1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII >
  4. El fenómeno de la moda, la investigación y la sociedad

El fenómeno de la moda, la investigación y la sociedad

Tuozzo, María Valeria [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 12, Agosto 2009, Buenos Aires, Argentina. | 203 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Llevar un traje es fundamentalmente un acto de significación. Más allá de los motivos de pudor, adorno y protección… En consecuencia, un acto profundamente social instalado. En pleno corazón de la dialéctica de las sociedades.1

Parece oportuno comenzar con estas palabras de Roland Barthes porque no sólo reflexiona sobre la moda como fenómeno social y por ende acto de significación, sino que invita a pensar acerca de las diversas instancias en que tal fenómeno podría ser abordado y en el caso particular del presente artículo a pensar acerca del desarrollo de la materia Introducción a la Investigación como un encuentro con la búsqueda de respuestas, el encuentro de campos poco o no explorados, la creación de nuevas sendas o indicios, en todo caso, de lo que le espera al estudiante en su futuro profesional .

Así como la moda como fenómeno social estalla en mil fragmentos al igual que lo hace la sociedad cada vez más compleja en su realidad se podría hablar entonces de modas y diversidad de estilos que no son más que actos de significación manifestando la diversidad de estilos de vida, de identidades en que esta sociedad del siglo XXI se nos manifiesta; sociedad de información o sociedad cibernética atravesada por la tecnología y despuntando una multiplicidad de vivencias nunca antes sospechadas, como la que ofrece la realidad virtual; y así como en los años 50 el prét â porter supo interpretar los estilos de vida a partir de los nuevos roles que la mujer comenzaba a ocupar y las diversas actividades que la cultura de masas propiciaba; hoy esa diversidad se ve interpretada también por las modas que parecen no dejarse asir y es por esto que la instancia de investigación en este campo específico parece oportuna para abordar y comprender el espíritu de los tiempos que corren a través del fenómeno de la globalización y la consecuente hibridación cultural. 

Se presenta –el diseño, la producción de indumentaria y de modas– como un campo para el que el profesional debe estar preparado, entonces así como el que se dedica a un oficio particular y tiene sus herramientas de trabajo, el diseñador y el productor de moda deben tener sus propias herramientas de trabajo; bajo estas circunstancias introducirse en la metodología de la investigación es una herramienta para desempeñar la tarea. 

¿Por qué? Porque como profesional, el diseñador y el productor tienen que contar con una amplia información actualizada, no sólo de lo que transcurre en su área de trabajo, sino más que en cualquier otra labor, una información acerca de la sociedad para la que va a diseñar, puesto que con cada diseño, con cada producción lo que se diseña y se produce son actos de significación, actos sociales. 

Así la metodología y las estrategias en la investigación y sus distintos tipos ofrecen sus herramientas para abordar esos temas de interés, desde la exploración sobre un campo de trabajo hasta la búsqueda de respuestas a un problema concreto en el diseño, ¿por qué y para qué el empleo de tal o cual textil en tal o cual tipo vestimentario?, por ejemplo. 

Porque a partir de ciertas pautas de trabajo de investigación el panorama se abre a la creatividad para que cada futuro profesional haga los aportes que su personalidad y sus intereses particulares le pautan. 

Porque le permite abrir el ámbito de sus indagaciones y hacer converger distintas disciplinas en la elaboración final de un trabajo, comenzando con la etapa de estructuración del marco teórico que lo remite a lo ya estudiado e investigado para construir sobre esa base nuevos conocimientos. 

Poder poner en juego estas cuestiones de la investigación y tantas otras estrategias son las que hacen a un profesional más flexible para adaptarse a los cambios incesantes de una sociedad que no conoce descanso en el ámbito de la creación en términos de diseño, una sociedad que, como se mencionaba anteriormente, está fragmentada y globalizada; y que ha de nutrir la creatividad de los futuros profesionales, la que le brinda guía y objetivos en su tarea diaria. Formar desde esta materia y su aporte a un profesional que pueda a través de sus diseños y producciones generar múltiples actos de significación que enriquezca la dialéctica de las sociedades, es un objetivo ambicioso pero posible. 

Porque le permite también abrir los ámbitos de su experiencia profesional, es decir, poder explorar los mercados laborales y encontrar los caminos que lo acerquen a las experiencias deseadas e incluso generarse y proporcionarse la propia experiencia de trabajo, son otras de las tantas razones. 

De la incipiente experiencia surge otra reflexión acerca de esta cuestión sobre la moda, la investigación y la sociedad, puesto que el aula como laboratorio de experiencias e investigaciones aparece también como el lugar del intercambio de ideas, de exploraciones y de materiales de trabajos; ese trabajo grupal que cuando es comprometido y responsable produce investigaciones interesantes y espacios que permiten también empezar a ejercitar la labor grupal que esta sociedad en su complejidad requiere del trabajo del diseño y la producción, un trabajo que se realiza en equipo y que se va experimentando ya en el aula-taller. 

Porque en cuanto a lo individual se refiere es una forma de generarse el espacio de crecimiento personal y profesional que requiere de voluntad, compromiso, responsabilidad y una cuota de disciplina para sistematizar los propios aprendizajes y conocimientos que se van adquiriendo y que aseguran un espacio de satisfacción personal, de desarrollo de las propias capacidades y habilidades. 

Porque a partir de lo reflexionado hasta aquí la cuestión de la investigación consiste en poder realizar un enlace entre la teoría y la práctica; pensar, buscar e incluso jugar a la creación de teorías; para que teoría y práctica no sean espacios escindidos de la realidad, sino que puedan generar un feedback. 

No perder de vista el objetivo que la materia tiene en el marco de la formación de un diseñador, un productor de modas y procurar la posibilidad de explorar la propia creatividad y el aporte singular que cada sujeto puede hacer desde su propia trayectoria; es como las diversas estrategias a saber observar y cuestionar; formular y reformular una hipótesis de trabajo, un diseño o una producción impone conocer teóricamente los conceptos para poder trabajarlos en la práctica y realizar el ya mencionado ida y vuelta entre estas dos instancias. Estas son algunas de las posibilidades que la materia brinda, un área de formación y conocimiento que se diseña y se produce con cada trabajo llevado a cabo.

Notas 

1 Barthes; Roland; “La moda y las Ciencias Humanas”, en El sistema de la moda y otros escritos, Paidós Comunicación 135, Buenos Aires, 2003.

Vocabulario relacionado al artículo:

investigación . moda . sociedad .

El fenómeno de la moda, la investigación y la sociedad fue publicado de la página 113 a página114 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ver detalle e índice del libro