Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº79 >
  4. Docente: Rony Keselman

Docente: Rony Keselman

Keselman, Rony [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº79

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº79

ISSN: 1668-5229

Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Introducción a la Investigación. Proyectos Ganadores Primer Cuatrimestre 2017 Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita. Proyectos Ganadores Primer

Año XIV, Vol. 79, Octubre 2017, Buenos Aires, Argentina | 182 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract del docente 

Como todos los años, este maravilloso proyecto nos permite investigar, recordar, homenajear, conocer y compartir las historias de nuestras familias. Familias singulares y universales a la vez. Llenas de gestos, de alegrías y pesares tan comunes a todos nosotros. Más allá de los objetivos teóricos prácticos que aborda este trabajo final, la elaboración del mismo y su presentación por capítulos en clase nos permite participar y bucear en diferentes culturas, hábitos, ciudades, pueblos, tradiciones, personajes sumergidos en historias de vida que muchas veces parecen salidos de cuentos maravillosos o de guiones fantásticos. Así, casi sin darnos cuenta, comenzamos a intimar, a interpretar, a distinguir y diferenciar el complejo mecanismo de las relaciones humanas puestas en juego permanente debido a los vaivenes que imponen el tiempo y lugar en donde nos ha tocado en suerte nacer, crecer y desarrollarnos. La familia como una entidad que se perpetúa y subsiste pese a los avatares y los giros sorpresivos que le depara el destino. Es emocionante ver como año tras año vuelven a surgir los arquetipos y vivencias comunes a toda la humanidad: los abuelos, los padres, primos y hermanos; las guerras, las sabores, los aromas, los colores, los juegos de la infancia, los nacimientos, las muertes y ausencias, los conjuros y las traiciones. Los oficiosos, los sueños y las decepciones. Los encuentros y las pérdidas, los secretos, las fábulas; las fotos y documentos que atestiguan antiguos hechos. El hogar que se construye y el que se abandona. Las necesidades econó- micas y espirituales. La historia de la familia se constituye gradualmente en un efectivo trabajo de comunicación oral y escrita, en un diálogo interior que cada alumno realiza con su propio pasado y su respectivo linaje histórico cultural y, paralelamente, en intercambio grupal y colectivo de usos y costumbres globales. Creo que podemos resumir su finalidad humana en la acción contundente de iluminar el fin de este camino esclareciendo en mayor o menor medida la comprensión, la visión de donde venimos y hacia donde vamos. 

Producción de los estudiantes

El encuentro inesperado  Brioschi, Alejandro Nahuel

Es un relato en primera persona sobre la vida de Alejandro Brioschi, específicamente sobre un acontecimiento inoportuno que le ha ocurrido. Durante el año 2007 él, con catorce años de edad, luego de mudarse varias veces de localidad, vivió en la ciudad de Mar del Plata, en donde residió cinco años. Acostumbrado al cambio y a tener que adaptarse, logró formar un grupo de amigos. Luego de transcurridos dichos años conoció a su pareja. Un día como cualquier otro fue a visitarla a su casa que quedaba a unas pocas cuadras de la suya, pero lo que menos iba a pensar es que ese día ocurriría lo inesperado. Al salir de la vivienda vio pasar un automóvil sospechoso. Sentía que lo seguían, que lo observaban. En un momento lo interceptaron y comenzaron a perseguirlo. Claramente se trataba de un intento de secuestro. Siguieron corridas, golpes y forcejeos. Logró escapar y fue socorrido por una vecina. Pero esa no fue la última vez que vio la cara de los malvivientes.

Una carrera laboral con tres grandes problemas  Paredes, Ayelén

Cuando tenía veinticuatro años e intentaba conseguir clientes para su empresa, Cristina Mejías, mi madrina, solía decirle a sus potenciales clientes “tengo tres graves problema: soy joven, tengo sueños pero no experiencia y soy mujer”. La vida la ayudó a superar los dos primeros comentarios pero el tercero nunca se corregirá. Y así, sabiendo que estaba poniéndole luz a los prejuicios de esa época, comenzó su carrera y su empresa. Ser mujer en el mundo de los negocios en 1973 era muy difícil. Y mucho peor siendo tan joven. Pero yo estoy seguro que la clave de su éxito fue el tener un sueño. Soñaba con tener una gran empresa, con ser famosa y con ver libros firmados por ella en los escaparates de las librerías. ¡Hoy podemos decir que lo logró!

Épocas azules  Fernández, Gabriel Luciano

En 2006, pleno verano en Buenos Aires, Argentina, una familia formada por cinco integrantes, deciden viajar a un pueblo llamado Mar Azul. Les esperaban unas vacaciones llenas de actividades, momento felices a granel. Reposo en la playa, nadar en el mar, explorar la zona. Pero llega una noticia que cambia el sentido del descanso de los integrantes y tendrán que lidiar con él para poder superarlo. Esto provoca que uno de ellos tenga que separarse de los demás integrantes para poder traer noticias a la familia de lo que está sucediendo, mientras que los que quedan en la casa de dicho pueblo deberán aprender a convivir sin su madre, mientras que el padre cuida solo a sus hijos. No será una tarea fácil, debido a que el problema tendrá una extensión asegurada hasta el invierno. Aparecerán nuevas caras nunca antes vistas por el más pequeño.

Semblanzas de mi abuelo  Cevallos Cuenca, Esteban Andrés

Mi trabajo práctico final se relaciona con la vida de mi abuelo Virgilio Cevallos. Un Señor en toda la extensión de la palabra. Fue hijo único de mi bisabuela Mercedes Cevallos y conozco prácticamente toda su vida puesto que yo crecí junto a él. Siendo ya un joven de diecisiete años, forma parte de la Banda Municipal de su Tierra natal, llegando a ser uno de los mejores saxofonistas de la ciudad. Aparte de su amor por la música, desarrolló el arte de la joyería y relojería. Trabajaba en un almacén y lo hizo hasta los últimos días de su vida, logrando de esta manera formar íntegra y profesionalmente a todos sus hijos, quienes ahora se desenvuelven dentro y fuera de esta ciudad y país. Para poder realizar esta biografía me he apoyado en mi madre, mi abuela y en algunos amigos con los cuales mi abuelito tuvo la oportunidad de llevar a cabo su arte musical, compañeros que lo buscaban llamándolo con mucha admiración maestro porque sabían de su gran trayectoria. Las entrevistas las he hecho mediante videollamadas para que me puedan informar de todas sus vivencias y experiencias que tuvieron junto a él.

Recursos Humanos  Barra, Victoria

Hay incontables casos en la historia de personas que pasan por situaciones de conmoción en la infancia y/o adolescencia. El concepto de supervivencia siempre va a estar presente, pero la calidad de vida que conseguirán luego va a depender de los recursos de cada uno. En esta historia de mi familia, se narra cómo el personaje principal debió vivir con una madre inestable, desde algunos recuerdos inmaduros hasta llegar a los inicios de la vida adulta. Vivir en dos hogares y con una persona víctima de depresión y ataques de pánico no es fácil. Mi historia cuenta cómo encontré la salida. Puede que haya salido tambaleando, pero por lo menos salí de pie. El deporte, una de las curas menos utilizadas para superar la depresión y ciertos vínculos fueron las herramientas para poder sobrellevar el día a día.

A través de tus ojos  Mamondez, Valentina Soledad

Como historia familiar contaré la serie de hechos sucedidos en los últimos años de la vida de mi tía, Luisa Mamondez. Los sucesos se centran en su vida amorosa y en sus frustraciones, las cuales contribuyeron al avance de una enfermedad psicológica, la depresión. Dicha enfermedad cobró real importancia al punto de asociarla con su muerte (aún hoy no se sabe si fue por causa natural o suicidio) y luchó contra ella por años hasta el final de sus días. La historia será construida a partir de un narrador en primera persona: ella misma. Para poder construir la perspectiva del personaje principal se utilizó como herramienta de respaldo, cartas escritas y fragmentos de entrevistas realizadas a familiares y allegados a Luisa. Uno de los objetivos que me impulsó a contar esta historia es la esperanza de poder entender el porqué del desenlace que tuvo su vida.

