1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV. >
  4. La circulación del conocimiento

La circulación del conocimiento

Orellana, Juan [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

ISSN: 1668-1673

XVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2010.

Año XI, Vol. 14, Agosto 2010, Buenos Aires, Argentina. | 210 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Todos sabemos algo, todos ignoramos algo, es por eso que aprendemos siempre.

Paulo Freire

Ubicados en un aquí y ahora, sin dejar de reconocer la historia que es pasado, reconstruimos permanentemente el presente del hacer educativo. Desde esta visión se podrían considerar nuevos enfoques sobre el paradigma de la educación.

Las necesidades de formación profesional, tanto para el docente como para los estudiantes, han marcado siempre un destino complejo, donde educar para la vida se mezcla con las propuestas de cada cultura inserta en un determinado momento histórico.

Educar implica la transmisión de valores que van enriqueciéndose a medida que se transfieren de generación en generación. Estos valores deben convivir con nuevos mercados donde el accionar del conocimiento requiere investigaciones en forma permanente.

La educación es constante retroalimentación, en la que el enseñar y el aprender producen una ida y vuelta en la comunicación y donde la creatividad es fuente de inspiración para otros despertares, otros encuentros con otros momentos. Es así como a partir de errores y aciertos tanto en lo académico como en lo dialógico, se construyen nuevas posibilidades. Las dudas, según los filósofos, son el despertar de inquietudes que producirán a su vez nuevos interrogantes. Somos receptores permanentes de lo que ocurre, lo que nos rodea despierta la búsqueda constante de conocimiento.

Los propios logros son vivenciados como éxitos inmediatos. Según Paulo Freire necesitamos lo vivencial para conocer mejor el campo de nuestros proyectos. Para él, hombre y mundo se encuentran en una relación permanente: el hombre transforma al mundo y sufre los efectos de esta transformación.

La comunicación visual fue usada por el hombre desde tiempos remotos como medio de hacer conocer su cultura. Precursores de las actuales tecnologías de la reproducción gráfica fueron los egipcios, fenicios, sumerios, griegos, así como los hombres de la Edad Media, el Gótico, el Renacimiento, y la Modernidad. Estos plantearon la unidad de criterio entre la imagen y la palabra, comunicando sus ideas a través de murales, bajo relieves, tallas en madera, litografías, carteles y dibujos, logrando más tarde la reproducción masiva a partir de la invención de la imprenta.

Las crisis sociales producen cambios que a su vez generan nuevas modalidades en los modos de comunicación. Así como la Revolución Industrial produjo un estado de conmoción en la sociedad, la actual etapa de demanda y oferta, genera un estado de incertidumbre y produce un cambio que conlleva no ya una transferencia de conocimientos hegemónicos sino profundas transformaciones.

En el siglo XX, se generaron además de importantes enfrentamientos armados (las dos grandes guerras y múltiples revoluciones) los más extraordinarios avances científicos y artísticos. Resultado de ese proceso es la sociedad fluctuante en la que vivimos y en la que aprender significa saber que el conocimiento no proviene de un solo lugar.

Con el nacimiento de la sociedad informática aparecieron nuevas propuestas para los integrantes de las comunidades educativas, a las que estudiantes y docentes debieron adaptarse. Como en otros momentos históricos fue necesario adecuarse a lo inédito mediante la adquisición de nuevas habilidades y destrezas. La sociedad informatizada despertó así nuevos modos de encarar el aprendizaje, que trascienden lo meramente áulico.

Aplicar la circulación del conocimiento implica la transversalidad que conlleva a la integración. Desde este punto de vista se plantea la formación de un sujeto coherente en el sentir, en el pensar y en el hacer.

En educación debemos seguir investigando y experimentando cómo afrontar los nuevos desafíos. Los educadores formados en el siglo XX transitamos un siglo XXI lleno de transformaciones y avances tecnológicos. Para asimilar la velocidad de los cambios, necesitamos realizar un pasaje hacia otra escena donde lo anterior y lo actual puedan integrarse.

Vocabulario relacionado al artículo:

conocimiento . educación .

La circulación del conocimiento fue publicado de la página 150 a página151 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

ver detalle e índice del libro