1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. Ciudad Recreada

Ciudad Recreada

Sanín Santamaría, Juan Diego

Apropiaciones del espacio público

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La ciudad es representada generalmente a través del mapa, éste es un registro gráfico que a partir de elementos cuantitativos pretende mostrar cómo es la ciudad en su composición física. Dentro de estas formas de representación el espacio público es considerado como un espacio de tránsito, en el que la calle se concibe como un soporte para ir de un lugar a otro; espacio que, a la vez que es de todos, no pertenece a nadie y que bien puede ser entendido como un no-lugar. Estas formas de representación tradicional no logran dar cuenta de cómo la ciudad es vivida, es decir, de cómo el espacio construido deviene en espacio vivido, no a través de cómo “la ciudad está hecha”, sino de “lo que la gente hace en ella”.

A través de las “Apropiaciones del Espacio Público” que se presentan en la investigación “Ciudad Recreada”, se trata de mostrar a través de la cultura material urbana, y en especial por medio de los llamados “artefactos urbanos adaptativos”, las diferentes situaciones que tienen lugar en el espacio público que reflejan los estilos de vida urbanos y las formas en que la calle es apropiada por los ciudadanos, quienes configuran en su superficie diferentes formas de territorios.

La investigación se desarrolla a través de cuatro capítulos que contemplan una hipótesis de partida, un marco conceptual, la presentación de un modelo de análisis, y finalmente un trabajo de campo realizado sobre estudios de casos particulares.

El resultado de esta investigación es una clasificación de “objetos espontáneos” que muestran diferentes formas de adaptación urbana, realizadas con el fin de ajustar el espacio público a situaciones laborales, lúdicas, comerciales y domésticas. Es decir, artefactos construidos muchas veces por las mismas personas que los usan, que permiten que en la calle se trabaje, se juegue, se venda y se viva.

A partir de la distinción que ha establecido la antropología urbana entre una ciudad concebida y una ciudad practicada1, la investigación parte de un interrogante que cuestiona sobre los diferentes modos de representación de esas dos dimensiones de la ciudad, y en concreto de la posibilidad de representar la primera a través de elementos cuantitativos que son graficados en un mapa, y la segunda a través de marcas cualitativas que son las que configuran sobre el entorno físico diferentes territorios. Y se parte de la hipótesis de que a través de la cultura material urbana, es decir de los objetos que materializan las dinámicas socioculturales que tienen lugar en la calle, se pueden representar esas cualidades que cargan de sentido el espacio público de las ciudades y que convierten lugares de paso en territorios.

El marco teórico de la investigación -desarrollado en el segundo capítulo- se centra en el concepto de territorio desde la óptica que lo presentan Deleuze y Guattari2, y al que se refieren como un producto de la territorialización, es decir, del acto a través del cual un individuo reclama un espacio determinado como propio implementando diferentes estrategias de comportamiento.

En la territorialización los elementos del medio son convertidos en materias de expresión de esa territorialidad.

De manera similar, sobre el espacio público, diferentes elementos son integrados y articulados para formar artefactos que se convierten en marcas que reflejan las situaciones que allí tienen lugar. Los territorios urbanos en este sentido están constituidos por objetos que reflejan las cualidades de un lugar, en marcas que indican quién habita esos lugares, qué hace en ellos y cómo lo hace.

En el tercer capítulo, a través de un modelo de análisis morfológico se estudian una serie de objetos considerados “artefactos urbanos adaptativos” por su propiedad de territorializar el espacio público y de ajustarlo para que ciertas situaciones tengan lugar en él. Cada uno de estos objetos es analizado desde aspectos que permiten definir qué tipo de apropiación es la que generan, a partir de: Cómo y con qué están hechos; para qué sirven y cómo funcionan; qué significan y qué siente la gente por ellos. Para finalmente proponer por medio del análisis cuatro tipologías de objetos: Laborales, lúdicos, domésticos y comerciales.

Finalmente en el cuarto capítulo a través de diferentes estudios de caso se caracterizan las tipologías propuestas desde los rasgos funcionales, comunicativos y productivos de los objetos más representativos de cada una. Mostrando en cada caso los diferentes aspectos de la cultura urbana que quedan materializados en estos artefactos. La conclusión a la que se llega es que estos objetos logran materializar rasgos importantes de la cultura urbana y en especial de los saberes técnicos y conceptuales de la llamada cultura popular.

Notas 1. Al respecto: Manuel Delgado. El animal público. Y Disoluciones urbanas.

2. Gilles Deleuze y Félix Guattari. Del ritornelo. En: Mil Mesetas.


Ciudad Recreada fue publicado de la página 161 a página162 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro