1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII >
  4. Generar diseño. Funcional y/o estético

Generar diseño. Funcional y/o estético

Reca, Estela [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ISSN: 1668-1673

XVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2010.

Año XI, Vol. 13, Febrero 2010, Buenos Aires, Argentina. | 202 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Cierto es que los diseñadores en cualquiera de sus disciplinas están abocados a dar una respuesta funcional y estética. Siempre fue sumamente difícil cuantificar los porcentajes de estas dos premisas, el que a su vez fue variando con el paso de los años. Corrientes del siglo pasado tomaron partido por alguna de ellas como preferencia, pero la realidad es que la verdadera conquista se produce cuando ambas características se unen de forma tal que, otorgan una respuesta óptima a un problema de diseño.

Por ejemplo, espacios sanitarios, que demandan de una respuesta altamente funcionalista, logran hoy encontrar en la estética moderna un sin número de intenciones de diseño, de imágenes, de textura y de colores que separa al alumno en formación, de los conceptos convencionales y meramente funcionalistas.

Debemos recordar además que en los tiempos que corren, donde el desarrollo tecnológico está a la cabeza de la investigación, extrae de los materiales las inimaginables opciones a la hora de utilizarlos. Formas, colores, texturas, encuentros, combinaciones. Tomemos por ejemplo el cristal, un material que en esta última década se integra a los espacios de diseño con infinidad de opciones, impensables en otros momentos, ganando así hegemonía y protagonismo. Muchos son los tratamientos superficiales que con él se logran, la incorporación del color en su masa, de aire, de burbujas, la morfología que alcanza, y las dimensiones, que hasta fines del siglo pasado eran impensados.

Asimismo el alumno, en el momento del aprendizaje, trae el bagaje de sus propias vivencias, condicionante a contemplar, para poder incorporar otras posibilidades. Mirar desde otros puntos de vista, desarrollar la capacidad de observación que le permita diferenciar y percibir. Y para ello lo importante es enriquecerlos con imágenes poco convencionales, con materiales y conjugaciones impensadas.

Estimular la creatividad sin perder de vista el objetivo final da resultados fantásticos, sorprendiéndose ellos de las opciones nunca vistas. Y cierto es que muchas de ellas emergen de su propio interior, a partir de la investigación. Herramienta fundamental para formarse en cualquiera de las áreas del diseño. La investigación debe tomarse como un “aquilatar” en forma permanente en todos los campos del diseño, porque hoy el diseño se encuentra en todas las áreas que competen al hombre: vestir, calzar, habitar, desplazarse en vehículos, utilizar elementos industriales que propongan un buen diseño. La incorporación del conocimiento genera una sinergia interior de forma tal que a la hora de encontrarse ante un tema de diseño, el alumno puede volcar en forma vasta y combinada diferentes propuestas.

En el aula se promueve el conocimiento a través de las clases teóricas, muestras, fichas técnicas, imágenes. Pero también se impulsa al alumno a la búsqueda y al análisis de la misma. Allí es donde comienzan a comprender cuán vasto es nuestro universo, el universo del diseño. Allí es donde se lo empieza a amar produciéndose un ritmo interior que se desplaza como un movimiento centrípeto, queriendo captar todo aquello que está a su alrededor, que pueda incorporarse al mundo de las sensaciones.

Ante una propuesta concreta, surgen tantas respuestas como alumnos hay en el aula. La muestra grupal los expone, los invita a la utilización de una mejor semántica a la hora de exponer su trabajo. Se insertan rápidamente las observaciones, críticas y comentarios sumativos de sus compañeros y del docente, que enriquecen cada uno de los proyectos y por tal, el interior de cada futuro diseñador.

Hoy las formas de aprendizaje, deben flexibilizarse como la realidad que nos toca vivir. La constante es el cambio y por tal la adaptación. Con qué herramientas debe contar un diseñador hoy para ser exitoso en el mercado? Cuál es la demanda del público? Qué pretende el comitente cuando nos contrata?

Las respuestas del 2009 son muy diferentes a las de la década del ´70 y seguramente lo serán respecto del año 2030.

Por tal no podemos formarnos de la mano de antiguas premisas, basándonos en conceptos del ayer, es importante tener en cuenta que hoy es muy alto el porcentaje de la gente que consume diseño. Aquel que tiene una posibilidad económica descomprimida demanda por productos de diseño, pero además, actualizados y quien se encuentra en situación contraria, en muchas ocasiones prefiere sacrificar calidad por diseño.

Por tal, si estamos en la era de la cultura de la imagen, debemos enseñar entre otras cosas a mostrarnos, dando paso primero a mí como diseñador, contando para ello con mi porfolio de trabajos, luego al proyecto solicitado.

De la misma forma debemos trabajar nosotros en el aula con ellos. Bienvenidas las clases teóricas, los conceptos básicos del diseño, pero de la mano, las nuevas propuestas, las nuevas tecnologías, los jóvenes materiales, la morfología no tradicional, la cromaticidad combinada, etc. Bienvenido el lenguaje proyectual, el académico, el no verbal, la expresión gráfica, la semántica en la oratoria, etc.

Creo que una de las formas de lograr este crecimiento interior, este romper con las estructuras tradicionales de la enseñanza del diseño, es exponerlos en sus proyectos y acompañarlos en el análisis de ellos. Verter sobre su diseño nuestros conocimientos y no hacerlo sobre nuestros propios ejemplos. Incorporarnos al camino del alumno permitirá acompañarlo en el proceso de aprendizaje. El resultado será que un día ya podrá caminar por sus propios medios, dejándoles nosotros el camino libre, alejándonos sin que perciban nuestra ausencia. Hacerlos crecer en el diseño es encenderles una llama interior.

Considero que en la situación grupal, donde el alumno es un participante y no un espectador, donde se expone y además propone en una situación de debate común seguido de consenso, es donde se incorporan mayores conocimientos, es una forma de estimular la búsqueda de nuevas intenciones, imágenes y sensaciones.

Enriquecer el mundo del alumno desde el espacio que a ellos les toca recorrer, desde su problemática, desde su actualidad, brindándoles incorporarse a un mundo desconocido pero acorde con su realidad, es decir contemplando la transversalidad de los conocimientos, la incorporación de especialistas, el crecimiento del diseño en el mundo.

Vocabulario relacionado al artículo:

aula . conocimiento . diseño . proceso de aprendizaje .

Generar diseño. Funcional y/o estético fue publicado de la página 109 a página110 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIII

ver detalle e índice del libro