1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV. >
  4. Algunos apuntes acerca de investigación y metodología

Algunos apuntes acerca de investigación y metodología

Zangrandi, Marcos [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

ISSN: 1668-1673

XVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2010.

Año XI, Vol. 14, Agosto 2010, Buenos Aires, Argentina. | 210 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Las transformaciones en el campo educativo en la región durante los últimos años y los requerimientos de una sociedad que reclama actualización y calidad formativa de sus profesionales han impulsado cambios en la educación superior, muchos de ellos volcados hacia la apertura de una variada oferta de posgrados (maestrías, especializaciones, diplomados, doctorados) que intentan cubrir estas demandas. Las consecuencias son variadas y exceden las intenciones de este artículo. De manera sintética es fácil observar que sus mejores implicaciones son las posibilidades de intercambio humano, institucional y de conocimiento; un perfil de profesional con educación continua y agironada; y, sobre todo, una educación que se recrea a sí misma a través de una cada vez mayor producción y revisión contínua de los saberes. Sobre el último punto quisiera redundar en algunos elementos que, desde mi experiencia docente en la facultad y desde mi práctica como investigador, permiten reflexionar sobre la calidad del conocimiento que generan nuestras universidades.

El primero de esos elementos es la exigencia de claridad de nuestros trabajos de investigación. Claridad en la formulación del proyecto, claridad lógica y claridad en la exposición. El lenguaje –mucho es lo que se ha escrito al respecto– dista mucho de ser el reflejo de lo que trata de explicar. De allí el compromiso del investigador de hablar en un lenguaje lo más explícito posible y más aún, de manifestar las dificultades del lenguaje para engrillar al mundo. Para esto deberá, por un lado, articular un metalenguaje (un lenguaje sobre el lenguaje) que le permita una estricta atención sobre lo que dice y sobre la forma en que los conceptos recortan y configuran la realidad; por el otro, revisar, apropiarse y discutir sobre los mismos términos que circulan en los circuitos científicos. No es extraño encontrar en los proyectos, intrincadas trampas del lenguaje en sus entelequias estéticas. Con ello no se quiere ni negar la complejidad que a menudo requiere el conocimiento ni censurar las posibilidades estéticas que puede tener incluso un paper universitario. Pero el norte del investigador es un problema irresuelto del mundo; intentar dilucidarlo con todos sus alambiques y escribirlo en una dimensión inteligible es su única exigencia. Las preguntas frente a las revisiones finales de un artículo o de un capítulo tienen que volverse no sólo a las correcciones gramaticales o estilísticas sino al potencial comunicativo del trabajo. Su calidad como investigación tiene que considerar sus posibilidades de intercambio y diálogo –debate en el mejor de los casos– y con ello constituirse en interlocutor válido. En fin, rescatar los rasgos más interesantes del conocimiento científico, el de su carácter abierto y racional, y reconocer la base social de su construcción –esto es, prescindir, parafraseando a Marx, de las “robinsonadas”. Con frecuencia se presentan trabajos que caen en distorsiones conceptuales o metodológicas. Una de ellas es el fetiche de autor o de una teoría sobrevalorados que sustenta toda una investigación y al que no se le piden mayores fundamentos acerca de sus argumentos. Determinada fuente se transforma en axioma irrefutable porque lo escribió tal que tiene un gran prestigio en el medio intelectual. Este tipo de recursos es acrítico; este autor, incluso cuando su reputación y trayectoria sean indiscutibles, escribió en una coyuntura determinada, respondiendo a ciertos problemas de su tiempo y de acuerdo a algunas modalidades de su campo intelectual o científico. Lo que se toma de él es un aporte para la investigación que tiene que ser revisado y criticado. Tomar su palabra sin cuestionar estas variables y sobre todo sobrevalorando su autoría de acuerdo a modas académicas –por demás habitual– no agrega posibilidades explicativas al trabajo. Por el contrario; la recurrencia insistente a los mismos nombres de alta circulación en las universidades puede frivolizar la investigación y volver a nuestros encuentros científicos, discusiones sobre autores y no sobre conceptos.

Algo semejante se evidencia cuando el fetiche está puesto en la herramienta metodológica utilizada. Una encuesta, un focus group o una observación participante, por ejemplo, son sólo instrumentos que nos ayudan en nuestra indagación, cuyo fin es que nos aporten datos de calidad a nuestro trabajo. El despliegue técnico excesivo no sólo no aporta a este fin sino que obstaculiza los imperativos de claridad y de pertinencia, cuando no perjudica la interpretación que se espera obtener de la compilación correcta de datos.

Por último, y de acuerdo al panorama creciente de posgrados de nuestra región, es necesario acentuar la generación de trabajos que den respuesta a los problemas de nuestros países, en nuestro caso de la producción de diseño y comunicación en América Latina. En primer lugar para revisar las categorías con las que pensamos, pero también formamos y producimos en un campo creciente y cambiante ¿Acaso es lo mismo investigar el diseño de, por ejemplo, páginas web educativas para niños argentinos, mexicanos o españoles? ¿Los niños de estos países tienen percepciones y relaciones con el mundo lúdico y pedagógico semejantes? ¿Las variables de clase, vínculo con los medios de comunicación y escolarización juegan para explicar el diseño? ¿La producción y el consumo de estos medios se realizan de la misma manera en uno que en otro punto? El diseño no se puede realizar “en abstracto”: es histórico, responde a determinada formación social, productiva, cultural, ¿cuáles son esas condiciones? Preguntas como éstas nos comprometen a volvernos sobre nuestro continente, porque la investigación no sólo tiene la capacidad de explicar sino también, a partir de su circulación, la de tener injerencia sobre nuestras realidades.

Vocabulario relacionado al artículo:

investigación . metodología . reforma de la educación . transformación .

Algunos apuntes acerca de investigación y metodología fue publicado de la página 196 a página197 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

ver detalle e índice del libro