 4 de agosto de 1987 a raíz de un accidente doméstico en el que sufrió quemaduras que al cabo de un tiempo la llevaron a la muerte.

Un nuevo horizonte Jesica Guevara

Antonio Elías Georgalis llegó a Argentina solo y desamparado con tan sólo 14 años de edad. Venía de Creta, Grecia, sus propios padres lo obligaron, junto a su primo, a abandonar su país, su hogar, que estaba siendo invadido por alemanes y temiendo lo peor. Ellos le consiguieron un sitio en un pequeño barco que zarpaba del puerto de Creta y se dirigía a América del Sur, con la ilusión de salvar su vida. El inocente niño tuvo que madurar, fortalecerse y hacerse hombre a la fuerza. Llegaba a un sitio totalmente extraño y solo, ya que su primo había decidido quedarse en Brasil, lugar donde tocó tierra el barco De Argentina hizo su hogar, con la ayuda de sus compatriotas que lo acompañaron, logró rehacer su vida, desarrollar un oficio y encontrar el amor.

Otra oportunidad Lucila Policastro

Nació en la ciudad de Chivilcoy, en el año 1963, hijo de una familia de clase media, el mayor de dos hermanos. Comenzó su carrera laboral en una compañía multinacional cerealera y al quebrar dicha compañía inició un negocio pequeño en el centro de su ciudad de origen, sin tener conocimiento alguno, y aun con los problemas económicos que había en el país pudo salir adelante. Siguió la lucha diaria por fijar su futuro como comerciante. En febrero del año 1995 se muere su padre y se entera que él iba a ser padre. La noticia lo dejó perplejo porque su situación económica no era la adecuada para afrontar la llegada de un hijo. De esta historia pasaron 18 años y hoy se siente orgulloso de su situación familiar y agradece la oportunidad que le dio la vida. Actualmente es comerciante y posee varios locales de indumentaria y calzado deportivo.

El amor después del amor Carolina Calabrese

“¡Cuántas mujeres viudas y qué pocos hombres hay en este lugar!” eso pensó el abuelo Tito con 71 años cuando entró al club de personas mayores Héctor Coire. Cuando la abuela Leonor se fue, luego de 45 años juntos, él tuvo que decidir entre quedar solo y triste, lo que hizo un tiempo, u ocupar su tiempo en otra cosa y entonces decidió anotarse en el club mencionado. Un día como cualquier otro, luego de que las chicas del club lo disputaran, conoció a una mujer, casualmente Leonor, con la cual se puso de novio y se celaban si alguno de ellos bailaba o charlaba con algún otro en el club. Fueron cinco años de felicidad y un noviazgo casi adolescente hasta que la segunda Leonor dejó de ser. Como Tito no sabía vivir solo, era muy charlatán y poco vergonzoso, un día apareció Kika, otra amiga del club que también lo acompañó en sus últimos años.

La luchadora Natalia De Roia

En el presente trabajo el personaje que representará la historia de mi familia es Claudia, una mujer llena de historias, amor, valentía y ante todo luchadora. Claudia Sánchez es mi tía, nació en 1974 y a sus meses de vida fue dada en adopción por su madre y padre biológicos. A partir de ahí Claudia comenzó a vivir miles de historias y anécdotas ya sean buenas o malas, las cuales marcaron su vida e hicieron la persona que es hoy. Elijo su historia porque admiro su espíritu luchador, su coraje y su superación de sus propios logros. En mi trabajo de investigación me propongo a contar algunas de estas tantas historias y anécdotas que ella me transmitió en diferentes conversaciones.

La nona María Magdalena Duarte

Tiene el pelo rubio, siempre recogido en un rodete perfecto. Rara vez se la ve sin labial o desarreglada, y por más que le duelan los huesos nunca va a dejar de ofrecerte si querés que te prepare la merienda o unos matecitos. Pero esta adorable y tierna viejita a la que llamo Delia, ya que se niega a que le digamos abuela o nona porque la hacen sentir vieja, tiene una gran y admirable historia bajo la manga: su historia. Si alguna vez se preguntaron cómo habrá sido vivir en los años 30 y 40, se sorprenderían al saber que era más difícil de que lo pensamos, y sobre todo si uno se encontraba viviendo en Tosquita, un pequeño pueblo de la provincia de Córdoba. Este pueblito ni siquiera contaba con una escuela, por lo cual, mi abuela, junto con sus cuatro hermanos debían ir en caballo o sulki al colegio más cercano, que quedaba a cinco kilómetros, en Maquena. Pero esto es sólo el comienzo, esta señora de 86 años tuvo que afrontar su dura vida desde muy temprana edad, asumiendo el rol de adulto desde muy pequeña para poder ayudar a mantener a su familia siendo ella la segunda más grande de sus hermanos.

