1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII >
  4. Diseñando diseños

Diseñando diseños

Sordelli, Verónica [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 12, Agosto 2009, Buenos Aires, Argentina. | 203 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Reflexión sobre el circuito de diseño de indumentaria vs. La producción de una colección 

¿Qué lugar ocupa la producción de indumentaria dentro de un cronograma de diseño? ¿Qué tan importante es convertir en tangible una representación gráfica, o sea un diseño? 

Un diseño o una colección de indumentaria, no pueden obtener su finalidad sin un proceso de producción. Es decir, que un diseño tiene como objetivo realizarse en cantidad, mediante un circuito productivo desarrollado específicamente para lograr ese producto en particular y no otro. 

Desde esta imposibilidad, es que se estructura el mito del “capricho del diseñador”, porque cuando existen problemas o imprevistos dentro del circuito productivo, es el diseñador la fuente a quien debe dirigirse el desarrollista productivo. En este caso, es necesario resolverlo rápidamente para cumplir con los tiempos productivos, y con lo que el mercado nos ofrece en ese momento “con lo que tiene en stock”, con los materiales, máquinas y formas de construcción que el rubro tiene a disposición. 

Aquí nos encontramos una vez más, en situación de crear, resolver, inventar; aunque esta vez más acotados. El buen diseñador debe resolver el problema de manera eficaz, en tiempo y forma; me refiero a que su resolución significa, un equilibrio de estos dos conceptos: El tiempo y la forma. Responder a la estética y al objetivo principal del diseño en cuestión, y al mismo tiempo, respondiendo al planning productivo planteado en un comienzo. Por lo que generalmente para un desarrollista productivo es más importante “el tiempo”, y a partir de esto comienza una discusión que generalmente involucra la articulación entre el trabajo del desarrollista productivo y el diseñador. El cual puede decidir sobre “la forma” antes que por sobre “el tiempo”, efectuando un atraso en el planning productivo originalmente pautado. 

Los parámetros para elegir forma sobre tiempo, o viceversa, no tienen un criterio común para todos los diseñadores, sino que se modifican y se amoldan según cada empresa o cliente. Los factores que inducen a esta decisión cotidiana lindan entre: la composición de la colección en cuestión y el lugar que ocupa el producto en, el stock de producto en depósito de la empresa y la necesidad que tenga la marca de tener el producto en cuestión a la venta (según demanda y momento de la temporada, ej: lanzamiento, sale, cambio de clima, fechas especiales) , el planning productivo, el stock de materiales, la cantidad de producto que estén en producción (y con esto me refiero a que es muy importante respetar la cadena de trabajo de todos los empleados de fábrica, que todos tengan trabajo, e impedir que tengan “baches” en su tarea cotidiana), etc. Todas estas variantes determinan la decisión a tomar, a partir de las múltiples situaciones que determinan cambiar un diseño ó realizar diseños a medida que la producción avanza. 

Todo diseño generalmente llega a un resultado productivo, con modificaciones en el diseño de origen. 

El producto de indumentaria está compuesto por varios materiales y procesos que pueden variar, según stock, calidad, o formas productivas. Ahora bien, ejemplifiquemos cómo una remera básica con una estampa en el frente, atraviesa diferentes obstáculos para su producción y cuál es el rol del diseñador en estas situaciones. 

• Problemas en el encimado y corte: el jersey puede tener un problema de partida, y al encimarlo el cortador avisa que el jersey está “virando” (se tuerce hacia un lado). Generalmente en estos casos se le pregunta al diseñador como lo puede “solucionar”, y el diseñador o resuelve ponerle recortes, o que el cortador corte de manera de utilizar las partes útiles, dejando un desperdicio de corte mayor, etc. 

• Circuito estampería: del corte nos disponemos a separar los delanteros para enviarlos a estampar; a veces en el apuro de la producción, este paso puede llegar a ser obviado, y envían el corte a confección, esperando estampar una vez terminada de armar la prenda, error!. 

En estos casos el diseñador puede decidir que se estampe en prenda (aumentando así, el costo del producto), o modifica la estampa cambiándola por otro proceso, más adecuado para producir en prenda.

• Confección: este es de muy simple armado, solo se necesita una máquina overlock 3 hilos, e hilo de poliéster, para el armado general de la prenda y una boquilla para adjuntar a la máquina al armar el cuello con una costura que se llama collareta. Pues bien, existen diferentes boquillas las cuales tienen diferentes medidas, y el problema se efectúa cuando el taller o la fábrica no dispone de la boquilla correcta según la medida de cuello diseñado. Los hilos colores y cantidades también son un problema, cuando se utilizan colores atípicos: los costos se modifican y los tiempos productivos se dilatan esperando stock del material designado por el diseño desarrollado. 

• Lavado y planchado: es el último proceso, la clave de la producción, puede mejorarla, o arruinarla para pasar a ser una producción de segunda. Es muy importante que el diseñador tenga en cuenta los materiales, teñidos y procesos previos del producto a lavar semi terminado; ya que éstos no siempre se mantienen según el diseño original, pueden variar según los inesperados cambios de la producción. Si se ha cambiado el método de estampa, los colores combinados, apliques, sobre todo avíos, cintas y apliques, será necesario efectuar una muestra de lavado antes de realizar la producción total. Es necesario una especial atención cuando existe combinación de fibras (Ej: poliéster-algodón) o combinación de diferentes acabados (Ej: algodón crudo, algodón teñido, es probable que uno sangre y tiña al crudo).

Ahora bien, la tarea del diseñador es diseñar, sin embargo, en el mercado de la moda e indumentaria la producción se convierte en una especie de mal sueño para el diseñador, quien tiene que continuar su tarea rediseñando sobre lo que diseñó, rearmando sobre lo que se complicó, abasteciendo de ideas al sector de la producción. La tarea se complica cotidianamente, por lo que es de suma importancia una clara comunicación en el circuito de diseño, producción y venta de este rubro. Me refiero con esto que no alcanza una “ficha técnica de producto” para un circuito productivo o un “catálogo de venta” para el departamento de ventas (sea mayorista o minorista). Para anticiparse a posibles problemas y disminuir situaciones de rediseñar un diseño, es necesario estar en contacto personalmente con todos estos departamentos, promover el face to face, estimular situaciones de opinión y manejar las necesidades de todos los actores de este extenso circuito. 

“Diseñando diseños” si bien suena redundante, no es más que una expresión que intenta, desde lo concreto, explicar la “redundante”, labor del diseñador. Éste que continuamente busca el límite de su tarea, el que es llamado a intervenir en varias áreas e inexorablemente en todos los momentos del proceso, desde que es fibra hasta que se convierte en una prenda colgada en el perchero de un local. 

Una teoría para diseñar, no existe, una forma para rediseñar un diseño, tampoco. Una síntesis es posible… quizá éste sea un comienzo.

Vocabulario relacionado al artículo:

diseño de moda . producto . protección del producto .

Diseñando diseños fue publicado de la página 98 a página99 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ver detalle e índice del libro