La labor de la medicina  Kadry, Nicolás 

Cuenta mi abuelo que en el año 1959 fue citado para cumplir con el servicio militar. En aquella época era obligatorio, por lo tanto, quienes estudiaban debían suspender sus carreras y unirse a las Fuerzas Armadas. Relata mi abuelo que debía presentarse en Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos. La ciudad sería visitada por el entonces Presidente de la República, Arturo Frondizi. Entre los actos organizados para homenajearlo se realizó un desfile cívico militar. Mi abuelo participaba del mismo con los soldados de su misma clase; vestían sus mejores uniformes y (como era de rigor) cargaban el fusil en sus hombros. Un buen día luego de ser sometido a intensos ejercicios físicos, luego de realizar un salto de cajón sufre un fuerte dolor en la columna vertebral. Es trasladado a la enfermería en donde se lo sometió a estudios y tratamientos varios. Los fuertes dolores no cesaban y deciden trasladarlo al Hospital Militar de la Ciudad de Paraná. Allí, luego de nuevos tratamientos, consigue mejorar lentamente de su afección. Como cursaba estudios de Medicina, comenzó a participar en tareas propias de la carrera hasta finalizar su período de reclutamiento.

El Coleccionista  Cibils, Delfina María

Nacido en 1922 en Split, el Señor Perinic tenía tan solo seis años cuando su padre lo llevó al entierro de Stjepan Radic, asesinado en el Parlamento de Yugoslavia en Blegrado en 1928. Allí quedó fascinado por una gran variedad de pintorescos trajes típicos Croatas que miles de personas vestían. Esa imagen permanecerá profundamente arraigada en su mente. Desde aquel entonces comenzó su hobbie como coleccionista de muñecas en trajes típicos de más de ciento veinte países de los cinco continentes. Estableció un rico intercambio epistolar con representantes de dichos países. En el año 1946 mientras trabajaba en la radio conoció a Marija Prpic. Eran tiempos difíciles. Con un grupo de gente se escapó del régimen comunista y llegó a un campo de refugiados en Austria. Marija obtuvo permiso de sus padres para ir con él, su hermana, Jure Prpic, se unió a ellos en la travesía. En el campo de refugiados Ljeposlav y Marija se casaron en una capilla de madera. La ceremonia fue llevada a cabo por un sacerdote católico ante un grupo de amigos. En el año 1947 la joven pareja de recién casados llegó a la Argentina. Esta es una historia familiar basada en la vida de mi bisabuelo. Fue pasando de generación en generación a lo largo de los años y ahora la comparto con ustedes

Renacer  Fasano, María Amparo

Pedro Giudice, junto a su familia, vivía en Bella Vista. En el colegio conoce a un chico llamado Gerardo Pasano. Se hicieron muy amigos. Pedro cumple catorce años y su madre muere de un infarto. Al año, el colegio al que concurría junto a su amigo se funde. Es por eso que se ven obligados a asistir a instituciones educativas diferentes pero a pesar de ello, la amistad que se profesaban sigue creciendo. Un año después muere el padre de Pedro. Los hermanos alquilan una casa en Villa Adelina. El nuevo domicilio de Pedro queda muy lejos de su nuevo colegio, razón por la cual se muda a la casa de Gerardo, es decir, a mi casa. Los fines de semana volvían a Villa Adelina. Luego de un tiempo comenzó a ser casi un integrante más de mi familia, un hermano para nosotros. Al terminar sus estudios Pedro se marcha al campo a vivir con su hermano de sangre, Santiago. Un día mis padres encontraron una carta de Pedro sobre la mesa en la que decía que se había marchado ya que se sentía un invasor en mi casa. Si bien en el campo había poca señal, cada tanto llamaba a mi madre y al cabo de un año mencionó que estaba dispuesto a volver. Cuando regresó, mis padres le propusieron que se quedara definitivamente a vivir con nosotros y el aceptó. Mis padres comenzaron a pagarle sus estudios universitarios. Al tiempo la tormenta llegó a mi hogar. Se separaron mis progenitores y Pedro tomó el papel de hermano mayor. Pasados algunos años se recibió de abogado y se mudó. Hoy en día sigue viniendo cada fin de semana a compartir gratos momentos con su familia, los Fasano.

58 años después  Bari, Julieta

Antonia conoce en un baile de Lanús a Carlos. Se gustaron al instante sin saber que allí comenzaba un amor prohibido. Esto se origina por el hecho de que ambos pertenecían a diferentes religiones, ella era judía y el católico. Decidieron entonces transitar su noviazgo a escondidas. El padre de Antonia se encontraba muy enfermo cuando se entera de esta relación sentimental. Antonia no quería agregarle un problema mayor y es por eso que la joven decide acabar con dicha relación. Luego conoce a José, se casaron y permanecieron juntos durante cincuenta años hasta el día en que José fallece. Antonia queda destruida al ver partir a su compañero de toda la vida. Pasado el tiempo le llega una notificación de Facebook en donde una tal Mariela, que era hija de Carlos, le escribe explicándole por qué se comunicaba con ella y quién era. Antonia le pide conectarse con Carlos. Es así que tuvieron una charla telefónica en la que se entera, entre otras cosas, que Carlos reside en Venezuela y estaría viajando a la Argentina para vivir un romántico reencuentro con Antonia.

Avenida Dorrego  Soto Arriaga, Tomás

La historia relatada se basa en la odisea de mi padre desde el comienzo de su servicio militar obligatorio hasta su finalización, momento en que se encontraría con aquellas personas y ámbitos que había dejado atrás. El relato cuenta con cinco capítulos, que conforman el recorrido de su aventura. Comienza en febrero de 1983, momento en el cual el sorteo de la conscripción iba a anunciar las cifras que integrarían el pelotón de soldados que servirían al país. La generación de fuentes la obtuve mediante conversaciones directas con mi padre, mis abuelos y mi madre, quien en aquel momento comenzaba a salir con el protagonista principal de este relato. No cuento con imágenes ya que más allá de la escasa tecnología de la época, no hubo persona que haya podido estar cerca de él para poder tomar fotografías. Pero es suficiente escuchar sus propios testimonios para obtener una idea de la pesadez de ese momento. Los personajes que integrarán principalmente la historia son mis padres, sus padres y un compañero del servicio militar, Martín Koval, que terminó convirtiéndose en uno de sus mejores amigos hasta el día de la fecha. La travesía de mi padre durante esos catorce meses será entonces el esqueleto narrativo de Avenida Dorrego.

Un apellido ajeno  Coello Tapia, Bryan Danilo

Desde la creación de la Gran Colonia fundada por el Libertador Simón Bolívar en 1819 hasta 1830, su territorio llegó a comprender el de las actuales repúblicas de Venezuela, Colombia, Ecuador y Panamá. El nombre de Colombia ha sido un homenaje al Almirante Mayor del Mar Océano, Cristóbal Colón, descubridor del Nuevo Mundo. La historia nos dice que el descubrimiento de América trajo consigo la religión, el sistema monetario, la esclavitud, violaciones y saqueos. Nuestros apellidos también llegaron en dicho momento. Somos herederos de apellidos españoles, portugueses, ingleses y las migraciones han hecho que se extiendan a lo largo del tiempo. Mi apellido Coello es proveniente de Portugal, con una escritura diferente, “Coelho” que significa conejo. Emprendimos, junto a mi padre, un viaje desde Quito, capital de Ecuador, a mi ciudad natal, Esmeraldas. Nos esperaba una larga travesía de seis horas y qué mejor manera de pasar el tiempo que escuchando música y conversando. Mientras él conducía escuchábamos a sus autores favoritos y sus charlas, como siempre, se tornaban de lo más interesantes. En esta oportunidad la charla rondó en torno a su bisabuelo. Contó que era colombiano, contrabandista de aguardiente y que se había cambiado el apellido para obtener la nacionalidad ecuatoriana. Esta es la historia que relataré.  (Ver introducción y conclusión del trabajo en p. 142)

Una vida difícil  Racauchi, Solana

Clara Altschuler, mi bisabuela, vivió una vida con muchas dificultades y situaciones que tuvo que atravesar. Siendo independiente y luchando para ganarse el sustento cotidiano sola. A los quince años, época del Holocausto, tuvo que escapar de Polonia hacia Argentina sin saber hacia dónde se dirigía ni qué hacer. Al llegar, tuvo que comunicarse como pudo ya que no manejaba el idioma, igualmente empezó a trabajar como empleada doméstica y camarera en bares. En uno de ellos conoció a Francisco Wechsler con quien se casó en 1938 y formó una familia. Tuvo tres hijos: Ana María, Alberto y Jorge. Un día de septiembre de 1977 fallece su marido a causa de una enfermedad intrahospitalaria. A los pocos años, por el mismo motivo, fallece su hija Ana María. Es por eso que Clara se muda a su casa para criar y actuar de madre con sus hijos. Federico, mi padre y Valeria, mi tía, establecieron con ella una relación inquebrantable. En 2007 fallece Alberto, momento en el que Clara por su edad cae en una gran depresión.


Docente: Rony Keselman fue publicado de la página 93 a página96 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº79

ver detalle e índice del libro