1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño nº 28 >
  4. Aprender en un aula Interdisciplinar: saber pensar y trabajar juntos

Aprender en un aula Interdisciplinar: saber pensar y trabajar juntos

Lopez, Cristina Amalia; Bergomi, Paolo I. G.

Actas de Diseño nº 28

Actas de Diseño nº 28

ISSN: 1850-2032

XIV Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” X Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Comunicaciones Académicas

Julio 2019. Año 14. Nº28. Buenos Aires, Argentina | 260 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: El aprender a mirar más allá del proyecto es una tarea a enseñar en el aula. A diferencia de los ejercicios grupales donde muchas veces un líder de grupo concreta la tarea y el resto se beneficia anodinamente de su saber y hacer, el integrarse a un equipo interdisciplinario implica aportar más allá de la máxima experticia profesional, condiciones de educación y respeto por las diferentes especialidades. El aula debería explorar e incorporar esa capacidad de equilibrio para formar líderes y rescatar a los anodinos y ponerlos necesariamente en la línea de partida, para que acceder a la interdisciplina les permita educar sus sensibilidad y habilidades.

Palabras clave: Educar - Interdisciplinariedad - Liderazgo - Profesionalismo - Aula.

[Resúmenes en inglés y portugués y currículum en p. 228]

Se viven tiempos en los cuales la vida media de las creaciones del hombre tiende patológicamente a reducirse, todo es consumido rápidamente, estilos, modas, diseños, obras de arte, literatura, tienen un tiempo muy reducido de utilidad. En breves espacios de tiempo, días, semanas, temporadas, se busca extraer el núcleo esencial de una obra, sin tener la certeza de un conocimiento superficial, se pasa de la búsqueda y luego al consumo de otro producto, situación válida incluso para las comidas, las vivencias, los lugares, las relaciones humanas.

Tres son los factores conducentes para que este consumismo suceda, por un lado tenemos el individualismo a toda costa, el cual llamaremos “ombliguismo”, como parte de una característica humana de considerar su propio ombligo como centro del universo, ese estado mental en el que se es el centro del mundo, dada la incapacidad de ver desde otra perspectiva más que la propia; el cóctel combinado con dosis varias de ansiedad, apuro e incapacidad de detenerse en la observación de un objeto y de uno mismo, debido a que no nos han enseñado a mirar el mundo con ojos de niño, para descubrirlo, y reflexionar al respecto; y como tercer eje, la preocupante y difundida disminución de la sensibilidad.

El individualismo es una de las principales características de nuestros tiempos, como una manera de engaño del subconsciente por el cual un individuo está convencido de que el espacio-tiempo pivota sobre sí mismo en su complejo de Edipo, por lo tanto podemos llegar a considerarla como positiva si tomamos en cuenta el desarrollo del individuo singular, la demanda de libertad, de comprensión, el rechazo al “maestro” y de la educación basada en dogmas y normas. Cada quien quiere ser maestro y médico de sí mismo, y esto es bueno si está acompañado de una actitud de humildad de quien tiene algo que aprender de todos.

Lo otro es buscar a toda costa, gritar, provocar la atención del conjunto, con la consecuencia que con tanto rumor, con tanto desorden, en cada ámbito, paradójicamente, se escucha cada vez menos, una escucha pasiva que no comparte experiencias, y en la premura, ocasionando una indigestión anímica, fluyen las incapacidades, no permitiendo la sedimentación de los diferentes estímulos, al no dejarlos ser digeridos y ser puestos en un orden lógico, como un exceso de comida, la ansiedad carcome y debilita. La ausencia de una acción reflexiva conlleva a situaciones repetidas que recaen en individualismos y personificaciones. El resultado son requerimientos siempre mayores, en los medios, en las tendencias de diseño, en la vida de relaciones, en el terreno económico y particularmente en lo creativo. Estos requerimientos más intensos resultan ser necesarios para llamar la atención, para impactar sobre el público, salvo, para estimular los sentidos cada vez más débiles y perezosos, con una sensibilidad disminuida, y que cuando más se la solicita con medios “violentos” más disminuye patológicamente.

Esta falta de atención de insensibilidad progresiva, provocada por noticias y estímulos contradictorios entre sí es asimilable a un cuadro con exceso de colores intensos, con el resultado de un achatamiento general de la obra y la imposibilidad de observar los detalles; generando en la sociedad la superficialidad, la indiferencia y la anonimia (estado de desorganización social o aislamiento del individuo como consecuencia de la falta o la incongruencia de las normas sociales).

