1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. Método y diseño

Método y diseño

Sánchez Ramos, María Eugenia

Alternativas creativas en la actividad proyectual

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El diseño como disciplina debe de acreditar sus fundamentos racionales refiriéndose a los principios ontológicos en que descansa y condiciones de conocimiento que lo determinan como objeto de estudio. Es entonces cuando se observa la necesidad de métodos que sirven de puente entre los principios del hacer y el conocer con las características especificas de la materia.

La carente investigación en la disciplina es consecuencia de que el profesional del diseño no evolucione a la par de la técnica y la tecnología en términos mundiales y que dependa de la economía de un país para su desarrollo, es decir aunque no pudiese aplicarse determinada tecnología en un país con rezago económico no impide que el diseñador se actualice conceptualmente y provea al país con alternativas que ayuden a la superación del mismo.

En el campo de los métodos del diseño, nos encontramos con la falta de una metodología que estudie la adecuación entre los métodos específicos, los principios endógenos y exógenos que conforman al diseño, los objetivos que persigue y los medios para alcanzarlos. Es a través de la metodología que se podrá evaluar los métodos existentes, esto nos lleva a investigar otro factor determinante: La carencia de la teoría de diseño que ha obligado a establecer ciertos paradigmas que en su momento han sido tomados como teorías y han guiado la actividad proyectual y su método de enseñanza.

Es imperiosa la necesidad de una herramienta intelectual que ofrezca la posibilidad de cierto orden y permita explicar la complejidad de la actividad proyectual. Esta situación ha convertido el medio en fin y se han estructurado planes de estudio cuya estructura es el mismo método que se quiere enseñar, limitando la reflexión y exploración de otras posibilidades tanto en el ordenamiento de factores y la síntesis formal.

Del trabajo artesanal al diseño El diseño en sí contiene aspectos fundamentales inevitablemente controvertidos, en virtud de que, en estricto apego a las teorías y los modelos metodológicos, no existe alguno en el cual el diseño gráfico pueda sustentarse completamente. Sin embargo existen personas llevadas por su prurito profesional, quienes consideran que todos los seres humanos son diseñadores. Ellas entienden al diseño “como todo esfuerzo consciente para establecer un orden significativo”,1 en cuyo caso afirman que el hombre siempre ha diseñado a lo largo de la historia. Lo cierto es que el ser humano es un transformador del ambiente debido a las necesidades que lo impulsan a desarrollar las primeras manifestaciones culturales, con las cuales transformó su relación con la naturaleza.

Conocimiento y método El diseño exige ser conformado de una manera distinta mediante el análisis de factores determinantes de la forma. Es decir, los métodos intuitivos y esquemáticos resultan insuficientes y condenados al fracaso.

“Diseñar es una actividad realizable en sistemas sociales, por lo que implica el conocimiento de las necesidades que en ellos se generen. El diseño es, por tanto, una disciplina proyectual que se orienta hacia la resolución de problemas que el hombre se plantea en su continuo proceso de adaptación, según necesidades físicas y espirituales.”2 La metodología, como el diseño mismo, abarca un ámbito extenso, un conjunto de disciplinas en los que lo fundamental es la concepción y el desarrollo de proyectos que permitan prever como tendrán que ser las cosas, y al mismo tiempo idear instrumentos adecuados a los objetivos preestablecidos. Debido a esto, la metodología del diseño integra conjuntos de indicaciones y prescripciones para la solución de problemas derivados del diseño; ella determina la secuencia de acciones más adecuada, su contenido y procedimientos específicos.

Las proposiciones metodológicas no tienen un fin en sí mismas, conservan el carácter de instrumentos intelectuales de la metodología general. Por ello, no han de confundirse los métodos de diseño con recetarios o rutinas rígidas cuya aplicación, de seguirse escrupulosamente, garantizará resultados óptimos. Los métodos de diseño implican conocimientos técnicos que han de adoptarse según las circunstancias y los fines.

“La metodología es, en consecuencia, la técnica del método, que es el camino que conduce al conocimiento, expresa al producto más acabado que la lógica elabora y su culminación sistemática, teniendo como único medio la capacidad de abstracción.”3 La importancia de la investigación para la metodología del diseño se detecta en una fase previa, obligada en todo acto creativo a asimilar datos básicos que faciliten el conocimiento sobre la esencia, el comportamiento y las posibilidades de todo lo que se encuentra implicado en esta área operativa. Para conocer un objeto es preciso estudiar todas sus facetas, todas sus relaciones; esto exige universalidad. Así, a pesar de no llegar a conocerla en su totalidad, el investigador deberá hacer todo lo posible para su determinación operativa.

La idea de incorporar a la práctica del diseño disciplinas científicas es impulsada desde principios del siglo pasado. Surgió esta nueva perspectiva en una época en que se experimentaba la etapa pre-científica del diseño basada en procedimientos figurativos emocionales.

Los métodos y procedimientos de que dispone actualmente el diseñador se deben sobre todo a las presiones económicas que obligan a la racionalización de sus procesos, tanto para el mercado como para la publicidad.

Tal parece que en realidad los métodos se convierten en herramientas para justificar una solución más que en el medio para llegar a ella. Esto ha generado que las proposiciones de modelos para conocer, recopilar, ordenar, comparar, proyectar, etc. sean numerosas y en su mayoría carezcan de fundamento conceptual teóricamente apropiado.

El método del diseño debe estar basado en estructuras lógicas unidas a las facultades creativas. El intelecto no es antagónico a la intención expresiva ni a la capacidad creadora, sino complementario. La sistematización es útil en el campo del diseño para evitar acciones arbitrarias e incongruentes en el desarrollo intuitivo.

El análisis del problema es, necesariamente, el punto de partida, ya que comprende la interrelación de las partes que lo componen. El diseño no es ajeno a las contradicciones que tengan lugar en la sociedad ni está exento de sus consecuencias ideológicas. Es importante reconocer que el método debe adecuarse a las condiciones particulares de cada problema y no al contrario, pues cada objeto de diseño posee un conjunto de posibilidades de pertinencia variada y en ocasiones complejas.

Podemos concluir que la importancia de generar métodos radica en: Permitir que el diseñador pueda sentirse libre para concentrarse en solo una parte pequeña del problema, posibilitar que tenga medios para comunicar la esencia de sus imágenes mentales, facilitar sus posibilidades de realizar juicios rápidos de factibilidad de detalles críticos, y permitir realizar juicios con suficiente objetividad.

Notas 1. Diccionario Larousse, Santillana, 1998, p. 170.

2. Vilchis, Luz del Carmen. Metodología para el diseño, UNAM, 1998.

3. Íbidem.

Bibliografía Association of Dutch Designer BNO. Grafisch Ontwerp. Bis Publishers, Amsterdam, 2000.

- Nieuwe Media. Bis Publishers, Amsterdam, 2000. Bernhard, Bördek. Design. Buchverlag, Köln Dumont, 1991.

- Die Geschichte. Praxis und Theorie aus Produktgestaltung. Buchverlag. Köln Dumont, 1998.

Gert, Selle. Die Geschichte des Design in Deutschland von 1870 bis heute. Köln: Dumont. Köln, 1978.

Gregory, S. A. Die Methode. University of Aston Birgimghan, 1992.

Heuffe, Thomas. Design Schnellkurs. Buchverlag. Köln Dumont, 1995.

Hurburt, Allen. The Design concept. Watson-Guptill. New York, 1999.

Vilchis, Luz del Carmen. Comunicación gráfica. ENAP, México, D.F., 1999.

- Metodología del diseño. ENAP, México, D.F., 1999. Warren K., Wake. Design Paradigms. Watson-Guptill, New York, 1981.

Rodríguez Morales, Luis. Teoría del diseño. UAM. México, D.F., 1998


Método y diseño fue publicado de la página 149 a página151 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro