1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. El color en el diseño oriental

El color en el diseño oriental

Pappier, Andrea

Usos y significados en el barrio chino de buenos aires

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Las metrópolis contemporáneas constituyen los espacios representativos del encuentro multiétnico, generando constantemente nuevas imágenes e imaginarios.

Buenos Aires no es la excepción, destacándose en las últimas décadas la inmigración asiática tanto de coreanos como de chinos. En este trabajo1 nos referiremos a la comunidad china y su inserción en el barrio de Belgrano, analizando de qué manera modifican el paisaje gráfico del sitio con las imágenes de su propia cultura oriental.

Ubicado en las calles Arribeños y Montañeses entre Olazábal, Mendoza y Juramento, este pequeño “Chinatown” manifiesta a través de su iconografía y cromaticidad su identidad cultural, tanto de sus habitantes provenientes de China Continental y de Taiwán -como así también en menor medida de japoneses y tailandeses- y los fenómenos de interculturalidad que allí se producen. Tomaremos como eje de estudio el color en el diseño oriental, por constituir un signo comunicador de valores políticos, religiosos, estéticos y sociales propios de determinada comunidad.

La civilización china ha sido desde sus inicios más remotos muy consciente del color y su potencial tanto expresivo como simbólico. Esto se manifiesta en los mitos, en la religión, en el arte, en la política y en la ciencia. Tanto estética como intraestéticamente es permanente en esta cultura la referencia al color. Desde el siglo VII A.C que se conocían y se denominaban como tales los cinco colores básicos: Rojo, amarillo, azul, blanco y negro; estableciéndose correspondencias con las estaciones, los puntos cardinales, los materiales, órganos, sabores y los cinco planetas conocidos hasta entonces. La referencia a los cinco colores está presente en los escritos compilados por Confucio (siglo V ac) en el Libro de los Ritos como así también en el Tao Te Ching de Lao Tzu, es decir en las dos grandes vertientes del pensamiento chino de la Antigüedad: El confucianismo y el taoísmo. En las artes, los cinco colores también tienen su significación. Tal es el caso del maquillaje de la ópera tradicional china y su codificación de acuerdo a la caracterización de los personajes.

En la pintura, el uso del color distingue las escuelas del Norte de las del Sur. Mientras que en la Escuela del N fue utilizado con fines decorativos y realistas, en la del Sur el color se situaba en un segundo término ya que lo fundamental no eran las formas sino transmitir los sentimientos del artista frente a la naturaleza. Se utilizaba el pincel y la tinta predominando el blanco y negro. Esta distinción es de carácter filosófico. Los letrados consideraban con cierta desconfianza el color, como un elemento secundario, resultante de los cambios del Ying y del Yang. Por ello señalaban que había que usar los pigmentos con moderación.

El “Barrio chino” constituye un microcosmos en el que están representados todos los aspectos de esta cultura en sus fachadas, vidrieras y objetos en los cuales el color constituye un relevante signo de identidad.

Sólo unas pocas cuadras, la calle Arribeños desde la Estación Belgrano C hasta la calle Olazábal, la calles Mendoza y Montañeses son suficientemente representativas para transportarnos a oriente sin movernos de Buenos Aires.

El colorido en las fachadas pintadas en rojo, amarillo, rosa y la dupla blanco-negro; los faroles de papel en las veredas, los dragones, los estandartes, las tipografías, los posters y las figuras pegadas en las ventanas de las vidrieras, transforman el barrio conviviendo interculturalmente con el paisaje típico de esta zona porteña .

Los sábados y domingos las calles se transforman, son los días de compras de la comunidad china y también japonesa, vienen de distintos puntos de la ciudad a proveerse de alimentos, como así también de videos y revistas en idioma original. Si bien predominan los supermercados y restaurants, podemos observar además de las instituciones educativas y religiosas de la comunidad, locales de todos los rubros. El paisaje comercial urbano está en constante mutación. La arquitectura es la típica de esta zona de Belgrano, no la modifican constructivamente, le confieren identidad cultural con la impronta del color y la gráfica, resignificándolo estética y semióticamente.

Si bien “los cinco colores” tienen sus significados y están presentes en los productos y piezas gráficas chinas, sin duda el color principal que representa a esta cultura es el rojo: El color del imperio (alternado con el amarillo, color emblemático del primer emperador), el color que representa la felicidad y la protección frente a lo maligno: Fu (suerte) y Xi (felicidad).

Está presente en el barrio en los carteles, en los faroles de papel, en los trajes de las estatuillas que representan a los novios, en la caligrafía de las vidrieras y algunas fachadas y carpinterías que también están pintadas de este color. Los adornos en macramé, los sobres que se regalan en año nuevo, las figuras de recortes de papel para atraer la buena suerte son rojos. Los carteles de los “dioses de la Puerta” en rojo y dorado protegen la entrada de algunos restaurants, al igual que el pa-kua, espejo convexo que espanta los malos espíritus.

Pero sin duda las imágenes que se destacan como signos de identidad de la cultura china en el paisaje urbano son las del dragón y del ying-yang. El dragón es una imagen que inspira profundo respeto en los chinos, es símbolo de poder, dado que fue el emblema dinástico por excelencia, pero también de protección y buena suerte. La “danza del dragón” era ya un acto popular en los festejos del año nuevo desde la época de la dinastía Sung (960-1279 A.C) y se sigue realizando en nuestros días. Todas las casas y comercios del barrio pegan sus carteles rojos con poemas inscriptos en letras doradas, alusivos a esta fecha, una tradición de siglos que también se observa en este barrio.

El ícono del Ying-Yang es la otra imagen de profundos significados para esta cultura y lo podemos observar en marquesinas, fachadas y objetos de las vidrieras, sobre todo en los locales de medicina tradicional china y en tiendas de objetos de feng-shui. Ying y Yang es un concepto fundamental en la filosofía taoísta. La imagen comparte dos colores (blanco-negro o blanco-rojo) representando ambas fuerzas, pero hay un punto del Yin en el área del Yang y viceversa, simbolizando que tal como sucede en la naturaleza, ambas se alteran e interactúan y provocando constantes cambios. Sol (Yang) y luna (Yin), lo brillante (Yang) y lo oscuro (Yin), la tierra (Yang) y el agua (Yang), lo masculino (Yang) y lo femenino (Yin), el dragón (Yang) y el tigre (Yin) son algunos ejemplos de la oposición de estas fuerzas.

En el presente trabajo analizaremos la impronta del color en el diseño de las fachadas, carteles, vidrieras e impresos del barrio chino con ejemplos bajo una óptica interdisciplinar, conjugando la antropología, la estética y la semiótica cultural.

Notas 1. Parte de la Tesis en curso del Magíster en Estética y teoría de las Artes, Facultad de Bellas Artes UNLP de Andrea Pappier: “El paisaje del barrio chino de Belgrano como texto intercultural. Un análisis estético y semiótico”. Director de Tesis: Dr. Arq. Fernando Aliata, UNLP/ CONICET. Codirector: Arq. José Luis Caivano. UBA/ CONICET * Arquitecta, Facultad de Bellas Artes, Universidad Nacional de La Plata; Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, Universidad de Buenos Aires.


El color en el diseño oriental fue publicado de la página 45 a página47 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro