Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº19 >
  4. El dadaísmo y la comunicación gráfica

El dadaísmo y la comunicación gráfica

Baguear, Alejandro; Erades Ferreyra, Paula; Mastandrea, Belén; Robayo, Jaime

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº19

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº19

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación. Proyectos Ganadores.

Año V, Vol. 19, Noviembre 2008, Buenos Aires, Argentina | 129 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

En el siguiente trabajo exploratorio de investigación abordaremos el tema ‘el dadaísmo en la comunicación gráfica’.

EL trabajo está divido en varios capítulos, en dónde desarrollamos en cada uno de ellos los aspectos más importantes de nuestra investigación. Desde los inicios históricos, su relación con la comunicación, los métodos utilizados, hasta el análisis de piezas gráficas dadaístas.
Queremos aportar con este trabajo, un tema de interés para acercar a los estudiantes a al menos un aspecto de la historia
del arte, demostrando cómo los movimientos de ayer influyen hasta el día de hoy.

Conclusión

El movimiento dadaísta se desarrollo en Europa y en los Estados Unidos en la segunda década del siglo XX, con propósito abiertamente opuesto a las concepciones tradicionales del arte y una ideología anti-burguesa, que oscilaba entre el nihilismo y la anarquía.

El dadaísmo se creó como expresión propia de una realidad que en ese momento acontecía, los sucesos de la guerra mundial, los casos de xenofobia, la clase social predominante, entre otros, fueron el puntapié inicial que hicieron que un grupo de artistas se revelara contra todo lo que sucedía. El dadaísmo no se fundamentaba en ningún concepto, siempre fue una protesta, su naturaleza definía a todo lo producido como ‘antiartístico’, eliminó en su totalidad los valores estéticos, centrándose en la experimentación, improvisación y el desorden.

En los capítulos se definió que en el fenómeno de la comunicación, no todo comunica pero si todo significa.

El significado, tal cual como enseña la semiótica, es una producción unilateral y autónoma del individuo ante los estímulos
de su entorno sensible. Todo significa potencialmente para el individuo. Incluso lo que no significa, significa que no significa.
Pero si todo significa, no todo comunica. Porque comunicar es poner en común, o sea compartir, es cuestión de polos
humanos. Uno que concibe, codifica y emite un mensaje y otro que hace el mismo recorrido, pero a la inversa: lo recibe, lo decodifica y lo interpreta.

En la comunicación gráfica tradicional, el mensaje es prefabricado y elaborado cuidadosamente antes de ser emitido.

Las ambigüedades y los ruidos visuales son meticulosamente evitados o suprimidos a favor de un mensaje nítido, de un
juego de significantes inequívocos con lo que se pretende asegurar la correcta transmisión de significados.

En el dadaísmo todo significa. Pero el significado es aquél que el observador le da.

Los artistas dadaístas buscan a través de nuevas técnicas romper con las estructuras dadas por los parámetros de la estética. Con el uso de recursos, creados por ellos, como el fotomontaje y el collage abren la puerta a una nueva forma de comunicar, comunicar sin un mensaje preestablecido, un mensaje sin código. La decodificación la realizará la persona que vea la producción dadaísta de la manera que quiera e interpretará, también, lo que mejor le parezca.

Salvando las distancias temporales hoy en día, la sociedad se encuentra frente a un nuevo paradigma: la pérdida de valores y un desinterés generalizado. Es la era del todo vale, todo es light. Se actúa como se quiere, cuando se quiere y si se quiere. Todos los días, en el mundo, se escribe un nuevo manifiesto dadaísta y con esto resurge su forma de comunicar.

Cuantas veces se esta frente a una publicidad gráfica, propaganda o un simple volante, se observa, se gira, se vuelve a observar: no se entiende. Lo primero que se atina a razonar es: ¿Qué quiere decir? ¿Este dibujo, que es? ...Es lo que el
observador interprete. Las gráficas adjuntadas, sirven como ejemplo. Utilizando técnicas dadaístas (fotomontaje y collage, en su mayoría) son mensajes cargados de ruidos visuales, no hay nitidez. Algunas, inclusive, no tienen ni el nombre de quien transmite el mensaje.

A lo largo de este trabajo, se han desarrollado los conceptos del dadaísmo, la comunicación y la comunicación gráfica.

Se concluyó que, cada vez que se cuestione lo establecido, el dadaísmo se hará presente en el imaginario cultural, utilizando entre otros, lo medios gráficos para expresarse, abriendo camino a nuevos movimientos e interpretaciones, nuevas formas de conocimiento, expresiones y valores.


El dadaísmo y la comunicación gráfica fue publicado de la página 110 a página110 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº19

ver detalle e índice del libro