1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. Forma espontánea

Forma espontánea

Patiño Mazo, Ever

Subtítulo: Métodos experimentales de búsqueda formal

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Como menciona Christopher Alexander el objetivo del diseño por simple que parezca es la forma, la forma no es más que fuerzas en equilibrio actuando en la materia, al respecto Christian Weiss hace tres siglos opinaba: “Toda forma natural, resulta de una combinación de atracciones y repulsiones entre los componentes básicos de la materia. Su razonamiento era sencillo: Si solo existieran fuerzas atrayentes, toda la materia se condensaría en un solo punto” (Stewart, Ian. Golobitsky, Martin.

1995). Esta materia está en una estructura espacial, la cual por ningún motivo representa el vacío, la nada o vacuidad para el objeto del diseño es paradójicamente nada, no existe, lo que sí existe es una estructura espacial con propiedades físicas que influencian y permiten que la forma exista.

Desde esta premisa, y teniendo en cuenta las características y propiedades de la forma física, la línea de investigación en Morfología Experimental ha desarrollado métodos y técnicas de búsqueda formal que se pueden insertar en una metodología sistémica y convencional de diseño. Son diversos los procesos productivos, conceptuales, y metodológicos para encaminar el problema de diseño. Los métodos propuestos, justifican técnicas experimentales de formalización y fabricación de objetos, las cuales podrán ser tomadas como base para un proyecto de diseño contemporáneo en donde la forma encuentra su equilibrio por acción de las fuerzas y la “intuición” actuando sobre ella. Tomando la experimentación, como un método fundamentado, que requiere bases teóricas firmes para su elaboración: Identificación del objeto de estudio, definición de variables a las que va a estar sometido el objeto, y las cuales deben estar dominadas por el investigador, y por último análisis del resultado de estos estímulos actuando sobre el objeto. Esto quiere decir que el objeto de estudio es en unos casos la forma, en otros el objeto, las variables son las fuerzas o potenciales físicos básicos, y el resultado es la forma espontánea que ha sido optimizada en el proceso de experimentación.

En el Instituto de Estructuras Ligeras Alemán, el arquitecto Frei Otto desarrolló a partir de estos mismos principios, métodos de exploración formal para el diseño de cubiertas arquitectónicas, y los llamó búsqueda objetiva de la forma (Finding Form). La premisa de Otto era sencilla, la forma existe gracias a la relación existente entre la masa y las fuerzas. Estas fuerzas, como la gravedad, la tensión superficial, y la presión atmosférica son en primera instancia las restricciones que pone el espacio para que la materia pueda existir, lo que significa que el objeto o la construcción, en el proyecto arquitectónico, también esta condicionado a esta estructura de funcionamiento que se le dio al espacio, desde el momento mismo en el que empezó a existir.

La labor de Otto fue sistematizar y bautizar métodos y técnicas que ya otros arquitectos e ingenieros habían intuido y utilizado. Cabe mencionar a Gaudí y a su obra magna inacabada, la Sagrada Familia. Para su cálculo, Gaudí no perdió tiempo trazando en un plano las vigas y las columnas, es más, muchos arquitectos han mencionado su incapacidad para dibujar los planos de la Sagrada Familia. Lo que hizo fue construir con hilos delgados las columnas, vigas y arcos que había supuesto como suficientes para sostener su obra, y los dejó colgar, lo que pasó fue que al dejar que actuara la gravedad sobre esto hilos, los arcos se convirtieron en catenarias, forma frecuente en la construcción natural, que debe su morfología a que cada sección de la curva esta siendo halada por la fuerza de gravedad. Lo interesante de estas catenarias en que se convirtieron sus arcos al estar al revés, es que al invertirlos nuevamente, luego de haberlos rigidizado, éstas anti catenarias mejoraron considerablemente las propiedades del sistema estructural, ahora los arcos distribuían de manera eficiente los esfuerzos a que estaba sometida la estructura. En conclusión, a partir de la construcción natural, la fuerza de gravedad y de la elaboración del modelo físico, Gaudí logró optimizar sus recursos, utilizó el mínimo de material para sostener su iglesia, y resaltó la apariencia estética final de su obra semi-terminada.

“El proyectista se puede dejar guiar por su intuición e imaginación, sin estar atado a muchas de las cuestiones prácticas, físicas o analíticas, pero conociendo la lógica mecánica y las formas y posibilidades que de ello se derivan, o sea dominando la manipulación de formas estructurales genuinas. Este saber le permitirá mirar más allá de los límites de las múltiples construcciones ya probadas y derivar nuevas formas no convencionales.” (Engel, Heino, 2001) Los métodos experimentales de búsqueda formal, propuestos por la línea de investigación, toman en primera instancia las experiencias de Otto, Gaudí, e Isler, para luego ser traducidas y adaptadas al proyecto que nos compete, fundamentando nuevas técnicas de exploración y materialización. La síntesis creativa estaría dada, en este tipo de métodos que vinculan la construcción y experimentación como una experiencia vivida, manipulable, transformable, en donde las posibilidades del material y de la forma estarán descubriéndose directamente. Son elementos determinantes en la optimización de cualquier construcción, todas esas técnicas, conceptos y referentes vuelven eficiente la búsqueda de la geometría que da como resultado la forma como tal. Las geometrías adecuadas, el origen de la forma, las diferencias entre el crecimiento natural y la construcción artificial de la forma, son temas que se profundizaron para poder dilucidar estos esquemas proyectuales.

En conclusión, el espacio circundante también está en movimiento, modifica la forma, la agrede, el ejemplo que da la construcción en la naturaleza, es que no se debe pelear contra ese nuevo caos, esas perturbaciones le son indiferentes, ante ellas la construcción busca nuevas conformaciones, ante una inestabilidad, busca la estabilidad, la simetría y el orden se rompen, y llega una nueva forma, que vuelve a estar, por paradójico que parezca, en orden; un orden ocasionado por una fuerza caótica, que quizás pareció aleatoria. “Las fuerzas son el origen funcional de las forma” (Alexander, Christopher. 1976) por tal motivo es mejor no pelear contra ellas, sino usarlas.


Forma espontánea fue publicado de la página 183 a página184 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro