1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV. >
  4. Percepto y concepto en la vivencia de la espacialidad

Percepto y concepto en la vivencia de la espacialidad

Tecchia, Antonio [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

ISSN: 1668-1673

XVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2010.

Año XI, Vol. 14, Agosto 2010, Buenos Aires, Argentina. | 210 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El presente trabajo es una reflexión abierta acerca del especial modo en que gravitan en los procesos de percepción y experiencia vivencial cotidiana de la espacialidad arquitectónica y urbana en general, las nuevas tecnologías de producción, síntesis y distribución de la imagen. Como encuadre general se propone situar el foco de atención en las consecuencias e implicancias, directas e indirectas, de la cada vez más intensa participación de las nuevas tecnologías en la experiencia espacial del hombre en relación con su entorno diseñado en general. Como encuadre específico se propone concentrar la mirada en las derivaciones que las consecuencias e implicancias mencionadas producen en el medio formador de profesionales diseñadores de espacios. Esto último tendiendo a profundizar la reflexión acerca de la necesidad de una permanente revisión y renovación de las pautas a tener en cuenta durante la concepción y elaboración de estrategias y tácticas para la enseñanza del diseño morfológico espacial y contextual en todos sus niveles de complejidad.

Una de las principales e indiscutibles consecuencias del avance tecnológico y de la masiva generalización de los medios para la elaboración, síntesis, transformación y comunicación de las imágenes en tiempo real, es la notable y creciente alteración de las formas de percepción de la espacialidad en relación con la variable tiempo. Esta alteración, debida fundamentalmente a los fenómenos de aceleración y desaceleración de la experiencia perceptiva de la espacialidad, modifica la estructura del continuo espacio-tiempo en el que se desarrolla la vida humana en las ciudades actuales. La nueva dinámica que, a consecuencia de la aceleración y desaceleración permanente en la experiencia perceptiva, se le imprime a la vivencia cotidiana de la realidad espacial produce un fenómeno de “compresión temporal” de la percepción, (Virilio, P., 1998), que, por un lado condiciona y, por el otro expande los alcances de la experiencia sensible del espacio.

La presión, cada vez más intensa de las nuevas tecnologías hacia una dinámica en la que la cotidiana interacción del hombre con su entorno diseñado se da predominantemente a través de las imágenes y no de la forma propiamente dicha, hace que varíen considerablemente las posibilidades de captación simultánea y sucesiva, por medio de nuestros sentidos, de los estímulos espaciales del ambiente en general. La recurrente superposición de experiencias directas con experiencias indirectas, efectuadas a través de diferentes mecanismos de interacción con imágenes estáticas y dinámicas en tiempo real a la cual está expuesto el individuo, produce permanentes fenómenos de dislocación y multilocación que provocan que la captación y vivencia de los aspectos formales organizativos, topológicos y sensibles de los espacios se dé en forma condensada. Esta captación condensada, por un lado invierte menor cantidad de tiempo real para producirse, pero además de esto posibilita una suerte de experiencia omniperceptiva del espacio en general, generando un diferente tipo de acercamiento entre la relación del hombre con la espacialidad concreta y con la estructura abstracta del espacio en general, posibilitando que percepto y concepto se articulen espontánea y naturalmente de una manera rica y fluida, no tan frecuente hasta el momento.

Cuando una cámara animada en una simulación digital que visualiza el territorio para una comunicación televisiva de pronóstico meteorológico por ejemplo, acelera, desacelera y se mueve con radios de giro, velocidades de desplazamiento, y factores de acercamiento, que muchas veces no son compatibles con la escala humana en cuanto a los rangos admitidos por los sistemas sensoriales y motrices que condicionan los modos de desplazamiento, delimitación del campo visual, focalización ocular, etc., en el ser humano, se producen impactos de características extraordinarias en los sistemas de registro perceptivo y en los sistemas de abordaje cognitivo de la realidad espacial. Como consecuencia de dichos impactos se producen alteraciones que gravitan indefectiblemente en los alcances de la percepción y la concepción del ambiente como lugar físico en el que se desarrolla el hábitat del hombre.

De igual modo, cuando el sujeto, navegando y visualizando a través de programas de visualización de imágenes satelitales el territorio, la ciudad, localizaciones específicas de edificios y sus relaciones con espacios abiertos y vías de comunicación, puede operar simultáneamente la percepción del estímulo espacial directo con la correspondiente elaboración racional de su propia comprensión acerca de su localización subjetiva dentro del sistema, puede conceptualizar lo percibido mediante procesos de abstracción no ordinarios. Estos procesos de abstracción, por la modalidad particular del complejo mecanismo que los sostiene, no llevan el mismo tiempo interno de elaboración comprensiva que se da cuando el sujeto actúa como agente autónomo capaz de articular y abstraer, sintetizar, y comprender su localización a través de la interacción directa con el espacio que lo circunda. La visualización y navegación a través de imágenes satelitales, aumentando y reduciendo la distancia, situando lo percibido dentro de un sistema lógico conceptualizado a través de referencias no perceptibles solo con los sentidos, ofrece al sujeto una suerte de pre elaboración tipificada de la experiencia vivencial, que limita las posibilidades de despliegue subjetivo de la sensorialidad en la interacción con lo concreto de la forma, standarizando y pasteurizando la experiencia de fruición estética del ambiente.

Cuando el sujeto accede a la experiencia vivencial y perceptiva del espacio con sus propios sistemas fisiológicos, perceptivos y motrices, desplazando su masa corporal a través de la topografía y la topología del lugar, con sus eventuales accidentes geográficos, sintiendo la experiencia muscular de la interacción directa con el ambiente, articulando las diferentes focalizaciones visuales al ajustar el músculo cristalino, asociando e integrando en una experiencia unitaria los inputs que llegan a su cerebro a través de cada uno de los sentidos, generando efectos sinestésicos que provocan evocaciones y emociones, se lleva puesta una marca indeleble que contribuye a moldear su espíritu y potenciar su capacidad de interactuar social y culturalmente. Recordando Ciudades Invisibles de Italo Calvino, piénsese en un hipotético Marco Polo que, noche tras noche pudiese fascinar a un Kublai Khan ansioso y expectante con narraciones acerca de lo experimentado en una sesión de visualización y navegación satelital, recorriendo digitalmente imágenes e información condensada acerca de diferentes ciudades, en lugar de recordar y narrar sus propias experiencias sensoriales y culturales directas. La intención de la reflexión abierta que da origen a este trabajo, por supuesto no es oponerse en actitud detractora a la incorporación de las nuevas tecnologías a los fenó- menos cotidianos de percepción de la espacialidad, sino justamente todo lo contrario. Dada la importancia de las derivaciones de todo tipo emergentes de dicha incorporación, se pretende dejar abierta y latente la inquietud respecto de cómo deben ser reformuladas las estrategias de formación y desarrollo de los futuros diseñadores de espacios preparándolos para poder operar en escenarios donde la nueva dinámica de relación espacio temporal redefine y re direcciona permanentemente las modalidades de interacción del hombre con el espacio, anticipando y previendo tanto las consecuencias que afectan al diseñador como agente inmerso en un sistema sostenido por diferentes procesos de comprensión y modelización, cuanto las consecuencias que afectan al individuo común, observador y experimentador de los espacios arquitectónicos y urbanos diseñados en general.

Referencias bibliográficas

- Calvino, Italo (1972) Le città invisibili. Torino: Einaudi.

- de Solá Morales, Ignasí (2002) Territorios. Barcelona: G. Gili.

- de Kerckove, Derrick (1995) The skin of Culture, Toronto: Somersville.

- Virilio, Paul; (1998). Burkhardt, F.: “Il tempo mondiale” Diálogo con Paul Virilio, en Domus 800, Gen, 1998.

Vocabulario relacionado al artículo:

experiencia . nuevas tecnologías . proceso de aprendizaje .

Percepto y concepto en la vivencia de la espacialidad fue publicado de la página 171 a página172 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

ver detalle e índice del libro