Como un amigo Paula Rodríguez Denker

Él es mi amigo, el que me inspira a luchar día a día por las cosas que quiero, que siempre me demostró que con esfuerzo uno puede lograr cualquier cosa y que nunca es tarde para realizar las cosas que queremos. Se podría decir que somos muy parecidos o que nos entendemos muy bien ya que con una sola mirada sabemos lo que el otro piensa. Lo veo todos los días, pero a veces ni nos hablamos, podemos estar mucho tiempo sin hablarnos, pero la realidad es que yo quiero hablarte, pero muchas veces no sé de qué. Es raro decir que a pesar de ser tan cercanos, seamos tan lejanos a la vez, por ciertas circunstancias que quizás realmente todavía no entiendo por qué es así. Él es mi papá, que aunque sea muy cercano, a veces parecemos desconocidos que no tienen confianza para hablarse, como también podemos parecer los mejores amigos.

Mamá coraje Malena Rodríguez

La abuela Doña María es una de mis referentes en la vida. Es el claro ejemplo de lo que es la lucha, el trabajo, el amor. Imposible describir a esta gran mujer, nacida en España y criada en mi querido pueblo, Daireaux. Aunque mi abuela ya no esté presente, voy a contar su historia que además de ser muy dura, es un ejemplo de vida. De tal modo que, lo mínimo que puedo hacer por esta hermosa mujer, madre de Erminio, mi papá, su onceavo hijo, es este humilde homenaje.

Vida en el campo Camila Goñi

La pregunta que uno se hace es ¿de dónde vine? ¿Quiénes serán mis tatarabuelos, mis tátara tátara? ¿Qué harían de sus vidas? Allá por el 1890, en un campo del pueblito de Tedín, en Benito Juárez, de no más de ocho manzanas, dos familias muy numerosas, la familia Goñi y la familia Presa, permanecían en campos vecinos y formaban una amistad desde muy chicos. Compartían muchos momentos juntos, ya que en esa época no había nada para hacer para en el pueblo, más que trabajar en el campo ayudando a la familia. Pasado algunos años se terminan casando cinco hermanos de la familia Goñi, con cinco hermanos de la familia Presa, algo totalmente increíble pero muy común de la época. Durante toda esta historia, fueron surgiendo personajes muy queridos en la familia con unas anécdotas muy divertidas.

Los valores del abuelo Maritza Cristina Caiza Tigse

Ángel María, abuelo materno, vivió hasta sus 26 años en una pequeña cuidad del Ecuador llamada Ambato. Provenía de una familia humilde que era de clase baja y en esa época no todos estudiaban, aun así mi abuelo pudo terminar el colegio mientras trabajaba en haciendas para poder estudiar. En seguida trabajó con ingenieros dirigiendo y construyendo algunas vías principales del Ecuador por lo que siempre estaba viajando dentro del país. Después de muchos años logró comprarse su propia hacienda, la cual fue su vida y vivió trabajando de la ganadería y la agricultura. Puesto que se trasladó a la capital Quito, en Cantón Mejía fue donde conoció a mi abuela, le llevaba muchos años de edad pero igual ella se enamoró de él ya que era un hombre que tenía muchos valores los cuales mi madre me ha enseñado y mi abuelo es mi ejemplo a seguir.

Mi familia Sofía Manfuert

Mi familia se conforma por mis padres María Taboada Rosa y Andrés Marcelo Manfuert, por mis tres hermanos, Pablo, hermano mayor 25 años de edad, Francisco, segundo hermano mayor de 23 años de edad y Juan, mi hermano menor de 7 años de edad. Mis papás y Juan viven en Tandil, donde nació Juan, mis hermanos cursan su último año de Kinesiología en la ciudad de Mar Del Plata. Mi papá es especialista en Traumatología, sus estudios los hizo en la ciudad de La Plata y mi mamá estudió Relaciones Públicas en La Plata. Ellos se conocieron en La Plata donde nacieron mis dos hermanos mayores, en 1992 por tema laboral de mi papá se fueron a vivir a Mar del Plata donde nací el 5 de septiembre de 1993. Vivimos allí un año, después nos fuimos a vivir a Cutral Có, una localidad petrolera de la provincia del Neuquén (Argentina). Vivimos seis años, allí mis hermanos empezaron su primer año de escuela y yo mi primer año de jardín. Cuando nos mudamos a Tandil hace más de 20 años cursé mi primer año en el Colegio Nuestra Tierra hasta 2012.


Docente: Claudia Kricun fue publicado de la página 52 a página55 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº67

ver detalle e índice del libro