Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación >
  4. Proyectos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2019

Proyectos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2019

Banfi, Laura

Creación y Producción en Diseño y Comunicación

Creación y Producción en Diseño y Comunicación

ISSN: 1668-5229

Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Introducción a la Investigación. Proyectos Ganadores Segundo Cuatrimestre 2019. Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita. Proyectos Ganadores Segundo

Año XIV, Vol.88, Septiembre 2020, Buenos Aires, Argentina | 136 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract

El proyecto de la materia Comunicación Oral y Escrita se centra en el desarrollo de las habilidades de la comunicación esenciales, aquellas que se relacionan con las de producción y las de interpretación discursivas. Dentro de estas competencias, se asume como importante el reconocimiento de los códigos de la oralidad y de la  escritura y el uso de los canales que ofrecen las dos formas de comunicación. Para lograr esto, se busca desplegar y evidenciar estrategias a través de los trabajos prácticos que logran ensamblar lo que el proyecto de la Facultad denomina en general Una historia de mi familia. La idea general es fomentar las habilidades presentando, a través de una búsqueda de la propia identidad, un relato que reúna de forma atractiva distintos tipos discursivos que supongan sus protocolos y esquemas correspondientes.

Este proyecto se inicia con la búsqueda de material bibliográfico, documentación familiar y personal así como el contacto directo con familiares testigos y protagonistas de la historia que será el eje del trabajo final. Una vez reunido el material, los estudiantes comienzan el proceso de composición textual  para lo que necesitan recursos de cohesión, coherencia y adecuación al contexto discursivo. En estas instancias se aplican conocimientos y herramientas visuales y discursivas propias con el uso correspondiente de sus códigos y normas. En el trabajo se pretende la creación y la elaboración de tipos textuales adecuados al género académico. Allí, en torno al relato central que elige el estudiante, se centran descripciones argumentaciones y explicaciones que dan marco y sustento a esa historia. Es un requisito, además, presentar visualmente dispositivos de síntesis  verbales y gráficos que significa aplicar algunos conceptos específicos gráficos como el color, la forma a través de la tipografía, la fotografía, etc. Los estudiantes deben hacer una presentación visual con programas digitales que les sirvan para esto como, por ejemplo, con infografías o líneas de tiempo que ordenan la historia que relatan.

En cada clase, y siguiendo el modelo de aula taller, se trabajan diferentes ejercicios que permiten una observación atenta a cuestiones de escritura y oralidad para luego, una vez encaminados sobre los proyectos particulares, desarrollar los trabajos finales en sus diferentes etapas.

 

 

Producción de los estudiantes

 

Los caminos que se cruzan

Sánchez, Ernesto

 

Mi historia es una de tantas. Sin embargo podría decirse que tiene varios comienzos. O tal vez su comienzo se dio cuando se entrecruzaron los deseos de varias historias, cada una con principios diferentes.

La mía puedo contarla con certeza a partir de nueve días después de haber nacido. Se inicia (aunque hubo un antes, claro está) en ese momento en el que me encontré con mis padres. Ellos habían decidido serlo mucho tiempo antes de que ocurriera ese Big Bang celular desconocido que me dio origen. Ese instante dejó atrás para siempre al desencuentro, iniciando un camino a través de los abrazos, las caricias, los gestos, las palabras.

Parte de mí, siempre lo supe, quedó en ese tiempo previo sin imágenes ni sonidos. Así es que lo que podemos llamar mi historia, esa que transito día a día, surgió en aquel encuentro de caminos que llega hasta este hoy en que escribo este texto. Este texto que forma parte de ese intento diario por construir, a pesar de los tropiezos, a ese que deseo ser.

 

 

Mi hermano y sus tres cumpleaños

González, María Fernanda

 

Eran las 22:00 pm, había pasado más de una hora en que la mesa para cenar estaba preparada, y Marcelo con Teresa no llegaban, lo cual no era habitual porque ellos solían ser muy puntuales.

Suena el teléfono y corro velozmente para atender, tenía el presentimiento de que algo había sucedido. Al otro lado del teléfono, una voz desconocida pide hablar conmigo para notificar que mi hermano Marcelo tuvo un accidente. En parte sabía que era cierto, pero por dentro rogaba que fuera una broma de mal gusto. Para mi sorpresa, escucho su voz de fondo: -pásame el teléfono que quiero hablar con mi hermana. Él  estaba consciente, pero con un gran shock post traumático, y con la adrenalina que recorría todo su cuerpo; por lo que al hablar todas sus palabras eran confusas y repetitivas, sólo decía: - estoy bien,  en Cañuelas, enseguida llego para cenar, pero Teresa no sé dónde está. La llamada se corta, y comenzó el momento de desesperación porque no había llegado a decirme exactamente en dónde había sido el accidente y qué tan lejos estaba. 

Tomé la guía telefónica y comencé a llamar a distintos hospitales de Cañuelas y zonas aledañas. Pero fue inútil, en todos los números marcados nadie atendía.

 

 

Un nuevo integrante en la familia

Yang, Nayoon

 

La historia que se va a relatar en este proyecto comienza el 5 de agosto de 2011 con el fallecimiento de mi abuela paterna. Fue uno de los años más difíciles para mi familia y para mí. Tuvimos que observar de cerca el deterioro de la salud de mi abuela y pasar los últimos días junto a ella.

Está pérdida afectó a los miembros de mi familia de distintas maneras y cada uno buscó su manera de superarlo. Después de unos meses, el 4 de octubre de 2011 mi mamá me llamó al celular para que vaya al trabajo de mi primo Daniel. Sin saber el motivo fui y me encontré con una sorpresa. En una caja pequeña se encontraba un cachorro Cocker  con unas orejas enormes, le pusimos como nombre Dumbo.

Mi mamá determinó que sería bueno adoptar a un perro, ella había escuchado que el afecto que da las mascotas ayuda a las personas superar los problemas emocionales. 

Este relato de una historia de mi familia  se va a enfocar en la pérdida de un ser querido y la llegada de un nuevo miembro a la familia.

 

 

Miseria, exilio e historia

Pugliano, Matías

 

El proyecto consiste en abordar las vivencias de mi abuelo paterno, Gabriel en los años 40 y 50, durante su juventud. Como muchos otros, es un inmigrante italiano que decidió venir a Argentina luego de la Segunda Guerra Mundial, escapando de la miseria que ésta dejó para la población civil. Su historia de exilio comienza en un pequeño pueblo llamado Petroná, en Calabria, sur de Italia y termina en San Martín, provincia de Buenos Aires. En esta historia, veremos cómo tomó la decisión de venir, qué hizo cuando recién llegó y cómo logró establecerse.

Hace poco pude hacerle preguntas sobre el tema y conseguí bastante información sobre su historia. Creo que más allá de la información en sí misma, estos primeros episodios de consulta van a servir para que se afloje y se olvide que el grabador está allí.

Además, cabe mencionar que recientemente viajé al pueblo de Petroná y saqué fotos de distintos lugares, incluyendo la casa en la que él nació. Esos días que estuve en Petroná, pude conversar con mis parientes que aún viven allí, que me ayudaron a comprender mejor la historia familiar y facilitar la creación del árbol familiar. 

 

El fuego

Espejo, Melisa

 

Ybytymí es un distrito y ciudad del departamento de Paraguarí, Paraguay, donde pasó toda la infancia Lidia. Como ella y su familia vivían en campo, como se suele decir, hay leyendas y mitos de campo, ella presenció una de esas en su niñez

Del pueblo al campo había un largo camino para llegar, donde vivía su tía Isabel, casi al llegar había montes que tenía varios caminos, el que era conocedor del campo sabía qué camino tomar de acuerdo al lugar donde querían ir; Lidia estaba acompañando a su mamá hasta casa de su hermana, ellas tomaron el camino que estaba al salir del monte en el medio del campo, cuando van llegando ven mucho fuego, humo, entonces dice –La tía está haciendo fuego- , pero no podía ser porque la tía es una persona ciega. Ella solo conocía de la cocina a su dormitorio, solamente conocía el paso que hacía con su bastón, no podía hacer fuego. Cuando Lidia va llegando a la tranquera, se acerca a donde la tía estaba sentada y le pregunta si ella estaba haciendo fuego, a lo que ella responde que no, cómo una persona ciega podía hacer fuego si no ve.

En ese momento a Lidia se le pone la piel de gallina, al notar que en realidad no era fuego lo que había visto. Lo que ella creía a ver visto no coincidía con el lugar, parecía estar más lejos. Sintió miedo en ese momento, pero su mamá para calmarla le dijo que se acercaba una tormenta, que quizás eran relámpagos lo que había visto, pero aseguraba Lidia haber visto fuego, una llama muy grande a lo lejos en el camino.

 

 

¿Pueden las montañas moverse?

Varona, Germán Oscar

 

La historia familiar que decidí contar es la superación de la enfermedad de cáncer por la que pasó mi mamá, quien será la protagonista central del relato, dentro del contexto familiar. La introducción presentará a la familia, las personas con las que convivía ella, ubicando al lector en un espacio y tiempo. Luego se plantará el problema desde el día en que se le diagnostica la enfermedad, pensando en qué pasó por su mente, cuál era la mayor preocupación, cómo se lo contaría a sus hijos y cómo continuaría su vida, pensando en los cambios más significativos. El desarrollo contará de forma general algunas de las etapas vividas, teniendo en cuenta que son enfermedades de largos procesos, pero lo principal es el cierre, que tratará de la superación de la enfermedad, no solo desde punto de vista médico, ya que no es tan interesante hablar de tratamientos, sino hablar de qué buscó para fortalecerse mí mama, cómo cambió su vida y cómo vive hoy el recuerdo de lo sucedido.  

 

 

La compra de mi primer auto

Cacciato, Charbel

 

En el mes de julio se me metió esta idea a la cabeza, la compra de mi primer auto. Surgió a raíz de desvincularme de la empresa en la que trabajaba, como me correspondía un dinero y no quería que pierda valor se me ocurrió ese método poco ortodoxo.

Mi papá y yo somos fanáticos de Mercedes Benz, por ende, mi primer auto quería que sea de esa marca. Las reglas de la búsqueda eran simples, tenía que ser un sedán de los años 90 con un casco sin óxido, en buen estado y con el interior en la mejor condición posible. La parte mecánica en promedio puede solucionarse sin demasiado esfuerzo en este tipo de vehículos, sobre todo porque al tener familia en Paraguay, uno puede acceder a repuestos de todo el mundo.

Este modelo se destaca por revolucionar la industria automotriz desde el punto de vista del diseño e ingeniería, tienen formato más actual, frenos anti-bloqueo, control de tracción, climatizador automático, entre otras cosas más muy avanzadas para aquel entonces comparando con el promedio de las demás marcas.

Fuimos a ver tres autos, uno en Capital Federal, otro en Junín, Provincia de Buenos Aires y el último en Tandil, también en la misma provincia. Pero ninguno cumplió nuestras expectativas, o fueron descuidados o estaban maltratados en algún aspecto, ya sea estético, motriz, etc. Ya perdiendo un poco la esperanza se me ocurrió cambiar de modelo, por otro de la generación anterior, de los años 80, que si bien no era lo que buscaba tiene la fama de ser el primer tanque alemán.

Un vehículo de mecánica relativamente simple, muy confiable y súper icónico, fue el más vendido y robusto de que se hizo hasta el día de hoy.

Lo encontré de la forma que menos pensada, mediante la red social Facebook en un anuncio. El auto se encontraba en Monte Grande, partido de Ezeiza. Fui a verlo un sábado por la mañana, al llegar me percaté que el auto no era un sedán, sino que era un rural, de esos que no tienen baúl, son más parecidos a una camioneta cerrada. Se notaba que el auto no se usaba hace ya varios años, el olor a cuero viejo del interior estaba intacto, el casco estaba buenísimo aunque lleno de polvo.

Desde el punto de vista motriz habían varios interrogantes, el auto originalmente era caja automática y lo convirtieron a caja manual con componentes originales de otro modelo y le costaba muchísimo arrancar.

A pesar de eso, seguí mi criterio tras leer 15 días sobre ese modelo, las posibles causas de esos síntomas y lo compré.

La semana siguiente fui a buscarlo y volví hasta casa manejando a pesar de no tener ni un solo papel a mi nombre, solo un recibo de la transferencia.

 

 

Mentiroso enamorado

You, Ana Areum

 

Es una historia de mis padres, cómo se conocieron y cómo llegaron a casarse.

Mi mamá, Nami, y mi papá, Keunho, se conocieron en el año 1986 en un viaje de workshop, con las empresas donde trabajaban. Se dieron cuenta que tenían misma edad, además vivían cerca, entonces comenzaron a llevarse bien.

Un día estaban almorzando juntos en sus horas libres. De ahí, mi mamá se enteró que papá era huérfano. Él empezó a contar todos sus problemas y esto le hizo sentir compasión a mi mamá. Por esa razón, al día siguiente ella visitó a su casa para hacerle comida. Al ingresar, veía la cocina sucia, había una montaña de ropa no lavada y desorden por todos lados; entonces mi mamá comenzó a ordenar y limpiar. Mi papá se enamoró en ese momento porque de todas las novias que tuvo nadie se había preocupado de su condición de vida.

Estuvieron de novios hasta que mi mamá se enteró de la verdad. Después de un año de noviazgo mis padres estaban pensando en casarse. Un domingo, mi papá le dijo que tenían que visitar a algún lugar, pero no le decía a dónde iban. Cuando llegaron, mi mamá se quedó sin palabras, porque donde habían llegado era la verdadera casa de mi papá donde vivían sus padres y sus ocho hermanos. Mi papá le pidió disculpas por mentirle que era huérfano. Pero mi mamá se decepcionó de él y se despidió.

 

 

La sobremesa y otras normalidades

Paris, Carolina Belén

 

En mi familia, como en tantas otras, tenemos por costumbre el curioso hábito de compartir, siempre que la oportunidad se presenta, la sobremesa. Durante esas dos o tres horas divagamos sin culpa a través de diversos temas que pueden resultar de interés; a saberse: discutimos sobre política, deportes y en condiciones particulares hemos llegado a frecuentar incluso temas que rozan el existencialismo.

Y como en toda familia las opiniones resultan de lo más diversas, llegando en ocasiones a producirse choques en los ideales de cada integrante. Afortunadamente, y gracias a nuestro curioso hábito, estas situaciones suelen llegar a buen puerto, con la gratificación de habernos visto enriquecidos en el proceso.

Si algo puedo rescatar de la sobremesa sería lo siguiente: los lazos que nos unen como especie se deben íntegramente al uso del lenguaje en todas sus formas.

 

 

Cinco por Europa

Lucero, María Victoria

 

El 21 de enero de 2017 estábamos mi tía, mi hermana, mi prima, mi tío y yo, viajando en tren hacia Versalles para conocer el famoso palacio, era una tarde de mucho frío y viento.

Recorrimos todo el palacio durante la mañana para luego encontrarnos en un sector del mismo para almorzar todos juntos a las 13 horas, estábamos esperando mi hermana, mi tía y yo a mi tío y su hija, pero ya eran las 14 horas y no habían llegado. Entonces en medio de la preocupación fuimos al centro de la ciudad buscando un  lugar con Wi-Fi, llegamos entonces a un McDonald’s e intentamos comunicarnos varias veces sin ningún resultado. Por lo tanto decidimos seguir con el recorrido planeado, por si los encontrábamos en el camino, pasaron las horas sin saber nada de ellos por lo que volvimos al hotel, pero tampoco estaban allí.

Más tarde fuimos a comprar la cena a Carrefour creyendo que volverían en algún momento de la noche y finalmente llegaron las 20 horas aproximadamente con cantidad de bolsas de ropa, cuando llegaron nos aliviamos todos porque estaban bien.

Mi tía muy preocupada les preguntó qué había sucedido a lo que respondieron que se habían ido al centro comercial a comprar regalos para todos pero se habían olvidado de avisarnos que iban a tardar, entonces nos empezamos a reír todos juntos y abrimos todos los regalos después de la cena.

 

El mejor padre del mundo

Fernández, Octavio

 

Mi padre se llamaba Octavio Antonio Fernández Bravo, nacido en la ciudad de Maracaibo, estado Zulia, Venezuela, un 27 de julio de 1959, un año después del fin de la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez. Hijo de Camilo Fernández y María Bravo. Tuvo una infancia como cualquiera en la época, creció escuchando múltiples historias de nuestra familia, que formaban parte de la resistencia del régimen, pues mis abuelos repartían volantes en las plazas centrales de la ciudad, convocando reuniones secretas para conspirar contra el general. Siempre fue un hombre recto, de principios y carácter muy fuerte en ocasiones.

Al terminar el bachillerato, comenzó sus estudios en la academia militar de Venezuela, la cual solo cursó un año, ya que su verdadera pasión era la arquitectura, sin embargo, el amor lo llevó por un camino distinto, cuando conoció a Ninfa Quiroz, madre de una niña y dos niños. Murió el 13 de julio de 2014 aproximadamente a las 7:00pm. Ese día se fue el mejor padre del mundo.

 


Proyectos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2019 fue publicado de la página 35 a página38 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación

ver detalle e índice del libro