1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº4 >
  4. Carnaval y consciencia a la hora de la cena

Carnaval y consciencia a la hora de la cena

Marino Molano, Ingry Marcela

Actas de Diseño Nº4

Actas de Diseño Nº4

ISSN: 1850-2032

II Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas. Julio y Agosto 2007, Buenos Aires, Argentina

Año II, Vol. 4, Marzo 2008, Buenos Aires, Argentina. | 257 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Actualmente en Francia se habla y se trabaja en un concepto anónimo para muchos “Diseño de Alimentos”; ésta nueva tendencia surge de la necesidad de repensar la comida, cambiarle la apariencia, las texturas e innovar en combinaciones de olores y sabores. Los creadores de esta idea fueron los señores Edouard Malbois y Philippe Baumont-Pagani, los fundadores de Enivrance, una empresa que se dedica a crear colecciones de “alta costura” de alimentos y bebidas.

No hay duda de que la comida entra por los ojos y el diseño se convierte en una herramienta de gestión que materializa la estrategia; la idea. En su intervención vemos aspectos como la reconversión de la materia a través de la innovación y el mismo diseño, la competitividad y el desarrollo.

Resulta extraño combinar la gastronomía con el diseño, pero tan sólo basta con preguntarnos cómo queremos que se sienta el usuario final respecto al producto; cómo queremos que se sienta una persona que al comer más que una comestible consuma un producto que le permita crear nuevas formas de ser, que genere nuevos conceptos de vida a través del alimento.

La generación de un sistema Diseño-Gastronomía implica entender el alimento como algo esencial para el ser humano, que sin esa simple actividad tal vez dejaríamos de ser; teniendo en cuenta este indicio al diseñador le corresponde crear en la comida un carnaval de formas, colores y olores, que el comer vaya más allá de la simple necesidad de alimento, crear una revolución tanto para el ojo como para el paladar. Es la simple idea de repensar lo que llevamos a la boca, transformar la efervescencia de la imaginación en comida y bebidas originales; texturas inesperadas, efectos visuales, nuevas y revolucionarias formas y funciones, crear una expectativa desde el momento mismo del contacto visual entre el comensal y el alimento.

Esa es realmente la premisa del diseño de alimentos; que el comer vaya más allá de la simple necesidad, jugar con la instantaneidad de la misma para volverla deseo a través de la forma. Ir al ritmo del pensamiento del hombre; diseñando alimentos que le permitan ir de lo primario a lo consciente, educar al ojo para poder alimentar al cuerpo.


Carnaval y consciencia a la hora de la cena fue publicado de la página 186 a página186 en Actas de Diseño Nº4

ver detalle e índice del libro