1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII >
  4. La docencia 2.0 como estrategia creativa de enseñanza

La docencia 2.0 como estrategia creativa de enseñanza

Maldini, Silvia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ISSN: 1668-1673

XVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2010.

Año XI, Vol. 13, Febrero 2010, Buenos Aires, Argentina. | 202 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Umberto Eco hace referencia a la tecnología y la educación en un artículo publicado por La Nación en 2007, titulado “¿De qué sirve el profesor?”.

En dicha nota Eco comenta que un estudiante, para provocar a un profesor, le habría dicho: “Disculpe, pero en la época de internet, usted, ¿Para qué sirve?”

Ampliando la idea y jugando un poco con ella, habría que preguntarse entonces: “Disculpe, pero en la época de internet, internet, ¿Para qué sirve?

Internet, la red de redes, engloba las herramientas más difundidas: la web, el correo electrónico, el chat, la mensajería instantánea, etc. Toda una batería de recursos tecnológicos que los alumnos conocen a la perfección por pertenecer a una generación de jóvenes que son nativos digitales.

La web tradicional, que existe para toda la comunidad mundial desde 1993, evolucionó hacia una participación mayor del usuario, quién usando herramientas gratuitas, de código abierto en muchos casos, se transforma en un nuevo tipo de consumidor, el prosumer, es decir un usuario que además de consumir, produce. Esta nueva filosofía de la red se denomina Web 2.0. Aunque dentro de la veloz evolución histórica de la web, ya casi es un hito antiguo, ya que la denominación “Web 2.0” data de octubre del año 2004. El término fue acuñado por Dale Dougherty de O’Reilly Media para una conferencia. Consiste en aplicaciones online que generan colaboración y servicios que reemplazarían en un futuro cercano a los programas de escritorio. Desde los muy difundidos blogs, los wikis, las enciclopedias como Wikipedia, las redes sociales, las comunidades fotográficas y de videos, radio y TV digital, hasta la posibilidad de producir y compartir documentos y presentaciones office en línea. Esto último fue siempre una de las aspiraciones de los que crearon la web, no tener que depender de un disco rígido, sino que la plataforma de trabajo sea la propia página web, con herramientas online siempre disponibles y espacios de trabajo colaborativo. Esta enumeración es una ínfima muestra de todas las posibilidades de la Web 2.0. Existe también un término para los servicios Web 2.0 utilizados en ambientes docentes, la Docencia 2.0. Además de las herramientas generales, se pueden encontrar recursos 2.0 pensados específicamente para la enseñanza. El aula es un lugar apto para introducir el concepto 2.0, ya que es una pequeña comunidad que admite y necesita del trabajo colectivo y de ayuda mutua. Los docentes necesitan estar capacitados en el uso de estas nuevas tecnologías. Ese conocimiento y actualización permanente en recursos tecnológicos, permitirá enseñar correctamente el arte de la selección y de la reorganización sistemática del infinito caudal de contenidos que la red brinda. En Europa se ha avanzado considerablemente en este terreno. Con la Declaración de Bolonia en el año 1999, se ha creado el EEES, el Espacio Europeo de Educación Superior, una organización educativa ideada para armonizar los distintos sistemas educativos de la Unión Europea. En este ámbito se introdujo la instauración de nuevas metodologías docentes, en detrimento de las tradicionales clases magistrales, como por ejemplo la Evaluación continua: seguimiento diario al trabajo personal del alumno mediante evaluaciones continuas. Para llevar a cabo la evaluación continua se proponen principalmente dos herramientas: el uso de todas las posibilidades que ofrece internet y las nuevas tecnologías TIC y las tutorías personales.

El gran desafío es aprovechar esas poderosas herramientas de una manera creativa.

Cualquier intento de enseñanza sin el ingrediente de la creatividad daría la razón al estudiante provocador del artículo de Umberto Eco. Porque no basta con ser un docente “tecnologizado”. Si bien es cierto que esto reduciría la brecha digital entre alumnos y docentes, no bastaría para afirmar que se están aprovechando plenamente estos nuevos recursos pedagógicos. La clave estaría en la creatividad, que bien podríamos definir como “tecno-creatividad”.

Un tipo de creatividad intrínseca y específica del medio tecnológico. La creatividad nos conecta con lo mejor de nosotros mismos, es un espacio-tiempo diferente al convencional de los calendarios y relojes. Transcurre en un tiempo nuevo. Un tiempo que se expande. Un tiempo pleno de entusiasmo, frescura, intensidad, conexión. La sensación de aprendizaje y conocimiento de universos nuevos es muy similar a la que tenemos cuando hacemos un viaje. Si esa experiencia se funde con el expansivo mundo de la web la vivencia de aprendizaje se vuelve muy rica, compleja, profunda. El desafío creativo del docente en la era tecnológica tiene al menos dos caminos posibles en lo referido al uso de la Web 2.0. Uno es utilizar todos los recursos didácticos que ofrece la web, como la comunicación vía e-mail y creación de e-grupos para la comunicación entre alumnos y docente, la búsqueda de contenidos en motores de búsqueda y enciclopedias, la gestión de proyectos colaborativos online, la utilización de sitios de recursos educativos, webquest para crear exámenes, libros online, etc. Y el otro camino, implicaría revisar las estrategias educativas tradicionales bajo la filosofía de la web 2.0. Una senda más radical e innovadora consiste en plasmar en el aula las características intrínsecas de la web, apropiándose de su especificidad al máximo. De alguna manera, “ser” como la web. Esto sería, generar una red de redes, moverse en hipervínculos de ideas, disfrutar de la inteligencia colectiva, crear redes sociales, fomentar la autonomía del alumno y su capacidad para investigar y procesar la información, compartir contenidos intelectuales, incentivar la auto publicación, construir el conocimiento desde el fluir de múltiples direcciones. Pensar la educación desde las múltiples analogías con La Web 2.0.

Vocabulario relacionado al artículo:

creatividad . estrategia pedagógica . nuevas tecnologías . web .

La docencia 2.0 como estrategia creativa de enseñanza fue publicado de la página 90 a página91 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ver detalle e índice del libro