Un diagnóstico de evolución darwiniana negativa, presenta un planteo crítico y al parecer, difícil de superar.

Recomponer y paliar esta crisis es un fuerte desafío a menos de contar con actores culturales, sociales y políticos que den la talla para encararlo. Por cierto que desde los claustros, desde la educación primaria, se debería iniciar el movimiento sensibilizador. La pregunta es, ¿porque no?, si como dice Pascal “como la moda hace cambiar el buen gusto, así hace cambiar la justicia” (Blaise Pascal / Pensamientos / p. 208 / Losada, 1972). Si un niño no puede aprender de la manera que enseñamos, quizá debamos enseñarle de la manera que ellos aprenden (Ignacio Estrada, artista cubano), en consecuencia, deberíamos como docentes hacer aportes novedosos y significativos que enriquezcan el potencial aprendizaje de nuestra aulas, modificar el ámbito en el que enseñamos para generar aulas creativas e innovadoras con una participación activa de los alumnos en el proceso de aprender y en la acción de reaprender enseñando, y sobre todo educar en valores, pues “sin la educación de las sensibilidades, todas las habilidades se tornan sin sentido” dice Rubem Alves.

Por eso, insistimos en la importancia de educar las sensibilidades, porque el valor de la sensibilidad reside en la capacidad que tenemos los seres humanos para percibir y comprender, entender el modo de ser y de actuar de las personas y por ende captar sus necesidades así como la naturaleza de las circunstancias y los ambientes en los que se encuentran inmersas, y como diseñadores actuar correctamente en beneficio de los demás, brindando soluciones acordes a las necesidades identificadas.

Además, debemos distinguir sensibilidad de sensiblería, esta última siempre es sinónimo de superficialidad, cursilería o debilidad que conllevan a muchos creer que diseñan cuando en realidad lo hacen para satisfacer su propio ego y en el ánimo de destacarse solamente con su obra.

Maurice Barrés sostiene que “no es la razón la que nos provee de una dirección moral, sino la sensibilidad que nos permite descubrir en los demás a ese “otro yo” que piensa, siente y requiere de nuestra ayuda”. Aprendemos no sólo cuando trabajamos de manera individual, sino cuando compartimos la tarea con otros, cuando somos capaces de respetar pensamientos distintos y tenemos una escucha activa que nos conduce a comprender puntos de vista diferentes. La complejidad de análisis y resolución convocan a una participación profesional interdisciplinaria, una plataforma de proyecto con participación del diseño, abierta a la inter=acción de múltiples actores, de las artes, la tecnología, las ciencias, el pensamiento, la política.

El diseño social entra en escena en este nuevo siglo como una mirada sensible hacia la búsqueda de la paz, es en los ejemplos internacionales como el de Rigoberta Menchú premio nobel de la Paz, quien en sus convicciones afirma que “la paz es la hija de la convivencia, de la educación, del diálogo. El respeto a las culturas milenarias hace nacer la paz en el presente”, y es porque se valoran las raíces de nuestros pueblos latinoamericanos, en el respeto de sus costumbres e idiosincrasia, para favorecer el desarrollo a través del aprendizaje de los saberes ancestrales y el encuentro con las nuevas tecnologías y el ánimo de favorecer el acceso a la información. El mismo Papa Francisco está liderando un cambio sustantivo en la iglesia, en el convencimiento de que la construcción de puentes se logra a través del diálogo. Incluso el acercamiento del Vaticano a las empresas de nuevas tecnología ha instrumentado encuentros con el director general de Apple, Tim Cook, y con el presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt y con el líder de Facebook Mark Zuckerberg, y a su esposa, Priscilla Chan, para conversar sobre cómo utilizar las tecnologías de comunicación para paliar la pobreza, estimular la cultura del encuentro, hacer llegar un mensaje de esperanza, sobre todo a las personas más desfavorecidas, indicando que la posibilidad de crear conciencia también es una responsabilidad que se lidera desde una visión tecnológica que facilita el acceso a internet y a la oportunidad de estar comunicado. Vivimos en la era de las comunicaciones y el desafío en generar puntos de encuentro entre los pensamientos del siglo pasado y las capacidades desarrolladas en lo que va del siglo XXI, pensando en enseñar con estrategias que incluyan herramientas innovadoras. La innovación es lo que distingue a un líder de un seguidor (Steve Jobs) por eso, para vivir una vida creativa, es preciso perder el miedo a equivocarse, y para ello es necesario que en nuestras aulas no se cercene el error porque de nuestras equivocaciones aprendemos, y a partir de ellos somos creativos, debemos hacer hincapié en que tenemos el compromiso de ser profesionales éticos, sabiendo que el liderazgo es una oportunidad de servir; no se lucirse (como sostiene Walters).

