1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº134 >
  4. El valor argumentativo en el diseño. Sobre la importancia de justificar las decisiones de diseño en un proyecto

El valor argumentativo en el diseño. Sobre la importancia de justificar las decisiones de diseño en un proyecto

Escobar, Daniela [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Escritos en la Facultad Nº134

Escritos en la Facultad Nº134

ISSN: 1669-2306

Calidad del Programa de Graduación (Innovación, Contribución disciplinar, Integración, Evaluación) Jornada Académica 18 de octubre de 2017 - Edición I

Año XIII, Vol. 134, Octubre 2017, Buenos Aires, Argentina | 82 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Los Proyectos de Graduación de la Universidad de Palermo entregados por los futuros egresados de las carreras de diseño, en particular en Diseño Textil y de Indumentaria, suelen estar enmarcados en las categorías Creación y Expresión y también, pero en menor medida, en la categoría Proyecto Profesional. En este sentido es fácil identificar el porqué de la elección de esas categorías para desarrollar un PG: los nuevos profesionales quieren presentar creaciones propias, erigirse como autores y creadores de diseño y exponer su espíritu creativo en su máximo esplendor. 

Los proyectos de diseño resultan, en líneas generales, muy bien ejecutados, realizados de forma profesional y con una creatividad inédita en cada uno de ellos. Se manifiesta incuestionablemente la estética de cada diseñador en particular, y, queda en evidencia, la capacidad creadora de cada uno de ellos. Sin embargo, en numerosas ocasiones se observa un escaso nivel argumentativo teórico, resulta poco clara la justificación del proceso, desarrollo y decisiones de diseño tomadas en el proyecto ejecutado. Es decir, que se advierte una problemática recurrente relacionada con la justificación del autor del proyecto esperada para la instancia evaluativa, generándose una evidente desarticulación entre el Cuerpo B (específicamente en el último capítulo del mismo), Cuerpo C (el cual contiene generalmente el proyecto de diseño completo) y las conclusiones finales. 
La argumentación, en este caso, es entendida como el discurso escrito u exposición oral a través de la cual se explican y/o exponen las causas, objetivos y premisas que sustentan el punto de vista de un autor frente a una idea, proyecto o tesis. Es decir, se explica la idea o problemática a tratar mediante una hipótesis o razonamiento. La estructura de la argumentación se compone por elementos que contribuyen a la explicación y análisis de diferentes temáticas, denominadas premisas y análisis de las mismas para finalizar con la elaboración de conclusiones. 
Un Proyecto de Graduación, en su parte teórica escrita, se compone de diferentes capítulos que exponen en primera instancia las temáticas principales investigadas las cuales confluyen finalmente en un último capítulo en el cual se debería integra la justificación profesional del proyecto de diseño presentado de forma proyectual para luego como última instancia elaborar las conclusiones de todo el trabajo realizado.

Desde la Antigua Roma, donde la producción artística se dividía en Artes liberales y Artes mecánicas, se ha observado que se otorga mayor valor a los trabajos que involucran un discurso, un conocimiento basto y un claro dominio del lenguaje; que aquellos que se realizan sólo con el trabajo de las manos (o del dedo en el mouse) (Muñoz, 2012).

Siguiendo lo expresado por Muñoz, desde hace siglos el poder argumentativo es valorado en materia profesional, y, en este caso puntual, en el cual se quiere observar la justificación de un proyecto de diseño en un PG, no se puede desatender a esta afirmación. El Proyecto de Graduación constituye un nexo entre la carrera y el quehacer profesional de los diseñadores. Es el último trabajo original que presentan antes de recibirse. Al momento de explicar su trabajo, a la gran mayoría de los diseñadores les resulta un trabajo arduo, difícil e intrincado comunicar lo que han diseñado, pero no es imposible llegar a un buen resultado. 
El diseñador es un ser creativo acostumbrado a la comunicación visual, por lo tanto, muchas de las decisiones de diseño tomadas parecen ser caprichosas, intuitivas o sin fundamento cuando siempre esconden un profundo interés por comunicar algo nuevo, mostrar compromiso con alguna causa y, es entonces, cuando se corrobora que existe una razón lógica tras un diseño novedoso emergente. 
Entonces surge el siguiente interrogante, ¿cómo se puede justificar y explicar el proceso creativo y el proyecto en sí? Si bien todos los proyectos son diferentes, se puede organizar el discurso argumentativo para que el lector del proyecto y/ o cliente comprenda porqué se han tomado ciertas decisiones al momento de diseñar. 
En primer lugar, deben estar claros los objetivos del trabajo, las metas a las que se pretende llegar, como ser: realizar un diseño sustentable, en compromiso con el medio ambiente y/o sostenible, basarse en nuevas tendencias, lanzar una nueva marca de autor, rediseñar algún indumento en base a una necesidad específica, promover nuevas materialidades y/o contenidos mediante el diseño, redefinir el rol del diseñador de indumentaria desde una perspectiva más vinculada a la ética profesional, entre otros. Entre punto es clave ya que resultará el disparador del Proyecto, siendo la meta a conseguir y la primera justificación a dar con respecto al trabajo de diseño. Aunque el objetivo esté claro es necesario situar al lector en el porqué del proyecto: los antecedentes o historial que cuentan la situación detectada para la que se realiza un nuevo diseño, puede ser una problemática vigente o un deseo del autor. Pero claro debe estar que la problemática a tratar responda a inquietudes actuales, latentes, y en lo posible, novedosas. Una vez sentadas las bases principales del proyecto se debe proceder a la explicación técnica de los elementos de diseño que constituyen al proyecto. Este es el punto más importante de la exposición ya que aquí se ve reflejado todo lo que ha aprendido el futuro profesional a lo largo de su carrera como estudiante de diseño. En este punto, y basándose en la disciplina de Diseño Textil y de indumentaria, se debe realizar una exhaustiva descripción del proyecto de forma escrita (lo que correspondería al último capítulo del PG). En primer lugar, se precisa sentar, si es que hubiese, la fuente de inspiración o toma de partido, desde dónde se ha tomado y porqué en relación a los objetivos. Luego es importante destacar el estilo de diseño al que se pretende llegar (¿es un diseño minimalista, clásico, urbano, oscuro, lúdico, vibrante, infantil?) y a la impresión que se procura generar en el cliente o el usuario para el que se diseña. En este punto es importante detenerse, ya que definir el usuario al que va dirigido un indumento o una colección de indumentaria determina íntegramente la elección de moldería, tipologías, materialidades y avíos. Ya nombrado los puntos anteriores, la parte más técnica y donde se debe ser más preciso y utilizar la terminología de la disciplina es en la definición de materialidades y avíos, así como también en las fichas de producto y despiece de moldería. ¿Por qué se eligieron textiles naturales, artificiales o inteligentes? ¿Utilizaré accesos con botones, cierres u otro tipo de avíos? ¿Serán materialidades plenas o estampadas? Incluir un muestrario de los materiales utilizados suma a la justificación del proyecto. La paleta de color es un punto clave a definir también, aquí se debe ser preciso y definirla acorde a la identidad de marca o a la tendencia y/o inquietud latente que se quiera comunicar. Justificar la elección de una paleta cromática fría, cálida, monocromática, primaria, desaturada, etc. proporciona información relevante sobre la imagen que quiere comunicar cada diseñador en una colección específica. 
Por último, el uso de ilustración de figurines resulta la forma más clara de representar el diseño de una colección de indumentaria. Al momento de explicar el dibujo se puede describir cómo se basan en un determinado concepto en cuanto a la elección de colores y morfología, o si va dirigido a un target específico. Y, en el caso de que los prototipos ya hayan sido confeccionados, la exposición de producciones fotográficas complementa el punto de vista del diseñador. 
En relación a todas las variables y elementos presentes en la confección de un proyecto de diseño expuestas anteriormente se puede decir que la estructuración global de los argumentos y su correcta exposición de forma ordenada y clasificada es de suma importancia para comprender el proyecto, su objetivo general y sus alcances. 
La búsqueda argumentativa debe centrarse en engarzar cada uno de los argumentos que componen el discurso como si se tratara de eslabones de una cadena. Es decir, debe buscar la justificación del proyecto de forma clara y dinámica, de manera que cada concepto y elección se relacione con la idea anterior y la posterior para lograr una excelente interpretación profesional del proyecto presentado.

Desde la implantación en el sitio, la concepción del espacio hasta el más mínimo de los detalles, deben materializarse de manera acorde con las ideas establecidas por el argumento. El estudiante debe explicar con la mayor claridad posible como estos se relacionan entre sí y como fundamentan el resultado final, es decir, el estudiante debe esclarecer qué está construyendo y cómo lo está haciendo, y ese cómo debe estar en total concordancia con su argumento inicial. (Peñaranda y Rodriguez, 2014)

Si bien llegar a una correcta argumentación no es tarea fácil, es ineludible su importancia como mecanismo de relación entre contenidos y elementos del diseño para lograr obtener una correcta exposición profesional un proyecto de diseño. 
Es preciso entender a la argumentación como el mecanismo que permite el proceso reflexivo de la conceptualización en el proceso de diseño, a través de la complementación con las ideas, antecedentes, objetivos y terminología técnica permite el desarrollo de un proyecto completo, cabalmente justificado y, sobre todo, profesional. 
"Los diseñadores [...] podrían resolver bien sus proyectos si tienen conocimiento de las técnicas argumentativas, así como también podrían explicar y enseñar mejor lo que hacen." (Tapia, 2011) 
Como conclusión más importante se considera que el correcto uso de la argumentación en el proceso de diseño expresada en un Proyecto de Graduación, proporciona una herramienta excepcional hacia la vida profesional de los estudiantes, quienes, de este modo, sabrán defender sus creaciones en un mercado laboral competitivo y tendrán además de cualidades creativas, habilidades comunicativas y argumentativas para justificar sus proyectos de diseño.

Referencias bibliográficas 
Muñoz, V. (2012). La argumentación en el diseño. Recuperado el 07/08/2017 de http://www.roastbrief.com.mx/2012/06/ la-argumentacin-en-el-diseo/ 
Peñaranda, L., Rodriguez, L. (2014) Construir argumentos como estrategia educativa. Actas de Diseño Nº 17. Buenos Aires: Universidad de Palermo.
Tapia, A. (2011) Para persuadir hay que saber argumentar. Recuperado el 07/08/2017 de: https://foroalfa.org/articulos/para-persuadir-hay-que-saber-argumentar


El valor argumentativo en el diseño. Sobre la importancia de justificar las decisiones de diseño en un proyecto fue publicado de la página 20 a página22 en Escritos en la Facultad Nº134

ver detalle e índice del libro