Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78 >
  4. La tecnología en el aula ¿aliada o enemiga? (Primer premio)

La tecnología en el aula ¿aliada o enemiga? (Primer premio)

Acosta Gutierrez, Nicolas

Asignatura: Comunicación Integral

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016 Ensayos Contemporáneos. Edición XVIII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2016

Año XIII, Vol. 78, Julio 2017, Buenos Aires, Argentina | 262 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La noticia acerca de la renuncia por parte de un profesor que se cansó de la falta de atención de sus alumnos universitarios por el uso del teléfono celular en el aula, resultó ser un tema sumamente interesante y actual para desarrollar. El ensayo investiga cómo poder lograr que ese elemento (el teléfono celular) conviva en el aula sin ser un obstáculo en el aprendizaje del alumno y pueda convertirse en una herramienta más de ayuda en su proceso educativo.

Se decidió partir de varios artículos de diarios sobre esta temática así como relacionarla con parte de la bibliografía estudiada en la cátedra.

Palabras clave: teléfono celular - aprendizaje - estudiante - docente - aula 

Introducción 

Este trabajo surgió de un artículo publicado por varios medios gráficos argentinos en el que trataban la noticia que un profesor uruguayo (Leonardo Haberkorn) dedicado a la docencia universitaria, escribiera en su blog que renunciaba a su tarea dado que sentía haber perdido la batalla contra el uso del celular por parte de sus alumnos en el aula. Rápidamente esta carta se viralizó y fueron numerosas las respuestas tanto aprobando como repudiando la medida.  Este ensayo tiene como objetivo indagar en las distintas propuestas de algunos proyectos pedagógicos que contemplen el uso del teléfono celular como herramienta educativa con el fin de que se pueda invertir el efecto negativo que esto supone al utilizarlo en el aula como fuente de distracción. 

Otra de las finalidades de este ensayo es vincular la investigación con el contenido teórico de la materia que en este caso se va a dar en la vinculación de la información recabada con la teoría conductista.  A partir de la consigna, se realizó un trabajo de investigación en varios medios así como entrevistas realizadas a docentes para poder conocer de fuente primaria sus opiniones.

Hipótesis: El correcto uso de la tecnología en las aulas educativas es en la actualidad una nueva herramienta de ense- ñanza.

Nota puntapié de esta investigación 

El domingo 18 se septiembre del 2016 en el diario La Prensa salió una nota que hablaba de un profesor uruguayo, Leonardo Haberkon, que renunciaba a la docencia ya que sentía que sus alumnos no le prestaban atención en clase estando pendientes de su celular todo el tiempo.

El hecho de que el autor de este trabajo sea un alumno universitario con varios años de diferencia de edad con sus compañeros en los que ve que hacen uso del teléfono aun en clase y frente a los profesores con total naturalidad fue el motivo que lo llevó a realizar esta investigación. 

La nota escrita por el periodista Sergio Limiroski y titulada “A clases con el celular, un desafío difícil”, posee la bajada: “Especialistas consultados se mostraron a favor de que lo lleven pero con un sentido educativo y con un uso responsable. El profesor tiene que hacer las clases atractivas pero también poner límites”, planteando el contrapunto de lo expresado por el profesor Uruguayo.  La viralización de la renuncia de dicho docente por sentir que perdió la batalla contra el celular abrió el debate sobre el uso que se hace de la tecnología en las aulas. Los tiempos han cambiado y actualmente el celular es una extensión de las manos, agrupando una serie de cosas que lo hace indispensable para cada usuario. No se puede ir contra eso sino ver cómo desde el punto de vista de la enseñanza se lo puede incorporar para que sea de utilidad a la hora de aprender. Es decir, unirse al enemigo si no se puede contra él, como dice un viejo dicho popular. 

En esa nota fue consultada la doctora Roxana Morduchowicz, autora del libro Los chicos y la pantalla, quien señala que “el teléfono celular es la pantalla más importante para los adolescentes en Argentina y en el mundo y los acompaña todo el día ya que es fácil de transportar”.  Sobre este mismo tema Dolores Reig, psicóloga social y editora principal de El caparazón, uno de los blogs en lengua española más influyentes en el ámbito de la innovación, la educación y la tecnología sostiene que: 

Los móviles (“smartphones”) se han convertido en un instrumento fundamental para el “cyborg” (ser humano aumentado) de nuestros tiempos. Eliminarlos en el aula resulta artificial y contraproducente desde el punto de vista de que perdemos la oportunidad de orientar su uso con fines educativos o incluso de autocontrol de la propia conectividad. Resulta absurdo, además, cuando los usos lúdicos que pretendemos evitar pueden realizarse en ordenadores o “tablets” que a veces sí permitimos. Las tendencias tecnológicas avanzan hacia “smartphones” de pantalla cada vez más grande, así que pueden resultar incluso herramientas para tomar apuntes, consultar temas, etc. Evidentemente, hablo de educación superior, así que sí tendría algún sentido eliminarlos en el caso de niños y para la realización de actividades concretas. En el resto de casos es mejor educar su uso.

Para educar su uso es necesario que el educador este educado sobre cómo poder sacar la mayor ventaja posible de los dispositivos electrónicos. Es fundamental que se elaboren proyectos pedagógicos que contemplen el uso de teléfonos celulares como herramientas.  Incluso, se podría decir que para cada usuario, su celular podría llegar a ser un icono (según Peirce) ya que el mismo es un signo que entabla una relación de semejanza, de analogía con su objeto. Al ser un dispositivo que cada uno personaliza, este se vuelve único y a medida para cada uno.  Prohibir el uso de los teléfonos en el aula es una batalla perdida por lo tanto es importante pensar en cómo poder sacar el mejor provecho de ellos a la hora de educar. Es necesario que para esto los docentes estén preparados en cómo poder captar la atención del alumno mediante la implementación de la tecnología como herramienta educativa y así podrán promover el uso creativo y reflexivo de la tecnología. 

Por parte de los centros educativos es importante la capacitación de sus docentes en algo que está pasando en todo el mundo para que esto deje de ser un problema, es decir, adelantarse a los hechos. Hay que elaborar una propuesta didáctica que incorpore la tecnología como parte de la cultura actual. “Hay que educar en su uso responsable. Hay que estudiar y decidir cuándo se va a usar, por qué, para qué. Hay que trabajar desde la gestión, la institución, no se puede así nada más”, dice la doctora en comunicación Roxana Morduchowicz.

La educación en los tiempos actuales 

Muchas veces el problema no solo radica en el uso del celular en clase, las clases con una modalidad o planificación tradicional ya no resultan atractivas para los alumnos de estos tiempos que tienen otro nivel de concentración que el que tenía un alumno hace 10 años. El gran desafío de la docencia en la actualidad es generar dinámica en el aula con el fin de aprender, proyectar contenido en los dispositivos, estimularlos a un uso conciente del celular en el aula con un fin específico (que este claro el porqué) y teniendo pautas claras de ello.  Anteriormente, también se planteaba un conflicto con la aparición de la fibra óptica, la cual optimizaba las posibilidades ya conocidas y experimentadas de la transmisión vía cable, al hacer posible una gran riqueza y calidad en la transmisión del flujo informativo. Es decir, cada gran avance tecnológico trae aparejado un cambio en el comportamiento de las personas al querer expandir. 

Sobre la relación entre tecnología y educación, Levy (1990) avizoró la idea de inteligencia colectiva que más de dos dé- cadas después constituye uno de los fenómenos en expansión de nuestra cultura. En esta perspectiva la inteligencia y aprendizaje colectivo se potencian en un proceso transformador que a su vez muta. Levy planteó la idea de la inteligencia colectiva bajo la inspiración de una utopía pero a la vez construyó una metáfora que encarnaría posteriormente proyectos paradigmáticos como Wikipedia y explotaría a partir de la interrupción de la Web 2.0. Reconocer la fuerza de la inteligencia colectiva como fenómeno de nuestra época nos permite aprovecharla como componente cultural en la actualidad y desafío para las propuestas pedagógicas.  Las instituciones educativas en la actualidad conviven con muchos elementos tecnológicos, y no solamente el hecho de que cada uno lleve su propio móvil sino que existen pizarras digitales, aulas móviles y demás elementos que pueden ser un gran soporte para el docente. 

En Argentina existe un programa que se llama Plan Educar, portal educativo del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación. Es un sitio que aporta contenidos relacionados con las diversas áreas del conocimiento, con el propósito de promover la enseñanza y el aprendizaje de calidad. Los objetivos de educ.ar se enmarcan en la propuesta del Plan Nacional Integral de Educación Digital (PLANIED), orientado a favorecer la innovación pedagógica, la calidad educativa y la inclusión socioeducativa.  Esto representa el acceso tecnológico por parte de las políticas públicas que, acorde a la época actual, incluye desde la tecnología al alumno acercándolo a un universo de herramientas e información que quizás desconocía.

Además, al tener acceso a estos dispositivos tecnológicos, el alumno se conecta con los distintos ámbitos de la comunicación, es decir, tiene la recepción inmediata de un mensaje en un espacio geográfico definido. Acceder a los cuatro tipos de ámbitos (megacomunicativo, macromunicativo, mesocomunicativo y microcomunicativo) le permite estar al tanto de la situación global y por ende nutrirlo en aspectos de cultura general (de Moragas Spa, 1985).  La figura del docente en este escenario es muy cuestionada ya que hay quienes no se adaptan a estos nuevos tiempos como es el caso de la nota que dio inicio a este trabajo. El proceso de enseñanza del docente permite controlar aquellos elementos de la tarea que están lejos de las capacidades del estudiante de manera que éste pueda concentrarse en asimilar los conceptos con mayor facilidad. La diferencia generacional hace que el docente, en muchos casos, no tenga tan incorporada la tecnología a su vida diaria y esto genera un cambio de roles ya que para incorporar la tecnóloga a su método de docencia debe antes dominarla para no sentirse en inferioridad de condiciones frente al alumno. El docente debe elaborar una planificación diferente para cada ámbito ya que todos cuentan con distintas características.  La existencia de una interfase tecnológica potente que provoca un alto grado de motivación en los alumnos y su empatía cognitiva con las tecnologías audiovisuales e informáticas no es condición suficiente ya que debe analizarse en cada contexto de implementación. Si esa planificación se integra en una propuesta de enseñanza planificada y evaluada en función de las necesidades del grupo de alumnos; si el docente está decidido a implementarlo; si existe el compromiso institucional para sostenerlo en el tiempo; si se desarrolla en el aula orientado por las intervenciones docentes, con su posibilidad de resituar el trabajo en torno de los propósitos de la enseñanza, de sugerir actividades que favorezcan la comprensión de los alumnos, de participar en los procesos de corrección; en este marco, la figura del docente se configura como guardián del trabajo pedagógico y el docente como guía epistémica.

El uso incorrecto de la tecnología en el aula 

El uso desmedido del celular puede causar adicción. Los límites forman parte del uso saludable de la tecnología para que no genere adicciones que puedan ocasionar problemas en algo que se espera que nos brinde un beneficio como ser la recreación, la comunicación y la información.  El texto El medio es el mensaje de McLuhan (1967), plantea que debido a la velocidad electrónica, la aldea global es un suceder simultáneo, donde las personas ya no pueden esperar para ver qué pasa. Para McLuhan, en la aldea global, la información se recibe de manera instantánea y continua, sustituida con rapidez por otra información aún más nueva. Existe un cambio del hábito de clasificación de los datos, a la modalidad de reconocimiento del patrón. La comunicación electrónica asegura que todos los factores del ambiente de la experiencia coexistan en un estado de interacción activa. Y es tal el flujo de información que un individuo recibe que no tiene la capacidad de asimilarla toda.  En la actualidad la educación está frente a un nuevo paradigma que remite a lo tecnológico. Estos cambios impactan tanto en el plano institucional y cultural como en el plano didáctico y metodológico. 

La realidad es aprendida de múltiples formas: unos observando, otros escuchando, repitiendo, experimentando. Por eso el alumno necesita que su profesor emplee diversos medios porque los ayuda a comprender mejor; entender es el primer contacto con el conocimiento, aprender es hacerlo propio, asimilarlo.  Como no todo se aprende de la misma manera existen diversas teorías y estilos de enseñanza. Se puede decir que debido a que cada individuo posee habilidades, capacidades, inteligencias diferentes no todos los estilos de aprendizaje funcionan de la misma manera en todos los alumnos. Es por ello que el educador debe ser consciente de ello y tomar medidas para favorecer el aprendizaje. 

Siempre se tiene un objetivo educacional a la hora de enseñar, es decir, cada docente tiene un objetivo de lo que se propone que los alumnos logren luego de darles la clase. 

El uso indebido de los celulares en clase es una problemática de cada docente. Las maneras de encarar este fenómeno van desde la prohibición total de su utilización, la colocación de los móviles en una caja y el uso restringido, hasta la libre posibilidad de manipulación.  Algunos centros educativos han optado por convocar a los padres para intercambiar ideas sobre el asunto y también definieron las normas sobre el empleo del celular y otras tecnologías en los códigos internos de convivencia y conducta. Otros, en tanto, se limitan a informar de manera verbal que en horario de clase no está permitido el uso del aparato.

La tecnología como una herramienta en la enseñanza 

Los entornos tecnológicos, cada vez más diversificados y presentes en la vida cotidiana y en las aulas, rompen con la esperanza de la “modelización del rol docente” (Davini, 2015, p. 20) como del estudiante y configuran entramados novedosos en la actividad de enseñanza y, por tanto, inseparable de una perspectiva didáctica que requiere ser reinventada. Las transformaciones de las instituciones sincretizan ideas antagónicas, corrientes de pensamiento, experiencias que en otro momento de la historia de la educación no podrían haber convivido dentro de los mismos espacios. Este sincretismo pedagógico (que no renuncia, no escapa y no elude sus múltiples orígenes) hace surgir nuevas preguntas que permiten suponer la existencia de un espacio de creación latente, de autonomía y de búsqueda donde se inscriben y dejan su huella la resonancia de prácticas únicas o excepcionales que no dejan de considerar la necesidad de generar aprendizajes oportunos . Entrar al territorio del aula implica ingresar a un campo habitado por el presente, por el pasado y por el futuro, marcado por los conocimientos de los estudiantes y los docentes, cada uno con sus tradiciones.  El alumno de hoy necesita estar conectado. De Kerckhove (2005) se refería a que la conectividad ha crecido desde la invención del telégrafo, de la conexión punto a punto a la conexión de cualquier cosa con todo lo demás en menos de 200 años. 

El saber tecnológico y su manipulación constituyen el centro de la nueva cultura de la sociedad, encarnada en los modos comunicacionales de los jóvenes, en las maneras de habitar el saber, en las nuevas distancias sociales y generacionales, en las nuevas formas de participación y en las oportunidades educativas o laborales. Este saber va, dentro del sistema educativo, más allá de la incorporación de las nuevas tecnologías, pero no es totalmente independiente de ellas. Es por ello que cobra relieve, entonces, la necesidad de repensar la didáctica como concepto puesto en tensión por las demandas cruzadas entre buenas prácticas y nuevas tecnologías.

En una sociedad que cambia constantemente los modos de organizar, producir y validar los conocimientos por la fuerza de los desarrollos tecnológicos, los docentes necesitan examinar los modos que adquiere el impacto de estas innovaciones sobre sí mismos y sobre los campos de conocimiento para ampliar su capacidad de analizar las demarcaciones, los límites, el dinamismo y el potencial de nuevas intervenciones; y para analizar de qué modo las relaciones de resistencia entre lo viejo y lo nuevo se articulan creando formas de práctica novedosas que logren captar la atención del alumno.

Conclusión 

Las nuevas tecnologías y la enseñanza deben trabajar en conjunto para poder nutrirse la una de la otra.  Es fundamental que los centros educativos así como los docentes modifiquen y actualicen sus maneras de enseñar, reformulen las aulas ya que el cambio de paradigma ha modificado los hábitos de las personas en su forma de aprender y concentrarse. Incluso los métodos de evaluación donde la formula premio/castigo tan antigua hoy no surte efecto. 

La reforma del entorno educativo y la adecuada utilización didáctica de distintos elementos tecnológicos supone un reto sin precedentes. Se han de conocer los límites y los peligros que las nuevas tecnologías plantean a la educación y reflexionar sobre el nuevo modelo de sociedad que surge de esta tecnología y sus consecuencias.

Bibliografía 

Davini, M. C. (2015). La formación en la práctica docente. Buenos Aires: Paidós. 

De Kerckhove, D.(2005). Los sesgos de la electricidad. En Lección inaugural del curso académico 2005-2006 de la UPC. Barcelona: UOC. 
De Moragas Spa, M. (1985). Sociología de la comunicación de masas, tomo IV, Barcelona: G. Gili. 
Mc Luhan, M. (1967). El medio es el mensaje. New York: Bantam Books.


La tecnología en el aula ¿aliada o enemiga? (Primer premio) fue publicado de la página 232 a página235 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº78

ver detalle e índice del libro