1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. La responsabilidad social y la enseñanza del diseño gráfico

La responsabilidad social y la enseñanza del diseño gráfico

Moreno de las Casas, Candelaria

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

No basta solo tener buenas ideas para cambiar el mundo sino llevarlas a cabo de una manera práctica y eficiente.

Para todos los que estamos hoy en día en el mundo de la educación es un reto el formar diseñadores que tengan claro el rol que les toca cumplir dentro de la sociedad.

Es una labor que no es fácil si consideramos que vivimos en un mundo cada vez más globalizado y, donde las personas se van sintiendo menos identificadas con su medio inmediato y más parte de un mundo que es físicamente lejano. Esto se torna más difícil aún en los países latinos donde la mayoría de las veces nos hemos querido parecer a “alguien” sin mirar a nuestro alrededor todo lo que tenemos para sentirnos orgullosos de donde provenimos.

Considero muy importante que los jóvenes conozcan de cerca la realidad de la sociedad donde se desarrollan, para así poder entender lo que sucede, por qué sucede y cómo se puede contribuir a que algunas situaciones cambien.

El Diseño Gráfico es una profesión de comunicación visual, por lo tanto es una herramienta muy útil y fundamental en la educación de una sociedad. La manera de transmitir mensajes puede ayudar a resolver de un mejor modo diferentes tipos de problemas tales como salud, valores, solidaridad, identidad, como muchos otros.

Es por esto que desde el año 1998, el Instituto Toulouse- Lautrec instauró el TRAE (Trabajo real aplicado a empresas) como parte de su metodología de enseñanza.

¿En qué consiste el TRAE? El TRAE consiste en hacer un convenio con una institución u organización sin fines de lucro que tenga como objetivo la mejora de la sociedad peruana. Por lo general, la mayoría de este tipo de instituciones no cuenta con muchos fondos para realizar sus labores y menos aún para hacer uso del diseño para sus actividades. El Instituto los apoya a través de nuestros alumnos quienes realizan los trabajos que la institución u organización requieren, debiendo previamente investigar sobre el problema a resolver. Entre los temas ya trabajados tenemos: La violencia familiar, niños en abandono, recuperación de técnicas prehispánicas para la artesanía, revaloración de instrumentos musicales peruanos, revaloración de productos peruanos, cáncer en los niños, maltrato a los animales, cuidar el ornato, la falta de identidad peruana, ecología y protección del medio ambiente, promoción de valores, recuperación de lugares turísticos, prevención del sida, educación sexual, revaloración de nuestro patrimonio.

Trabajos elaborados con un alto impacto en el sector social al que se dirigieron.

Al entrar en contacto con el tema a tratar, el alumno muchas veces conoce de cerca temas que desconocía o que conocía de lejos, se sensibiliza y se compromete con el proyecto y es por eso que trae tan buenos resultados.

Esto no solo aporta a la institución, a la sociedad sino que aporta grandemente en el desarrollo personal y profesional del alumno ya que lo enriquece personalmente y profesionalmente permitiéndole experimentar el contacto con un cliente real, tener que ajustarse a sus necesidades, resolviendo su problema de una manera profesional y además, tener dentro de su portafolio proyectos en ejecución, lo cual es ampliamente ventajoso.

El alumno que tiene la oportunidad de experimentar esta metodología ya no es el mismo, se transforma porque identifica que dentro de su carrera puede aportar a la sociedad en que se desarrolla de una manera activa.

Conoce de cerca lo que sucede a su alrededor, en su país, se identifica con él y va siendo conciente del rol que le toca cumplir para poder vivir en una sociedad mejor.

La institución u organización que recibe la ayuda valoriza la labor y función del diseñador ya que lo ayuda a alcanzar sus objetivos de una manera más directa, más rápida y eficaz.

El instituto se beneficia formando líderes creativos e innovadores con un sentido crítico y de responsabilidad social quienes sabrán cumplir a cabalidad con su rol dentro de la sociedad.

Dentro de mi labor docente comparto esta experiencia enriquecedora porque además de los beneficios ya mencionados permite al alumno crecer como persona y desarrollarse como profesional teniendo la oportunidad, antes de terminar la carrera, de enfrentarse ante diferentes tipos de clientes, manejar diferentes lenguajes, brindando soluciones efectivas ante los distintos problemas a los cuales se enfrenta.


La responsabilidad social y la enseñanza del diseño gráfico fue publicado de la página 80 a página81 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro