1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. Proyectos de revitalización urbanística - uniformidad cultural y escenografía

Proyectos de revitalización urbanística - uniformidad cultural y escenografía

Nepomuceno Montenegro, Glielson

Percepción ambiental y referencias culturales en la producción del mobiliario urbano

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Mientras la globalización flexibilizó el capital, estandarizó las costumbres y homogeneizó los modos de vida, también ha levantado cuestiones posteriores acerca de las distintas identidades culturales y de la valoración de algo que representa la diferenciación para cada pueblo o grupo social.

Tratamos de trajinar en este momento con una relación simbólica entre interior-exterior, casa-ciudad y el sistema universal-regional. O sea, la idea del regionalismo crítico, de culturas regionales o nacionales que deben constituirse como manifestaciones locales conjugadas a la cultura mundial.

La transformación de los espacios urbanos en producto de consumo cultural y turístico, ocasiona cambios sociales y del uso, sobretodo cuando son edificadas grandes estructuras como museos, centros culturales y centros comerciales cuya principal finalidad es el incremento del flujo turístico y la inserción de la ciudad en el mercado de bienes simbólicos en una economía globalizada.

Los frecuentadores de aquellos espacios pasan a convivir con nuevos repertorios, corporativamente diseñados, y que a pesar de “nuevos” presentan se como sitios comunes de conocidas replicas, alterando la percepción y la lectura de las imágenes anteriores; el gradual reemplazo de actividades tradicionales y cotidianas que allí desarrollaban se por otras más especializadas, alterando la idea de espacio público para semi-público, puesto que los usuarios deben pagar por los servicios que ahora disfrutan.

La creación de imágenes positivas para las ciudades tiene tendencia a tratar los problemas referentes a la exclusión social y profesional de modo superficial, alterar la percepción ambiental de un área o paisaje, el perjuicio del referencial cultural local en detrimento de un patrón cultural globalizado, y, por último, la pérdida de la memoria de la ciudad.

Otro aspecto abordado, atañe la cuestión de la percepción individual acerca de los cambios en estas áreas. Los procesos de intervención urbana por veces crean otras imágenes que acaban por homogeneizar los espacios, engendrando un “sitio común”, o sea, las intervenciones realizadas si utilizan de principios y elementos compositivos tan semejantes que conducen los ciudadanos o sus visitantes a una percepción de aquello espacio como algo igual y repetitivo, ya experimentado en algún otro local.

La observación de los aspectos compositivos de los sitios es un parámetro importante que debe ser considerado en los procesos de intervención urbanística, sean estos concretos o abstractos, como recurso para crearse una identidad entre los varios elementos que dan origen a las referencias y las memorias culturales.

Aplicando se esta concepción al mobiliario urbano, procurase establecer la identificación del usuario con el objeto, primeramente en la dimensión visual y después por la dimensión conceptual, es decir, proporcionando se la comunicación entre el producto y el usuario a través de la percepción del uso y de la identificación de los elementos configuracionales existentes en el objeto y sus complexas relaciones con el medio.

En las ciudades, los habitantes experimentan sensaciones, tensiones, transformaciones e interferencias que constantemente ejercitan la comprensión acerca del ambiente, en un continuo proceso de adquisición del conocimiento por los sentidos, o sea, su percepción ambiental.

La “liberalidad” cultural del proceso globalizante ha provocado tensiones y sentimientos de insatisfacción en los ciudadanos, a medida que parte de los significados urbanos conferidos a determinados espacios urbanos empezaron a perder su significación, originando sitios llamados de “no lugares”.

“No lugares” son frutos de la transitoriedad que acompaña el actual proceso económico, y comprende tanto los espacios destinados a pasaje y el consumo efímero como también las relaciones del uso que allí toman parte. O sea, crean se espacios sin identidad, no históricos, sin referenciales que dificultan las relaciones de significados.

El mobiliario urbano es un producto de uso publico y debe considerar las necesidades de sus usuarios, integrando se al ambiente o espacio donde sea plantado, actuando como articulador entre los usos y actividades allí desarrolladas, su paisaje y estructuras arquitectónicas, además representando, en su diseño, la cultura, la historia y los significados del lugar.

Las intervenciones urbanísticas determinan en sus proyectos la incorporación de un tipo especifico de mobiliario urbano, mientras la elección de estos elementos prioriza el aspecto estético del producto y los recursos financieros destinados a su adquisición, en detrimento de los factores funcionales y del uso.

Entonces, seria adecuado observar ciertos principios teóricos del regionalismo crítico como forma de permitir mayor fundamento y mejor adaptación de la escala arquitectónica para la escala del objeto, mientras proyecto integrado entre el sitio a ser revitalizado, sus estructuras arquitectónicas y paisajísticas y también los elementos urbanos que sean diseñados y plantados.

Particularmente en el diseño de mobiliario urbano, observase una tendencia por parte de los diseñadores en crear productos que utilizan materiales y formas más adecuados al clima temperado de Europa que de las ciudades litorales de clima tropical. Además, son productos falto de significado y de relaciones simbólicas para con la cultura, el contexto e las paisajes, subrayando se más como un “ruido” en el escenario que propiamente una expresión socio-cultural de las características regionales.

Es necesario establecer una “aproximación globalizadota” entre los parámetros técnicos del proyecto, es decir, la utilización de técnicas, tecnologías, materiales y principios productivos conducentes con la realidad y el contexto local, que saque ventaja de “facilidades” universales, constituyendo un dialogo con el entorno urbano y su contexto.

Parámetros relacionados al clima, a los materiales, a los usos y las necesidades locales de los usuarios, la identificación del producto con el contexto de la ciudad donde esté inserto, son aspectos característicos de productos diseñados con una finalidad objetiva relacionada al regionalismo critico, obviando se el populismo o sentimentalismo regional.

Luego, debe se buscar la interacción entre factores tecnológicos globales, considerando se también los signos culturales que definen características regionales de una cultura urbana, sus expresiones sociales y su representatividad.


Proyectos de revitalización urbanística - uniformidad cultural y escenografía fue publicado de la página 198 a página199 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro