Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25 >
  4. La utilización de la radio en la Segunda Guerra Mundial

La utilización de la radio en la Segunda Guerra Mundial

Acevedo, Maximiliano

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición III Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2009

Año VI, Vol. 25, Noviembre 2009, Buenos Aires, Argentina | 132 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

“La radio permite una rapidez de comunicación que hace correr la noticia junto al acontecimiento mismo”.

La radio es un aparato eléctrico que recibe señales emitidas por el aire y las transforma en sonidos, estas señales son ondas electromagnéticas y no requieren un medio físico de transporte, por lo que pueden propagarse tanto a través del aire como del espacio vacío.

Una onda de radio se origina cuando una partícula cargada (por ejemplo, un electrón) se excita a una frecuencia situada en la zona de radiofrecuencia (RF) del espectro electromagnético.

Otros tipos de emisiones que caen fuera de la gama de RF son los rayos gamma, los rayos X, los rayos infrarrojos, los rayos ultravioleta y la luz. Cuando la onda de radio actúa sobre un conductor eléctrico (la antena), induce en él un movimiento de la carga eléctrica (corriente eléctrica) que puede ser transformado en señales de audio u otro tipo de señales portadoras de información.

Aunque se emplea la palabra radio, las transmisiones de televisión, radio, radar y telefonía móvil están incluidos en esta clase de emisiones de radiofrecuencia.

En este trabajo se busca mostrar cómo el uso de la radio a lo largo de la historia se relaciona con el poder. De hecho, ya en sus primeros escritos antes de llegar al poder, Hitler escribía que la radio “es un arma terrible en manos de quienes sepan hacer uso de ellas” (Mein Kampf, 1925). Por eso, cuando en 1933 alcanza la cancillería, una de sus primeras preocupaciones es hacerse con el dominio de las ondas. Para ello pone al frente de su Ministerio de Educación Popular y Propaganda, al hábil Joseph Goebbels, que utilizando todo tipo de recursos psicológicos hace de la radio un dócil instrumento de propaganda.

En los años bélicos, las radios alemanas podían retransmitir a través de ondas muy fuertes a distintos sitios de Europa. Así, aprovechando esto, se transmitían duros ataques a las tropas aliadas. Ello ha sido denominado: “guerra psicológica”.

Hitler tenía muy claro que sus ideas no tendrían éxito a no ser que éstas también fueran las ideas de los demás. Así, cuanto más grande fuera el número de personas que pensaran igual a él, más fuerza tendría. El movimiento hitleriano se apoyaba en los grandes grupos de burgueses. Los intereses de estas masas eran bien conocidos por Hitler, quien dejó claro que Alemania tenía la misión de cambiar el mundo. A todo esto se le añadió el crecimiento de unas cuantas corrientes intelectuales reaccionarias.

El Führer pues, aprovechó todas las circunstancias que tenía a su favor y se hizo con el poder absoluto, imponiendo sus ideas a todo el mundo. La radio era uno de sus mejores aliados.

Tenía al Ministro de Propaganda, Goebbels, muy bien enseñado. Y es que éste consideraba la propaganda como un arma de guerra infalible, ya que con esta se ganaban nuevos adeptos para la causa del nacionalsocialismo. En esta línea, muchas eran las técnicas utilizadas por Goebbels. Así, si el discurso era al aire libre, se copiaba de la Iglesia Católica generando el ambiente propicio para la emotividad a través del uso de inciensos, sumidos en la oscuridad con tan solo unas pocas luces encendidas. Si en cambio, la oratoria se daba a través de la radio, se utilizaban medios de persuasión como la música y los distintos cambios de voz y de tono, los cuales llevaban a los oyentes a estar sumamente atentos a lo que se decía. Además, para el führer la constancia y la repetición eran imprescindibles para conseguir el éxito. Por ello, Hitler insistía a los locutores de radio que los contenidos nazis debían estar presentes a cada momento.

Goebbels consideraba la radio imprescindible para su Ministerio.

Este funcionario del gobierno utilizaba los recursos para promover la producción de receptores económicos y tener a su disposición al mayor número de personas posibles. De este modo, se les concedía a las emisoras de radio equipos muy potentes para que sus ondas se extendiera lo más lejos posible, incluso para traspasar las fronteras del país. Por supuesto con ideas nacionalsocialistas; aunque no todo sería ideología nazi. La BBC se convierte pronto en la única emisora aliada que empieza a copiar el modelo alemán. Desde que comienza la guerra las propagandas que son oídas por el mundo entero, consiguen una influencia tal que varias emisoras empiezan a copiar su estilo.

Volviendo a Alemania, durante la ocupación de Francia, los nazis llevaron a cabo una propaganda de lo más eficaz para salirse con la suya. Así, se sirvieron de la radio para conseguir sus objetivos bélicos. Trasladaron a Francia dos transistores y los montaron como si fueran emisoras francesas. A través de sus mensajes por la radio comunicaban a los ciudadanos que fueran a las áreas más seguras, en las que no estaban los soldados alemanes. Esta, pues, era la manera que tenían los alemanes de evitar el colapso en las vías que necesitaban para avanzar lo más rápidamente posible.

La propaganda nazi era llevada a cabo apelando siempre al sentimiento nacional alemán. Se hablaba directamente al corazón, buscando la empatía emocional y alejarse lo más posible de lo racional. Sobre ello, el mismo führer decía: “hay que reducir tanto más el nivel intelectual de la propaganda cuanto mayor es la masa de hombres a los que se quiere llegar”.

Cuando Hitler hablaba de sus obsesiones por la raza y la sangre, el pueblo estaba totalmente fanatizado. A él sólo le preocupaba sobreexcitar a la gente para salirse con la suya. Le interesaba engendrar un odio fuerte. Por otro lado, las ideas antisemitas eran retransmitidas con una brutalidad total. Y es que Hitler, siempre hablaba de violencia, y lo hacía de forma totalmente positiva. Como si destrozar vidas fuese lo más maravilloso del mundo. Así, el führer declaró: “la primera de las condiciones para el éxito consiste únicamente en la aplicación perpetuamente uniforme de la violencia”.

De este modo, los mensajes eran infundados a través de un arma infalible: el miedo. Éste siempre era originado por los nazis, los cuales no dejaban de amenazar a la población a través de continuas alusiones al ejército y a la fuerza animal.

Otra característica esencial de la propaganda hitleriana era crear una imagen muy concreta del führer, basada en una concepción del héroe nacional. De esta manera se lograba tener a las masas en una especie de esclavitud psicológica. En su obra Mein Kampf (Mi Lucha) Hitler dejó bien claro que “la propaganda política es el arte esencial de guiar políticamente a las grandes masas”. Además, durante el congreso de Nuremberg, en 1936, declaró: “la propaganda nos ha llevado hasta el poder, la propaganda nos ha permitido conservar desde entonces el poder. También la propaganda nos concederá la posibilidad de conquistar el mundo”.

La radio era un factor clave en la Segunda Guerra Mundial ya que proporcionaba informaciones que estaban sometidas a censuras en la mayoría de los países beligerantes. Asimismo las emisiones extranjeras eran muy buscadas por los habitantes de los países en guerra, sobre todo en programas en su misma lengua. Cada estado difundía informaciones en la lengua de sus enemigos para no sólo informarlos, sino echar por tierra la moral de la población. Cuando la mayor parte del continente europeo fue ocupada por los alemanes, escuchar la radio inglesa fue a menudo la primera forma de resistencia.

También fue por radio que más tarde se establecieron los contactos entre los resistentes y las fuerzas aliadas. De manera que este medio de comunicación desempeñó un papel fundamental en la estrategia.

La radio ante todo fue un arma psicológica, no sólo por sus emisiones de información sino también por la intoxicación producida a sus adversarios. Ese fue el papel de las radios negras que ocultaban su origen para intoxicar a la opinión de los países enemigos. También contribuyó, en algunos casos, a la finalización del conflicto. Por ejemplo en 1943 en Italia la radio fue utilizada para hacer ganar Malta por los barcos italianos.

O en Japón, en donde el emperador tomó la palabra para anunciar la capitulación en 1945.

En el año 1941 Alemania contaba con 16 millones de aparatos receptores, de modo que la radio resultaba el principal instrumento utilizado por Goebbels para mantener el “frente interno” y para desarrollar la devoción a Hitler. Se lo utilizaba no solo para el adoctrinamiento del país, sino también para la guerra más allá de las fronteras propias. El contenido de las emisiones era propagandístico. De hecho en 1939, el Ministerio de Propaganda prohibió a todo el país la escucha de cualquier emisora extranjera.

En cuanto a los puntos de vista de los autores podemos pensar que en la Segunda Guerra Mundial la radio no era utilizada para investigar la sociedad humana en términos de valores, como afirma Laswell; sino que se utilizaba para falsear y transformar la información tonel exclusivo a fin de enardecer los ánimos populares y convencer a las personas de la superioridad de la raza aria y del uso de la violencia para imponerla.

En lo que concuerda el uso de la radio en este período con el pensamiento de Laswell es en que, la radio en ese entonces, al igual que ahora, facilita información acerca de lo que está haciendo la otra elite o gobierno. Lo más seguro es que Hitler haya recurrido a la vigilancia secreta por el miedo a que los canales de información que él utilizaba fueran controlados por otros, con el fin de retener y deformar los mensajes.

Hitler, al igual que Laswell concuerdan en que la radio es un poder muy grande en manos de quien lo maneja, y si se lo utiliza bien se puede convencer acerca de ideologías y posturas a la sociedad casi en su totalidad. Eso fue lo que puso en práctica Hitler, quien se ocupó de convencer a la población de que cambiaría al mundo y de que existían razas inferiores a otras. Convenció a una gran masa de seguidores y ya nada lo detuvo. La eficacia del mensaje ya estaba dada y dejó de depender de las posibilidades de juicio racional de las personas.

Tal como lo dice Laswell el proceso de comunicación en la sociedad vigila al entorno, revela amenazas y oportunidades y es un gran medio para influenciar, lo cual en la Segunda Guerra Mundial quedó a la vista.

Shannon y Weaver a diferencia de Laswell ven a la comunicación como la transferencia de un mensaje bajo la forma de señal, desde una fuente de información, y por medio de un emisor y un receptor. En la Segunda Guerra Mundial la radio era utilizada de esta manera, Hitler era el emisor o el que elegía qué mensaje se emitía, y éste iba dirigido a un receptor, en este caso la sociedad. En el modelo de comunicación de Shannon y Weaver surge más tarde la devolución del mensaje, el intercambio de roles entre el emisor y receptor, el llamado feedback, el cual en esta época, y con Hitler como “emisor” no aparecía. Por el contrario la sociedad acataba las propuestas dichas por medio de la radio, sobre todo sabiendo quien era el emisor o de parte de quien venía. Sino se tenían que atener a las consecuencias. En este contexto, sin feedback, la comunicación sigue siendo esto y no interacción, tal como pasa en el modelo técnico de comunicación.

Por último, los conceptos de la Teoría Crítica plantean que está todo prefijado y que se trabaja para el sistema. Vinculando estas ideas al trabajo, podemos pensar que la sociedad se tenía que adaptar al Estado, hacer lo que se le decía, sin permitir la posibilidad del razonamiento o la discusión. La persona que se quedaba fuera del sistema en este periodo histórico se lo consideraba una amenaza. Es importante tener en cuenta que la Segunda Guerra Mundial afectó en gran parte a los creadores de esta teoría, ya que con la toma de poder por parte de Hitler despidieron a Max Horkheimer, y con él, a todos los miembros fundadores judíos del instituto. Los eruditos de la teoría (Adorno-Horkheimer-Marcuse) planteaban que el potencial emancipador de la ciencia y de la técnica se debe dedicar a beneficiar la reproducción del sistema de dominación y sometimiento. La utilización que le daba Hitler a la radio y lo que generaba con ésta, se vincula con el concepto de alienación, ya que en esa época gran parte de la sociedad vivía una vida prestada, una vida impuesta por el gobierno.

Conclusión Durante la Segunda Guerra Mundial, la radiodifusión había mostrado su superioridad por sobre la prensa escrita, la cual estaba más sometida a la censura. Incluso la radio ignoraba fronteras y tomó, al igual que la guerra, dimensiones mundiales.

Se puede observar mediante este trabajo, que el modo de utilización de este medio masivo de comunicación en algunos puntos discrepa con Laswell y en otros concuerda como los mencionados en el análisis.

Comparando la situación comunicacional de la época con el modelo técnico de Shannon y Weaver, se puede resaltar que los dos utilizaron en algún momento un sistema de comunicación unidireccional; y a pesar de que eran diferentes épocas la estructura del esquema de comunicación era el mismo.

La teoría crítica revela un modo de vida sistemático y general, pero no lo hace del modo estricto y terminal como se daba en la época de la Segunda Guerra Mundial bajo el mando de Hitler.

Bibliografía

La radio en la segunda guerra mundial. Disponible en: http://mundoradio.portalmundos.com

- La radio en la segunda guerra mundial. Disponible en: http://grafelbergnoticias.blogspot.es

Definición de radio. Disponible en: http://es.thefreedictionary.com


La utilización de la radio en la Segunda Guerra Mundial fue publicado de la página 89 a página91 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

ver detalle e índice del libro