Educar es mostrar la vida a quien aún no la ha vivido sostiene Alves por eso es fundamental enseñar a ver, porque mirar mirando descubres el mundo que te rodea, por eso insistimos en el desarrollo de las inteligencias múltiples en la interdisciplina, haciendo hincapié en la educación de las habilidades como de las sensibilidades porque “sin la educación de las sensibilidades, todas las habilidades se tornan sin sentido”. Los conocimientos nos dan medios para vivir; la sabiduría nos da razones para entender cómo vivir.

De hecho la lucha por estudiar se ha convertido en un logro para muchos países del mundo, basta citar el caso de Malala, la joven pakistaní que fuera golpeada por defender sus derechos para acceder a la educación, y como ella misma lo dice “Un niño, un profesor, un libro y una pluma, pueden cambiar el mundo. La educación es la única solución”. Si naciste pobre no es tu culpa, dice Bill Gates, pero si mueres pobre, eso sí es tu culpa.

El diseño, territorio en constante evo=involución, podría ser el teléfono rojo del cambio, una válvula de escape en base a las multiplicidades de lecturas involucradas en su formación, que aunque no siempre llevadas a buen destino por incapacidad de lectura y conclusiones que pueden aportar al cambio. No escapa a esta posible línea de acción el pensamiento de Goethe cuando dice que: El objetivo del artista es el de dar vida y espíritu a la materia rígida e inerte / El esfuerzo del investigador es el de dar forma y estabilidad al espíritu voluble e inconstante / Y cuando cada uno logra el ápice de su esfuerzo sucede que ambos se funden en uno solo.

Todos quieren ser líderes pero nadie quiere abrir camino, esa es una responsabilidad que demanda coraje, inteligencia y un saber pensar y trabajar para la motivación del conjunto, diseñando espacios de encuentro para que la idea se convierta en un hecho posible gracias a la cooperación, al entusiasmo y dedicación en el proceso de desarrollarla, a la aceptación de que se necesita aprender también de los errores y de la necesaria capitalización de los mismos para alcanzar objetivos exitosos.

Es justamente en la construcción de territorios de pensamiento donde prime la cooperación profesional motivada por la interdisciplina, donde encontraremos multiplicidad de soluciones a respuestas que requieren acciones diseñadas.

El diseño conlleva sin duda a la calidad, al proceso de mejora constante, porque: Por una parte, la calidad formal del mundo construido es un gran problema a resolver, se trata de cuestiones que involucran la definición del modelo de desarrollo de nuestras sociedades, del equilibrio antropológico del individuo en el mundo de las tecnologías avanzadas.

La calidad formal del mundo artificial no es una opción histórica, no está relacionada a una pequeña minoría de personas con miradas exigentes, sino representa una cuestión social de gran importancia. La calidad formal del mundo es un gran problema político.

Por esto nuestro sistema industrial, o construye un mundo formalmente mejor o estará destinado a la quiebra (Andrea Branzi / Ettore Sottsass / Ed. Cosmit, 1999).

En concreto, la capacidad y resultados esperados del trabajo interdisciplinario, imagen decididamente opuesta al individualismo, colaborarían al “se puede”. Saber pensar y trabajar juntos es significativamente el horizonte. En este sentido podemos citar una experiencia institucional que se transformó en una propuesta exitosa porque la continuidad en el tiempo la hizo posible, en 2009 nació el Proyecto Manos que se ayudan en la cátedra de Sastrería con el apoyo de las organizaciones de moda como la Confederación Panamericana de Alta Costura, y el espacio de diseño MODELBA con la cooperación de la Asociación Argentina de la Moda y la donación de la tela para el proyecto realizada por la Asociación Latinoamericana de Diseño ALADI, y perduró justamente gracias al convencimiento que es posible brindar un servicio a la comunidad a partir del conocimiento adquirido y la oportunidad de identificar necesidades y solucionar problemas reales haciendo Diseño, y es como entonces, con la coordinación de la diseñadora Erika Reina (ganadora de Capital Semilla, y ex alumna de esta cátedra mencionada a cargo de Cristina Amalia Lopez en la facultad de arquitectura, diseño, arte y urbanismo de la UM) como los alumnos del curso de operador en máquina overlock del Centro de Formación Profesional Nro. 401, confeccionaron porta infants y mantitas para bebés que fueron donadas a la guardería Jesús Obrero y al Comedor de Cáritas de la Parroquia San José de Libertad, para que fueran distribuidos a familias carenciadas, de esta manera el destino del paño no solo favoreció el aprendizaje de los estudiantes sino la oportunidad de hacer práctica profesional para personas reales con un contenido social altamente sensible, que resultó ser una experiencia altamente positiva para todos los que hemos tenido la oportunidad de ser parte. El hecho trascendente es que se ha podido trabajar mancomunadamente entre las organizaciones de la sociedad civil, con la comunidad y para favorecer el acceso a conocer un producto de diseño a personas de bajos recursos a través de una tarea de gestión formativa y productiva. De esta manera podemos afirmar que la tarea interdisciplinaria convoca a una plataforma de cooperación profesional a paridad de valores, en la cual el diseñador es una cuota parte tan deseada como necesaria, y de alguna manera su participación debería ser promocionada estratégicamente. Siendo que en muchos casos es la parte convocante. Promoción desde la formación misma y hacia el mercado, dado que en el enfoque interdisciplinario, el saber proveniente de diferentes campos científicos y se funde en conceptos generales, en necesario aprender a trabajar en equipos.

Por esto mismo debemos de distinguir la diferencia entre trabajar en equipo y hacer trabajos grupales pues como dice Micaela González Delgado, los que trabajan en grupo piensan que están agrupados con fines organizativos y trabajan independientemente, centrados en sí mismos porque no están suficientemente involucrados para planificar el objeto de estudio en común, mientras que los miembros de un equipo reconocen su independencia y comprenden que los objetivos personales y los del equipo, se alcanzan respaldándose mutuamente y por eso se trabaja en un ambiente de confianza, donde las ideas, opiniones, desacuerdos y sentimientos son respetados y considerados (donde se valora el punto de vista de los demás), en una comunicación que tiene por finalidad dialogar para consensuar y no para competir y/o rivalizar.

El éxito de un proyecto es el resultado de un capital humano enfocado en el objeto de estudio. Vale el recuerdo del párrafo del libro Tom Sawyer de Mark Twain cuando dice: Hola Tom, tienes que trabajar, eh? Esto no es trabajo Ben, pintar es divertidísimo... Bah, bah, no vas a decirme que te gusta… No sé por qué no va gustarme. ¿Tú crees que todos los días se tiene la suerte de pintar una cerca? Oye Tom. Déjame pintar un poco...

Esto que estamos planteando no es nada nuevo, el término interdisciplinariedad surge por primera vez en 1937 y se le atribuye su invención al sociólogo Louis Wirtz.

Según Tamayo y Tamayo (2004) la interdisciplinariedad es definida como un conjunto de disciplinas conexas entre sí y con relaciones definidas, a fin de que sus actividades no se produzcan en forma aislada, dispersa y fraccionada. También es un proceso dinámico que busca proyectarse, con base en la integración de varias disciplinas, para la búsqueda de soluciones a problemas de investigación, por lo cual, excluye la verticalidad de las investigaciones como proceso investigativo. Igualmente es bueno diferenciar algunos conceptos para comprender sus diferencias y no confundir terminologías, ya que hablamos de interdisciplina que no es lo mismo que multidisciplina, ya que esta última es la puesta en común de aportes de disciplinas diferentes, sin que éstas se modifiquen por ello, mientras que en la transdisciplina nos referimos al traspaso de leyes, categorías, métodos, etc. de una disciplina a otra u otras, mientras que la interdisciplina es la conjunción en un conglomerado cognoscitivo inédito, integrador de elementos provenientes de dos o más disciplinas. La interdisciplina representa el más alto grado de integración de cualquier otro tipo de relación entre disciplinas científicas diferentes, por ejemplo el conocimiento tecnológico es interdisciplinar, el punto es encontrar el equilibrio para trabajar contenidos de manera transversal y desde perspectivas diferentes.

La interdisciplinariedad demanda el conocimiento del objeto de estudio de forma integral, estimulando la elaboración de nuevos enfoques metodológicos más idóneos que conllevan a la solución de los problemas, a partir de involucrar a cada disciplina y sus propios métodos, normas y lenguajes, en la búsqueda sistemática de integración de teorías, métodos, instrumentos, y fórmulas de acción científica de diferentes disciplinas, a partir de una concepción multidimensional y el reconocimiento del carácter relativo de los enfoques científicos por separado o aisladamente estudiado.

Apostando de esta forma a la pluralidad de perspectivas en base a la investigación y la resolución.

La relación entre pares de un equipo interdisciplinario debe conducirse con los principios de convivencia y si bien el complejo tecnológico diseca los espacios de “con=vivencia”, la formación humanística del diseñador lo convierte en el actor articulador de las vinculaciones del equipo, en el promotor del afecto societatis que tan necesario es al resultado del proyecto en curso. Como sostiene el profesor de diseño industrial Angelo Cortesi del Politécnico de Milán, miembro del Comité Científico de la arquitectura y cuyos productos han recibido importantes premios como el Compás de Oro, Medalla de Oro Bio Ljubljana, medalla de oro en Buenos Aires, el premio Neocom en Chicago, Gran Premio de Arquitectura, Las fuerzas confluentes en el diseño con la concurrencia de personajes tan variados como el arte y la sociología, y con objetivos más disimiles, pero concordantes en afirmar enfáticamente el carácter analítico y experimental del proyecto de diseño, dentro de una óptica de cuestionamiento constante y de confrontación entre los valores humanísticos y los logros de la tecnología (Angelo Cortesi, Impresa Italia Presenta, 1990).

El aprender a mirar más allá del proyecto es una tarea a enseñar en el aula; como dice Steve Jobs: Tu tiempo es limitado, no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que debes vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior.

Seguramente esto nos lleva a pensar que no basta solamente con aprender conocimientos y lecciones que deben aprobarse, sino construir saberes a partir de una experiencia enriquecedora en el aula, y como concluye Jobs, “lo más importante es tener el coraje para hacer lo que te dice el corazón y la intuición”, por eso debes seguir tus sueños; basta citar el ejemplo de una mujer de 91 años, Colette Bourlier, quien consigue su doctorado tras 30 años haciendo la tesis que se basó en su propia experiencia como docente en programas de alfabetización para inmigrantes en Francia, sus convicciones la llevaron a mirar más allá del proyecto pensando en la propia realidad.

A diferencia de los ejercicios grupales de los tiempos de estudio, donde muchas veces un líder de grupo concreta la tarea y el resto se beneficia anodinamente de su saber y hacer, el integrarse a un equipo interdisciplinario, implica aportar, más allá de la máxima experticia profesional, condiciones de educación y respeto por las especialidades presentes. El aula debe explorar e incorporar esa capacidad de equilibrio del líder, rescatar a los anodinos y ponerlos necesariamente en la línea de partida, les va en juego su vida profesional, aun en el caso que nunca accedan a trabajar en la interdisciplina.

Lograr mirar, enseñar, interpretar, los logros alcanzados a través del tiempo con el aporte de todos en general y de nadie en particular, y que no han sido aún asumidos por la conciencia.

Lo expresado no es una novedad pero posiblemente disimulado en una especie de cortina de humo por la presunción, la retórica que con el transcurso del tiempo se ha superpuesto al verdadero sentido de las actividades, para dejar salir a la luz la substancia y los valores objetivos que en cada caso se logra representar, para realizar productos y servicios coherentes, con las necesidades y deseos de la sociedad en su conjunto. Privilegiando el concepto de comunidades, inclusivo de géneros, grupos etarios, estratos sociales y culturales, estamos convencidos que trabajando interdisciplinariamente los resultados posibles tendrán metas superadoras y alcances altamente positivos.

Gracias por leernos.

Bibliografía Alvarez-Tronge, M. (2011). Proyecto Educar 2050. Artículos en línea.

Disponible en Internet. Salir de la indigencia educativa http:// www.educar2050.org.ar/a_nota.php?id_nota=14 y publicado en La Nación http://www.lanacion.com.ar/1413511-salir-de-la-indigencia -educativa Alves, R. (1999). Entre a ciência e a sapiência: o dilema da educação.

São Paulo: Edições Loyola, 17 ed. p. 42.

Alves, R. (1993). La teología liberadora, lúdica y poética. Disponible en Internet http://protestantedigital.com/cultural/34194/La_teolo gia_liberadora_ludica_y_poetica_de_Rubem_Alves Alves, R. (2004). Dogmatismo & Tolerancia: 19. São Paulo: Edições Loyola.

Barcia, P. (2003). Aula de futuro, en Telos. Cuadernos de Comunicación, Tecnología y Sociedad, Madrid, nº 53, pp. 13-16.

Bergomi, P. (2016). El diseño como generador de nuevos contextos de pensamiento. Competitividad vs. Actitud: enseñar diseño desde la esencia misma. Publicado en Actas de Diseño 21. Universidad de Palermo página 178 a página 183. Disponible en Internet http://fido.

palermo.edu/servicios_dyc/publicacionesdc/vista/detalle_articulo.

php?id_libro=601&id_articulo=12520 Bergomi, P. Entrevista. Realizada por UP / Palermo es TOP 1 en Diseño por segundo año consecutivo. http://www.palermo.edu/dyc/ elmejordiseno ] https://www.youtube.com/watch?v=nvnwlSKFHTs Fassi, V. (2014). El “gen” productivo argentino - Entrevista a Paolo Bergomi / Diario UNO de Santa Fe. Disponible en Internet: http://www.

unosantafe.com.ar/el-gen-productivo-argentino-n831821.html González, M. (2007). Multidisciplina o Interdisciplina: Elementos para su comprensión de Lic. Micaela González Delgado. Disponible en Internet http://es.scribd.com/doc/83033465/7-Multidisciplinao- Interdisciplina-2006-NOD-2007-Y-2008 Lopez, C. (2012). Alfabetización: Un derecho para todos y una materia pendiente. Publicado por el blog Impulso Cultural Disponible en Internet https://impulsocultural.wordpress.com/2012/09/11/ alfabetizacion-un-derecho-para-todos-y-una-materia-pendiente/ López, C. (2012). Educación, formación y capacitación para un diseño sostenible con identidad latinoamericana. XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo. Año XIII, Vol.

19, publicado de la página 75 a página 83 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX.

Pascal, B. (1972). Pensamientos. Losada. P. 208.

Pascal, B. y Barrés M. (1999). Textes de Maurice Barrès, Blaise Pascal et l’Auvergne’, préface d’Emmanuel Godo, Au Signe de la Licorne, 240p.

Tamayo y Tamayo, Mario (2004). Diccionario de la investigación científica, 2ª ed., Limusa, México. 172 p. ISBN 978-968-18-6510-8.

Abstract: Learning to look beyond the project is a task to teach in the classroom. Unlike group exercises where often a leading specific group task and other benefits anodically of their knowledge and make the join an interdisciplinary team involves contribute beyond the maximum professional expertise, education conditions and respect for different specialties. The classroom should explore and incorporate that balance ability to form leaders and rescue the anodyne and necessarily put them in the starting line to access the interdisciplinary allow them to educate their sensitivity.

Keywords: Educate - Interdisciplinarity - Leadership - Professionalism - Classroom.

Resumo: Aprender a olhar para além do projecto é uma tarefa de ensinar na sala de aula. Ao contrário de exercícios de grupo, onde muitas vezes uma tarefa grupo específico de liderança e outros benefícios anodicamente dos seus conhecimentos e tornar a juntar uma equipe interdisciplinar envolve contribuem para além da experiência máxima profissional, as condições de educação e respeito pelos diferentes especialidades. A sala de aula deve explorar e incorporar essa capacidade de equilíbrio para formar líderes e resgatar a anódina e necessariamente colocá-los na linha de partida para acessar a interdisciplinar permitir-lhes para educar sua sensibilidade e habilidades.

Palavras chave: Educar - Interdisciplinaridade - Liderança - Profissionalismo - Sala de Aula.

*Autores de la presentación para el XI Encuentro Latinoamericano de Diseño / 2016.

(*) Cristina Amalia Lopez. Investigadora, escritora y comunicadora social, desarrolladora de proyectos institucionales. Docente de la Universidad de Palermo / Presidente de la Confederación Panamericana de Profesionales de Alta Costura / Presidente de la Asociación Argentina de la Moda / Directora de MODELBA / Co Directora de BOOK 21 / Miembro del Instituto Latinoamericano de la Calidad - LAQI / Miembro de ALADI / Socio de ACAD /Investigadora en temas de Multiculturalismo. Paolo I.G Bergomi - Gruppo Bergomi / Diseñador / Diplomado en Patrimonio / Presidente de ALADI - CEPRODI / Director del Museo del Diseño y de la Industria HECHO EN ARGENTINA / Director del Museo de Arte de Piriápolis en ROU / Miembro de Instituto Latinoamericano de la Calidad - LAQI / Co Director de BOOK 21 / Fundador y Pas Director del Instituto Tecnológico y Carreras de Diseño de la FADU-UM.


Aprender en un aula Interdisciplinar: saber pensar y trabajar juntos fue publicado de la página 224 a página228 en Actas de Diseño nº 28

ver detalle e índice del libro