Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII >
  4. El aprendizaje y los vínculos con el otro

El aprendizaje y los vínculos con el otro

Pombo, Mercedes [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ISSN: 1668-1673

XVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2010.

Año XI, Vol. 13, Febrero 2010, Buenos Aires, Argentina. | 202 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Sostener la individualidad de cada alumno no es una tarea fácil, pero sí debería resultar central para cualquier docente que se precie como tal. Es sumamente importante poder mantener esta idea de individuo y darle crédito e importancia a este asunto. Cada persona, cada alumno, porta un bagaje de ideas, creencias y culturas que deben ser aprovechadas en el proceso de aprendizaje, en pos de fomentar la personalidad y distinción de cada ser humano. De esta manera se promueve la diferencia y el respeto por lo distinto; a la vez que nos aseguramos una producción personal.

Dicho así parece un lugar común, un concepto que todos manejamos y podemos ponerlo en práctica. Pero creo, no sólo en la docencia sino en todas las actividades, que es una meta a la cual aún no hemos arribado definitivamente como seres humanos. Se trata de una lucha constante por no dejarse avasallar por la vergüenza de ser diferente. En cualquier ámbito. A cualquier edad. En cualquier cultura.

Tristán Todorov (1995) hace referencia a este vínculo frente al otro en nuestra sociedad; y plantea la necesidad de enfrentarse con lo distinto y aprender a valorarlo y respetarlo. Este autor analiza los hechos y lar relaciones que se entablan entre los españoles y los indígenas desde la llegada a América, un momento por excelencia en que se enfrentan dos formas de vida, dos creencias, dos hombres antagónicos. ¿Y qué sucede? Un rechazo sistemático por lo in-entendible conduce al avasallamiento del más fuerte por sobre el más débil. El libro desarrolla las explicaciones y las situaciones relativas que condujeron a la trágica muerte de la cultura indígena, pero eso es tema aparte. Lo que nos concierne en este artículo es esa reflexión aguda que se abre en Todorov al intentar entender las reacciones del hombre frente a “la otredad”.

Al pensar en otras culturas, en otros países y religiones, ese ser distinto aparece en un lugar central de mis reflexiones. Se plantea como aquello a lo que me enfrento y con lo cual debo convivir. Pero esa situación no es tan común en la vida cotidiana de cada uno. Generalmente nos movemos en un círculo íntimo de personas de nuestra misma cultura, lo cual nos aleja de situaciones que dejan de manifiesto lo distinto. Al respecto, el periodista polaco Kapuscinski (2007) cuenta cómo se enfrenta a estas situaciones diariamente, ya que su trabajo se centra en viajar para buscar lo desconocido. Así es como su yo debe acomodarse a las diferencias ante el otro, estando seguro de que el respeto no conduce a perder su propia personalidad y criterio.

Esto, de alguna manera, también lo podemos pensar en el aula. Si bien, tal como decíamos anteriormente, en la clase somos todos medianamente parecidos, con una cultura similar y pensamientos que se mimetizan, también nos encontramos con marcadas diferencias en algunos aspectos de la vida, y es muy común ver a los alumnos jóvenes luchar por vencer sobre el otro, tratando de convencerlo acerca de sus opiniones o credos.

Antes de continuar con esta reflexión, me gustaría incluir lo que plantea Ortega y Gasset (1958) respecto a estas ideas que surgen en cada uno. El dice que debemos distinguir entre ideas creencia e ideas ocurrencia. Las primeras son el continente de nuestra vida, y nos sostienen como sujetos sociales. Son ideas que preexisten antes que nosotros y que se vinculan con el contexto social, económico, histórico y cultural. Se trata de nuestro mundo y nuestro ser empapados de la cultura imperante.

Pero las otras, las ideas ocurrencia, parten de cada uno de nosotros: las producimos, las sostenemos y nos moldean. Son aquellos pensamientos anclados en el ser único, reflexivo y con un criterio propio, aquellas ideas que traspasan las fronteras de lo histórico y temporal, enriqueciendo cualquier tipo de producción profesional. Por eso es importante poder acceder a estas posibilidades que nos brinda nuestra mente, y es la responsabilidad que cae sobre nosotros, los docentes, no desperdiciar esa catarata de ideas ocurrencia en la producción de nuestros alumnos. De modo que debemos fomentar y hacer que esto crezca y se desarrolle cada vez más en sus carreras universitarias.

Para conseguir que la labor docente reditúe al máximo el rendimiento de los estudiantes, resultaría enriquecedor fomentar las diferencias de criterio a favor de la diversidad. De esa manera cada alumno podría sentir su propia unicidad y el respeto del prójimo hacia sus posturas en la vida. Pero también hay que ser consciente de que para que esto suceda los jóvenes primeramente tienen que animarse a pensar. O mejor dicho, a expresar sus ideas. Confiar en lo que saben, en lo que sienten y piensan, para después poder expresarlo. Y tal como plantea Lévinas (1987), la mejor manera de conocerse es a partir del otro, del sujeto que tengo enfrente, y que no piensa igual que yo. Se da una interrelación en donde yo soy a partir del otro, y el otro es a partir de mí. Kapuscinski dice que “(los otros) son los espejos en que nos reflejamos, y nos hacen conscientes de quienes somos” (2007, pp 66). Partiendo de esta base, la construcción de cada uno de nosotros se sostiene a partir del otro; lo que nos muestra que no se trata solamente de respetar la diversidad de los demás por una cuestión ética, sino también como parte de un proceso que me permite a mi, individuo, sostener mis propias ideas ocurrencia.

Por otra parte, en este mundo globalizado e intoxicado de comunicación e imágenes, la multiculturalidad ha cobrado gran importancia. Poco a poco se va construyendo un espacio abierto que permite coexistir a las diferencias. Cada cultura que sobrevive tiene hoy un lugar y un respeto, que se ha ido ganando en estas últimas décadas. Cada vez más las relaciones con el otro se intensifican, y se tiende a sostener que ya no es más el europeo quien determina y valora a su gusto a cada cultura, sino que se democratizan las opiniones. Todavía se trata de una tendencia, pero que va en aumento día a día. Desde el aula, nosotros los profesores, podemos brindar nuestro granito de arena para que este rumbo se acreciente, sobre todo explicándoles a los alumnos que el respeto por el otro es cotidiano. Y que todos somos diferentes, lo cual decanta en que ese respeto se lo debemos tanto al compañero que tenemos al lado y es nuestro amigo, como a aquel con el que disiento en las ideas, o en la forma de vestir o en la manera de encarar un trabajo grupal. Lo diferente nos confronta con nosotros mismos y nos exacerba, pero también nos sirve convivir con ello para ser quienes somos. Es necesario aprender a respetar y aceptar al otro.

Por eso, retomando la dinámica del aula y la importancia de fomentar el pensamiento en los alumnos, es importante no olvidar que esta capacidad de distinción de ideas de cada persona debe ser incentivada a la hora de la producción universitaria. En última instancia se trata de aquella herramienta principal con la que contamos cada uno de nosotros al insertarnos en el mundo laboral. Ser individuos diferentes, únicos e irrepetibles.

Referencias bibliográficas

- Kapuscinski, Ryszard (2007) Encuentro con el Otro. Barcelona: Editorial Anagrama.

- Lévinas, Emmanuel (1987). De Otro modo que ser, o más allá de la esencia. Salamanca: Ediciones Sígueme.

- Ortega y Gasset, José (1958) “Ideas y creencias” en Obras Completas. Madrid: Ed. Revista de Occidente.

- Todorov, Tzvetan (1995) La conquista de América: el otro problema. Madrid: Ed. Siglo veintiuno.

Vocabulario relacionado al artículo:

método de aprendizaje . vínculo comunitario .

El aprendizaje y los vínculos con el otro fue publicado de la página 105 a página106 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ver detalle e índice del libro