1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. Con§te

Con§te

Sanfuentes V, Manuel; Spencer G, Herbert; Barahona Ch., Jorge

Desde la marginalia compartida hacia una conformación de pueblo

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

CON§TEL es una plataforma Web de lectura, titulación y anotación que permite a los lectores poder recorrer los textos de manera activa, esto es: cada usuario puede marcar secciones, titular y hacer anotaciones sobre los textos y establecer sus propias relaciones entre ellos; de modo que la base textual se va enriqueciendo por sus inclusiones, adquiriendo nuevas repercusiones semánticas, las que quedarán adscritas siempre a los textos como referencia. Desde el punto de vista del diseño, se ha abordado la interfaz repensando la figura del lector-usuario; quien ha trascendido el rol de “consumidor de información” al de activo anotador, que en su proceder, acrecienta, personaliza y genera su propio espacio para quedar inmerso en él y en el espacio de los otros. Se diseña ya no para consumidores o usuarios, sino para participantes y co-creadores. Las condiciones del espacio diseñado permiten construir una experiencia colectiva, generativa e inclusiva, permitiendo la creación de comunidades de conocimiento que remiten sus “ideas” a un universo textual determinado y concerniente. El proyecto plantea una integración práctica y de estudio entre las problemáticas de diseño y las de la ingeniería informática para abordar la temática actual que los nuevos sistemas de escritura y autoría digital proponen como transformación de una figura de lector pasivo-privado a la de activo-público.

Esto modifica las posturas del nuevo lector y el modo que tiene hoy de “intervenir” en los textos de otros.

Introducción “Nos parece que la condición humana es poética, vale decir que por ella el hombre vive libremente y sin cesar en la vigilia y coraje de hacer mundo”1 Esta afirmación aglutina la visión que nuestra escuela -de arquitectura y diseño- ha sabido sostener a lo largo de los años y es la misma visión sobre la cual se ha construido con§tel. Poético, aquí se refiere a aquel antiguo y bello sentido de lo que pasa del no ser al ser.

Desde ahí, se sostiene que el hombre, por medio de sus tareas, quehaceres y obras permanentemente transforma el mundo, lo reinventa cada vez y al hacerlo, cuestiona y redefine el lenguaje que lo constituye.

Entonces, nuestro desafío como diseñadores ha sido saber planear y formalizar estas relaciones de transformación, cómo podemos darle poder significativo a las acciones realizadas por las personas y cómo se puede construir verdadera participación en una red orientada a avanzar en la construcción del oficio (y del lenguaje por añadidura) dentro de una visión compartida entre muchos.

Este proyecto se enfoca principalmente en el espacio social del lenguaje escrito pero más precisamente, en cómo el acto personal de la lectura -estudiosa, si se quiere- se desarrolla no como un monólogo texto-lector, sino como un diálogo entre ambos, pues el lector para darle sentido a lo que lee, va realizando anotaciones (que pueden ser formales o no) que añaden su palabra sobre lo escrito. Nuestra pregunta va dirigida a dilucidar qué valor tiene el trastocar esta realidad privada del lector y llevarla al espacio público de la anotación colectiva, transformando este diálogo asimétrico y privado en un diálogo colectivo de pares, donde se puedan reflejar las contribuciones personales en un corpus dialogante, coherente y vivo.

También estamos interesados en cómo las ideas compartidas y formalizadas en plataformas de software social se constituyen como arreglos espontáneos validados por las comunidades que las generan; nos interesa determinar las reglas de visualización para mapas del conocimiento y cómo el lector puede influir sobre ellos, ya sea desde el acto de lectura anotada o como la manipulación de ideas en un nivel más abstracto orientado por estas nuevas directrices visuales.

Un espacio para lenguajear ahora está el lugar para poetrías ni hipnotizantes ni consoladores poetrías que transforman cada momento al tacto en nuevos momentos de nuevas poetrías2

El lenguaje enmarca y modela nuestro pensamiento, define nuestras interacciones. Necesitamos, entonces, ser concientes de su naturaleza plástica para que no seamos sus cautivos sino, al contrario, seamos libres más allá de las posibilidades de nos deja acometer sino libres como sus constructores, iluminados por la poesía.

Lenguaje como fundación su tierra así transida ¿no expondrá en la carne un ritmo que mueva a lenguaje porque sin lenguaje todas las rutas hacia nuestra intimidad aunque se adueñen deforman y engañan?3

Las diversas comunidades y organizaciones sociales existen en el acto de la comunicación misma, en los modos que procuran para preservar y renovar su propia memoria. El lenguaje ofrece su poder plástico para inventar nuevas palabras, nuevos lugares comunes, nuevas definiciones encarnadas en nuevas expresiones.

En las nuevas aplicaciones de redes sociales, la creación de metadatos es la condición sin equa non de todos los procesos semánticos para almacenaje, operación y recuperación de información. En el medio de Internet, los metadatos (o metadata) se refiere a la información que se superpone sobre información existente, una suerte de capa superior de información. Los sistemas actuales se están moviendo progresivamente hacia este tipo de dinámica, invitando a sus usuarios a contribuir (anotando a mano, algo que los computadores de hoy no pueden igualar en exactitud) con sus propios criterios y visiones.

Pero, ¿cómo podemos construir nuevas conexiones en la dinámica colectiva? ¿Estaremos dispuestos a participar de medios masivos -y por lo tanto más anónimoscompartiendo nuestro conocimiento? Para estimar el valor de la anotación como metadata el contexto de su creación siempre tiene que entrar en consideración. De otro modo los metadatos pueden ser ambiguos, imprecisos, pueden contradecir otras afirmaciones o incluso pueden estar equivocados.

La pregunta es ¿cómo la anotación individual puede ser valiosa para una audiencia más amplia minimizando estos problemas? Las redes sociales podrían ofrecernos una solución. Si gente con el mismo grado de conocimiento sobre determinada materia se constituye como un grupo, la anotación más subjetiva tendería a ser comprendida por sus miembros. La existencia de una folksonomía o léxico común podría abrir esa posibilidad.

El ambiente CON§TEL CON§TEL es una plataforma Web que integra tres componentes distintos: Un editor de textos, herramientas de anotación y un mapa tipográfico que funciona como la orientación visual para la interacción global.

Inicialmente esta plataforma fue pensada y diseñada para servir a nuestra propia comunidad de estudios en torno a los oficios de la arquitectura y el diseño, más específicamente, para construir un espacio favorable para la anotación y titulación de nuestros textos fundamentales unidos por la visión poética de amereida4.

Sin entrar en los detalles y particularidades de este punto de vista (que no viene al caso) cabe decir que esta visión mantiene a la comunidad unida de un modo consistente, proveyendo un lenguaje particular y preciso además de un suelo para el diálogo creativo en torno a los oficios. Este sentido de cohesión social en torno a determinados textos fundacionales nos ha empujado a imaginar un espacio de construcción textual donde todos los participantes son agentes transformadores y creativos, donde la partida inquisitiva en el proceso de lectura es el entrecruzamiento de distintas estructuras narrativas en un universo textual determinado por la comunidad misma.

Notas 1. Alberto Cruz citado por Vittorio di Girolamo, “Los Locos de Valparaíso”, Revista Qué Pasa (Octubre, 1972) 2. Amereida, p.74 3. Amereida, p.45 4. http://www.corporacionamereida.cl


Con§te fue publicado de la página 205 a página206 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro