1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII >
  4. Enseñando y aprendiendo con el uso del video en el aula

Enseñando y aprendiendo con el uso del video en el aula

Fridman, Martín Christian [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ISSN: 1668-1673

XVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2010.

Año XI, Vol. 13, Febrero 2010, Buenos Aires, Argentina. | 202 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El presente texto nace como trabajo práctico de la materia Introducción a las Tecnologías Educativas del Programa de Formación y Capacitación Docente, dictado por la Universidad de Palermo. 

A partir de la lectura del texto titulado “Video y educación” de Joan Ferrés, sinteticé algunos de los conceptos centrales del texto elegido para intercalarlos con mi propia experiencia docente en el uso de esta herramienta y finalmente efectuar un análisis crítico, justificando por qué resulta significativo y su impacto en el proceso de aprendizaje y en la propia práctica docente. 

En “Funciones del video en la enseñanza”, el autor plantea la necesidad del docente de incorporar nuevos recursos tecnológicos para modernizarse, estar a tono con la realidad circundante y a su vez achicar al menos con algunas herramientas informáticas la brecha con los alumnos: para un docente ya experimentado, con más de 10 años de experiencia, 20 años puede llegar a no significar mucho, pero para un alumno… es prácticamente toda su vida. 

Si bien el autor español hace hincapié en el uso del video, en primer lugar quisiera nombrar aquellas herramientas que hacen que no sólo el apunte fotocopiado sea el único apoyo a las clases presenciales. 

De todas las herramientas, sigo creyendo que el libro es y será rey. Dejando de lado su costo, seguirá siendo el mejor soporte para estudio y consulta. De más está decir que en disciplinas como Diseño de comunicación visual, es el material impreso el que mejor funciona a la hora de analizar y estudiar diferentes piezas de comunicación. Lamentablemente cada vez existen menos textos teóricos y más y más libros que hacen hincapié en lo visual como si solamente el resultado fuera lo que importa, sin analizar que muchas veces el proceso nos puede ayudar para ver cómo diseña un profesional, qué elementos toma en cuenta a la hora de proyectar: es un lugar común creer que el diseñador es un ser que, entre brujas y medianoches, atrae a las hadas madrinas que le dicen qué hacer y cómo… Y no es tan así… Los mejores trabajos, esos que justamente se transforman en referencia son el producto de investigación, análisis y sobre todo esa necesidad de curiosidad interminable que el diseñador debe llevar siempre consigo… Y si bien la inmensidad de blogs y sitios web que nos circundan, bien usados nos pueden dar mucha y variada información, el libro permite que nos podamos sustraer del ambiente. Y no nos veremos amenazados por avisos de correos entrantes o amigos que se conectan y nos esperan con sus emociones.

Pero volvamos a lo que nos ocupa, el uso del video en la clase como herramienta de enseñanza. Se piensa en video y piensa en disciplinas audiovisuales, entonces… ¿Cómo usar el video para enseñar a diseñar una pieza que “no se escucha ni se mueve”? 

Para que este material audiovisual no sea un recurso impuesto porque sí, y pueda hacerse un uso racional del mismo, Ferrés hace una clasificación del mismo según su función y quienes participan de él. 

Cuando el video es usado como elemento informativo, el interés radica en la descripción objetiva del mensaje que se elige, basándose en las necesidades del grupo de educandos. A diferencia del alienante chupete electrónico (entendida la alienación como la supresión de lo subjetivo), el video es más selectivo y enfoca sobre temas puntuales para lograr más interés en el alumno y potenciar su comprensión, que puede ser más o menos efectivo según la manera de ver ese material. Podemos citar como ejemplos los brillantes documentales de Gary Hustwit o el documental producido por la BBC sobre la historia del mapa del subte de la ciudad de Londres. 

También un video puede ser motivador si el centro está en la “movilización del receptor” para que accione y se sensibilice a la hora de tomar decisiones. Se ha transformado en un clásico el discurso de Steve Jobs en la colación de estudiantes de la universidad de Stanford (EEUU) (EnYoutube se consigue!!). Es el típico caso del “americano triunfador” pero auténtico reflejo de una persona muy conocida en el ámbito del diseño y la cinematografía (el creador del imperio Apple y la productora Pixar) que cuenta su experiencia y puede movilizar a otros a tomar su camino. (Nunca comprenderé porqué una persona debe leer su propia historia de vida, pero el espíritu sajón debe ser así. Este es un guiño para los que ya conocen el video) 

Pero si el objetivo es que el alumno libere emociones, un video expresivo donde el proceso sea el norte a seguir por sobre el producto acabado, será el recurso que mejor funcione, quizá más que un libro: ¿quién no se ha vuelto loco intentando aprender a manejar cualquier tipo de software con un libro y entenderlo mucho mejor con un tutorial de la web? 

Se suele decir que el juego es una de las mejores formas de aprender. Esta función investigadora y lúdica del video permite el estudio de tópicos que otras tecnologías no pueden. Siempre será un complemento de la observación directa, pero en la experimentación y el juego se pueden hallar recursos para enriquecer lo estudiado y potenciar el resultado: yo, cuando alumno, trabajando en el desarrollo de un video para la materia Diseño Gráfico 3 en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA, jugando con una cámara de mini VHS (de esas que iban con un mini casete que luego había que introducir en un adaptador para poder visualizarlo), descubrí que filmar la pantalla del televisor con la cámara enchufada a la video reproductora daba un efecto visual y sonoro, que vuelto a reproducir y refilmar generaba otra textura y así sucesivamente se creaban nuevas capas sonoras y visuales. Esta “recreación” se transformaba un recurso expresivo insospechado e inesperado. Podemos concluir que lo lúdico se emparenta con la función expresiva, descubrimientos insospechados generan nuevos recursos expresivos, que si los compartimos con nuestros compañeros nos acercan al concepto del aprendizaje cooperativo. 

¿Y podremos nosotros con un video podemos aprender a enseñar mejor? Muchas veces, sopesé la idea de filmarme a mí mismo en una clase y no justamente para pecar de narcisista, sino porque el video es nuestra cámara Gesell que estudia y valora conductas, para luego evaluarnos y “conocernos a nosotros mismos”: objetivar y tomar conciencia del propio “educar”, analizar los códigos expresivos propios de la voz: calidad, timbre, sonoridad, entonación; como también lo gestual, lo postural y lo cinético. Aunque la presencia de la cámara pueda alterar el registro. 

Como corolario, podría cerrar este escrito diciendo que este análisis sobre el video como herramienta para la educación me provoca sensaciones ligeramente cuestionadoras y contradictorias. En primer lugar porque una ligera lectura sobre “Ferrés” me resultó inocuo y un simple ejercicio literario. Pero más tarde, al volver sobre sus líneas y al analizar mi práctica docente, noté que más de una vez los videos, documentales, o como queramos llamarle, se convertían en columnas vertebrales en el mapa conceptual del tema a desarrollar. 

La clasificación que Joan Ferrés le da al material para ver y escuchar (que no es lo mismo que mirar y oír) puede aplicarse a cualquier recurso expresivo, pero ello no impide que pueda defender su planteo: me he encontrado con varias situaciones donde el video podía utilizarlo a partir de lo que quería enseñar o el clima que deseaba generar en el aula.

Vocabulario relacionado al artículo:

aula . método pedagógico . video .

Enseñando y aprendiendo con el uso del video en el aula fue publicado de la página 62 a página63 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ver detalle e índice del libro