Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº123 >
  4. Home office. Nueva estrategia de las empresas

Home office. Nueva estrategia de las empresas

Martínez, María Pilar

(Publicidad I. Docente: Marisa García) - Segundo premio

Escritos en la Facultad Nº123

Escritos en la Facultad Nº123

ISSN: 1669-2306

Marea Digital Ensayos de estudiantes DC sobre negocios, comunicación y tendencias en el mundo digital

Año XII, Vol. 123, Noviembre 2016, Buenos Aires, Argentina | 106 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: En el ensayo se aborda una temática en particular referida a ésta nueva forma de trabajo utilizada en la actualidad por una gran cantidad de empresas. Tomando principalmente los conceptos y base del tema a partir del libro de Alonso y Arébalos denominado La revolución horizontal. Se hace una reflexión y opinión acerca del tema, sobre cómo la sociedad actual y las empresas se adecuan a las nuevas tecnologías y el continuo contacto con las redes sociales, por la influencia que estas generan en la vida cotidiana de las personas y por la necesidad de estar modernizados y no quedar fuera de este mundo globalizado. 

Se resaltan los lados positivos y negativos de esta nueva modalidad de trabajo del siglo XXI que permite reemplazar la clásica oficina por una plataforma virtual. Y por último, se realiza una breve reflexión y punto de vista sobre lo investigado, aportando ciertas recomendaciones personales sobre el tema.

Palabras clave: empresas - siglo XXI - Internet – negocios – home office.

En la actualidad vivimos en un mundo donde uno se encuentra conectado virtualmente en todo momento, en el que siempre se está en contacto con algún objeto tecnológico, y, como mencionan Alonso y Arébalos, la vida en el mundo digital está incorporada en la vida cotidiana. (2011). Es así como las empresas tuvieron que adaptarse a este nuevo estilo de vida, creando una nueva modalidad que es conocida por el nombre de home office. 
Alonso y Arébalos afirman que: “Internet ha cambiado y está cambiando la vida de la gente, y la seguirá cambiando en muchas formas, más o menos profundas, pero en todo caso definitivas”. (2011, p. 12). Por esta razón, está comenzando a nacer una nueva forma de trabajo, que ya no implica tener que ir al lugar físico, como sería el ejemplo de una oficina, sino que se realiza el trabajo de manera online, desde las plataformas virtuales. Esto permite no tener que salir de tu hogar, sin embargo uno conlleva el mismo nivel de responsabilidad que poseía anteriormente. A su vez, existe una condición primordial, se debe tener una continua conexión a Internet. Muchas empresas experimentan esta nueva forma de trabajo como una alternativa beneficiosa para sí mismas y al mismo tiempo para sus empleados. A los empleadores los beneficia principalmente en la posibilidad de ahorrar dinero debiendo alquilar o depender de un espacio físico y de los gastos que requiere el mantenimiento del mismo. A su vez, los beneficia en obtener una mayor productividad. 
Por otra parte, los empleados se ven favorecidos por ahorrarse tiempo y dinero en transporte, porque como bien se sabe, muchas personas de las afueras de la ciudad viajan a ella solo para desempeñar su trabajo y luego de haber cumplido su horario laboral, regresan a sus hogares. Esto implica un gasto de dinero diario, y a su vez un cansancio que se acumula día tras día. Al mismo tiempo, uno se encuentra en la comodidad de su hogar y rodeado de su familia dedicándole tiempo que de ser de otra manera, no se brindaría. Así uno tiene horarios más flexibles.
Sin embargo, no todo es tan bueno como parece. 
Esta forma de trabajo tan utilizada en los últimos años, puede provocar en la persona cierta satisfacción al momento de comenzar a aplicarla en su vida cotidiana. Por el contrario, con el paso del tiempo, muchas veces uno deja de lado ciertos aspectos importantes de la vida priorizando inconscientemente su trabajo. 
Si bien es cierto que uno suele pasar mayor tiempo con su familia trabajando desde su hogar, es correcto también decir que uno no deja de trabajar en ningún momento con esta modalidad, se tiene una continua dependencia. Es así como la persona comienza a estresarse, sacrificar momentos por cumplir y realizar de manera eficiente su trabajo. Ya no es algo más en su vida, sino que pasa a ser parte de ella y a ser una carga diaria de la que nunca se descansa. Esto se da, generalmente, por la inexistencia de horarios laborales a cumplir. Por otro lado, uno pierde ese contacto con compañeros laborales, que si bien no implica tener una amistad con ellos, es una buena forma de sociabilizar con gente ajena a su círculo familiar. Estas relaciones muchas veces son beneficiosas ya que al estar en el mismo ambiente laboral, uno puede descargar sus angustias o alegrías relacionadas a su desempeño con personas que uno sabe que los va a entender. Todo ese vínculo no se genera realizando home office, sino que es mucho más conciso y directo y deja de lado aspectos personales. Se utiliza el vínculo únicamente para aspectos laborales. 
Otro lado negativo de esta modalidad podría ser que si uno trabaja de lo que realmente le gusta, el ambiente laboral es en esencia un lugar de distracción, de despeje de problemas personales y familiares. Muchas veces las personas a pesar de amar y valorar la familia y los vínculos afectuosos que poseen, necesitan ese momento de distracción y de encontrarse con uno mismo, realizando lo que más le apetece, siempre y cuando su trabajo sea el deseado. Sin embargo, esto no sucedería de estar desempeñando su labor desde su hogar, ya que estaría en continuo contacto con los suyos. 
Por último, uno de los puntos negativos más importantes, a mi parecer, es el siguiente. Uno en la oficina tiene un ambiente propio y acorde a evitar distracciones y poder enfocarse plenamente en su desempeño laboral. En cambio en su hogar, uno se encuentra rodeado continuamente de distractores que pueden ocasionar un mal desempeño o una demora en tiempo a realizar el trabajo. Cuantos más factores externos existan, existen más posibilidades de perder la concentración. Para evitar este tipo de situaciones, la mejor opción sería disponer de una habitación acondicionada como una oficina, donde uno se encuentre solo y pueda concentrarse y dedicarle el tiempo y el esfuerzo que merece. Sin embargo no todos tienen esta posibilidad, y es ahí cuando se convertiría en un problema. Con respecto a la entidad, debe tenerse en cuenta que cada trabajo es diferente, y que las personas son únicas, por lo tanto no todas reaccionarán de la misma manera. Es por eso que se debe evaluar previamente si la persona a realizar este trabajo se encuentra en las condiciones deseadas y esperadas por la empresa para rendir de manera adecuada. 
En conclusión, antes de tomar una decisión de qué modalidad de trabajo utilizar, debe evaluarse todas las posibilidades ya que no siempre resulta de una manera efectiva. Existen muchas razones por la cual la empresa puede escoger esta forma, aunque a su vez, existen variedad de razones por las que no la escogerían. 
En el caso de que al empleado se le dé la posibilidad de escoger de qué manera desempeñar su trabajo, debe ser muy inteligente a la hora de decidir, ya que la decisión incorrecta podría ocasionarle un problema a futuro. Ya sea por abandonar o no priorizar cosas importantes de su vida o por ser relegado de su cargo por no cumplir con lo solicitado. 
Como bien se demostró en el ensayo, existen lados positivos y negativos de realizar home office, la clave de realizarlo de manera correcta o incorrecta es ser inteligente y saber escoger y aprovechar las oportunidades que se ofrecen.

Referencias bibliográficas 
Alonso G. y Arébalos A. (2011) La revolución horizontal. Disponible en: http://comunicacion3unlz.com.ar/wpcontent/uploads/2014/08/la-revolucion- horizontal.pdf


Home office. Nueva estrategia de las empresas fue publicado de la página 51 a página52 en Escritos en la Facultad Nº123

ver detalle e índice del libro